Mandy Haberman: Alimentación innovadora desde hace más de 35 años

Nombre:Haberman Products Ltd.
País / Territorio:Reino Unido
Derecho(s) de PI:Marcas, Modelos Industriales, Patentes
Fecha de publicación:28 de julio de 2009
Última actualización:23 de agosto de 2018

Una idea creativa, junto con la utilización estratégica de la propiedad intelectual (PI), fue la base de una buena oportunidad de negocio para la “mamá emprendedora”, Mandy Haberman, fundadora de Haberman Products Ltd. Algunos de sus productos más representativos son la Anywayup® cup y el biberón Haberman® Suckle Feeder, que ha salido al mercado recientemente. Las patentes protegen de las imitaciones esas tecnologías innovadoras y generan oportunidades de conceder licencias de patentes, mientras que los diseños atractivos y una buena promoción de la imagen de marca contribuyen a la popularidad de los productos entre los consumidores de todo el mundo.

(Foto: Haberman Products Ltd.)

En 1990, después de ver a un bebé derramar jugo de grosella en la alfombra de color claro de una amiga suya, la Sra. Haberman comenzó a elaborar una solución que evitara este tipo de accidentes: la innovadora taza para bebés “Anywayup®”, la primera en el mundo que no derrama ni una sola gota.

Todas mis invenciones han surgido de la constatación de un problema que requería solución.

Mandy Haberman, fundadora y directora creativa de Haberman Products Ltd.

Al principio, vender un producto como la taza Anywayup en grandes puntos de venta como supermercados era difícil debido a la reticencia de estos a tratar con empresas de un solo producto. Sin embargo, esto no impidió a la Sra. Haberman y su equipo utilizar su creatividad para convencer a la jefa de compras de una cadena británica de supermercados de que les diera una oportunidad.

Para demostrar a la jefa de compras el ingenio del producto, el equipo decidió enviarle una taza Anywayup llena de jugo de grosella negra acompañada de una nota que decía: “Si llega sin derramarse, ¡llámenos!”. El jugo no se derramó y pocas semanas más tarde el producto llegó a las estanterías de las tiendas, y las ventas comenzaron a dispararse.

Alimentación innovadora

Las tazas Anywayup tienen una válvula exclusiva moldeada en la boquilla de succión que permite el cierre automático de la boquilla después de cada sorbo, gracias a lo cual las tazas son totalmente herméticas, incluso si se agitan enérgicamente o se dejan en posición invertida.

El diseño innovador evita que se derrame el líquido al permitir que este fluya únicamente cuando el bebé sorbe o traga. Otras ventajas del diseño son que mejora la coordinación del bebé en el manejo de la taza y que permite al niño aprender a beber de manera independiente, a sorbos y sin engullir.

Colocar la taza Anywayup en el mercado fue una tarea difícil y en el camino se afrontaron numerosos obstáculos. Con el objetivo de conceder licencias, se presentaron prototipos del innovador producto a 18 empresas dedicadas a la fabricación de productos infantiles. El producto tuvo una aceptación extraordinaria, sin embargo ninguna de las empresas estaba dispuesta a pagar por una licencia.

Por consiguiente, en 1995, Mandy Haberman decidió aliarse con la empresa V&A Marketing Ltd., con sede en Gales, especializada en comercializar productos de plástico innovadores. La taza Anywayup, con el respaldo de una marca de confianza y un concepto atractivo, comenzó a venderse a un ritmo inaudito de 60.000 unidades por semana.

Tras el éxito de la taza Anywayup, en 2018 la Sra. Haberman presentó el biberón Haberman Suckle Feeder, una alternativa a los biberones infantiles que previene la obesidad y se adapta al ritmo de alimentación que marca el bebé. La tecnología del biberón Suckle Feeder otorga todo el control al bebé, permite una alimentación pausada y evita que el niño engulla. La ingeniosa tetina, que se mantiene llena independientemente de la posición del biberón, junto con un cartucho, funciona de tal manera que previene los típicos dolores de estómago y facilita un modo de alimentación similar a la lactancia materna.

(Foto: Canpol Sp. z o.o. SKA)

Activos de PI

La Sr. Haberman y su taza Anywayup han logrado un éxito enorme en los últimos 30 años, puesto que cada año se venden, a escala mundial, más de 42 millones de productos que hacen uso de su tecnología patentada. La repercusión de sus productos en la industria de lactancia ha llevado a Su Majestad la Reina Isabel II del Reino Unido a reconocerla como una “pionera en la vida de la nación”.

Durante más de 35, la PI ha sido la piedra angular de mi empresa.

Mandy Haberman, fundadora y directora creativa de Haberman Products Ltd.

Según la Sra. Haberman, el modelo de negocio de la empresa comienza con la creación de activos de PI para, posteriormente, colocar en el mercado los productos que derivan de la PI. Mediante una PI sólida y una explotación estratégica de esos derechos por medio de la concesión de licencias, la Sra. Haberman y sus socios comerciales pueden generar ventas a partir de licenciatarios que, de otra manera, serían competidores. En su opinión, esta es una de las mayores ventajas de la PI.

Patentes y concesión de licencias

En 1992, la Sra. Haberman, diseñadora gráfica de formación, decidió solicitar protección para el primer prototipo de la taza Anywayup. Tras realizar una búsqueda del estado de la técnica que no produjo ningún resultado relevante para su invención, solicitó protección por patente ante la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido (UKIPO), que se la concedió en 1996. Con la patente se protegió su idea de una taza que controla el flujo del líquido mediante una boquilla especialmente diseñada.

La patente de la Sra. Haberman de un “recipiente apropiado para que los niños aprendan a beber o un uso similar” (Imagen: N.º de publicación de la UKIPO GB2266045)

La inventora, consciente de la necesidad de proteger su invención en los mercados de destino, presentó otras solicitudes de patente, en particular ante el Departamento de PI del Gobierno de la RAE de Hong Kong (IPDHK) en 1998 (N.º de registro ante el IPDHK HK1007675) y una solicitud internacional de conformidad con el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) de la OMPI.

Utilizar el Sistema del PCT (N.º de publicación internacional WO1993019718) proporcionó a la Sra. Haberman una fecha de prioridad basada en la solicitud provisional presentada en el Reino Unido y le permitió realizar varias designaciones, como la Oficina Europea de Patentes, el Japón y los Estados Unidos de América, por medio de una única solicitud.

En 1996, una empresa de los Estados Unidos de América firmó un acuerdo de licencia exclusiva para fabricar y vender el producto bajo la marca Tumble Mates®. Dos años después, la Sra. Haberman concedió una licencia sobre su tecnología a uno de sus socios comerciales más antiguos, V&A Marketing Ltd. Posteriormente, las licencias dejaron de ser exclusivas y, desde entonces, se han concedido otras licencias en el Reino Unido, Europa y los Estados Unidos de América.

En cuanto al biberón Suckle Feeder, tras su solicitud original ante la UKIPO en 2007, también se ha patentado en todos los mercados principales de conformidad con el PCT, con la designación de más de 120 Estados y cuatro oficinas regionales de PI. La inventora pretende hacer un uso estratégico de su patente mediante, además de las ventas directas, la concesión de licencias. La empresa ya ha negociado acuerdos de licencia en determinados países de Europa oriental, y los mercados de Asia y los Estados Unidos de América son los siguientes en la lista.

La patente de la Sra. Haberman para un “aparato de alimentación” y las posteriores “mejoras del aparato de alimentación y relacionadas con este” (Imagen: N.º de publicación internacional WO2009081145)

Marcas y dibujos o modelos

Animada por el éxito comercial del producto y consciente de la importancia del diseño, la Sra. Haberman contrató al diseñador Sebastian Conran para producir una nueva gama de tazas rediseñadas en colores translúcidos.

Por mucho que un producto ofrezca la mejor tecnología del mundo, los consumidores no lo comprarán si no atrae su atención

Mandy Haberman, fundadora y directora creativa de Haberman Products Ltd.

El nuevo aspecto de las tazas tuvo un gran impacto en el mercado y sentó un precedente en el ámbito del diseño en el sector. Inicialmente, los diseños de la Sra. Haberman se protegieron en el Reino Unido mediante derechos sobre los dibujos o modelos industriales, si bien varias tazas Anywayup se convirtieron en diseños emblemáticos. Además, la forma de las tazas se registró en 2002 ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) como una marca de forma tridimensional de conformidad con la clasificación de Niza, en las clases 10 (biberones; tazas y recipientes para beber) y 21 (botellas; tazas; recipientes para beber).

La Sra. Haberman, decidida a proteger su imagen de marca mediante el registro de la marca, presentó una solicitud ante la EUIPO para proteger la marca denominativa “Anywayup” (N.º de registro ante la EUIPO 000318246) y una marca figurativa, que se registraron en 1998 y 2013, respectivamente.

Vista lateral de la marca de forma tridimensional de la Sra. Haberman para la taza Anywayup (N.º de registro ante la EUIPO 002262863).

Por otra parte, la marca denominativa “Haberman” se registró por primera vez en 1996 en los Estados Unidos de América, en la clase 10 (aparatos médicos) de la Clasificación de Niza, en relación con el biberón original Haberman Feeder, que consiste en una botella y una tetina diseñadas para la alimentación de personas con necesidades especiales y que cuenta con el respaldo de profesionales médicos de todo el mundo.

Dos años después, la marca se registró en Suiza y, para designar también a Alemania y Francia (N.º de registro internacional de marca 0692331), la Sra. Haberman decidió recurrir al Sistema de Madrid para el registro internacional de marcas (Sistema de Madrid), un sistema internacional de registro de marcas mediante una única solicitud. Una de las mayores ventajas de utilizar el Sistema de Madrid es la fecha de solicitud de prioridad basada en la aplicación inicial presentada ante una oficina nacional o regional, en este caso el Instituto Federal Suizo de Propiedad Intelectual.

En 2005, la Sra. Haberman registró la marca ante la EUIPO (N.º de registro ante la EUIPO 003869708), lo que amplió el número de clases de la Clasificación de Niza al añadir cinco clases más, relativas a instrumentos infantiles y de alimentación, para ajustarse a su línea de productos en expansión. Esas mismas clases se utilizaron en 2015 para presentar otra solicitud internacional de registro de la marca mediante el Sistema de Madrid ante la EUIPO, en la que se designó a la República Popular China (N.º de registro internacional de marca 1269160).

Fomentar la confianza del consumidor puede llevar tiempo, pero la Sra. Haberman sacó provecho de las opciones de protección que ofrece la PI para asegurarse de que, al expandir su negocio, todos los mercados relevantes quedaran cubiertos. El registro de la marca “Haberman” en múltiples jurisdicciones permitió seguir desarrollando la marca. Por ejemplo, la Sra. Haberman y su equipo presentaron ante la EUIPO una solicitud de protección de la marca figurativa “Haberman Inventing Better Ways” en el marco de seis clases de la Clasificación de Niza, y el registro se hizo efectivo en 2013.

La marca figurativa “Haberman Inventing Better Ways” de Haberman Products Ltd. (Imagen: N.º de registro ante la EUIPO 011260858).

La cuestión de los productos de imitación

Como suele ocurrir, el éxito comercial provocó que surgieran imitaciones y el producto más conocido de la Sra. Haberman, la taza Anywayup, corrió el riesgo de ser víctima de su propio éxito.

Justo 18 meses después de que el producto saliera al mercado, la Sra. Haberman descubrió que una de las empresas británicas a las que había ofrecido una licencia estaba fabricando un producto muy similar a la taza Anywayup.

A pesar del riesgo financiero personal, la Sra. Haberman y su licenciatario, V&A Marketing Ltd., decidieron demandar a la empresa infractora y ganaron en primera instancia. El tribunal competente dictó un mandamiento judicial para prevenir futuras infracciones de los derechos de patente y poco tiempo después se desistió del recurso consiguiente en el contexto de un acuerdo extrajudicial.

El acuerdo alcanzado establecía que la parte infractora debía pagar las costas y una indemnización por daños y perjuicios a la Sra. Haberman y a su socio licenciatario. “Como era titular de patentes, pude acudir a los tribunales para defender mi invención y hacer valer los derechos que confieren los derechos de patente, lo que me permitió mantener el monopolio en el mercado. Gracias a ello, gané mucho dinero. Si no hubiera tenido las patentes, no habría conseguido nada”, explica la inventora.

Posteriormente, la Sra. Haberman emprendió otras acciones judiciales en Europa y en los Estados Unidos de América, donde se confirmó la validez de sus patentes. “Dado que el tribunal competente declaró la validez de las patentes estadounidenses, desde entonces otras empresas solicitaron licencias”, afirma.

Por lo tanto, en términos generales, mereció la pena adoptar medidas para garantizar el ejercicio de mis derechos.

Mandy Haberman, fundadora y directora creativa de Haberman Products Ltd.

Comercializar una idea mediante el uso inteligente de la PI

La inventora ha ganado numerosos premios por su tecnología vanguardista, entre ellos el de mejor inventora británica del año 2000, una medalla de oro en el Salón Internacional de Invenciones de Ginebra, el premio a la eficacia del diseño de la Design Business Association en la categoría de innovación y el premio de la British Plastics Federation por el uso innovador del plástico.

Actualmente, la Sra. Haberman es una empresaria de éxito que ha desempeñado un papel activo en la elaboración de políticas en materia de PI como directora no ejecutiva de la junta directiva de la UKIPO. Asimismo, es miembro fundador y miembro de honor del Guild of Entrepreneurs y dedica gran parte de su valioso tiempo a proporcionar orientación, ayuda y motivación a los inventores en ciernes.