Desarrollar programas informáticos asequibles para la pequeña empresa

Nombre:HSCO LLP
País / Territorio:Jordania, Reino Unido
Derecho(s) de PI:Derecho de Autor y Derechos Conexos, Marcas
Fecha de publicación:20 de enero de 2015
Última actualización:12 de marzo de 2015

HSCO LLP, RU/Jordania

Con el advenimiento de Internet, el mundo está más conectado que nunca (Huffington Post, 2014). Aunque en muchas economías emergentes el acceso a la red sigue siendo limitado, los estudios han puesto de manifiesto que cuando estas zonas del mundo se conectan a la red, Internet pasa rápidamente a formar parte de la vida de sus usuarios, y éstos terminan utilizándola casi a diario (Pew Research, 2014). A medida que crezca el número de personas conectadas a la red, Internet puede convertirse en una herramienta fundamental para enriquecer sus vidas con independencia del lugar en que se encuentren. Su popularidad crece también entre las pequeñas y medianas empresas (pymes), cada vez más conscientes de la importancia de su presencia en la red para poder interactuar con sus clientes actuales o futuros (International Small Business Journal (ISB), 2008). En efecto, estudios recientes han revelado que el 56% de los encuestados desconfía de las empresas u organizaciones que carecen de sitio web propio (Verisign, 2013).

El acceso generalizado a Internet desde cualquier lugar del mundo ha convertido a la red en una herramienta cada vez más importante para las pymes (Foto: Wikipedia Commons/Oxford Internet Institute)

Los sitios web actuales no se parecen en nada a esa versión inicial de Internet de principios de la década de 1990 (Evolution of the Web, 2012), y los clientes se han acostumbrado a conectarse para acceder a un mayor número de prestaciones, lo que en ocasiones se conoce como diseño de experiencias de usuario (Smashing Magazine, 2010). No basta con crear una página web a modo de tarjeta de presentación de una empresa, organización o entidad: por lo general, la gente espera también poder interactuar y utilizar este tipo de páginas para llevar a cabo una serie de tareas (User Centric, 2012). Los servicios de banca electrónica, la capacidad de los usuarios para reservar mesa en su restaurante favorito o la posibilidad de organizar un viaje por Internet son ejemplos de la transformación radical que ha experimentado la red desde sus inicios. Desde 2014, los sitios web se basan en lenguajes de programación como HTML 5 o JavaScript y en interfaces de programas de aplicación (API, por sus siglas en inglés) que permiten a los usuarios, entre otras cosas, acceder a su agenda y a su sistema de correo electrónico en línea y comunicarse simultáneamente y de forma segura con su ordenador, teléfono inteligente o tableta para mantener todos sus dispositivos sincronizados (Tuts+, 2011).

A medida que crecía la red, fue surgiendo a su sombra toda una industria dedicada a la creación de aplicaciones informáticas para uso en Internet y en las Intranets (redes privadas). Dada la importancia de mantener una presencia interactiva, útil y relevante en Internet, las pymes se ven obligadas a desarrollar aplicaciones informáticas para Internet y servicios adaptados a las necesidades específicas de sus clientes. Sin embargo, estas organizaciones carecen muchas veces de los recursos humanos necesarios para llevar a cabo esta labor a nivel interno, por lo que algunas se ven obligadas a contratar los servicios de especialistas externos como programadores y desarrolladores. Es el caso de HSCO LLP (HSCO), una empresa creada por un grupo de ciudadanos del Reino Hachemita de Jordania (Jordania) con sede en el Reino Unido (RU). A pesar de su capacidad técnica y de utilizar importantes herramientas de propiedad intelectual (P.I.) como el derecho de autor, HSCO no deja de ser una pyme al servicio de otras pymes, dedicada a fidelizar clientes, desarrollar aplicaciones informáticas relevantes para uso interno y externo, diseñar programas informáticos y sitios web personalizados, y trabajar para consolidar su posición en mercados competitivos.

Investigación y desarrollo

Los empleados de HSCO, fundada en 2011, proceden del mundo del derecho, las finanzas, la gestión de proyectos y la programación y diseño por ordenador (según la empresa). Esta pyme se dedica principalmente a diseñar soluciones seguras, escalables y flexibles para empresas en desarrollo y pymes de todo el mundo. Sus servicios están dirigidos a aquellas pymes que no cuentan con programadores o desarrolladores en plantilla y diseña aplicaciones a medida para satisfacer las necesidades de cada cliente. Desde su puesta en marcha, HSCO ha creado programas de contabilidad, sistemas de reserva electrónicos, programas informáticos para el sector inmobiliario y otras aplicaciones para Internet. Durante el proceso de desarrollo, la empresa puede optar por contratar los servicios de consultores externos en función del proyecto en cuestión.

Dado que esta pyme trabaja con los clientes para satisfacer sus necesidades específicas, la investigación y el desarrollo (I+D) se llevan a cabo en el marco de cada proyecto individual. Poco después de iniciar su andadura, HSCO cosechó su primer éxito desarrollando un sistema de Historia Clínica Electrónica (EMC, por sus siglas en inglés) para un grupo de consultoría dedicado a prestar servicios de rehabilitación con sede en Michigan (EE.UU.) (de ahora en adelante, el Grupo). Trabajando a distancia, la empresa analizó las necesidades del Grupo y desarrolló una aplicación segura para organizar su carga de trabajo diaria, que a su vez está vinculada a un sistema contable también diseñado por HSCO, todo ello perfectamente integrado en un solo paquete basado en la red. Además de eliminar la dependencia del papel, este sistema sencillo y fácil de usar ha permitido al Grupo aumentar su productividad, garantizar la confidencialidad y protección de los datos y gestionar las citas, los archivos y la información sobre facturación desde cualquier lugar con acceso a Internet. Además, gracias a la interconexión de los sistemas de historia clínica y contabilidad, el Grupo puede ahora redactar rápidamente informes financieros, supervisar la productividad de su personal y planificar mejor sus operaciones diarias.

Gracias a la exitosa experiencia con este Grupo, HSCO pudo crear una cartera de software, lo que a su vez le ha permitido desarrollar con éxito otros sistemas de EMC parecidos para distintos casos de uso y clientes. La decisión de destinar más I+D a los programas informáticos de EMC permitió a la empresa embarcarse en 2014 en el diseño de un atractivo producto por suscripción para competir en el sector médico.

El equipo de HSCO, responsable de varios productos de software de éxito (Foto: HSCO)

Derecho de autor, marcas y nombres de dominio

En la industria del software, el derecho de autor constituye una de las principales herramientas para proteger la P.I. (Comisión sobre Derechos de Propiedad Intelectual, 2002). El éxito o fracaso de las empresas depende de la calidad de sus programas informáticos, y en este sentido el derecho de autor es la mejor manera de prevenir las infracciones. Al igual que en otras empresas del sector, el derecho de autor es un mecanismo jurídico fundamental para proteger el software diseñado por HSCO. En el caso del EMC desarrollado para el Grupo, la empresa alcanzó un acuerdo en virtud del cual su cliente goza de un derecho no exclusivo sobre el software que le permite acceder al código fuente para introducir posibles modificaciones en el futuro. No obstante, HSCO sigue siendo el titular del código fuente y tiene derecho a comercializar el software en cualquier parte del mundo, si bien está obligado a hacerlo primero fuera de los EE.UU. El acuerdo ha sido todo un éxito para la empresa y HSCO adopta estrategias similares con otros clientes.

Para determinar la titularidad del derecho de autor, HSCO no sólo debe alcanzar acuerdos con sus clientes, sino también con sus empleados y sus consultores. En este sentido, la empresa se reserva todos los derechos de P.I. sobre los programas informáticos desarrollados por su personal o por los consultores contratados para trabajar en sus proyectos. De este modo, la empresa se asegura la titularidad de unos productos que son la clave de su éxito.

Dada su vinculación con Jordania, HSCO considera además fundamental proteger su software en el país, cuyo sistema de registro depende de la Biblioteca Nacional del Ministerio de Cultura jordano. Aunque en Jordania la protección de una obra por el derecho de autor no es automática, su registro en la Biblioteca Nacional ofrece una serie de ventajas a los titulares en caso de litigio por presuntas infracciones. El registro es gratuito y también puede realizarse en línea, una solución sencilla y rentable para las empresas que desean registrar en Jordania sus obras protegidas por derecho de autor.

En una entrevista concedida a la OMPI mediante correo electrónico, el Sr. Hetham Hani Abu Karky, fundador y Director General de la pyme, explicaba así la importancia del derecho de autor: “HSCO debe asegurarse de que sus productos de software están protegidos. Por este motivo, los registramos en la Biblioteca Nacional [de Jordania] e insistimos en incluir una cláusula relativa a los derechos de P.I. de la empresa en todos los acuerdos con nuestros clientes”.

La imagen de marca es parte esencial de la identidad de cualquier empresa, y HSCO es consciente de la necesidad de proteger su logotipo y su lema: Our solutions are available (“Nuestras soluciones están a su disposición”). Con este objetivo presente, a finales de 2014 esta pyme se planteó la posibilidad de presentar solicitudes de registro de marca en Jordania y el Reino Unido (RU) para su nombre y su logotipo. Una vez presentadas las correspondientes solicitudes en el RU, HSCO puede acceder de forma fácil y económica a la protección en otros países a través del sistema de Madrid, un sistema internacional de marcas administrado por la Oficina Internacional de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Dado que HSCO es una empresa que trabaja principalmente a través de Internet y con tecnologías relacionadas con la web, es fundamental para ella mantener una presencia en línea. Por este motivo se decidió a adquirir el nombre de dominio hscoweb.com donde se publica información sobre la empresa, sus programas informáticos y sus servicios. Además, ofrece demostraciones en vivo de su software para que sus clientes potenciales puedan comprobar cómo funciona antes de comprarlo.

Comercialización

Como sucede en otras empresas del sector, uno de los servicios que ofrece HSCO es el diseño a la carta de programas informáticos para Internet. Es decir, comercializa productos adaptados a las necesidades específicas de sus clientes. Los productos finales de software se entregan a los clientes para que sean ellos quienes los incorporen a su conveniencia a su sitio web, Intranet o infraestructura de tecnología de la información (T.I.). Por consiguiente, la pyme desarrolla aplicaciones informáticas para fines y necesidades muy concretos. El producto que HSCO pone a la venta no se reduce al software final, sino que incluye también el acceso a su código fuente, lo que permite a los clientes seguir desarrollándolo o modificándolo para adaptarse a los cambios que puedan producirse (a pesar de ello, la empresa conserva la titularidad del código fuente). Visto el éxito del EMC, en 2014 la empresa decidió comercializar productos de software similares para las empresas que operan en el sector médico.

Uno de los principales productos desarrollados por HSCO para el sector de la medicina (Foto: HSCO)

Otro de los sellos distintivos de HSCO es que no sólo desarrolla programas informáticos para que los clientes los instalen en su infraestructura de T.I., sino que además diseñan productos de software para la venta por suscripción. Las principales redes sociales, por ejemplo, recurren a un tipo de estrategia de comercialización en que el usuario no está obligado a adquirir ni a instalar el software, sino que se limita a iniciar sesión y a utilizarlo directamente en Internet, y la información queda almacenada en los servidores seguros de la red social en cuestión. Empresas como Microsoft y Adobe también han optado por poner a la venta por suscripción un gran número de aplicaciones informáticas, un modelo que goza de creciente aceptación en la industria del software (Venture Beat, 2014). En 2014, HSCO estaba trabajando en una aplicación de EMC para Internet que permitirá a sus clientes acceder a todas las funciones (y nuevas prestaciones) del EMC diseñado para la empresa de Michigan sin necesidad de instalar ni una sola aplicación. Transcurrido el período de prueba gratuito, los usuarios deben pagar una cuota mensual si desean seguir utilizando el software, pero el código fuente escrito para crear la aplicación sigue siendo confidencial.

Visto el éxito cosechado mediante el desarrollo y la venta de software a la carta, HSCO planea seguir diseñando y comercializando programas informáticos por suscripción para llegar a un mayor número de clientes y mercados en un sector muy competitivo. Además, esta pyme ofrece servicios de consultoría a otras pymes sobre gestión de oficinas y desarrollo empresarial, facilitando o recomendando soluciones para la creación y diseño de sitios web, el comercio electrónico y los programas informáticos de nóminas.

Resultados en el comercio y la industria

En 2014, sólo unos años desde su creación, HSCO disponía ya de una atractiva cartera de productos y hacía sus primeras incursiones en la industria nacional e internacional de desarrollo de software. Según la empresa, sus programas de EMC han tenido una excelente acogida y la pyme ha podido penetrar en uno de los mayores mercados mundiales de tecnologías de la información, el de Norteamérica, y ha sabido aprovechar el éxito cosechado para desarrollar un producto por suscripción de próxima comercialización. Estos productos, unidos a su política de protección de software mediante el derecho de autor, podrían servir para consolidar el éxito financiero de la empresa.

Sortear el riesgo, ayudar a otras pymes

La creación de empresas nuevas siempre implica riesgos, y por ahora los responsables de HSCO han logrado hacerles frente. Tras desarrollar en apenas unos años una cartera de productos de eficacia probada y protegidos mediante derecho de autor, esta empresa tiene previsto seguir creciendo y diseñando soluciones ventajosas para esas pymes y clientes de todo el mundo que no disponen de los recursos necesarios para crear este tipo de software o acceder a él.