Una mezcla perfecta entre modernidad y tradición

  • Nombre: La Rhumerie de Chamarel
  • País / Territorio: Mauricio
  • Derecho(s) de PI: Marcas
  • Fecha de publicación: 30 de agosto de 2013
  • Última actualización: 22 de enero de 2015

La Rhumerie de Chamarel (Mauricio)

En los valles y las colinas fértiles de la República de Mauricio (Mauricio), una nación insular del Océano Índico, frente a las costas de África oriental, se encuentra una destilería nueva aunque con raíces ancestrales. Bajo el nombre de La Rhumerie de Chamarel (Chamarel), este fabricante de ron ha desarrollado una identidad de marca sólida a nivel internacional y se ha hecho un hueco en el mercado de las bebidas alcohólicas de calidad.

Marca y logotipo de la empresa (Fotografía: Chamarel)

Desde su fundación en 2008, Chamarel se ha introducido con éxito en el mercado mundial de las bebidas, debido en parte a su estrategia sólida de comercialización y desarrollo de marcas, y ha alcanzado niveles de calidad equiparables a los de sus rivales internacionales. En 2013, la destilería amplió sus actividades e incorporó un centro de visitantes vanguardista, una sala de degustación de rones y un moderno restaurante de autor. Al mismo tiempo, Chamarel ha obtenido diversas distinciones a nivel internacional.

Productos con origen geográfico determinado

Los productos de Chamarel han podido destacar de los de la competencia, debido en parte a su situación en una isla marcada por una tradición duradera en la elaboración de bebidas alcohólicas. Este terroir (grado en que un producto puede distinguirse en función de su geografía o tradición específicas) ha sido aprovechado por los gobiernos y las empresas, incluida Chamarel, para promocionar a los productores y sus productos.

Tal como explica un portavoz de la empresa: “el secreto y lo fundamental del [éxito del] ron [de Chamarel] radica en las variedades singulares de caña de azúcar y en el microclima único en el que nos encontramos […] la calidad de nuestro terroir es sencillamente inigualable”.

La situación de Mauricio le aporta unas condiciones geoclimáticas únicas (el país lo conforman cuatro islas, entre ellas Mauricio, la más grande, y Rodrigues). Ciertamente, los patrones meteorológicos y la calidad del suelo en el país favorecen el cultivo de varias especies, en especial la caña de azúcar, que es la materia prima a partir de la cual se elabora el ron.

En la isla hay dos estaciones: el invierno (de mayo a noviembre), templado y seco, y el verano (de noviembre a mayo), que es caluroso y húmedo. Las precipitaciones medias anuales de 2.000 milímetros y las temperaturas entre 17°C y 27°C (con una humedad a menudo superior al 80%) proporcionan unas condiciones ideales para cultivos como la caña de azúcar.

Chamarel se encuentra en una colina a 300 metros sobre el nivel del mar, rodeado de ríos y riachuelos, en la parte occidental de la isla más grande, una zona con un microclima propio, más caluroso y húmedo que el del resto del país y con precipitaciones inferiores a la media.

La destilería se ha beneficiado además de haber establecido plantaciones de caña de azúcar en el suelo fértil de Mauricio, una isla volcánica ideal para el cultivo de varias cosechas, como por ejemplo la piña, el café y el algodón, aparte de la caña de azúcar.

Chamarel (en la foto) se encuentra en Mauricio (Fotografía: Chamarel)

La robustez propia de la caña de azúcar le ha permitido medrar sin problemas en las laderas y mesetas del país (el 80% del suelo cultivable de Mauricio se destina a su cultivo). Por consiguiente, ayudada por unas condiciones geoclimáticas ideales, Chamarel ha aprovechado la oportunidad para cultivar la caña de azúcar y comercializar su sabor distintivo de gran potencial comercial.

Conocimientos tradicionales

Además del terroir propio del país, Chamarel se ha beneficiado de la larga tradición que tiene la isla en lo que respecta a la destilación de bebidas alcohólicas. La elaboración de bebidas alcohólicas en Mauricio se remonta cinco siglos atrás, a la llegada de los primeros colonizadores europeos, de origen neerlandés, que introdujeron la caña de azúcar en la isla.

Durante este período se elaboraba un licor denominado arrack (una bebida alcohólica destilada precursora del ron, elaborada a partir de la melaza, un derivado de la caña de azúcar). Cuando, en el siglo XVIII, la población neerlandesa fue sustituida por la administración francesa primero y británica después, se produjo un aumento tanto del número de plantaciones de caña de azúcar como de la producción de arrack.

Entre las primeras plantaciones que se establecieron en la isla (en la década de 1790) estaba la de Charles-Antoine de Chazal de Chamarel, un francés que dio nombre a un pueblo en lo alto de una montaña y a la destilería Chamarel, próxima a aquel. Durante generaciones, los miembros de la familia Chazal de Chamarel cultivaron con éxito varias plantas, entre ellas café, algodón, árboles y, con el tiempo, caña de azúcar. Gracias a ello, la familia hizo una gran fortuna.

En 1810, con la llegada de la administración única británica de Mauricio, entraron en vigor nuevas leyes sobre propiedad territorial por las que se redujo el tamaño de las plantaciones (en la década de 1880) y que desembocaron en un período de turbulencia económica en la isla (en la década de 1890), con lo que se redujo el control de la familia sobre las plantaciones. La finca de la familia de Chazal de Chamarel quedó asolada a causa de los cambios políticos y la inestabilidad socioeconómica, pero se conservó, aunque con una extensión mucho menor. En la finca había varias plantaciones, pero la elaboración de bebidas alcohólicas en este período fue intermitente.

En 1996, Chamarel fue adquirida por una familia que se aseguró de que se preservaran los conocimientos tradicionales desarrollados por los isleños (descendientes de los trabajadores de origen asiático, africano y europeo de las plantaciones) para la elaboración del ron. De hecho, es tal el legado en materia de elaboración de ron y cultivo de caña de azúcar en la zona que en la música tradicional de Mauricio, denominada segá, hay referencias frecuentes a la finca y el pueblo en el que se encontraban las plantaciones de la familia de Chazal de Chamarel.

Algunas de las unidades que se utilizan en la destilería para elaborar el ron (Fotografía: Chamarel)

Para elaborar el ron según el método tradicional, la caña de azúcar se ha de cosechar a mano, prensarla para obtener su jugo, fermentar este con levadura, mezclarlo en cubas, destilarlo, añejarlo en envases de madera y embotellarlo, listo para su consumo. Chamarel, aun siendo una empresa relativamente joven, ha conseguido modernizar estos conocimientos tradicionales y esta historia en la elaboración del ron y extraerles rendimiento financiero, liderando de este modo una nueva generación de destiladores en la isla.

Desarrollo de marcas y comercialización

Chamarel no se ha basado solamente en el terroir y la dilatada tradición que tiene el país en la elaboración de ron para comercializar sus productos a nivel nacional e internacional, sino que la destilería ha elaborado asimismo productos de calidad y se ha valido de expertos y personal profesional. Además, ha invertido en estrategias de mercadotecnia y comercialización tanto para el mercado nacional como para el internacional, aprovechando la buena reputación turística y de hospitalidad que tiene Mauricio.

Con el fin de garantizar la calidad de las materias primas que se utilizan en sus productos, la destilería ha cultivado tres variedades de caña de azúcar orgánica. Estas plantas se cultivan igualmente sin emplear fertilizantes químicos. En su lugar, la caña de azúcar se riega a diario y se nutre con fertilizantes naturales antes de recolectarla a mano (cuando está lista) para molerla.

Cuando la caña de azúcar de la destilería está madura, se recolecta y se traslada de inmediato a fin de garantizar su frescura y se inicia el proceso de preparación por medio de trituradoras que quitan la capa exterior de las cañas, y molinos que extraen su jugo. Tras el proceso de preparación, el jugo de caña puro extraído (también denominado guarapo) pasa por un proceso de fermentación (en el que se le añade levadura y agua filtrada) y destilación agrícola. Este último es diferente de la destilación tradicional, que utiliza melaza en lugar de solo jugo puro de caña para producir el ron.

Existen dos métodos de destilación, que es el proceso por el que el contenido en alcohol del jugo de la caña de azúcar (o en algunos casos de la melaza) se separa de su contenido en agua mediante vaporización y condensación en cámaras de destilación: la doble destilación y la destilación continua o en columna. En Chamarel, la doble destilación (que debe su nombre al empleo de dos cámaras de destilación o alambiques) se produce calentando el jugo de caña a menos de 78,4 grados, con lo que se produce vapor de alcohol.

A medida que el vapor sube y se separa del jugo (debido a la diferencia entre los puntos de ebullición del agua y el alcohol), choca con un condensador que lo enfría. En este punto, los primeros y los últimos vapores condensados se desechan (por tener un sabor demasiado fuerte o demasiado suave) y el resto se fermenta (mediante un proceso denominado segunda fermentación) con el jugo.

Ron Chamarel V.S.O.P elaborado por la empresa
(Fotografía: Chamarel)

Estas destilaciones, denominadas también rough spirit (licor bruto), que tienen entre un 40% y un 45% de alcohol, se calientan por segunda vez para obtener un ron más concentrado (pudiendo llegar hasta un 70% de alcohol). Dado que se considera que este ron tan concentrado es demasiado fuerte, el brebaje se guarda tres meses en una cuba de acero inoxidable hasta que su grado de alcohol se reduce al 44%, dando lugar a un ron blanco de textura suave denominado ron de doble destilación.

Se obtiene además otro tipo de ron de doble destilación, con un contenido de alcohol del 42%. A este tipo de bebida se le da sabor con una mezcla de frutas y especias siguiendo las normas de calidad propias de la producción de Chamarel. En Chamarel se emplea asimismo la destilación continua o en columna, que es similar a la doble destilación y que se diferencia de esta última en que en aquella el proceso se realiza en un único recipiente.

En ambos procesos se aísla el ron, que también puede conservarse en barricas de roble durante 18 meses hasta que se obtiene el ron dorado, denominado a veces rhum paille, de textura sedosa y con sabor a vainilla y roble.

Otros rones dorados, de doble destilación, se conservan en barricas más pequeñas durante un mínimo de tres años, por lo que se les denomina “ron viejo”. Por otra parte, todo el proceso de destilación es supervisado por un maestro mezclador. El proceso moderno que utiliza la destilería para elaborar su ron no solo garantiza un sabor orgánico y natural, sino que además ha atraído a un número cada vez mayor de clientes de todo el mundo que prefieren bebidas de gama alta y de calidad.

En 2013, Chamarel elaboraba nueve marcas de ron, entre ellas el Very Old Rum (V.O., añejado durante 3 años en barricas de roble, de sabor suave a vainilla y caramelo) y el Gold Rum (añejado durante 18 meses en barricas de roble y con un sabor complejo y sutil a caramelo con notas de vainilla). La destilería producía asimismo rones blancos de primera calidad (de destilación única y con un 50% de alcohol), un licor de vainilla (una mezcla de ron y vainas de vainilla natural) y un licor de café (mezcla de ron y café tostado).

Además, como refleja su plan de precios elevados y la elección de comercios minoristas selectos, la empresa ha situado sus productos en el nicho de mercado de los rones internacionales de primera calidad. De hecho, la destilería limita de forma deliberada su capacidad de producción y su red de distribución como parte de una estrategia controlada de posicionamiento y desarrollo de marcas, pues prefiere garantizar la calidad por encima de la cantidad.

Aparte de producir rones de calidad y ejecutar una estrategia cuidadosa de expansión, Chamarel ha desarrollado estrategias encaminadas a consolidar la fidelidad de los clientes antiguos, captando a su vez nuevos clientes, incluso mediante la realización de actividades de promoción de los productos y las marcas en las propias instalaciones de Chamarel.

Con el fin de ayudar a promocionar y comercializar sus productos en la propia destilería, Chamarel recurrió a un arquitecto local de prestigio para que diseñara unas instalaciones vanguardistas en las que los visitantes pudieran catar el ron, y una tienda de souvenir en la que se pudieran adquirir los productos de la destilería y artesanía y recuerdos de Mauricio. En estas instalaciones se puede también probar una selección de combinados a base de ron de la destilería, como por ejemplo el Chamarel Shake Mojito (un combinado de ron dorado con soda, hojas de menta fresca, jarabe simple y limón fresco).

De forma complementaria a la cata de ron, los visitantes de la destilería de Chamarel pueden realizar una visita guiada en inglés o en francés por las instalaciones. Estas visitas se ofrecen solamente durante medio año y permiten ver las bodegas del destilador y otros espacios de interés turístico de la zona circundante. Igualmente, se puede visitar el restaurante moderno y exclusivo de la destilería, llamado L’Alchimiste, y probar algunos de los mejores platos de la gastronomía del país, como el ciervo, el pato y el jabalí de origen local, así como una selección de las bebidas de la empresa.

Chamarel ofrece servicios de calidad gestionados por personal profesional en un entorno tranquilo, rodeado de árboles, rocas y agua, aprovechando el dinamismo del sector turístico del país, que aporta más del 70% del PIB nacional (2007). Gracias a ello, la destilería y la finca de Chamarel reciben 15.000 visitantes al mes.

La destilería ha colaborado asimismo de forma estrecha con asociados sectoriales a nivel local, nacional e internacional con el fin de sensibilizar a la opinión pública en relación con sus marcas y productos. En este sentido, representantes de Chamarel han asistido y han participado en encuentros sectoriales, como por ejemplo ferias y conferencias sobre el ron, y en uno de ellos, celebrado en 2013 en el Japón, la destilería ofreció una clase magistral sobre elaboración de combinados a base de ron a un grupo selecto de profesionales del sector (incluidos bármanes).

Ese mismo año, Chamarel fue una de los cientos de entidades que participaron en la Japan African Fair (Feria Africana del Japón), una exposición internacional celebrada en Yokohama (Japón), en la que se exhibieron productos y marcas de África. La exposición fue visitada por más de 40.000 personas diarias y se agotaron las existencias de rones de Chamarel. La destilería ha participado también en otros encuentros del sector, como el Festival del Ron de Berlín y el Congreso de la FIFA en Mauricio, una reunión de la Fédération Internationale de Football Association (FIFA), que es un órgano rector en materia deportiva, en la que se sirvieron mojitos de Chamarel a los asistentes.

Añejamiento del ron en las bodegas de Chamarel (Fotografía: Chamarel)

Gracias a una estrategia sólida de mercadotecnia y comercialización a nivel nacional e internacional, la destilería ha podido introducirse en mercados nuevos, incluidos el Japón y la Unión Europea, promocionando al mismo tiempo sus productos y sus marcas con éxito. Chamarel, que está gestionada por la empresa L’Exil Ltée, con sede en Mauricio, tenía en 2013 unos 140 empleados.

Marcas

Chamarel ha recurrido al sistema de propiedad intelectual (P.I.) para proteger su buen nombre y la reputación de calidad que ha conseguido labrarse con sus productos.

Con vistas a introducirse en el mercado de la Unión Europea, en 2009 la destilería solicitó el registro de la marca Le Rhum de Chamarel ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI). Ese mismo año, la empresa solicitó asimismo el registro de la marca Rhum Agricole de Chamarel ante la OAMI.

Además, en 2010 el fabricante de ron protegió su identidad como empresa en la Unión Europea solicitando el registro de la marca Chamarel ante la OAMI. Chamarel reconoce la importancia que tiene la P.I. para ayudar a las empresas a introducirse con confianza en nuevas zonas económicas regionales e internacionales.

Resultados empresariales

Chamarel ha irrumpido en el escenario internacional como una empresa sólida y ambiciosa, basándose para ello en la dilatada tradición en la elaboración de ron de una isla del Océano Índico. En el camino, la destilería ha cosechado éxito empresarial y ha obtenido varias distinciones.

En 2011, el ron dorado de primera calidad obtuvo la medalla de oro en el Concurso Mundial de Bruselas, una competición de cata de vinos y bebidas alcohólicas en general en la que participan más de 7.000 bebidas de 49 países productores, que se celebró en el Gran Ducado de Luxemburgo. En ese mismo encuentro, el ron blanco de la destilería y el de doble destilación obtuvieron sendas medallas de plata en sus categorías respectivas.

Dos años después, en 2013, el licor de vainilla de Chamarel (35% de alcohol) obtuvo otro galardón para la empresa, una medalla de bronce en la Feria del Ron de París. Ese mismo año, Chamarel celebró su 5º aniversario y los ingresos brutos de la empresa ascendieron a 85 millones de rupias (1,4 millones de dólares de los EE.UU. aproximadamente).

El arte de la mezcla

Chamarel resucitó el arte y la tradición de la elaboración de ron en Mauricio, que prácticamente había desaparecido, y con ello regeneró un sector muy preciado. En el camino, la destilería demostró que una estrategia bien trazada de comercialización y desarrollo de marcas, respaldada por los correspondientes activos de P.I., puede abrir nuevos mercados a los productores y sus productos. Mientras tanto, la gente de todo el mundo ha podido disfrutar rones elaborados de forma natural procedentes de un país insular orgulloso de su historia en la elaboración de bebidas alcohólicas.