Guía de los amantes del té para escalar las montañas de la P.I.

  • Nombre: Guranse Tea Estate Pvt. Ltd.
  • País / Territorio: Nepal
  • Derecho(s) de PI: Indicaciones geográficas y denominaciones de origen
  • Fecha de publicación: 6 de diciembre de 2012
  • Última actualización: 23 de diciembre de 2014

Antecedentes


Guranse es un cultivador, productor y exportador de camellia sinensis (en la foto), planta utilizada para producir té de alta calidad, y está situado en un lugar que tiene a sus pies Katmandú y las pintorescas llanuras Terai de las planicies del Himalaya (Fotografía: Brent Miller)

La compañía Guranse Tea Estate Pvt. Ltd, situada en las montañas brumosas del Distrito de Dhankuta en la parte oriental de Nepal, fue creada en 1999 por los Vaidya, una familia de empresarios. Guranse es un cultivador, productor y exportador de camellia sinensis, una especie vegetal cuyas hojas y brotes se utilizan para producir té de alta calidad y está ubicada en un lugar que tiene a sus pies Katmandú y las pintorescas llanuras Terai de las planicies del Himalaya.

Con el apoyo de la familia Vidya, más de seiscientos cultivadores locales, el gobierno de Nepal y varios asociados internacionales, el productor ha sido capaz de establecer una reputación de calidad, introducirse en el mercado internacional y competir satisfactoriamente con reconocidos productores de té de todo el mundo.

En último término, Guranse ha mejorado los ingresos y el nivel de vida de los cultivadores a la vez que ha comercializado sus tés aromáticos de elevada calidad entre una clientela internacional de Alemania, el Japón y los Estados Unidos de América (EE.UU.).

Investigación y desarrollo

La hacienda Guranse, establecida y financiada como empresa subsidiaria de la Organization of Industries and Trading Houses (VOITH), una empresa de inversiones de la familia Vaidya de Nepal, ha adquirido la reputación de cultivar el mejor té ortodoxo de Nepal, denominado “Orthodox Tea”.

El té ortodoxo es una variedad de té de gran calidad fabricado al extraer dos hojas de té para mezclarlas con un brote de la planta (a diferencia del té de corte, desgarrado y enrollado; un proceso en tres etapas del que se deriva el nombre del té fabricado a máquina).

En la plantación de té de Guranse se han plantado plantas de té orgánicas, jóvenes y vigorosas (mediante un método de fitomejoramiento en el que se seleccionan cualidades determinadas como la hoja “golden tipped”), que han sido cultivadas tras años de extensa investigación y desarrollo (I+D) en colaboración con varias organizaciones entre las que figura el Specialty Tea Institute (STI).

El STI, entre cuyos miembros figura Guranse, es una división de la Tea Association of the USA, Inc., una organización asesora y de certificación del té del estado de Nueva York (EE.UU.).


La plantación de Guranse está situada a una altitud de 1.000 a 2.200 metros por encima del nivel del mar en la parte oriental de la región de Dhankuta, lo que hace de ella una de las plantaciones de té más altas del mundo (Fotografía: Mike Behnken)

De hecho, con el apoyo de VOITH, STI y otros asociados, Guranse ha podido elevar el nivel de calidad de sus plantaciones y fábricas de té hasta obtener el reconocimiento internacional a la vez que ha garantizado las capacidades y el futuro económico de sus administradores y cultivadores.

Una de las primeras novedades introducidas por los administradores de Guranse fue la creación en 2003 de una fábrica de té dotada de los últimos adelantos. La denominada Mai-Ilam Guranse Tea Estate Industries Pvt. Ltd (Mai-Ilam Guranse), situada en Jabire, a 18 kilómetros de la ciudad de Ilam (una zona montañosa del este de Nepal), tenía la capacidad de producir 1.200 kg. de té anualmente.

La espaciosa fábrica de té, construida específicamente con tal fin, fue diseñada por un experto en la fabricación de té que poseía amplia experiencia en conocidos salones de té de la vecina India, y es un compendio de precisión y eficacia.

La fábrica es limpia y está bien organizada (los camiones de reparto tienen que pasar por un vado para limpiar los neumáticos, mientras que visitantes y trabajadores tienen que ponerse calzado de protección para entrar en ella) y constituye el núcleo central del proceso de producción de té de Guranse.

Productos con origen geográfico determinado

El cultivo del té en Nepal se remonta a las prácticas y cultivos del té del siglo XIX derivadas de países vecinos como la India y China. Además de ese patrimonio longevo, la geografía y el clima del país son factores importantes que dan al té nepalés un gusto y aroma especiales.

Nepal, cuna del Himalaya y de algunas de las montañas más altas del mundo, entre ellas el monte Everest (Sagarmatha, en nepalés), está dividido generalmente en tres regiones geográficas: las montañas, las colinas (que representan el 70% del país) y las llanuras. El país cuenta con características distintivas en cuanto al suelo de roca, la geología, el clima y la hidrología. Además, solo es cultivable el 20% del terreno del país, que se ubica principalmente en las llanuras y colinas de los distritos de Ilam, Taplejung, Panchthar y Dhankuta.

Aunque las colinas orientales son a menudo escabrosas y exigen importantes labores de irrigación y disposición en terrazas, el 10% de esta zona representa parte del suelo más fértil, pluvioso y cultivable del país. Por ejemplo, el distrito de Ilam recibe por término medio unas precipitaciones anuales de 1.500 a 1.800 milímetros (mm.).


Además de ese patrimonio longevo de cultivo del té, la geografía y el clima del país son factores importantes que dan al té nepalés un gusto y aroma especiales. En la fotografía, el Monte Everest en Nepal (Fotografía: James C. Farmer)

La plantación de Guranse está situada a una altitud de 1.000 a 2.200 metros sobre el nivel del mar, en unos terrenos pintorescos que se extienden por 290 hectáreas, en la parte oriental de la región de Dhankuta, lo que hace de ella una de las plantaciones de té situadas a mayor altitud en todo el mundo. La finca está ubicada de manera perfecta para la producción de té y produce un té delicioso con sabor a moscatel (de Mascate, un tipo de uva cuyo sabor sugiere el de algunos tipos de té) provisto de excelentes aromas y un sabor peculiar.

Además, estos sabores se basan en varios factores locales: las condiciones climatológicas de un territorio especialmente cálido y húmedo, la acidez especial del suelo que rodea a la cordillera del Himalaya, las técnicas de fermentación del medio para el tratamiento de las hojas (que transforman las hojas verdes en hojas de té negro) y la decisión estratégica del administrador de la finca de plantar vigorosos arbustos de té chino (camellia sinensis, a diferencia de las plantas de té de la India, camellia assamica) cultivados de manera natural.

Dichas plantas se cultivan durante un año a la sombra de un vivero antes de ser trasplantadas a la plantación en donde están expuestas plenamente al clima y al suelo de Nepal, rico en humedad y nutrientes. De hecho, el clima de la cordillera del Himalaya, una variable que influye directamente en el sabor de los tés de Guranse, es uno de los aspectos más importantes de la región. El año se divide en una estación seca (de octubre a mayo) y otra húmeda (de junio a septiembre) con temperaturas que van de los 2 grados bajo cero en enero en las altitudes elevadas a los 40 grados en mayo en el Terai.

Este clima singular cuenta con cuatro estaciones (o “brotes”) al año que son perfectas para producir té de alta calidad. En consecuencia, el cultivo del té en la finca comienza en marzo (con el denominado brote de primavera), prosigue en junio (el brote de verano), agosto (el brote del monzón) y culmina en noviembre (el brote de otoño) de cada año.

La cosecha de cada estación produce un té con sabor distintivo. Las hojas cosechadas en el primer brote son jóvenes y producen un té ligero de moscatel, intenso y de sabor un tanto áspero. Por otra parte, las hojas del segundo brote son más maduras y producen un sabor de moscatel vivo y equilibrado. El té cosechado en la estación del monzón produce unas hojas de tono oscuro y sabor intenso. Por último, los tés de otoño, que solo se cosechan si el tiempo lo permite, producen habitualmente un té cobrizo pleno de sabor.

El té de Nepal se ha dado a conocer gracias a tres clases de té de alta calidad: 1) té verde producido exclusivamente a partir de las hojas de camellia sinensis (que están mínimamente oxidadas o fermentadas); 2) té blanco producido a partir de los brotes y hojas jóvenes de camellia sinensis (que se dejan marchitar a la luz natural y se tratan posteriormente para impedir que se oxiden o que sigan fermentándose); y 3) té negro producido habitualmente a partir de la camellia sinensis (que se deja oxidar completamente y, por lo tanto, es más fuerte que otros tés y contiene más cafeína).

Indicación geográfica

Los gobiernos y las empresas agrícolas han usado la certificación de protección de indicación geográfica a fin de establecer una reputación sólida, distinguible y comercializable para algunos productores y sus productos sobre la base de su ubicación geográfica o tradición de cultivo. Teniendo en cuenta que el 86% de sus 30 millones de habitantes vive en el campo (según las estimaciones de 2009 del Departamento de Estado de los EE.UU.) y que la agricultura proporciona el 34% del PIB, el Gobierno y las empresas agrícolas de Nepal han tratado de promover el desarrollo rural y aliviar la pobreza en el país (el 55% de los nepaleses vive por debajo del umbral de pobreza de los 1,25 dólares de los EE.UU. por día).


Desde principios del decenio de 2000, las plantaciones de té de Nepal se han organizado en cooperativas, entre las que figura la Himalayan Tea Producers Association, constituida por Guranse y otros cultivadores de la región (Fotografía: Romain Guy)

A fin de establecer una indicación geográfica para el té nepalés, el Gobierno de Nepal ha colaborado de tres maneras con los cultivadores y productores de té y con asociados internacionales : 1) se han constituido cooperativas de cultivadores; 2) se ha establecido el marco legislativo nacional necesario para el reconocimiento de las indicaciones geográficas y otros derechos de propiedad intelectual (P.I.); 3) se han establecido órganos de gestión del té cuyo fin es prestar apoyo a los cultivadores.

Desde principios del decenio de 2000, las plantaciones de té de Nepal se han organizado en cooperativas, entre las que figura la Himalayan Tea Producers Association (HOTPA), constituida por Guranse y otros cultivadores de la región. Al colaborar con la HOTPA y otras organizaciones, en 2010 el Gobierno de Nepal esbozó una nueva estrategia para el desarrollo a largo plazo denominada Estrategia de integración comercial de Nepal. Parte de esa iniciativa era la necesidad de crear el entorno de P.I. adecuado para facilitar el progreso económico.

Según el Gobierno, tenían que promulgarse leyes para el reconocimiento de las indicaciones geográficas (antes de 2012) y modificarse la legislación nacional de P.I. para reconocer otros derechos de P.I. y los marcos conexos entre los que figuraban las marcas colectivas y de certificación, los conocimientos tradicionales, la creación de bases de datos de derechos de P.I., los incentivos fiscales para alentar a las empresas de Nepal a adoptar los derechos de P.I. y el establecimiento de un organismo encargado de la observancia de los derechos de P.I.

Las empresas de Nepal, motivadas por dicha iniciativa estratégica, han adoptado varias certificaciones de calidad, como las de la Organización Internacional de Normalización (ISO), una norma del sector para velar por la calidad y seguridad de los productos y procedimientos. Entre las normas del sector que están pasando a ser conocidas en el país figuran la de los puntos de análisis de riesgos y de control, un sistema de seguridad alimentaria basado en el análisis de riesgos biológicos, químicos y físicos en todas las etapas del proceso de producción y adquisición y las buenas prácticas agrícolas, una estructura definida localmente para las prácticas seguras en la producción agrícola que está reconocida a nivel internacional.

Guranse ha incorporado esas marcas de certificación y normas internacionales a sus procesos de cultivo de té. De ese modo, el productor de té ha codificado las prácticas de cultivo y se ha asegurado de que sus operaciones sean las adecuadas para sus objetivos y estén en condiciones de obtener una certificación de indicación geográfica.

A partir de 2012, los productores de té del país, entre ellos Guranse, han esperado a que se conceda la certificación de protección de indicación geográfica para el té de Nepal. Mediante el registro de la indicación geográfica, Guranse y otros productores podrán dar paso a una nueva era de profesionalismo y servicios de valor añadido. Al mismo tiempo, estarán en condiciones de distinguir sus productos de los de la competencia, introducirse sin vacilar en el mercado internacional llevando productos de calidad y mejorar los conocimientos especializados en materia de cultivo, la calidad y el nivel de vida de los productores de té del país.

Desarrollo de marcas y comercialización


Los cultivadores de té de Nepal son conscientes de las ventajas que conlleva crear una estrategia de imagen de marca que sirva para introducirse en un mercado mundial de té ferozmente competitivo (Fotografía: Powerhouse Museum/Jean-Francois Lanzarone)

Tras años de desatención, los cultivadores de té de Nepal son conscientes de las ventajas que conlleva crear una estrategia de imagen de marca que sirva para introducirse en un mercado mundial de té ferozmente competitivo y de gran volatilidad desde el punto de vista económico. En 2003, por ejemplo, representantes de Guranse asistieron a un simposio del STI, la 15ª Conferencia y exposición anual que se celebró conjuntamente con la Specialty Coffee Association of America. En el simposio se ofrecieron seminarios sobre el “té de calidad especial” en tanto que categoría especial de té que podía representar un segmento de mercado para los cultivadores nepaleses. En la reunión también se programaron sesiones de formación, a las que asistió Guranse, que trataron de los aspectos fundamentales del cultivo, fermentación y comercialización de té de calidad especial.

Además, durante su estancia en los EE.UU., los representantes de Guranse visitaron varias empresas, entre ellas algunos salones de té y cafés, cadenas de tiendas de té, espacios de degustación y otras organizaciones de servicios alimentarios. Por medio de dichas actividades, la plantación de té pudo definir su estrategia de desarrollo de productos, comprender claramente quienes eran sus posibles clientes y preparar el camino para el crecimiento futuro.

A fin de llegar a nuevos mercados y adquirir nuevos clientes, Guranse se ha centrado en producir té de calidad. A diferencia de muchas otras plantaciones, los cultivadores de Guranse extraen cuidadosamente las hojas de té de manera precisa (cosechando solamente el brote y la segunda y tercera hojas, pues de ahí se obtiene el Orthodox Tea de calidad superior) a fin de lograr un sabor superior, distinto de los tés de hojas arrancadas groseramente (en los que se extraen apresuradamente el brote y más de dos hojas, por lo que se obtienen tés de calidad inferior).

Además, la HOTPA y otras cooperativas de té nepalés han aunado esfuerzos con personalidades famosas a nivel internacional y otros asociados a fin de crear y comercializar una nueva marca, denominada té de Nepal (“Nepal Tea: Quality from the Himalayas”). En colaboración con famosos montañeros que han ejercido de embajadores de la marca (entre los que figura el alpinista italiano Reinhold Messner, que ha escalado las cumbres más altas de Nepal) la HOTPA y sus asociados (como Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit, GIZ, una organización para el desarrollo internacional con sede en Alemania) han establecido una reputación internacional de calidad para el “té de Nepal”.

Debido en parte a esa colaboración, “los inversores alemanes tienen gran interés por visitar las plantaciones nepalesas y más de una docena de ellos visitarán Ilam […] para estudiar las posibilidades que ofrece el té nepalés,” dijo Arun Rana, consultor de GIZ.

Además, en colaboración con las organizaciones alemanas y otras, los productores de té de Nepal, entre ellos Guranse, han creado otra marca de té denominada “Nepali Orthodox Tea”, una marca de calidad superior puesta a punto con el mercado internacional como objetivo principal.

Además, en 2005 la HOTPA fomentó la imagen de marca de sus miembros al elaborar un código de conducta para sus productores de té en colaboración con asociados internacionales como la Agencia Internacional de Cooperación del Japón, un organismo de desarrollo internacional con sede en el Japón.

A fin de constituir el código de conducta, la cooperativa colaboró igualmente con Winrock International (Winrock), una organización de regeneración sin ánimo de lucro radicada en los EE.UU.; Helvetas, una organización de desarrollo ubicada en Suiza, y varias organizaciones locales entre las que figura la Nepal Tree Crop Global Development Alliance, entidad fundada en 2003 por el Gobierno de Nepal para formular políticas relativas al té en el país.


A fin de atraer clientes y promover la comercialización, Guranse y otras organizaciones de Nepal han registrado marcas de certificación y adoptado normas internacionales para ejercer sus actividades (Fotografía: Yasunari Nakamura)

El código de conducta de la HOTPA contenía cuatro principios fundamentales: 1) Respeto por la naturaleza (que exigía a los miembros conservar la biodiversidad); 2) respeto por las personas (que exigía erradicar el trabajo infantil o la discriminación de género); 3) respeto por el sistema de producción (que exigía a los cultivadores utilizar procedimientos de producción aprobados nacional e internacionalmente) y 4) compromiso de calidad (que instaba a los productores a mantener una calidad constante).

Entre las muchas innovaciones positivas del código de conducta se hallaba la necesidad de proporcionar formación a los cultivadores. Según declaró un portavoz de Guranse, “entendemos que podría mejorarse la calidad, pero los cultivadores carecen de conocimientos. Seleccionamos a cultivadores de siete zonas de producción de té y les sometimos a un riguroso programa de formación Al regresar a sus poblaciones, formaron a otros 10 cultivadores de sus aldeas y el efecto multiplicador fue notable.”

Asimismo, en el código de conducta está inscrito el requisito de que debe erradicarse la desigualdad de género entre los cultivadores. Aunque las trabajadoras de Nepal han recibido tradicionalmente salarios más bajos que los otorgados a personas del sexo masculino en ocupaciones similares (en 2066, el salario mínimo para los trabajadores de Nepal era de 100 a 150 rupias nepalesas y de 80 rupias en el caso de las mujeres), el código de conducta tenía por fin fomentar la situación de las mujeres en las comunidades rurales de Nepal situándolas en igualdad de condiciones de pago con los hombres.

La adopción del código de conducta ha mejorado de diversas maneras la suerte de los productores de té nepaleses. Ante la aplicación de normas de certificación industrial, un requisito del código de conducta, las plantaciones de té del país se han presentado como organizaciones modernas que reúnen las condiciones necesarias para lograr sus objetivos. Por ejemplo, la fábrica de té de Mai-Ilam de Guranse, ha recibido (desde 2001) la certificación ISO 9000:2000 de TUV Rhineland, una organización independiente radicada en Alemania que certifica productos, equipos y procedimientos.

Además la finca Guranse es una de las escasas plantaciones de té de Nepal que cuenta con la certificación de productos orgánicos de varias organizaciones, entre ellas la National Association for Sustainable Agriculture, una organización encargada de la certificación de productos orgánicos con sede en Australia.

Guranse y otros productores de té de Nepal, que han adoptado normas internacionales como parte esencial de sus procedimientos de producción y procesamiento, están cosechando los beneficios financieros que conlleva el desarrollo de una fuente de ingresos totalmente nueva.

Aparte de los ingresos derivados directamente de la comercialización del té, el turismo del té se ha convertido en una posible fuente importante de ingresos para los administradores y cultivadores de té de Nepal y ha contribuido de manera significativa a los buenos resultados del desarrollo de la marca de té y del desarrollo económico rural del país. Tomando como fuente de inspiración los exitosos modelos de turismo del té de otras zonas como Darjeeling (en la India), el Sr. KC Santosh, director gerente de turismo del té en Guranse, dijo, “Si creamos el entorno adecuado, podemos hacer cinco Darjeelings en Dhankuta y atraer a compradores y turistas al mismo tiempo.”


Guranse es miembro de la iniciativa Global Compact, un marco de política que pide a las empresas que armonicen sus operaciones con varios principios entre los que figuran los derechos humanos (Fotografía: Pradeep Jeganathan)

De hecho, la introducción del código de conducta fue un punto de inflexión para muchos cultivadores de té de Nepal. El código dio paso a una nueva era de profesionalismo y a un objetivo claro para un sector que había estado desatendido durante muchos años debido, en parte, a la inestabilidad socio-económica del país.

Mientras tanto, en su plantación de té, Guranse ha creado y comercializado sus propias marcas que se venden en cofres de madera que pesan entre 35 y 40 kg. o, previa petición, en paquetes más pequeños. Existen varios tipos de té disponibles por parte del productor, entre otros: Type Sample – Black Tea (TGBoP); Super Fine Tippy Golden Flowery Orange Pekoe (SFTGFOP); Golden Orange Fannings Type Sample (TGOF Fanning) yType Sample – Black Tea (PD-Bust).

A partir de 2012, se ha producido una afluencia de turistas que visitan las plantaciones de té de Nepal en las que pueden alojarse en casas de campo diseñadas especialmente o con los cultivadores mismos, gozar del té y explorar el entorno circundante. Ese mismo año, las marcas “té de Nepal”, “Nepal Orthodox Tea” (o té ortodoxo) y otras marcas de té del país se comercializaron en ferias de té o se exportaron a una red creciente de distribuidores y vendedores al por menor de varios países del mundo, como Alemania, Australia, Austria, Dinamarca, EE.UU., Francia, Holanda, India, Japón, Noruega, el Reino Unido y la República Popular de Corea.

Medio ambiente

El Gobierno de Nepal, los cultivadores de té y los asociados internacionales han dado preferencia a las preocupaciones medioambientales, asegurándose de que esas cuestiones formen parte esencial de la estrategia de desarrollo del país. Por ejemplo, Guranse es miembro de la iniciativa Global Compact inspirada por las Naciones Unidas (NN.UU.), un marco de política que pide a las empresas que armonicen sus operaciones con los 10 principios aceptados universalmente en el ámbito de los derechos humanos, el medio ambiente, el trabajo y las prácticas anticorrupción.

Entre los principios de dicha iniciativa, derivada de tratados acordados internacionalmente como la Declaración Universal de Derechos Humanos, figura el requerimiento de que las empresas no sean cómplices de abusos de derechos humanos o el de que las organizaciones favorezcan el uso de tecnologías respetuosas del medio ambiente.

En una carta dirigida en 2009 (“Declaración de apoyo duradero a la iniciativa Global Compact”) al Comité de Global Compact, el presidente de Guranse, Sr. Suraj Vaidya, dijo lo siguiente: “Nos comprometemos a hacer de Global Compact y sus principios parte de la estrategia, cultura y operaciones cotidianas de nuestra empresa y a dar a conocer claramente este compromiso ante nuestros empleados, asociados, clientes y el público general.”

Con tal fin, Guranse ha buscado las maneras de aplicar todos los elementos de Global Compact en su código de conducta mediante un proceso gradual. Por ejemplo, para lograr la erradicación del trabajo infantil, Guranse ha proporcionado fondos para contratar a dos enseñantes locales y renovar la escuela del pueblo a fin de que los niños de la zona puedan acudir a la escuela en lugar de quedarse en casa o ser empleados para trabajar con sus padres en las plantaciones de té. Al recibir enseñanza primaria (en lugar de trabajar), se abrirán nuevas perspectivas para estos niños (por ejemplo, la posibilidad de realizar estudios superiores o de ocuparse en diversas profesiones distintas de las labores manuales).

Además, Guranse se compromete a aplicar prácticas de cultivo respetuosas del medio ambiente (como se declara en su código de conducta). Con tal fin, la empresa ha usado en 2009 abono orgánico en forma de fertilizante (desechando de ese modo los pesticidas y fertilizantes químicos) y ha creado un microclima en el lugar de cultivo al plantar árboles de sombra, cortavientos y avenidas de árboles. Estas tres últimas medidas garantizan el desarrollo de las plantas a la vez que protegen a otra fauna y flora de la zona, como los animales salvajes, las plantas y los insectos de la región.

Por otra parte, al emplear fertilizantes orgánicos, Guranse ha logrado conservar el contenido de nitratos y nitrógeno del suelo y de ese modo mantener un entorno duradero para el cultivo del té. En ese sentido, la degradación del terreno y la erosión del suelo han planteado problemas en Nepal (especialmente en el caso de los cultivadores de las tierras altas pero también en el de los habitantes de las llanuras) y han expuesto a algunos trabajadores rurales a riesgos naturales (entre ellos los desprendimientos de tierra y las inundaciones) y a otros provocados por el hombre (como la pérdida de nutrientes del suelo).

Al alentar el cultivo del té y establecer dicho cultivo como otra actividad económica viable (en comparación con el fomento de la ganadería que ejerce presión sobre el medio ambiente), se ha gestionado más adecuadamente la migración rural y se ha proporcionado a las comunidades de las tierras altas medios de subsistencia sostenibles desde el punto de vista medioambiental. Gracias al fomento del cultivo del té, “[los agricultores de Nepal] pueden complementar los cultivos locales, como la papa y el maíz, con el té,” dijo Mai-Ilam, responsable de diseño de Guranse.

Resultados en el comercio y la industria

Se han producido grandes avances en el cultivo de té en Nepal desde que a principios del decenio de 2000 el Gobierno del país y los productores pusieron en marcha una iniciativa estratégica y concertada para su desarrollo en colaboración con asociados internacionales.


Para lograr la erradicación del trabajo infantil, Guranse ha proporcionado fondos para contratar a dos enseñantes locales y renovar la escuela del pueblo (Fotografía: Simone D. McCourtie/World Bank)

Gracias a las campañas de comercialización y desarrollo de marcas a nivel internacional, las marcas Nepal Tea y Nepal Orthodox Tea se han convertido en marcas reconocidas de máxima calidad que alcanzan precios de 10.000 rupias por kilo, su precio más alto hasta la fecha.

Globalmente, el país produce 11,7 millones de kg. de té al año en plantaciones que emplean a 40.000 trabajadores y se extienden por 15.000 hectáreas. Casi 2 millones de kg. del total de té producido pertenecen a la clase “Orthodox Tea” (el resto es té de corte, desgarrado y enrollado) y el 70% de este té de máxima calidad se exporta a Alemania, Francia, los EE.UU. y la India.

Además, turistas del té procedentes de los EE.UU., el Japón, Sri Lanka, Suiza y la República Popular de Corea han visitado varias plantaciones de Nepal en las que han entablado contacto con los cultivadores estimulando la economía local.

Mientras tanto, Guranse ha experimentado un crecimiento de la producción (la plantación produjo 1,5 millones de kg. de té en 2010), ha fortalecido su influencia internacional (la empresa participó en varias ferias comerciales, entre ellas el Campeonato del mundo del té y del café en Alemania) y ha visto aumentar sus beneficios hasta los 10 millones de rupias (142.000 dólares de los EE.UU.).

Como la fábrica de té de Mai-Ilam de Guranse cuenta con su propio centro de comercialización, los cultivadores han podido vender té y otros cultivos en el mismo sitio a un precio estabilizado, libres de la inseguridad y de la volatilidad de los precios de años anteriores.

Escalar la cima de la montaña del té

Tras pasar décadas a la sombra de las conocidas plantaciones de té de la India y otros países, el sector del té de Nepal ha logrado abrirse camino para dar paso a una nueva era. Mediante una estrategia de desarrollo de marcas y comercialización de la que forma parte el fomento de la sensibilización y el uso de sus recursos humanos y naturales, el sector del té nepalés ha colaborado con organizaciones gubernamentales e internacionales para sentar las bases de un marco global de P.I. y de una estrategia de promoción del té.

Los primeros partidarios de este enfoque, entre los que figura la plantación de té Guranse, ya gozan de las ventajas que conllevan los procesos de producción gestionados de manera profesional mediante el uso de equipos avanzados y la dedicación de cultivadores y administradores. El té de Nepal se ha hecho mayor de edad y está comenzando a competir en el mercado internacional basado en productos de calidad y el pago equitativo a los productores apoyado por un marco de P.I. en rápida evolución.