La solución

Nombre:iTwin Pte. Ltd. / The Institute for Infocomm Research (I2R)
País / Territorio:Singapur
Derecho(s) de PI:Marcas, Patentes
Fecha de publicación:21 de septiembre de 2012
Última actualización:16 de septiembre de 2015


Foto: el iTwin fue desarrollado en Singapur
(foto: William Cho)

Antecedentes

Una mañana de agosto de 2007, Anantharaman Lakshminarayanan (Lux, para abreviar) copió algunos de sus datos financieros personales en un dispositivo de almacenamiento externo, que guardó en la cartera antes de encaminarse a la oficina. Lux trabajaba como investigador en protocolos y algoritmos de seguridad para la gestión de los derechos digitales sobre el contenido personal en el Institute for Infocomm Research (I2R), un instituto de I+D perteneciente a la Agency for Science, Technology and Research (A*STAR) (Organismo para la Ciencia, la Tecnología y la Investigación) de la República de Singapur. Durante el almuerzo quiso acceder a sus archivos personales pero se dio cuenta de que había perdido su dispositivo de almacenamiento externo. Como ingeniero y especialista en software de seguridad, Lux se sintió abrumado e indefenso al pensar que sus datos personales estaban expuestos, pues se dio cuenta de que los datos confidenciales contenidos en su dispositivo de almacenamiento externo no estaban protegidos por contraseñas u otras medidas de seguridad.

Lux se percató de que lo que le había sucedido le podía pasar fácilmente a cualquier persona, puesto que es sencillo confiarse y pensar que los dispositivos móviles no se van a extraviar. Al mismo tiempo, puede resultar oneroso protegerlo todo mediante contraseñas o tomar otras medidas de seguridad complejas. Mientras regresaba a casa pensó que, si era capaz de desarrollar protocolos para proteger los datos compartidos entre distintas personas, debería ser capaz de utilizar su experiencia para desarrollar un aparato que le permitiera proteger los datos compartidos entre sus dispositivos personales.

Investigación y desarrollo

Lux pasó los siguientes meses investigando sobre las distintas opciones para proteger los datos compartidos y la forma de aprovecharlas en una nueva invención. Tomó en cuenta las aplicaciones de software de acceso a distancia (que permiten al usuario acceder a sus datos a distancia) y, aunque encontró software gratuito en Internet, descubrió que su adopción era escasa porque se pedía a los usuarios que se encargaran de la configuración inicial y de la gestión posterior, que puede plantear dificultades técnicas, y eran necesarios un nombre de usuario y una contraseña. Con tantas aplicaciones que requieren contraseña, como la dirección de correo electrónico del trabajo, el correo electrónico personal, la banca en Internet, las bases de datos, etc., Lux se dio cuenta de que mucha gente se echaría atrás ante la idea de tener que recordar otra contraseña para poder acceder a sus datos. Además, las contraseñas infunden una sensación de falsa seguridad, pues mucha gente las repite a menudo para no tener demasiadas claves que recordar. "Como profesional de la seguridad de la información, me fastidia que una aplicación pida al usuario que cree un nombre de usuario y una contraseña", declara Lux. "Los seres humanos no están hechos para memorizar contraseñas. En esta era hay demasiadas contraseñas que recordar". La investigación de Lux se orientó hacia el almacenamiento de datos en internet en "la nube", un almacenamiento en red alojado en servidores informáticos de terceros. Aunque su investigación demostró que esta solución es bastante común, técnicamente quienes suministran el almacenamiento tienen la posibilidad de acceder a los datos personales de los usuarios sin su autorización. El hallazgo hizo que Lux se sintiera muy incómodo. Supuso que muchos usuarios con las mismas preocupaciones tampoco considerarían adecuado el almacenamiento en la nube.

A finales de 2007 la investigación de Lux demostró la necesidad real de desarrollar un método simple y seguro para transferir datos entre dos computadoras. Lux ya tenía en mente una solución: incorporar una aplicación de control remoto con un dispositivo USB (un protocolo de comunicación para computadoras) del tamaño de un dispositivo portátil de almacenamiento de memoria flash, pero no sabía cómo lograr que fuera seguro y, a la vez, tan sencillo como para que un usuario inexperto en computadoras pudiera utilizarlo. Tras hacer partícipe de su idea a su colega Kal Takru, ambos pasaron muchos almuerzos y muchos cafés examinando las posibles soluciones.

Después de algún tiempo, una mañana, mientras Lux miraba el dispositivo USB de almacenamiento de memoria que había conectado en la computadora, se le ocurrió que podía crear un dispositivo USB divisible en dos mitades, de las cuales una permanecería conectada a la computadora y el usuario podría llevarse la otra mitad y conectarla a otra computadora. Explicó rápidamente su idea a Kal, que se mostró intrigado por el concepto y su sencillez, y también seguro de que algo así ya habría sido inventado. Tras inspeccionar literatura, patentes y productos disponibles, ambos comprobaron que no se había inventado nada similar.


El prototipo de primera generación del iTwin, denominado inicialmente Twin USB
(foto: iTwin)

Invención

La investigación de Lux y Kal dio sus frutos cuando crearon un dispositivo USB divisible en dos que, al dividirse y conectarse en dos computadoras con acceso a internet, ofrece acceso seguro a los mismos archivos desde ambas máquinas. A primera vista el dispositivo, bautizado como iTwin, parece igual que cualquier otro dispositivo USB de almacenamiento de memoria, pero su aspecto es lo único que tienen en común. El iTwin puede dividirse en dos mitades, cada una de las cuales se conecta independientemente a un puerto USB de cualquier computadora. La parte del dispositivo conectada a la computadora es la "unidad local", y la parte que el usuario lleva consigo es la "unidad portátil".

En realidad el dispositivo está compuesto de dos pequeñas llaves USB, con una conexión para el puerto de la computadora en un lado de cada una, y un tipo de conexión distinta en el otro lado. Este conector diferente permite a la unidad local y a la unidad portátil conectarse la una a la otra. Cuando las dos mitades "gemelas" se conectan entre sí, se emparejan electrónicamente y crean una encriptación aleatoria y un código de descifrado compartido entre ambas que permite que se comuniquen entre sí –exclusivamente– mediante un cable virtual a través de internet. No es necesario instalar ningún software, y al conectar cualquiera de los extremos de los dos dispositivos USB en una computadora (por ejemplo, en la computadora que el usuario tenga en casa) abrirá una carpeta virtual. Cualquier archivo al que el usuario quiera acceder a distancia estará incluido en dicha carpeta, donde habrá sido copiado virtualmente. Desde la perspectiva del usuario, los archivos parecen estar copiados pero, en realidad, ese "copiado" solo está indicando al dispositivo los archivos que se van a compartir.

A continuación, el usuario puede desconectar la mitad portátil del dispositivo mientras la mitad local permanece conectada a su computadora. La unidad portátil puede conectarse después a cualquier otra computadora con conexión a Internet. Una vez conectado, el iTwin permite al usuario acceder a todos los archivos compartidos de forma segura en la carpeta virtual de la computadora de su casa. También generará una carpeta virtual en la otra computadora y permitirá el acceso a cualquier archivo de la carpeta al usuario de la computadora de casa, si la hubiera. Los cambios se pueden realizar directamente en cualquier archivo compartido de cualquier computadora sin que sea necesario copiarlos antes localmente. Un aspecto ingenioso del invento consiste en que un usuario a distancia y uno que esté sentado ante la computadora de casa pueden modificar cualquier archivo compartido en cualquier computadora sin que sea necesario copiarlo o guardar distintas versiones. No hacen falta contraseñas de usuario, apoyo técnico ni complicados procedimientos de configuración, y el único requisito para que las dos partes del dispositivo se comuniquen de forma segura desde distintas computadoras es acceder a internet.

Patentes

Lux y Kal sabían que tenían entre manos un invento revolucionario, con enormes posibilidades comerciales, pero que posiblemente se iría al traste sin la financiación adecuada. Además, querían proteger su invención de posibles competidores que quisieran enriquecerse a su costa. Sabían que, si querían sacar adelante su invención y comercializarla con éxito, la protección de la P.I. era crucial. Ambos diseñaron planes muy detallados para su invención y la presentaron al I2R ’s IP Review Committee (en adelante, el Comité), que evalúa invenciones susceptibles de protección de la P.I. y aplicación comercial. El Comité está formado por un panel de expertos de I2R y responsables de Exploit Technologies (Exploit), el brazo de estrategia mercadotécnica y comercialización de A*STAR.

A primera vista, el Comité no tenía claro el valor de la invención y su potencial comercial. Ante el posible rechazo, los inventores perseveraron y lograron convencer al Vicepresidente Principal de la División de Comercialización de Ciencia e Ingeniería de Exploit sobre el potencial comercial del iTwin. En febrero de 2008, A*STAR cursó una solicitud de patente de invención en la Oficina de la Propiedad Intelectual de Singapur, e hizo lo propio internacionalmente a través del sistema del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT). En enero de 2011, la Oficina de la P.I. de Singapur concedió la patente.


Un flujo de inversión permitió desarrollar una versión más perfeccionada del iTwin
(foto: iTwin).

Financiación

Tras solicitar la patente, los inventores se centraron en garantizar la financiación para su invención con el fin de desarrollar prototipos y, en su momento, comercializarla. Al principio, Lux y Kal dedicaron la mayor parte del tiempo a trabajar en el desarrollo del módulo de software remoto para el iTwin. Cuando el módulo estaba prácticamente terminado, se dieron cuenta de que necesitaban fondos para desarrollar el componente de hardware de su invención. Dado que I2R se ciñe a un presupuesto estricto para las actividades de I+D, los inventores tuvieron que dirigirse a Exploit para obtener financiación a través del fondo de Comercialización de Tecnología (COT). Su solicitud fue aprobada y recibieron 50.000 dólares EE.UU. para desarrollar durante seis meses el prototipo de hardware de primera generación. Exploit goza de mucho éxito en la captación de inversiones externas destinadas a proyectos de I2R con gran potencial de comercialización. Por ejemplo, en 2009, ocho de cada diez dólares EE.UU. concedidos a los proyectos de I+D financiados por el fondo de COT, como el iTwin, provenían de financiación externa. Además, para ayudar al desarrollo y la mejora de prototipos de prueba preliminar durante un periodo entre 3 y 12 meses, Exploit proporciona ayudas para el desarrollo de la ingeniería que llegan a un millón de dólares EE.UU.

Gracias al exitoso programa de financiación del fondo de COT de Exploit los inversores lograron garantizar la financiación para desarrollar los prototipos de primera y segunda generación del iTwin. Después de la segunda etapa de financiación, Lux y Kal presentaron su invención en la Feria electrónica del consumo (una de las ferias comerciales más importantes del mundo) celebrada en 2009, en la UnConference 2009 de Singapur (un evento para empresas emergentes destinado a captar inversores), en la 50ª conferencia TechCrunch (destinada a presentar a los inversores de capital riesgo tecnología punta innovadora), en diversas mesas redondas organizadas por Exploit con participantes del mundo empresarial, y a varias sociedades interesadas. Estos eventos provocaron mucho interés y comentarios positivos acerca del iTwin, que permitieron a los inventores contar con una tercera fase de financiación del fondo de COT para convertir el prototipo en un producto comercializado.

Poco después, Innosight y Walden, dos compañías de capital riesgo, ofrecieron conjuntamente a los inversores una hoja de términos y condiciones (un documento clave que implica una ronda final de importantes debates en torno a la inversión) con miras a invertir en la tecnología. Además, en noviembre de 2011 la empresa emergente cerró la segunda etapa de financiación. Garantizar la patente lo antes posible resultó ser un factor fundamental en la toma de decisiones cuando ambas sociedades decidieron invertir en el iTwin. Finalmente, conseguida la financiación, Lux y Kal estaban preparados para comercializar su invención.

La marca

Creada la compañía, Lux y Kal sabían que proteger su nombre era vital para desarrollar una imagen de marca sólida. El nombre que dieron inicialmente a su invención fue "Twin USB", pero por cuestiones relativas a la marca en torno al uso de "USB" en su nombre, los inventores optaron por llamar a su invención "iTwin". Como la compañía solo contaba con un producto decidieron, por su propio interés, poner el mismo nombre a la compañía y al producto. En octubre de 2010, la compañía de nuevo cuño solicitó el registro de la marca en Ias pequeñas y medianas oficinas de la P.I. (OPI) para el “iTwin”, que fue registrado oficialmente en enero de 2011.



El producto final, comercializado
(foto: el iTwin)

Comercialización

Para determinar cómo comercializar mejor su invención, Lux y Kal comenzaron por la negociación de licencias. En las mesas redondas organizadas por Exploit bastantes compañías mostraron su interés en negociar la licencia de la tecnología, aunque muchas buscaban un producto que pudieran comercializar de inmediato en lugar de hacerse cargo del proceso de fabricación. Después de otras evaluaciones, los inventores decidieron que las compañías interesadas no podían cumplir sus expectativas para el iTwin, y decidieron crear una empresa derivada para comercializar los resultados indirectos de la I+D.

Afortunadamente, Lux y Kal contaron con todo el apoyo de I2R y Exploit, que anteriormente habían detectado el potencial de comercialización del iTwin. A través de las subvenciones del COT, Exploit colaboró con los inventores en el desarrollo de su prototipo y la garantía del capital de riesgo, ofreciendo su total apoyo a la idea de una empresa derivada. Con la financiación procedente de Innosight y Walden los inventores crearon en 2009 iTwin Pte. Ltd., (iTwin), una compañía derivada de I2R con el mismo nombre que la invención de Lux y Kal. Tras trabajar con varios colaboradores en la fabricación, el diseño y las cuestiones legales entre 2009 y 2010, la empresa recibió la certificación de la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos de América y la certificación de Conformidad Europea por su producto final. La empresa puso en venta en todo el mundo el producto iTwin el 10 de octubre de 2010 a través de su sitio web. Desde 2012, el iTwin está a la venta en los Estados Unidos de América y en Europa en dos importantes tiendas de venta al por menor, Staples y Mediaworld.

Resultados empresariales

Apenas seis meses después de su comercialización, en abril de 2011 el iTwin ya había revolucionado la tecnología mundial. La invención ha recibido críticas positivas en la prensa, y en marzo de 2011 se hizo con el prestigioso premio de diseño Red Dot. A principios de noviembre de 2011, el iTwin ganó también el premio de diseño e ingeniería de 2012, otorgado por la muestra Consumer Electronics Show Innovations (una feria de comercio tecnológico internacional de carácter anual que se celebra en Las Vegas, en el estado de Nevada (EE.UU.). El iTwin continuó cosechando éxitos en el ámbito de la tecnología hasta que a finales de noviembre de 2011 ganó el premio de la revista Popular Science y en 2012 obtuvo un puesto entre los mejores productos de 2012 según Accounting Today. Estos reconocimientos demuestran la calidad y el diseño sencillo y moderno del iTwin, y sitúan a la compañía y a su producto innovador en la senda del éxito comercial. Al describir los objetivos futuros de la compañía, Lux afirma: "esperamos que la gente pruebe iTwin y compruebe cómo le facilita la vida".

Sencillo, seguro e innovador

La invención y exitosa comercialización del iTwin pone de manifiesto que la innovación puede nacer de la más normal de las ideas. Por desgracia, las personas pierden o extravían datos continuamente pero, cuando le sucedió a Lux aquella tarde de verano, él y su socio Kal decidieron crear una nueva tecnología a partir de su infortunio. Con la ayuda de una institución de investigación y el uso estratégico del sistema de P.I., se aseguraron la financiación y crearon una empresa derivada que hizo realidad su idea y permitió que el acceso a distancia a los datos personales sea mucho más seguro y sencillo.