El Cybertracker (Rastreador cibernético)

Nombre:CyberTracker Conservation
País / Territorio:Sudáfrica
Derecho(s) de PI:Derecho de Autor y Derechos Conexos, Marcas
Fecha de publicación:3 de septiembre de 2010
Última actualización:9 de julio de 2012

Antecedentes


El CyberTracker: un método de alta tecnología para rastrear animales en el campo (Foto: Eric Vandeville).

Una computadora portátil, conectada a un sistema de navegación por satélite, permite utilizar un método de alta tecnología para rastrear animales en el campo. Una innovación denominada CyberTracker™, que combina los conocimientos tradicionales sobre el rastreo de animales con la tecnología moderna, tiene la capacidad potencial para proteger varias de las especies animales en peligro de extinción. Esa tecnología se está empleando en los parques naturales más importantes de Sudáfrica, como la Reserva Nacional de Karoo, en el marco de un amplio programa de conservación.

Conocimientos tradicionales

Durante más de 20.000 años, la extensa zona del desierto del Kalahari ha sido el hogar de los bosquimanos, los habitantes más antiguos de Sudáfrica. Los bosquimanos, cuya forma de vida tradicional ha sido la caza y la recolección en el inhóspito contorno del desierto del Kalahari, son considerados como los mejores rastreadores de animales del mundo; pueden identificar de forma inmediata, a partir de huellas en la arena casi imperceptibles, qué animal las ha dejado, si es hembra o macho, su edad, la velocidad de su movimiento, etcétera. La supervivencia de los bosquimanos en el desierto del Kalahari ha sido posible gracias al perfeccionamiento de sus habilidades para rastrear animales y a sus extraordinarios conocimientos tradicionales colectivos sobre la forma de moverse de los animales

Invención

Louis Liebenberg, un antropólogo sudafricano apasionado de la Naturaleza, ha dedicado gran parte de su vida al estudio y la investigación de técnicas de rastreo. Él mismo es muy habilidoso en esa actividad y ha vivido con los bosquimanos para conocer más a fondo este arte. Cuando vivía con los bosquimanos, se dio cuenta de la capacidad potencial de la sabiduría transmitida de generación en generación; pero, al mismo tiempo, tuvo la impresión de que el arte del rastreo estaba a punto de desaparecer debido a la rápida disminución del espacio para la caza en el desierto del Kalahari. Por lo tanto, los bosquimanos no podrían depender mucho más tiempo de la caza y la recolección y necesitaban recursos de subsistencia alternativos. La única forma de crear un nuevo medio de vida para este grupo indígena era transformando el arte del rastreo en una profesión moderna. Liebenberg, investigador de la naturaleza, pensó que si él conseguía encontrar una forma para “resumir” todos los conocimientos de los bosquimanos sobre la forma en la que se mueven los animales, ese hallazgo supondría una revolución en las iniciativas de gestión y conservación de la fauna salvaje y, además, contribuiría en gran medida al estudio científico de su comportamiento. Por otra parte, al participar los experimentados rastreadores bosquimanos en ese proyecto, tendrían la oportunidad, por lo menos parcialmente, de generar unos ingresos muy necesarios.

Liebenberg decidió continuar trabajando en esta idea y, en 1996, formó un equipo con Justin Steventon, un estudiante de informática, y Karel Benadie, un rastreador que trabajaba en el Parque Nacional Karoo de Sudáfrica. Ese mismo año, el equipo creó el CyberTracker, un programa informático que traslada el arte del rastreo de animales a la era cibernética. Liebenberg combinó, con resultados satisfactorios, las técnicas de rastreo de los bosquimanos del Kalahari con la tecnología informática y de satélites de última generación. Usaron el programa CyberTracker para registrar los movimientos y el comportamiento del rinoceronte negro, una de las especies de rinoceronte en alto peligro de extinción. Los resultados de esta investigación se publicaron en un artículo de una revista. El programa informático CyberTracker es, fundamentalmente, una solución para recoger datos móviles que puede ser utilizada por personas sin conocimientos técnicos. Este programa informático puede aplicarse en aparatos de terceros, equipados con un sistema GPS, como teléfonos inteligentes o computadoras portátiles, para registrar las observaciones sobre los movimientos de los animales de forma rápida y sencilla. Las interfaces de la pantalla pueden personalizarse con arreglo a las necesidades de recopilación de los de datos.

El CyberTracker puede ser muy útil para hacer un seguimiento de la fauna salvaje, analizar sus comportamientos, los cambios en sus hábitos, etcétera. Por ejemplo, los datos reunidos mediante la utilización del programa CyberTracker en el seguimiento de los gorilas de llanura mostraron el nivel de mortalidad de esos primates debido al virus del Ébola. La vulnerabilidad de esta especie de gorilas al virus del Ébola se desconocía, en gran medida, hasta que la observación de estos primates mediante el programa CyberTracker puso de manifiesto una diferencia considerable en su población antes y después del brote del Ébola del año 2003 en seres humanos.

Liebenberg creó una organización denominada CyberTracker Conservation (Conservation), una entidad sin fines de lucro destinada a difundir las ventajas de la tecnología del programa CyberTracker.

Investigación y desarrollo

Liebenberg y su organización atribuyeron especial importancia a la continuación de las actividades de investigación y desarrollo (I+D) sobre el programa informático CyberTracker. Los programas informáticos tienen que actualizarse con regularidad, dado que el hardware cambia con rapidez, y los nuevos sistemas informáticos portátiles, de mayor calidad, convierten en obsoletos a los más antiguos en poco tiempo. Además, una actividad continua de I+D también garantiza el perfeccionamiento de la tecnología y un mejor control del medio ambiente.

Por tratarse de una organización pequeña, Conservation considera que un programa de I+D demasiado amplio puede resultar poco eficiente, y concentra sus actividades en un número limitado de proyectos piloto. La organización determina nuevas esferas de investigación que se corresponden con su objetivo principal, consistente en mejorar la gestión del medio ambiente, partiendo de la base de que si los proyectos piloto dan resultados satisfactorios, aumentan las posibilidades de ejecutarlos en otras organizaciones.

Financiación

En tanto que organización sin fines de lucro, Conservation depende de la financiación de otras organizaciones. La Comisión Europea (CE) es una de las principales fuentes de financiación de esta organización y financió en su totalidad el Programa de Observación CyberTracker. El 25% del dinero recibido se dedicó a actividades de I+D, y el 75% restante se asignó a la puesta en marcha del programa en unos 60 proyectos realizados en 15 países africanos, entre ellos, el Congo, el Gabón y Sudáfrica.

Comercialización y marcas

Liebenberg se sintió motivado para crear la tecnología del programa CyberTracker por su pasión por la naturaleza y el medio ambiente; por otra parte, sus planes con respecto a la organización sin fines de lucro Conservation consisten en que ésta fomente la creación de una red mundial para el control del medio ambiente. Teniendo en cuenta este amplio objetivo, Liebenberg no cree que se deba comercializar necesariamente el programa CyberTracker, aunque podría hacerse con éxito. En su opinión, si continúa siendo de dominio público, esa tecnología será más útil a la fauna salvaje y la conservación del medio ambiente. Por lo tanto, el programa informático CyberTracker puede descargarse de forma gratuita y puede usarse en determinados aparato portátiles, por ejemplo un teléfono inteligente o una agenda electrónica de bolsillo. Lo único que se ha registrado como marca ha sido el nombre de la tecnología, “CyberTracker”, en la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos de América (USPTO). El registro de la marca, aunque no se haya patentado el producto, facilita la promoción de éste y garantiza su autenticidad; de este modo, se contribuye a alcanzar el objetivo de Liebenberg relativo a la conservación del medio ambiente.

Resultados empresariales

El éxito del programa CyberTracker es notable, si se tiene en cuenta la alta demanda de este programa informático: en 2010, más de 35.000 usuarios lo descargaron. El sitio Web de la organización Conservation recibe más de 5.000 visitas al mes de usuarios de todo el mundo.

Los efectos del programa CyberTracker en la conservación de la fauna salvaje han sido importantes. Muchas zonas y reservas naturales protegidas emplean esta extraordinaria tecnología; el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica, por ejemplo, cuenta con 125 unidades CyberTracker. Gracias a la utilización del CyberTracker, tras el brote del virus del Ébola en el Congo en el año 2003, se detectaron los efectos de este virus en los antílopes y los gorilas de llanura

El programa CyberTracker contribuye a las actividades educativas y de investigación científica con su método no invasivo de recopilación de la información. Otros posibles usos de este programa son el fomento del ecoturismo, el control de la caza furtiva e incluso la captura de criminales por la policía.

Las comunidades locales de bosquimanos también se benefician de esta tecnología de múltiples formas. Dado que el rastreo se utiliza cada vez más en una amplia variedad de actividades, ha aumentado la demanda de rastreadores habilidosos. Esto crea oportunidades de empleo para los bosquimanos, pero no como mano de obra no calificada, sino como rastreadores con conocimientos especializados. Además, se recuperan y se conservan los conocimientos tradicionales en el arte del rastreo, gracias a su incorporación a la tecnología del programa CyberTracker.

La contribución del programa CyberTracker al control del medio ambiente y a la conservación de la fauna salvaje se ha reconocido internacionalmente con la concesión a Liebenberg, en 1998, del prestigioso “Rolex Award for Enterprise”. La empresa Rolex ofrece este premio a las personas que han destacado por su contribución a lograr un mundo mejor.

Innovación para impulsar el desarrollo

El programa CyberTracker de Liebenberg, desde su aplicación inicial en el desierto del Kalahari, se ha difundido por todo el mundo para fomentar la conservación de la fauna salvaje y otros fines. Desde el principio, el factor clave subyacente al éxito de Liebenberg ha sido su interés por innovar, a fin de fomentar un nuevo medio de vida entre los bosquimanos y, a la vez, utilizar sus conocimientos tradicionales para la conservación de la fauna salvaje.