Windpact: Tecnología patentada de protección contra impactos y colisiones

Presentado por la Oficina de Patentes y Marcas de los EE.UU. (USPTO)

Durante más de diez años, Shawn Springs fue jugador profesional de fútbol americano en la American National Football League (NFL) antes de fundar Windpact, una empresa de tecnología y ciencia aplicada que se dedica a analizar, diseñar y poner en práctica soluciones de protección contra impactos y colisiones. (Foto: © Cortesía de Jay Premack/USPTO)

Windpact es una empresa privada con sede en Leesburg, Virginia (EE.UU.). Se trata de una empresa de tecnología y ciencia aplicada que se dedica a analizar, diseñar y poner en práctica soluciones de protección que hacen la vida más segura. Su producto principal se denomina “Crash Cloud”, un material incorporado a los cascos o a los asientos de los conductores para absorber y dispersar la energía ocasionada por las colisiones.

Shawn Springs, fundador y director de la empresa, está interesado personalmente en la seguridad, tras haber jugado de defensa en varios equipos de fútbol americano de la American National Football League (NFL): Washington, Seattle y Nueva Inglaterra. Después de su experiencia en la NFL, decidió estudiar la manera de proteger a los jugadores de fútbol americano contra los traumatismos craneales. Contactó con un amigo, Ken Duffy, para conocer la tecnología utilizada en la silla de bebé para auto Safety 1st® que Duffy le había regalado. Duffy le había dado un relleno acolchado del asiento infantil para que experimentara con él. A Shawn se le ocurrió que un partido de fútbol americano era como una sucesión de choques de automóviles y que se podía usar la tecnología para los cascos de los jugadores. Posteriormente, se reunión con los directivos de Dorel, la empresa que fabricaba el Safety 1st®, y se enteró de que la tecnología estaba únicamente patentada para los asientos de auto. Con el beneplácito de Dorel, Shawn Springs siguió desarrollando la idea de aplicar la tecnología de nuevas maneras.

En 2011, Shawn Springs registró el nombre de la empresa (Windpact, registro de marca N.º 5.281.738 de los EE.UU.) y se dedicó a hallar una solución que mitigara los efectos de las colisiones. Con la ayuda de sus abogados y colegas, presentó una solicitud de patente (N.º 8.863.320 B2 de los EE.UU.) para proteger su derecho a utilizar la tecnología de amortiguación para los cascos. Asimismo, obtuvo un registro de marca aplicable al nombre de la tecnología, Crash Cloud (Registro de marca N.º 5.342.065 de los EE.UU.). Más tardes, solicitó otra patente (Patente N.º 10.039.338 B2 de los EE.UU.) para la tecnología de protección de cascos, que le fue concedida en 2018.

En uno de los dibujos de la patente (izquierda) de la tecnología Crash Cloud (Patente n.º 8.863.320 de los EE.UU.) se observa la representación tridimensional de la invención. El logotipo de Windpact figura en la parte superior. Shawn Springs (derecha) muestra el funcionamiento de Crash Cloud presionando la pieza acolchada con los dedos. (Foto: © Cortesía de Jay Premack/USPTO)

Tras obtener la patente en 2014, Shawn Springs comenzó a crear un equipo de ingenieros, diseñadores y científicos de primer nivel dedicados a la ciencia de las colisiones y a estudiar la forma en que los materiales dispersan la energía para mejorar la protección contra los impactos y colisiones. A fin de obtener ayuda en la investigación y las pruebas, reclutó a una red de científicos e ingenieros del Laboratorio de Cascos de Virginia Tech y del Laboratorio de Carga Balística y Pruebas Estructurales de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. Al ajustar el caudal de aire controlado y el tipo de espuma, descubrieron que Crash Cloud era eficaz en la dispersión de diferentes tipos de energía producida en las colisiones y podía ser útil en numerosos campos. La tecnología patentada Windpact Crash Cloud absorbe la energía a medida que se comprime y la disipa a través de los orificios de aireación en caso de colisión antes de volver a inflarse rápidamente como un resorte.

Gracias a ese tipo de espuma y al caudal de aire controlado, Crash Cloud puede ajustarse para hacer frente a una amplia gama de impactos o colisiones que se producen en la vida cotidiana. Esto conlleva la integración de la tecnología en cascos, interiores de vehículos (por ejemplo, reposacabezas o revestimientos de techos interiores) y otras soluciones de amortiguación con fines de protección (por ejemplo, pecheras, rodilleras). Los procesos y tecnologías patentados que ofrece Windpact están impulsando un cambio de paradigma en el desarrollo de productos. La tecnología de seguridad de Windpact está pensada para que no sea intrusiva y resulte ligera y adaptable, de modo que no dificulte los movimientos del usuario.

Los principales sectores a los que se dirige Windpact son el deportivo, el militar y el automovilístico. Entre los productos y colaboraciones actuales se encuentran los cascos y máscaras de cácher de Evoshield, clásicos y futuristas, los cascos de lacrosse femeninos de Hummingbirds y los cascos de combate táctico del ejército estadounidense. En el futuro, trabajarán con equipamiento de protección industrial y aplicaciones deportivas para deportes de nieve, críquet, hípica, ciclismo y motocross. También están poniendo a punto revestimientos interiores para automóviles. Gracias a los buenos resultados obtenidos, la empresa ha pasado de ser una empresa emergente a una compañía generadora de ingresos.

Windpact fue la ganadora del concurso de tecnología para la salud de la cabeza de la NFL HeadHealth Tech Challenge II y de la competición de empresas emergentes de la NFL 1st and Future Start-up Competition. Shawn Springs es un claro ejemplo de empresario de éxito dueño de una pequeña empresa que sabe que invertir en una sólida estrategia de propiedad intelectual desde el principio es fundamental para el éxito.