La PI y los productos deportivos: Una simbiosis inseparable

Por Jochen M. Schaefer, consejero jurídico de la Federación Mundial de la Industria de Artículos de Deporte y la Federación de la Industria Europea de Material Deportivo

Al igual que muchas otras industrias, la industria de los artículos de deporte depende de los derechos de propiedad intelectual (PI) como un instrumento fundamental.  Sin los derechos de PI, la industria de los artículos deportivos no podría captar el valor de su inversión en innovación y desarrollo de marcas.  Sin embargo, así como los derechos de PI revisten importancia para los propietarios de marcas y los fabricantes del sector, también revisten un interés directo para los atletas, los clubes deportivos, los organizadores de eventos y los consumidores.

Sin los derechos de PI, la industria de artículos deportivos no podría captar el valor de su inversión en innovación y desarrollo de marcas.

Propietarios de marcas y fabricantes

Las mejores marcas deportivas del mundo pertenecen a la “primera división” de los activos de PI más valiosos.  De acuerdo con la clasificación Mejores marcas mundiales 2018 de Interbrand, Nike, que es la marca deportiva más valiosa del mundo, ocupa el puesto 17, con un valor de marca de 30.120 millones de USD. Adidas, la segunda marca deportiva más importante del mundo, ocupa el puesto 50 y su valor de marca se estima en 10.772 millones de USD. No hay duda de que la industria de los artículos de deporte es un gran negocio.  Aunque muchos dan por sentado que el material deportivo que utilizan los atletas que compiten en deportes, tales como el ciclismo o el esquí, o cualquier otro tipo de deporte, lo producen las grandes empresas, en realidad, el sector de los artículos deportivos está formado en gran parte por pequeños y medianos operadores comerciales.

En la década de 1980, una bicicleta estándar constaba de unas 350 piezas distintas.  La última generación de bicicletas eléctricas, como las desarrolladas por la empresa SCOTT S.A., cuenta con más de 1.500 componentes. (Foto: SCOTT S.A.)

Las marcas deportivas están muy presentes en los medios de comunicación a escala mundial.  Para preservar el valor y la exclusividad de estas marcas se necesita una cartera de derechos de PI cuidadosamente organizada y gestionada con astucia. Los servicios prestados por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en lo que respecta al registro internacional de patentes, marcas y diseños brindan apoyo a las empresas de deportes legítimas, tanto grandes como pequeñas, dándoles la posibilidad de proteger sus activos de PI en los mercados mundiales.

Los derechos de PI también desempeñan un papel fundamental en el fomento de la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías revolucionarias en el sector de los artículos de deporte. Por ejemplo, las patentes dan a los fabricantes de artículos deportivos la certeza de que obtendrán un rendimiento de su inversión en I+D, lo cual proporciona un incentivo para que sigan invirtiendo en innovación al objeto de lograr un equipamiento deportivo mejor y más seguro.  Los resultantes avances tecnológicos en el mundo del deporte respaldan a los atletas en su esfuerzo por alcanzar rendimientos récord y estar a la altura del lema olímpico Citius, Altius, Fortius (más rápido, más alto, más fuerte).

Consideremos, por ejemplo, la extraordinaria evolución de las bicicletas en los últimos 40 años. En la década de 1980, una bicicleta de carreras estándar constaba de unas 350 piezas distintas. La última generación de bicicletas eléctricas de alta gama, como las desarrolladas por la empresa SCOTT, S.A., cuenta con más de 1.500 componentes.

Los derechos de PI, especialmente las patentes, desempeñan un papel fundamental en el fomento de la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías deportivas, como, por ejemplo, en el caso de la extraordinaria evolución de las bicicletas de carreras, que hoy en día son sumamente sofisticadas y de alta tecnología en comparación con el pasado. (Foto: Dorling Kindersley ltd / Alamy Stock Photo)

Fabricar bicicletas tan sofisticadas, complejas y de alta tecnología supone una enorme inversión de tiempo, energía y recursos.  Las empresas pueden proteger esta inversión gracias a una serie de derechos de PI, como las patentes, los derechos de diseño y las marcas. Estos derechos imprescindibles crean condiciones favorables para que las empresas sigan desarrollando productos de alto rendimiento que sean comercializables, cómodos y seguros.

Otro ejemplo de cómo el uso estratégico de los derechos de PI puede fomentar los avances en el ámbito de los artículos de deporte queda reflejado en la nueva zapatilla deportiva insignia de la marca de deportes japonesa ASICS. ASICS Metaride, la zapatilla para correr más avanzada de la empresa desde el punto de vista tecnológico, está diseñada para que la carrera sea más fácil y cómoda en distancias más largas. La zapatilla incorpora una serie de tecnologías innovadoras protegidas por derechos de PI.

El modelo insignia de zapatilla para correr METARIDE™ de ASICS, presentado en febrero de 2019, constituye otro ejemplo de cómo el uso estratégico de los derechos de PI puede fomentar los avances en el ámbito de los artículos de deporte. (Foto: Cortesía de ASICS)

En su comunicado de prensa del 27 de febrero de 2019, en el que presentó la nueva zapatilla deportiva, ASICS señaló lo siguiente:

“METARIDE™ cuenta nada menos que con seis tecnologías protegidas y una nueva parte superior circular:

  • FLYTEFOAM™: entresuela ligera y duradera que ofrece amortiguación y capacidad de respuesta;
  • FLYTEFOAM™ Propel: espuma de la entresuela que mejora la capacidad de respuesta en la fase de impulso;
  • Tecnología Rearfoot GEL™: sistema de amortiguación que optimiza la absorción durante el impacto sobre el talón;
  • Tecnología GUIDESOLE™: nueva suela suave y curvada con una parte anterior rígida para reducir la flexión del tobillo;
  • Tecnología 3D GUIDANCE LINE™: tecnología GUIDANCE LINE™ avanzada para desplazar el centro de gravedad y ayudar al balanceo de pierna;
  • Suela antideslizante ASICS: nueva suela para una mayor tracción y durabilidad;
  • Tecnología METACLUTCH™: contrafuerte externo del talón optimizado para un ajuste y una flexibilidad de primera calidad;
  • PARTE SUPERIOR TEJIDA: tejido de punto para soporte y transpirabilidad y nueva estructura de ojales para optimizar la tensión y el ajuste del cordón”.

Los derechos de PI en beneficio de los atletas

Existen todo tipo de atletas de niveles muy distintos. El término “atleta” no solo abarca a los deportistas de talla mundial, sino a todas las personas, jóvenes y mayores, que practican el deporte con fines recreativos o como aficionadas. Es más, se extiende a cualquiera que consiga resistirse a la tentación de convertirse en un consumidor pasivo de los deportes a través de la televisión u otros dispositivos digitales.

Los derechos de PI revisten interés para todos los atletas, y por diversos motivos. En primer lugar, la protección de tecnologías innovadoras por medio de las patentes supone que los atletas, tanto de élite como aficionados, pueden tener acceso a equipos nuevos y mejores que les permiten correr más rápido o golpear la pelota más fuerte y con más control cuando juegan al fútbol, al tenis, al baloncesto, al rugby o a cualquier otro juego de pelota.

En segundo lugar, los derechos de marca que respaldan los artículos deportivos de marca ayudan a los atletas a dar con el mejor equipo (sobre la base de la reputación y el buen nombre del propietario de la marca) en un mercado abarrotado. Lo mismo ocurre con los jugadores recreativos, cuya elección del material deportivo suele estar influenciada por la percepción que tienen de las diferentes marcas deportivas y su deseo de identificarse con una determinada afición, pasión o grupo.

En tercer lugar, para los atletas profesionales de alto nivel, los derechos de PI representan una oportunidad para beneficiarse económicamente de las nuevas fuentes de ingresos relacionadas con los acuerdos de patrocinio, comercialización y concesión de licencias. Las empresas pagan grandes cantidades de dinero a los atletas de éxito para mostrar sus productos de marca. Asociar un atleta exitoso a estos productos ayuda a impulsar las ventas, ya que cambia la percepción de los consumidores y aumenta la visibilidad de los productos en un mercado concurrido.

Organizadores de eventos deportivos y clubes deportivos

Si los artículos deportivos innovadores no estuvieran protegidos por derechos de PI, los organizadores de eventos deportivos de alto nivel, como los Juegos Olímpicos, la Copa Mundial de la FIFA y otra serie de campeonatos mundiales, tendrían más dificultades a la hora de atraer a patrocinadores o espectadores de todo el mundo.  Sin el rendimiento excepcional que estas tecnologías apoyan, esos eventos resultarían una propuesta mucho menos emocionante para el espectador, lo que dificultaría mucho más la tarea de atraer a socios comerciales y financiar la organización de los eventos.

Los mejores clubes de fútbol logran obtener ganancias considerables a través de las fuentes de ingresos de la televisión y del desarrollo de la parte del negocio encargada de la concesión de licencias y la comercialización.  Los clubes que tienen la mirada puesta en el futuro reinvierten sabiamente los fondos generados por la explotación comercial de sus derechos de PI en jóvenes talentos prometedores al objeto de velar por la longevidad del club.

Consumidores

Los consumidores eligen una marca deportiva (respaldada por derechos de marca) antes que otra por una serie de razones, que pueden deberse a la confianza que tengan en la reputación y la calidad de un determinado producto o si lo consideran un símbolo de estatus social.  O puede que simplemente se sientan más cómodos y seguros vistiendo o usando ese producto.  Sea cual sea la razón, más allá de la marca, es poco probable que los derechos de PI, como las patentes o los derechos de diseño industrial asociados al producto, sean lo primero en lo que piensen los consumidores al comprarlo.  Pocas personas son conscientes de las numerosas y complejas relaciones comerciales respaldadas por derechos de PI que permiten a los consumidores beneficiarse de los mejores y más modernos equipos deportivos.  Se deleitarán con sus zapatos conectados de última generación, pero desconocerán totalmente el hecho de que los sensores que incorporan esos zapatos los desarrolla una empresa de TI que concede licencias a las marcas deportivas sobre su software protegido, para determinados tipos de uso específicos.

A pesar de este desconocimiento general de todo lo que implica la fabricación de la siguiente generación de artículos deportivos, hay algo que está claro: en la era de los medios sociales, los fabricantes de equipos deportivos no pueden pasar por alto la forma en que los consumidores califican sus productos en plataformas como Amazon o Google, entre otras.  Esta retroalimentación de los consumidores puede tener una repercusión directa considerable en el valor de una marca deportiva, lo que explica por qué, en general, los propietarios de marcas dan prioridad al seguimiento de las calificaciones de los consumidores y a comunicarse activamente y tratar de interactuar con ellos a través de blogs y otros canales de los medios sociales.

La industria de los artículos deportivos: un frente unido en la protección de los derechos de PI

Los derechos de PI son activos empresariales sumamente valiosos y, en el sector de los artículos deportivos, los titulares de derechos se enfrentan a muchas dificultades a la hora de protegerlos y hacerlos valer.

La adquisición de derechos de PI en los principales mercados es un primer paso importante de cara a proteger estos valiosos activos. El Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas de la OMPI puede ayudar en esa tarea a las marcas deportivas. En efecto, el Sistema ofrece una forma económica y sencilla de obtener protección en hasta 118 países y territorios. No obstante, la adquisición de derechos de PI no es un fin en sí mismo, sino el primer paso para realzar con éxito el valor comercial de un producto deportivo.

La Federación Mundial de la Industria de Artículos de Deporte (en adelante, “Federación Mundial”) siempre tiene presente la necesidad de proporcionar a sus empresas afiliadas -entre las cuales hay muchos fabricantes y proveedores de bicicletas y componentes de bicicleta- servicios tangibles y concretos que les ayuden a combatir de manera eficaz la infracción de sus derechos de PI. Con el fin de hacer frente a este desafío particular, las marcas que en otras circunstancias compiten ferozmente entre sí están aunando fuerzas.  Su acción colectiva genera un considerable ahorro de costos y permite hacer frente a los abusos de los derechos de PI a gran escala y con mucha más eficacia.

Los miembros de la Federación Mundial de la Industria de Artículos de Deporte están dispuestos a trabajar juntos con el fin de proteger sus activos empresariales de quienes infringen los derechos de PI”.

La Federación Mundial presta apoyo a sus miembros en esta labor ofreciéndoles acceso a un servicio de aviso que rastrea ofertas ilegales en múltiples medios sociales y otras plataformas digitales.  Este servicio tan satisfactorio lo ofrece la empresa Convey, que es el socio exclusivo de la Federación Mundial.  Desde su puesta en marcha en 2014, se han sumado al servicio alrededor de 30 suscriptores afiliados a la Federación. Cubre más de 200 mercados en línea, 20 redes sociales y otros portales de contenido generado por el usuario, aplicaciones de mensajería instantánea, sitios web y nombres de dominio. Desde su inicio, el servicio ha permitido eliminar más de 550.000 ofertas en línea falsas; bloquear alrededor de 1,2 millones de transacciones al año, cuyo valor comercial se estima en 40 millones de USD; cerrar 110.000 cuentas y tiendas en línea gestionadas por personas que infringen los derechos de PI, además de unas 11.000 tiendas de productos falsificados alojadas en nombres de dominio y sitios web de propiedad privada. Estas cifras ponen de manifiesto tanto la magnitud del desafío al que se enfrentan los titulares de derechos como la eficacia del servicio de rastreo de Convey respaldado por la Federación Mundial.

El Comité Jurídico de la Federación Mundial también ha creado una base de datos de contactos de investigadores de confianza (Trusted Investigators Contacts Database) que permite a los juristas internos, como los consejeros jurídicos en PI y los directores de protección de marcas, acceder a los datos de contacto de órganos o agentes de investigación de confianza de todo el mundo, recomendados por los miembros de la Federación Mundial.  Este recurso está diseñado con miras a infundir confianza entre los miembros de la Federación Mundial y a proporcionarles una herramienta eficaz, adaptable y rentable de cara a las futuras actividades conjuntas de observancia de los derechos de PI que se realicen sobre el terreno.  Más recientemente, el Comité Jurídico de la Federación Mundial decidió formar un grupo de trabajo encaminado a combatir la fabricación y venta de productos falsificados en Asia Sudoriental y a presionar a las autoridades locales y las instituciones gubernamentales a fin de que mejoren la observancia de los derechos de PI en vista de los crecientes niveles de falsificación observados en un número cada vez mayor de países en la región.

Cuando se trata de defender los intereses de la industria de artículos deportivos en materia de PI, los miembros de la Federación Mundial están dispuestos a trabajar juntos con el fin de proteger sus activos empresariales frente a quienes infringen los derechos de PI. La OMPI ha sido y sigue siendo un socio muy importante y sumamente apreciado por la Federación Mundial y sus miembros en la labor de fomentar un mayor respeto de los derechos de PI en todo el mundo. Este año, la campaña del Día Mundial de la Propiedad Intelectual (“Aspirar al oro: la PI y el deporte”) presenta una oportunidad idónea para sensibilizar todavía más a la población en general acerca del papel fundamental que desempeñan los derechos de PI a la hora de hacer posible que la industria mundial de artículos deportivos siga desarrollándose y prosperando en aras del beneficio y disfrute de todos.

Advertencia: la presente publicación no representa necesariamente las opiniones de la OMPI o de ninguno de sus Estados miembros.