Colombia: ¿Se puede patentar una vajilla que sea comestible? Obtenga el máximo provecho de sus ideas gracias al PAI

30 de noviembre de 2020

Con el fin de sentar las bases para que los inventores locales prosperen, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) de Colombia y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) organizaron una conversación virtual, cuya finalidad era destacar una de las recetas más populares de Colombia para el éxito de la innovación, el Programa de Asistencia a Inventores (PAI). Desde su creación, el PAI ha ayudado a 90 inventores a desenvolverse en el sistema local de patentes gracias a los voluntarios del Programa. Colombia fue el primer país en unirse al PAI y hoy las mentes más brillantes de Colombia tienen más posibilidades que nunca de obtener una patente.

(Imagen: GettyImages/ andresr)

Durante el evento, los participantes pudieron escuchar a los principales interesados en la innovación en Colombia, desde innovadores locales que habían utilizado el sistema para lanzar su propia empresa hasta profesionales en materia de patentes que colaboran gratuitamente. La SIC, que dirige la participación de Colombia en el PAI, moderó la conversación. La Sra. María José Lamus Becerra, superintendente delegada de propiedad industrial (SIC), habló sobre el papel de la oficina de patentes en la introducción del PAI en Colombia. Señaló que, además de la función de registrar y proteger los derechos de propiedad industrial, la SIC es "un actor importante y determinante para aumentar el número de patentes, y las patentes de buena calidad, para el sistema colombiano". Explicó que programas como el PAI "son cruciales para hacer de las patentes colombianas una herramienta importante en el mercado".

Frente a la pandemia, cada vez somos más los que estamos reinventando nuestro futuro. Nunca ha sido más crucial apoyar a los innovadores locales y proporcionarles orientación sobre cómo proteger sus tecnologías. El resultado de esa protección podría incluso transformar la vida de un inventor. Como observó el Sr. Marco Alemán, director de la División de Derecho de Patentes de la OMPI, "De las pequeñas oportunidades pueden nacer grandes empresas". El PAI ha sido fundamental no solo para que el sistema de patentes sea más accesible a los innovadores locales, sino también para apoyar a las oficinas de patentes en el desempeño de su función de promover un uso activo de las patentes para crear riqueza local. El Sr. Alemán explicó que el PAI desempeña un papel esencial para incrementar el uso del sistema de PI por los nacionales del país.

Durante la conversación, la atención se centró en la forma de mejorar las posibilidades de los solicitantes de ser aceptados en el programa. El Sr. Luis Antonio Silva, coordinador del PAI en Colombia, destacó la importancia de comunicar el potencial comercial de la invención. Explicó que la obtención de una patente ayuda a que una tecnología llegue al mercado y puede mejorar la vida de las personas. A su vez, el Sr. César Ruiz Gómez, director ejecutivo de TECNNOVA, expuso su punto de vista al respecto. TECNNOVA es una ONG que pone en contacto a los investigadores universitarios con el mundo empresarial. Ruiz Gómez dijo a los participantes, que los inventores deben centrarse en tres aspectos fundamentales: "Identificar el problema que están tratando de resolver, tener una clara propuesta de valor añadido y desarrollar un modelo de negocio".

En los casos en los que ya se cuente con una patente para apoyar el modelo de negocio, los voluntarios de IAP pueden ofrecer consejos para mejorar el valor estratégico del activo. La Sra. Ana María Castro, socia de Lloreda & Camacho, recomendó tener presente por qué queremos patentar para asegurarnos de que las reivindicaciones logren ese objetivo. Más concretamente, conocer los mercados potenciales para la invención y la forma en que se aplicará puede ser fundamental para dar forma a un activo de gran impacto. La Sra. Mónica Bonnet, asociada de Posse Herrera Ruiz, recordó a los inventores que deben prestar mucha atención a los plazos en el proceso de solicitud de patentes. Si una invención se divulga a otra persona, a través de una prueba o una transacción, hay que actuar con rapidez para protegerla. El plazo de presentación de una solicitud no es el único plazo al que se enfrenta un inventor, dijo también. El incumplimiento de otros plazos puede dar lugar a la pérdida de derechos antes y durante el procedimiento de concesión de patentes. Contar con orientación en el proceso, como la que ofrece el PAI, puede evitar costosos errores.

El mensaje caló hondo entre los inventores. Se plantearon preguntas como: "¿Puedo patentar los platos comestibles que vendo?" La Sra. Marcela Ramírez, directora de Nuevas Creaciones de la SIC, explicó que la obtención de una patente y su utilización para generar valor para una empresa depende del contexto. Dijo que si la receta puede ser reproducida por terceros, puede darle una ventaja en el mercado, si cumple con los criterios de patentabilidad.

Tanto si su innovación consiste en el plato principal como en el plato en el que se sirve, el PAI puede ser de gran ayuda. Para más información sobre cómo puede presentarse al programa o participar como voluntario, consulte el sitio web del programa.