Francis Gurry fue director general de la OMPI del 1 de octubre de 2008 al 30 de septiembre de 2020.

Discurso del director general – 2019

Asambleas de la OMPI – 30 de septiembre a 9 de octubre de 2019

[Cotéjese con el texto pronunciado]

Ver el video Video (Video en YouTube)

Excelentísimo Sr. Duong Chi Dung, embajador, presidente de la Asamblea General de la OMPI,
Excelentísimos señores ministros,
Excelentísimos señores representantes permanentes y embajadores,
Distinguidos delegados:

Es para mí un gran placer sumarme al presidente de la Asamblea General de la OMPI en darles una cálida bienvenida a todas las delegaciones a las Asambleas de 2019. Doy las gracias a todas las delegaciones por su presencia y por su constante compromiso con la Organización y el apoyo sin falla que le brindan. Tenemos un orden del día muy cargado para estas reuniones, tanto el orden del día oficial como los actos profesionales y sociales que los Estados miembros y otras partes interesadas han tenido la amabilidad de organizar al margen de la serie de reuniones.

Permítanme dar las gracias al presidente de la Asamblea General, el embajador Dung, por la dedicación y el empeño de los que ha hecho gala en los dos últimos años y por sus gestiones para guiar varios temas de nuestro orden del día hacia una solución satisfactoria.

Asimismo, quiero aprovechar la oportunidad para dar las gracias al presidente saliente del Comité de Coordinación de la OMPI, embajador Esmaeil Baghaei Hamaneh, de la República Islámica del Irán, así como a los numerosos presidentes de otros órganos, comités y grupos de trabajo de la Organización por los enormes esfuerzos y la dedicación que han puesto para que la Organización avance en sus trabajos.

Es para mí un placer hacer una breve reseña de la situación de la propiedad intelectual en el mundo y de la labor de la Organización en ese contexto durante los últimos doce meses.

Como se puede observar, nunca antes ha habido en el mundo tanto interés y atención por la propiedad intelectual (PI). Eso no es una novedad sino un fenómeno que ha ido desarrollándose a un ritmo creciente en los últimos años y, en particular, en el último decenio, como consecuencia de los profundos cambios tecnológicos que se han ido produciendo y que han hecho que los activos intangibles y el capital intelectual adquieran mayor importancia en la economía.

La creciente importancia de la PI ha traído consigo nuevos retos tanto para la PI como para la Organización. Uno de esos desafíos, que concierne a todas las Oficinas nacionales y regionales de PI, así como a la OMPI, es la gestión de la creciente demanda de títulos de PI de manera que se garantice la administración oportuna y eficaz de las solicitudes de PI. En 2017 se presentaron 3,2 millones de solicitudes de patente en todo el mundo, 12,4 millones de solicitudes de registro de marcas y 1,2 millones de solicitudes de registro de diseños. El número de solicitudes nacionales y regionales traducidas en solicitudes internacionales por conducto de los sistemas mundiales de PI administrados por la OMPI también está aumentando rápidamente, como les explicaré más adelante. Es evidente que estos volúmenes de solicitudes no pueden gestionarse sin la ayuda de nuevas herramientas. Aquí, es donde la inteligencia artificial (IA) es una ayuda esencial. La Organización ha estado en la vanguardia del desarrollo e implantación de nuevas aplicaciones de IA para tal fin a través de su Centro de Aplicaciones Tecnológicas Avanzadas (ATAC). Entre esas aplicaciones está WIPO Translate, que se cede en licencia de forma gratuita a 11 entidades de las Naciones Unidas e internacionales y se pone a disposición de los Estados miembros; un sistema pionero en el mundo de búsqueda de imágenes para las marcas; y herramientas de clasificación.  Hay otras aplicaciones en preparación. También hemos ideado un nuevo y mejor sistema para la gestión de las actas de las reuniones, que figura en el orden del día de estas Asambleas. Este sistema proporcionará un mejor servicio a un costo considerablemente menor y ya ha suscitado gran interés entre una amplia gama de otras entidades internacionales y de las Naciones Unidas. Todas estas aplicaciones se comparten, o se compartirán, con los Estados miembros. Espero que, como comunidad internacional, podamos trabajar juntos en el desarrollo y la implantación de estas útiles aplicaciones sin que esto suponga duplicar el trabajo de unos y otros.

La posición cada vez más importante de la PI también ha generado nuevas exigencias para la esencia de la política de PI. Las nuevas tecnologías, como la IA, plantean nuevos interrogantes sobre la aplicación de la actual normativa de PI, así como la importante cuestión de si es necesario ajustar el sistema clásico de PI para cubrir las lagunas que se perciben, a fin de garantizar que siga protegiendo de manera eficaz el ecosistema de la innovación. Me complace que, a este respecto, la Organización haya iniciado un diálogo sobre la IA y la elaboración de una lista de puntos a tratar.

El diálogo sobre la IA tiene lugar en un momento en que el sistema multilateral está sometido a un gran número de presiones que menoscaban su capacidad de generar resultados oportunos en el ámbito normativo, entre las que destaca la vacilante voluntad política de adoptar un enfoque multilateral y de desarrollar soluciones multilaterales. Es importante recordar las consecuencias del fracaso o, incluso, del es importante recordar las consecuencias del fracaso del enfoque multilateral o, incluso, de la falta de atención de que ha sido objeto. Entre ellas está la fragmentación del marco normativo aplicable a las tecnologías que, por su propia naturaleza, se utilizan a nivel internacional a través de Internet y otras redes, cuyo alcance y aplicación están a punto de aumentar de forma significativa con la implantación de la tecnología 5G. En definitiva, una carrera para elaborar una norma o solución mundial a través de una competición entre órganos reguladores nacionales o regionales, en lugar de la adopción de un enfoque multilateral, erosionará el valor de las propias tecnologías y su fructífera aplicación en el plano económico y social La interoperabilidad técnica depende de la interoperabilidad reglamentaria.

Permítanme ahora referirme brevemente a algunos de los resultados conseguidos por la Organización en el último año. A este respecto, observamos que la Organización se ha beneficiado de varias maneras de la nueva importancia que ha adquirido la PI.

La situación financiera de la Organización, impulsada por la utilización de nuestros sistemas mundiales de PI, es sólida y estable. El año 2018 se saldó con un superávit de 42,5 millones de francos suizos. Por el momento parece que 2019 también generará un sólido excedente. Estos excedentes son muy importantes para financiar los gastos de capital necesarios mediante el plan maestro de mejoras de infraestructura aprobado por los Estados Miembros, para financiar el pasivo a largo plazo de la Organización, como el seguro médico tras la separación del servicio, y para mantener un nivel adecuado de reservas líquidas a fin de asegurarnos en caso de que se produzcan desaceleraciones súbitas e imprevistas del mercado, lo que lamentablemente siempre puede ocurrir en el inestable mundo de hoy en día.

Nuestros sistemas mundiales de PI siguen desarrollándose de manera muy positiva. Todas las grandes empresas del mundo, al igual que universidades e instituciones de investigación y pequeñas y medianas empresas, utilizan esos sistemas. En el marco del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) se recibieron 253.000 solicitudes internacionales de patente en 2018, lo que representa un aumento del 3,9% con respecto al año anterior. En el Sistema de Madrid se recibieron 61.200 solicitudes internacionales de registro de marcas, lo que representa un aumento del 6,4% con respecto a 2017. Y en el Sistema de La Haya se recibieron 5.429 solicitudes internacionales, lo que supone un aumento del 3,3% con respecto al año anterior. Cada sistema sigue ampliando su cobertura geográfica mediante nuevas adhesiones. Cabe destacar, en particular, cinco nuevas adhesiones al Sistema de Madrid, a saber, las del Afganistán, el Brasil, el Canadá, Malawi y Samoa. La adhesión del Brasil significa que las dos mayores economías de América Latina pertenecen ahora al Sistema de Madrid, lo que hace albergar la esperanza de que sigan su ejemplo otros países de la región latinoamericana, que han quedado rezagados en su participación en el Sistema.

Igualmente, el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI ha experimentado un crecimiento muy notable. El número de casos sobre nombres de dominio de Internet recibidos por el Centro llegó a 3.447 en 2018, lo que representa un aumento del 12% con respecto al año anterior. Actualmente, el Centro recibe periódicamente un número muy amplio de casos generales de arbitraje, mediación y decisiones de expertos en materia de PI y coopera con más de 20 Oficinas de PI y de derecho de autor de todo el mundo en la administración del arbitraje y la mediación de controversias relativas a solicitudes y títulos de PI.

En el Centro se están produciendo dos nuevos e importantes acontecimientos. El primero consiste en que la Administración del Ciberespacio de China ha designado al Centro en calidad de proveedor de servicios de solución de controversias en materia de nombres de dominio de Internet para los dominios .CN y .中国  (China), que figuran entre los mayores dominios del mundo correspondientes a códigos de países. Al haber incorporado .CN and .中国 (China) a su cartera, el Centro administra actualmente las controversias relativas a más de 75 dominios de país (ccTLD). La segunda novedad reside en el aliento recibido para que el Centro sea el proveedor de servicios de solución de controversias en la Zona Franca Experimental (Shanghái) de China, que alberga más de 10.000 empresas de inversión extranjera. El Centro será la primera entidad no china que preste servicios de solución extrajudicial de controversias para la Zona. Ambos acontecimientos ofrecerán a las empresas extranjeras que operan en el mercado chino la posibilidad adicional de elegir un servicio independiente y neutral para la solución de controversias. Deseo expresar nuestro profundo agradecimiento a las autoridades chinas pertinentes por la confianza depositada en el Centro y por su empeño en la cooperación internacional.

También hemos puesto en marcha un nuevo Portal mundial de PI que tiene por objeto integrar los diferentes sistemas de TI que sirven de base a los diversos servicios mundiales de PI que ofrece la Organización. El portal se ha creado en señal de reconocimiento del hecho de que muchos usuarios de los servicios mundiales de PI de la OMPI utilizan más de uno de esos servicios. Su objetivo es ofrecer a los clientes una interacción uniforme al presentar toda la gama de servicios que ofrece la Organización mediante una única interfaz, dotada de una barra de navegación unificada, características similares en todas las aplicaciones, un diseño moderno, sistemas de pago simplificados y un sistema único de mensajería.

El año pasado también ha sido un año récord en relación con las adhesiones a los tratados administrados por la OMPI, y se han recibido 59 nuevas adhesiones en 2018. Se trata de otro signo positivo del multilateralismo. Esta semana está previsto que se produzcan otras importantes adhesiones. También me complace informar de que nos hallamos muy cerca del número de adhesiones necesarias para que entren en vigor el Acta de Ginebra del Arreglo de Lisboa relativo a las Denominaciones de Origen y las Indicaciones Geográficas y el Tratado de Beijing sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales. Confiamos en que se llegue al número necesario de adhesiones a esos instrumentos antes de que finalice 2019.

Ha habido muchas otras novedades positivas en la Organización, que se exponen con detalle en mi Informe. En este caso, solo mencionaré unas cuantas muy brevemente.

Las bases de datos y las plataformas, sistemas y servicios de TI de la Organización siguen cobrando fuerza y atrayendo una mayor participación entre los Estados miembros y el público interesado. También han pasado a ser la base de una asistencia técnica sumamente importante. Nuestro sistema de TI para la administración de la PI (IPAS) se utiliza actualmente en 84 países. Se han establecido más de 750 centros de apoyo a la tecnología y la innovación (CATI) en 79 países. Se ofrece acceso gratuito o a bajo costo a publicaciones científicas, médicas y técnicas a miles de usuarios de países en desarrollo y países menos adelantados, gracias a la cooperación de las editoriales científicas, médicas y técnicas y a los servicios de bases de datos comerciales. La Academia de la OMPI sigue prosperando y cuenta con más de 90.000 participantes en los programas de enseñanza a distancia. Se siguen incrementando las alianzas de colaboración con el sector público y el privado, en particular WIPO Re: Search y el Consorcio de Libros Accesibles. El Consorcio ABC, por ejemplo, tiene un repertorio de más de 500.000 obras en 76 idiomas en formatos accesibles disponibles para el intercambio internacional en beneficio de las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso. Se está poniendo a punto una importante base de datos para la cooperación en la observancia de la PI, que se dará a conocer en un acto paralelo en el transcurso de la presente semana. Nuestros informes señeros en los ámbitos de la economía, las estadísticas y las tendencias de la tecnología, incluido el Índice Mundial de Innovación, atraen a gente de todo el mundo. Se han llevado a cabo satisfactoriamente varios proyectos de tecnologías apropiadas para los países menos adelantados. Asimismo, el Instituto Judicial de la OMPI se ha hecho notar de manera muy oportuna en la promoción del intercambio de experiencias y el fortalecimiento de capacidades, obteniendo una participación muy activa de miembros del poder judicial en todo el mundo.

Todos estos programas constituyen ejemplos de la integración del desarrollo en la labor de la Organización y del apoyo enérgico a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que se plasma en numerosas maneras.

En cuanto al orden del día de las Asambleas de la presente semana, permítanme mencionar cuatro puntos concretos. El primero es el proyecto de presupuesto por programas. Agradezco al Comité del Programa y Presupuesto las positivas recomendaciones efectuadas para su aprobación. Solo queda pendiente un punto, la asignación de gastos comunes entre las Uniones. Se han planteado dos propuestas para solucionar ese escollo. La cantidad de dinero en cuestión es insignificante. Insto a los Estados miembros a que hallen una solución pragmática para esta diferencia que se plantea desde hace mucho tiempo y a que aprueben el proyecto de presupuesto por programas a fin de garantizar la estabilidad en un período de transición para la Organización.

El segundo punto del orden del día trata de la propuesta de tratado sobre el Derecho de los diseños. No veo ninguna razón por la que no deba presentarse dicha propuesta a una conferencia diplomática para la adopción del tratado. El continuo retraso en la conclusión de este proceso constituye un signo indeseado de la falta de capacidad de la Organización para avanzar en la agenda normativa en un momento en que el desarrollo de la tecnología exige que se ponga de manifiesto esa capacidad, como he mencionado anteriormente.

El tercer punto atañe a nuestra propuesta, que he mencionado antes, de adoptar un sistema nuevo, mejorado y menos costoso para la gestión de las actas de las reuniones. En las consultas celebradas, la propuesta se ha acogido muy favorablemente e insto a los Estados miembros a que pasen a aprobarla como demostración de la capacidad de la Organización para seguir innovando en el verdadero sentido de la palabra.

El último punto es la propuesta de introducción de un nuevo servicio de sellado digital de tiempo. Doy las gracias a los Estados miembros por su positiva respuesta en el Comité del Programa y Presupuesto. La introducción del servicio será un pequeño paso hacia la prestación de servicios de PI que resulten apropiados para la era digital.

Deseo dar las gracias al personal de la Organización por su abnegado profesionalismo. Sigue mejorando la productividad a la vez que se siguen conteniendo los aumentos de costos. En general, la Organización avanza a paso firme en su transformación digital, tanto desde el punto de vista de los sistemas de trabajo como de gestión, y en lo que respecta a los servicios que se prestan al público. Hemos demandado grandes esfuerzos del personal en el proceso de transformación digital y su respuesta ha sido muy satisfactoria. Estoy muy agradecido por su actitud positiva ante los cambios que plantean constantemente las exigencias del mundo contemporáneo.

La diversidad geográfica y de género sigue siendo una cuestión prioritaria. Hemos mejorado la diversidad geográfica, que es un largo proceso, dada la baja tasa de reducción natural del personal. Actualmente están representadas en el personal 123 nacionalidades. Tenemos que seguir avanzando en la diversidad de género en los niveles más altos de la Organización y estamos centrados firmemente en la consecución de ese objetivo.

Doy las gracias una vez más a todos los Estados miembros por su muy positiva participación en la Organización y por el apoyo que le prestan, y les deseo a todos éxito en las deliberaciones y unos resultados positivos.