Políticas de propiedad intelectual para las universidades

Las políticas de propiedad intelectual son la piedra angular de la innovación y la creatividad en las universidades y las instituciones públicas de investigación. Proporcionan estructura, predictibilidad y un marco para que las mentes brillantes hagan lo que mejor saben hacer: innovar.

La propiedad intelectual (P.I.) cumple un papel esencial en las labores de enseñanza e investigación de las universidades e instituciones públicas de investigación.

La P.I. y la investigación

Las actividades de I+D que llevan a cabo las universidades y las instituciones públicas de investigación, ya sea dentro de sus programas de investigación básica como aplicada, producen resultados en forma de invenciones. Muchas de estas invenciones son patentables, aunque muchas no son más que pruebas de concepto o prototipos de laboratorio que requieren de I+D adicional antes de ser comercializables. Al conceder a las universidades e instituciones públicas de investigación derechos sobre su propiedad intelectual, derivada de la investigación financiada con fondos públicos, y autorizar la comercialización de sus resultados, los gobiernos de todo el mundo pretenden acelerar la transformación de las invenciones en procesos y productos industriales y crear lazos sólidos de colaboración entre las universidades y el sector privado.

La P.I. y la docencia

A su vez, las actividades docentes de una universidad o institución pública de investigación generan también propiedad intelectual, como los materiales docentes, las tesis, el software o los diseños. Internet y las nuevas tecnologías no solo han facilitado el acceso a los contenidos académicos sino que además han aumentado los conflictos en relación a su titularidad y uso. Por consiguiente, las universidades y las instituciones públicas de investigación necesitan políticas adecuadas en materia de P.I. para administrar la titularidad y la gestión de los materiales docentes, el acceso a la información académica y el uso de los materiales producidos por terceros.

Tradicionalmente, las universidades han servido al interés público capacitando a sus egresados para que respondan a las necesidades de la industria y las empresas de la zona. Con esta idea en mente, las universidades han publicado los resultados de sus investigaciones y los han hecho públicos de manera gratuita. Hoy en día, este enfoque se considera incompatible con la necesidad de la industria de garantizar la confidencialidad de su información y de protegerla por medio de derechos de P.I., como las patentes. La rapidez con la que avanza la globalización exige que universidades e instituciones públicas de investigación estén abiertas a la actividad económica y a la colaboración internacional. A cambio, hay que garantizar la protección y la gestión de los resultados de las investigaciones haciendo un uso efectivo del sistema de P.I.

En muchas universidades e instituciones públicas de investigación, determinar qué puede convertirse en propiedad intelectual, crearla y conseguir que los resultados de las investigaciones lleguen a una fase ulterior de desarrollo se han convertido en objetivos institucionales. En este contexto, contar con una política institucional de P.I. es requisito obligado para que la colaboración entre el sector académico y empresarial tenga éxito.

Una política institucional de P.I. es un documento aprobado oficialmente que:

  • Aclara la titularidad de la P.I. derivada de las actividades de I+D propias de la institución o colaborativas; y el derecho a utilizarla;
  • establece las normas de la institución para determinar qué puede convertirse en P.I., evaluarla, protegerla y gestionarla de manera rigurosa, con el fin de avanzar en su desarrollo, generalmente bajo alguna forma de comercialización; y
  • proporciona un marco transparente de cooperación con terceros y ofrece directrices sobre cómo participar en los beneficios económicos derivados de la comercialización de la P.I.

Sin un documento oficial que regule la titularidad y la utilización de los derechos de P.I., las distintas partes interesadas de la universidad y las instituciones públicas de investigación (profesores, investigadores, estudiantes, investigadores visitantes, etc.) y los socios comerciales (empresas inversoras, consultores, organizaciones sin ánimo de lucro, pymes o gobiernos) carecerían de guía para tomar decisiones relativas a la P.I.

Objetivos principales de una política de P.I.:

  • Aportar seguridad jurídica
  • Promover la investigación científica y el desarrollo tecnológico.
  • Alentar a los investigadores para que consideren las posibles ventajas de explotar comercialmente una invención, a fin de incrementar los beneficios que esto supondría para la sociedad.
  • Propiciar un marco de apoyo y fomento a la innovación y al desarrollo.
  • Encontrar un equilibrio entre los distintos intereses contrapuestos de las universidades, las empresas y la sociedad.
  • Garantizar el cumplimiento de las legislaciones nacionales aplicables.

Para la formulación de políticas de P.I.,consulte nuestra base de datos sobre políticas de P.I., manuales y modelos de acuerdo.

(Imagen: OMPI)

Base de datos sobre políticas

El modo más adecuado de aprender es aprender de los demás. Busque políticas de PI, manuales y modelos de acuerdos de universidades e instituciones de investigación de todo el mundo. Si desea que se añadan a la base de datos ejemplos de sus políticas, manuales o acuerdos, póngase en contacto con nosotros.

Cómo podemos ayudarle

Además de mantener nuestra base de datos gratuita de políticas de PI, realizamos un abanico cada vez más amplio de actividades para contribuir al desarrollo de políticas de PI en las universidades y las instituciones públicas de investigación de todo el mundo.

Nuestras actividades tienen lugar previa petición oficial de los Estados miembros. Si representa a un Estado miembro y desea obtener más información, póngase en contacto con nosotros.

(Foto: Getty Images/Peshkova)

Sensibilización

La OMPI organiza eventos destinados a los gobiernos, las universidades y las instituciones públicas de investigación para explicarles los motivos por los que las políticas institucionales de PI son útiles y la manera en que se expresa dicha utilidad.

También elabora instrumentos, como las publicaciones gratuitas de la OMPI, que los encargados de formular políticas y los particulares pueden utilizar para sensibilizar a otros.

(Foto: Getty Images/alvarez)

Fortalecimiento de capacidades

La OMPI ejecuta varios proyectos nacionales que pueden entrañar:

  • misiones de investigación e intercambios de mejores prácticas;
  • la elaboración de modelos de políticas nacionales de PI adaptadas a sus necesidades;
  • asistencia práctica a universidades e instituciones públicas de investigación seleccionadas para la elaboración de políticas de PI adaptadas a sus necesidades.
(Foto: Getty Images/Rawpixel)

Análisis de políticas

Brindamos asesoramiento y asistencia a nuestros Estados miembros sobre la mejor forma de elaborar políticas o marcos normativos nacionales claros en materia derechos de PI para las universidades y las instituciones públicas de investigación.