Crear una industria africana de contenidos digitales

Abril de 2016

Por George Twumasi, Director Ejecutivo, ABN Holdings Limited, Londres (Reino Unido)

El patrimonio cultural africano teje una trama compleja, rica y colorida de profundos conocimientos y sabiduría. Sin embargo, durante generaciones, nuestros cautivantes cuentos populares y las reflexiones que ellos transmiten han sido subestimados, sin recibir la atención que merecen. Por otra parte, la historia nos enseña que las más grandes civilizaciones de la tierra florecieron gracias a la inquebrantable confianza en el poder creativo de sus sistemas de creencias y sus mitos.

Spielworks Media, de Kenya, se ha propuesto como misión “expresar y celebrar” la tradición africana de narración en la era digital. Capturas de pantalla de la serie producida por la empresa, Jane and Abel, una cautivante historia de manipulación, traición y venganza entre dos empresas familiares rivales trabadas en una lucha de poder. (Crédito: Spielworks Media).

Reconociendo el inmenso potencial creativo de los recursos culturales de África, el poder de los medios de comunicación y la necesidad de renovar entre los africanos la confianza en nuestro potencial creativo, la African Public Broadcasting Foundation (APBF) está respaldando los esfuerzos desplegados para crear un entorno viable para la radiodifusión pública africana, que fomente las tecnologías digitales y aliente la producción de contenido interesante y de calidad, hecho por los africanos para los africanos.

La APBF, creada por ABN Holdings Ltd. en colaboración con el Profesor Emmanuel Akyeampong de la Universidad de Harvard e importantes organismos africanos de radiodifusión, es una organización panafricana de medios de comunicación electrónicos que congrega a organismos de radiodifusión e investigadores académicos. Tiene por objetivo respaldar la transformación económica de África mediante el establecimiento de un taller creativo en el cual se elaboren historias auténticas e inspiradoras, orientadas hacia el desarrollo, producidas y distribuidas en canales de televisión africanos y que lleguen a millones de personas en África y el mundo.

A partir de la profunda riqueza cultural de África, la APBF está recreando para la televisión la inspiradora tradición africana de narración difundiendo contenido hecho por africanos para los africanos. El objetivo es aprovechar la inmediatez del poder audiovisual de la televisión para celebrar la rica historia de cuentos populares del continente con el fin de entretener e instruir a los televidentes.

Durante siglos, la estimulante tradición africana de narración no ha recibido la atención que merece. En términos generales ello ha entibiado el interés de los africanos en la rica sabiduría cultural de nuestra narrativa, frenando cualquier deseo de explotar su potencial creativo y nublando la visión de un futuro de infinitas posibilidades en el que los logros destacados sean la norma.

Surge un archivo de cultura africana que es fuente de inspiración

Cabe señalar que en los últimos 65 años los investigadores han estado recopilando un archivo cada vez más abultado de conocimientos africanos, que va desde sus raíces arqueológicas e históricas hasta sus tradiciones literarias y folclóricas. Iniciativas como la Serie sobre escritores africanos, patrocinada por Heinemann Educational Publishers desde el decenio de 1950 -que permitió que se dieran a conocer escritores como Amos Tutuola y Chinua Achebe- también constituyen ahora un considerable archivo literario. De manera similar, el Dictionary of African Biography, publicado en 2012 por los Profesores de la Universidad de Harvard Emmanuel Akyeampong y Henry Louis Gates, que rescata los acontecimientos que plasmaron la historia del continente en los últimos 5.000 años, constituye otra rica fuente de información acerca de los héroes y las heroínas de África.

Capturas de pantalla de Sumu La Penzi (arriba), de Spielworks Media, que sigue los pasos de cuatro desenfadadas mujeres que viven la gran vida en Nairobi, y Sema Nami (derecha), el nuevo y exitoso programa de entrevistas de Starswahili (crédito: Spielworks Media).

Esas obras revelan la profundidad, riqueza y complejidad de la historia africana y documentan las contribuciones culturales y artísticas tangibles hechas por las sociedades africanas en el pasado. Incluyen los jeroglíficos egipcios, el alfabeto meroítico y el alfabeto e idioma Ge'ez de Etiopía. También constituyen una invalorable fuente de inspiración para que los jóvenes creadores africanos de hoy puedan crear contenido hecho por africanos para los africanos.

Una oportunidad de reflotar el interés en la cultura africana

En todo el mundo, la industria tradicional de medios y contenidos se ve sacudida sin remedio por el giro hacia las nuevas tecnologías digitales de medios de comunicación, que están transformando la manera en que producimos, almacenamos, distribuimos y consumimos contenido creativo. También en África, los modelos empresariales tradicionales del sector de los medios de comunicación están abriendo camino a nuevas plataformas digitales que han pasado a ser los motores centrales de los modelos operativos en rápida evolución, de las relaciones con los consumidores y el aumento de los ingresos.

La revolución digital ofrecerá a los empresarios africanos del sector creativo una oportunidad única para transformar las tradiciones folklóricas de África en contenido digital atractivo, preparado de forma creativa, que pueda ser compartido con millones de consumidores en todo el mundo con solo pulsar un botón.

Sin embargo, para aprovechar al máximo esas oportunidades, será necesario transformar el panorama de la radiodifusión de África. Para la APBF, crear un entorno en el que surja una industria sólida de publicación digital, orientada a la prestación de un servicio, es una prioridad fundamental, y para lograrlo nos centramos en tres objetivos principales.

En primer lugar, nos concentramos en crear marcas de televisión por suscripción que representen íconos culturales, orientadas al mercado de masas. En África es necesario establecer un ecosistema de radiodifusión que sea eficiente, asequible, que pueda utilizarse en todo tipo de plataformas y que respalde la monetización del contenido. África necesita un ecosistema que atraiga la participación de todas las empresas de radiodifusión del continente, públicas y privadas, y en el que puedan funcionar con un margen de ganancias.

En su conjunto, los organismos de radiodifusión de África tienen frente así una inmensa oportunidad comercial para entretener, educar e informar a decenas de millones de suscriptores a canales de televisión de bajo costo. Sin embargo, para que esta oportunidad se concrete en beneficios económicos, es necesario el compromiso de proteger y asegurar todos los derechos de propiedad intelectual relacionados con la generación y distribución de nuevo contenido africano en múltiples plataformas. Por ello, la APBF procura trabajar con la OMPI y con gobiernos africanos progresistas para sensibilizar acerca de la importancia de la P.I. y fortalecer las capacidades de P.I. de todo el continente.

En segundo lugar, necesitamos restablecer la integridad y los valores de la emancipación cultural de África. El objetivo es respaldar la transformación digital de las sociedades africanas manteniendo al mismo tiempo la interconectividad y la diversidad, y reavivar el espíritu africano de creatividad cultural mediante el establecimiento de una sólida marca de televisión digital y publicación de contenido que se nutra de contenido africano, inspirador y cautivante, que despierte el interés de los televidentes africanos.

Para lograr un flujo continuo de contenido hecho por africanos para los africanos, la Fundación respalda las iniciativas destinadas a establecer un Fondo de Medios Digitales de Comunicación de África para dar asistencia a los incipientes empresarios africanos de los medios de comunicación.

En tercer lugar, es preciso instruir a los televidentes africanos mediante el uso de canales televisivos de servicio público, comercialmente viables, que les ofrezcan entretenimiento.

“La revolución digital dará a los empresarios africanos del sector creativo una oportunidad única para transformar las tradiciones del folklore de África en contenido digital atractivo, preparado de forma creativa”, señala George Twumasi (crédito: Spielworks Media).

La inmediatez de la televisión y la forma en que, de manera tan convincente, logra transmitir historias puede utilizarse para restablecer los ambiciosos valores y la integridad de las civilizaciones africanas del pasado. El éxito para motivar a los inquietos jóvenes dependerá de nuestra capacidad de validar el inestimable pasado histórico del continente y sus notables logros, proyectando al mismo tiempo la cautivante visión de una personalidad africana renovada que sea capaz de buscar activamente el cambio productivo que genere transformación.

La inversión es fundamental para satisfacer la demanda en aumento

El mercado africano de la televisión ya está experimentando una insaciable demanda de contenido africano original y edificante desde el punto de vista cultural. Sin embargo, la televisión de África, que dispone de abundante liquidez, constituida en su mayoría por operadores de televisión de pago, sigue respondiendo a las preferencias de su acomodada base de suscriptores y al fuerte interés de éstos por la programación internacional.

Guiados por la ley del mercado, los operadores de televisión de pago tienen poco o ningún interés o incentivo para producir contenido interesante desde el punto de vista cultural con el que los africanos puedan sentirse fácilmente identificados. De la estimación de 100 millones de hogares con televisión en el África subsahariana, menos del 17% (aproximadamente 15 millones de hogares) puede permitirse tener acceso a la televisión digital terrestre o a las transmisiones televisivas directas a domicilio.

África se está preparando activamente para pasar a la televisión digital, pero muchos organismos de radiodifusión carecen de los medios financieros para crear una infraestructura de distribución digital dotada de los recursos adecuados. Por ello, resultan fundamentales las alianzas internacionales y la inversión que la APBF procura llegar a lograr.

Alinear los servicios de los distintos actores del ecosistema africano de radiodifusión representará una aportación importante hacia el establecimiento de un servicio público de radiodifusión viable, que sea asequible para los hogares de bajos ingresos y rico en contenido africano.

La APBF reconoce el ambicioso valor del contenido hecho por africanos para los africanos. Nuestro objetivo es crear en África un entorno de radiodifusión compuesto por polos regionales que estén en condiciones de producir y distribuir de forma continua contenido de vanguardia a decenas de millones de hogares de bajos ingresos suscritos a la televisión de pago y la televisión móvil. Nuestro objetivo es garantizar hacia 2023 el acceso en toda África a un mínimo de 50 millones de suscriptores de servicios de televisión de pago por uso.

Asimismo, trabajamos para asegurar que en los distintos países haya a disposición dispositivos asequibles de recepción de contenidos (descodificadores, televisores digitales, teléfonos inteligentes, tabletas, adaptadores, etc.). Los avances en ese ámbito profundizarán y enriquecerán aún más el espectro de contenido hecho por africanos para los africanos.

Globalmente, el objetivo de la APBF es dar impulso a las tecnologías digitales para estimular el renacimiento de la originalidad y la creatividad de África. Ellos solo será posible a partir de historias hechas por africanos para África. Consideramos que al estimular la curiosidad de todos los africanos respecto de su patrimonio cultural, será posible fomentar el desarrollo de una pujante industria de contenidos digitales, con un volumen de negocios de miles de millones de dólares, que respalde los objetivos del continente en materia de desarrollo sociocultural y económico.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.