World Intellectual Property Organization

En los tribunales: Fox le da una cara lección a un infractor

Febrero de 2014

Por Joanna Vatavu, Macmillan LLP, Canadá

Twentieth Century Fox ha obtenido una victoria de 10,5 millones de dólares ante el Sr. Hernández, quien explotaba dos sitios de Internet dedicados a la transmisión por flujo continuo de episodios de las series de televisión Los Simpson y Padre de familia. Se alegó que el demandado había copiado ilegalmente más de 700 episodios de los programas a partir de emisiones de televisión y los había cargado en los sitios web Watch The Simpsons Online y Watch Family Guy Online, donde se ponían a disposición del público para su transmisión por flujo continuo.

Este caso es el ejemplo perfecto de que las indemnizaciones legales por daños y perjuicios pueden ser un poderoso instrumento para los propietarios de derechos de autor en el Canadá. Demostrar los daños y perjuicios reales en un caso de infracción del derecho de autor puede ser difícil, sobre todo cuando el demandado no coopera y afirma no disponer de ningún registro de ventas. El artículo 38.1 de la Ley de Propiedad Intelectual del Canadá establece que los titulares de derechos de autor pueden optar por reclamar una indemnización legal en lugar del lucro cesante y los daños sufridos a consecuencia de las actividades de los infractores. Cuando la infracción se comete con fines comerciales, la Ley establece un máximo de 20.000 dólares para todas las infracciones relacionadas con cada obra individual incluida en el procedimiento. En este caso, la indemnización legal por daños y perjuicios máxima habría sido de más de 14 millones de dólares. Se alegó que el operador del sitio demandado se había beneficiado de la venta de publicidad y artículos promocionales relacionados con los programas de televisión, y dado el gran número de episodios cargados y puestos a disposición, el tribunal otorgó una indemnización legal por daños y perjuicios de 10 millones de dólares.

 

Por lo general, un demandante sólo puede obtener una orden judicial que prohíba al demandado seguir cometiendo las infracciones de que trata específicamente la demanda. Ahora bien, el artículo 39.1 de la Ley de Propiedad Intelectual permite al tribunal conceder un "mandamiento general" que prohíba la infracción no sólo de las obras en cuestión, sino de cualesquiera otras obras propiedad del demandante. En este caso, el tribunal concedió un mandamiento general contra el acusado que le prohibía cualquier otra actividad infractora relacionada con las obras incluidas en el proceso, así como cualquier otra obra de la que Twentieth Century Fox fuera titular de los derechos de autor, incluidas las obras creadas con posterioridad a la fecha de la sentencia.

El tribunal también determinó que dada la falta reiterada, flagrante y deliberada del demandado, este último merecía pagar una indemnización por daños punitivos que sirviera como disuasión y castigo para ese tipo de actividades ilegales. El tribunal ordenó el pago de una indemnización de 500.000 dólares por ese concepto. Esta es una de las indemnizaciones legales de mayor cuantía que recibe un titular de derechos de autor en el Canadá y, sin duda, transmite un mensaje rotundo a quienes crean empresas en torno al intercambio ilegal de archivos en dicho país.

La OMPI en Internet