Intercambio de conocimientos especializados para mejorar la calidad de las patentes

Septiembre de 2013

PorFatima Beattie, Directora General Adjunta, IP Australia

Los examinadores de patentes se encuentran en la primera línea del sistema de patentes. Son responsables de evaluar si las innovaciones tecnológicas más recientes, descritas en las solicitudes de patente, son suficientemente nuevas e inventivas de manera que puedan obtener la protección por patente. Se trata de una labor en la que es necesario tener conocimientos técnicos especializados así como comprender cabalmente la legislación en materia de patentes.

Es necesario dedicar tiempo y comprometerse para formar a los examinadores de patentes de manera que ejerzan sus funciones eficazmente. En 2013, IP Australia, el organismo gubernamental encargado de administrar las patentes en Australia, y la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), con el apoyo de la OMPI, lanzaron el programa innovador de formación regional para el examen de patentes (RPET). El objetivo consiste en aumentar los conocimientos y las competencias de los examinadores de patentes del Asia sudoriental y África para que puedan examinar las patentes conforme a las normas internacionales.

Fotografía: IP Australia

RPET es un moderno programa de formación en línea amplio e intensivo que se imparte a distancia a los participantes en distintos países y husos horarios mediante tecnologías de aprendizaje electrónico. Ocho examinadores de Malasia, Indonesia, Filipinas, Kenya y la Organización Regional Africana de la Propiedad Intelectual (ARIPO) participan en el actual programa inaugural de RPET.

Objetivos del programa

El objetivo general del programa es fortalecer las capacidades en materia de examen de patentes de los estudiantes procedentes de las oficinas participantes mediante lo siguiente:

  • mejorando su competencia para efectuar búsquedas y exámenes conforme a las normas internacionales (las normas del PCT – véase el gráfico 1);
  • integrando el aprendizaje en el lugar de trabajo, y
  • dando la posibilidad de armonizar las prácticas nacionales con las normas internacionales.

“El programa de RPET es una apasionante iniciativa de fortalecimiento de las capacidades. El intercambio de conocimientos especializados es una forma práctica en que los países pueden mejorar la calidad de su sistema nacional de derechos de P.I. A su vez, ello puede contribuir a un entorno más seguro para la inversión en la innovación y el crecimiento económico sostenible”, dijo Francis Gurry, Director General de la OMPI, durante una visita reciente a Australia.

“Esta iniciativa se basa en la colaboración de la OMPI con las oficinas nacionales para prestar asistencia a los países menos adelantados y los países en desarrollo de manera que se promueva y proteja su creatividad mediante el sistema de propiedad intelectual”, agregó. La OMPI está respaldando la participación africana en el programa de RPET de 2013.

Acerca de la financiación de la RPET

El programa de RPET es una actividad del Programa de Trabajo de Cooperación Económica (ECWP) que impulsa el Acuerdo por el que se establece la Zona de Libre Comercio entre la ASEAN, Australia y Nueva Zelandia (AANZFTA). Dicho programa es financiado por la Agencia de Australia para el Desarrollo Internacional (AusAID) y el Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio de Nueva Zelandia.

Un programa basado en competencias

La iniciativa de RPET es un programa centrado en los procedimientos de búsqueda y examen en virtud del PCT de la OMPI. Se inspira en el enfoque de formación de los examinadores introducido por IP Australia hace varios años para mejorar los resultados de la formación, así como la calidad y coherencia de su trabajo.

Plan de estudios y normas de procedimiento de la RPET. El programa de RPET incluye una iniciación y cuatro fases de formación.

“IP Australia tiene una posición única para desarrollar e impartir un programa como el de RPET”, dijo Philip Noonan, Director General de IP Australia. “Llevamos más de 110 años administrando y examinando patentes, y más de 30 años cumpliendo la función de Administración encargada de la búsqueda internacional y del examen preliminar internacional en virtud del PCT. Esta experiencia, combinada con nuestros sistemas de formación establecida y calidad acreditada a escala internacional, nos brinda la oportunidad de prestar asistencia a otras oficinas nacionales de patentes para mejorar sus normas de examen y contribuir a un sistema más eficaz del PCT”.

Un concepto centrado en el estudiante

El concepto del programa centrado en el estudiante implica que los estudiantes trabajan a lo largo del programa a su propio ritmo, durante dos años como máximo, para adquirir competencias. Los estudiantes con previos conocimientos pertinentes sobre el examen de patentes pueden adquirir competencias con más celeridad. Ello supone que han demostrado tener las competencias necesarias para examinar las solicitudes independientemente, con coherencia y conforme a las normas internacionales.

Tutoría personalizada

Cada estudiante recibe asistencia de un examinador australiano con experiencia que ofrece tutoría personalizada, formación en el empleo y evaluación continua de sus trabajos. Asimismo, las oficinas que participan han seleccionado a un tutor local para apoyar a cada estudiante en su oficina local y colaborar estrechamente con los formadores australianos de manera que supervisen el progreso de los estudiantes.

Aprendizaje en línea

Gracias al entorno virtual de aprendizaje, los estudiantes tienen acceso a material electrónico de enseñanza, incluido un manual multimedia. Se puede así impartir formación a distancia. Se facilita también así la comunicación entre todos los que intervienen en el programa: estudiantes, supervisores locales y formadores australianos.

Un distintivo del programa de RPET es el hincapié que hace en una “comunidad de intercambio de prácticas”, en el sentido de que los estudiantes tienen la oportunidad de dialogar sobre lo que han aprendido y la forma en que se podría aplicar a las prácticas nacionales para armonizar la capacidad de examen de su oficina nacional con las normas internacionales.

La formación se imparte en inglés y cada semana los estudiantes participan en sesiones en aulas virtuales en tiempo real, que se combinan con conversaciones en línea.

Las reacciones de los participantes han sido muy positivas. Los estudiantes también consideran que su experiencia en este programa innovador es gratificante. “Realmente he disfrutado viendo cómo los participantes comienzan a relacionarse entre sí y comparten conocimientos como parte de una comunidad de intercambio de prácticas”, indica Edwina Vandine, formadora del RPET (industria farmacéutica), en IP Australia. “El aprendizaje no es unilateral. Como formadores, aprendemos mucho de los participantes sobre su cultura, problemas y prácticas, y eso es particularmente interesante”.

Los programas como el de RPET pueden ser sumamente positivos, en el sentido de que las oficinas de P.I. de los países en desarrollo mejoren así sus capacidades de examen de patentes en consonancia con las normas internacionales. En el futuro, eso se traducirá en la concesión de derechos de P.I. más coherentes y de mayor calidad, lo que contribuirá a aumentar la confianza en esos mercados.

Para saber más sobre la historia de la RPET, puede mirarse un vídeo en: www.youtube.com/watch?v=lzcscFZK7a8 o visite www.ipaustralia.gov.au.

Lo que dicen los estudiantes del programa de RPET

En una encuesta anónima, los estudiantes formularon los comentarios siguientes sobre el programa:

  • “He aprendido mucho en la Fase A y no hay duda de que ahora soy más eficaz como examinador”.
  • “He adquirido muchos conocimientos en esta aula virtual y poco a poco comienzo a tener más confianza en mi trabajo de examinador de patentes”.
  • “Mis colegas de la oficina me agradecen mucho que les enseñe técnicas de examen que he aprendido en el programa de RPET”.

 

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.