Favorecer la creatividad en Cabo Verde

Septiembre de 2013

Por Catherine Jewell, División de Comunicaciones, OMPI

Cabo Verde, un archipiélago de 10 islas, está situado en el Océano Atlántico a unos 550 km al oeste de la costa africana. Desde 2001, el país se encuentra en pleno proceso de transformación social y económica. En 2007 se convirtió en el segundo país, después de Botswana, que logró pasar de país menos adelantado a país de ingresos medianos. Además, es uno de los pocos países africanos que ha alcanzado todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En este artículo se estudia la manera en que Cabo Verde aprovecha sus ricos recursos culturales para consolidar sus logros y seguir avanzando sobre la base de éstos a fin de abrirse camino hacia un futuro más próspero.

El Ministro de Cultura de Cabo Verde, Sr. Mario Lucio Sousa, que también es músico, canta para los delegados de la OMPI en una reunión en el mes de julio. (Fotografías: EIF Cape Verde NIU)

Ubicado entre tres continentes África, América y Europa Cabo Verde siempre ha sido un centro de comercio desde que los portugueses descubrieran el territorio en el siglo XV. Hoy en día, en su esfuerzo por diversificar y expandir su economía, y competir en mercados mundiales, el país se perfila como un centro de servicios de alto valor añadido para el turismo, las industrias creativas, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), la energía renovable y la agricultura.

Hacia la expansión de la economía creativa de Cabo Verde

Como pequeño estado insular con escasos recursos naturales, Cabo Verde está firmemente decidido a construir una sociedad del conocimiento. Aprovechar los abundantes recursos creativos del país para expandir la economía creativa es la base de la estrategia de desarrollo económico del país. “El futuro de nuestro país reside en nuestra capacidad de crear, nuestra capacidad de innovar, por eso estamos haciendo todo lo posible para fomentar ese proceso”, declaró el Primer Ministro José María Neves en un evento organizado por la OMPI en el marco del Cuarto Examen Global de la Ayuda para el Comercio organizado por la Organización Mundial del Comercio en julio de 2013.

Aprovechar el rico patrimonio cultural

Para muchos, el primer indicio del rico patrimonio cultural del país llegó con la conmovedora voz de la difunta cantante popular, Cesária Évora. Aclamada internacionalmente “la diva descalza” dio a conocer al mundo la vibrante tradición musical del país. “La vida es música y la música es vida”, dice el Sr. Mario Lucio Sousa, Ministro de Cultura de Cabo Verde, que al parecer es el país con mayor número de músicos por kilómetro cuadrado.

En consonancia con el creciente reconocimiento internacional de su importancia para la creación de empleo, el impulso del crecimiento económico y la promoción del compromiso cultural, la cultura y la creatividad son el núcleo de la transformación económica y social de Cabo Verde. “Estamos trabajando duro para encontrar maneras de incluir la cultura en el desarrollo del país, agregar su valor añadido al turismo, valerse de ella para reducir la pobreza y utilizarla para que Cabo Verde sea un país más competitivo”, añade el Sr. Sousa.

“En los últimos 10 años, Cabo Verde ha invertido mucho en la creación de infraestructura: puertos, aeropuertos, rutas, escuelas, hospitales; podría decirse que ha sido el decenio del hardware (equipo informático). Sin embargo, para aprovechar un equipo informático al máximo es preciso invertir en programas, por eso en los próximos años completaremos el decenio dedicado a los mismos”, explicó el Sr. Sousa. “Estamos invirtiendo en la economía creativa porque vivimos en una era en que lo intangible posee un valor especial”. Podemos agregar valor a todo lo que producimos y pedir un precio más elevado por nuestros productos porque cada uno de ellos abarca nuestra experiencia de vida, de cultura y eso es lo que la gente busca”, continuó.

La cultura y la creatividad son el núcleo de la transformación económica y social de Cabo Verde. Con el objetivo de estimular la dinámica creativa de las comunidades del archipiélago, el gobierno ha adoptado una serie de medidas de apoyo a las pequeñas comunidades para generar empleo y mejorar los medios de subsistencia.

En su esfuerzo por estimular la dinámica creativa de las comunidades del archipiélago, el gobierno propone una serie de iniciativas e incentivos para ayudar a los creadores individuales y a los pequeños empresarios a hacer realidad sus ideas.

Apoyar a los creadores mediante el acceso a la financiación

Una de las prioridades ha sido establecer un banco dedicado a la cultura un organismo de microcrédito para que los creadores y pequeños empresarios en las islas puedan acceder a mecanismos de financiación. La iniciativa, lanzada en 2012, busca fomentar el desarrollo de empresas locales y favorecer el espíritu empresarial entre los artistas. “Es como un fondo de garantía que permite a los pequeños empresarios ir al banco y presentar un proyecto que será evaluado según su valor intangible”, explicó. “Las pequeñas empresas pueden impulsar la economía nacional, por eso ofrecemos recursos directamente a los productores”, dice el Sr. Sousa.

El Gobierno también explora otras maneras en las que la economía creativa puede apoyar la sostenibilidad de la industria turística del país que genera más del 20% del PIB nacional. El Ministro observa que cada creación de Cabo Verde resalta la diferencia del país, tiene valor y ayuda a que el país sea más competitivo en el mercado mundial.

La formación es otra de las prioridades. “Colaboramos con profesores de música, teatro y danza, además de empresarios”, dice el Sr. Sousa, añadiendo “Es indispensable para contribuir a la creación de nuevas agrupaciones empresariales, al aumento de nuestra base de productos y al impulso del crecimiento”.

Catalizar la creatividad de los isleños a través de redes

Con el objeto de estimular la dinámica creativa de los caboverdianos, el Gobierno está construyendo una serie de redes en las islas. “Estamos estableciendo redes de museos, locales y festivales en Cabo Verde para crear un gran programa cultural que garantice que cada día la cultura participe en la revitalización de la economía”, explica el Sr. Sousa.

“Estamos invirtiendo en la economía creativa porque vivimos en una era en que lo intangible posee un valor especial”

PA través de estas redes, “colaboramos con pequeñas comunidades facilitando los recursos y la posibilidad de generar sus propios ingresos a partir de la cultura”, dice el Ministro. Por ejemplo, la red nacional de artesanías tiene por objeto alentar la producción de objetos culturales, generar empleo y crear nuevas fuentes de ingresos. “Los caboverdianos son muy creativos y pueden fabricar maravillosos objetos de gran valor”, continuó.

El Ministro relata el reciente éxito de la exposición Atlantic Music Expo (AME). El evento de tres días de duración demostró que “la cultura puede activar la cadena de valor en Cabo Verde”. El evento, en el que se dio cita un gran número de profesionales de la industria de la música de 40 países, fue una excelente oportunidad para que los músicos locales conocieran a sus pares extranjeros y aprendieran de su experiencia. También impulsó la demanda de productos y servicios de asistencia locales, creando así oportunidades en múltiples sectores.

Atender las necesidades de P.I. de cada comunidad

El Sr. Sousa destaca la importante función que desempeña la P.I. en la protección de los intereses de los creadores y en la transformación de la creatividad en activos comercializables, y subraya la importancia de demostrar la manera en que ésta puede atender las necesidades de todas las comunidades, desde la más grande hasta la más pequeña. “Estoy a favor de que se proteja la P.I.”, dijo. “Es una manera importante de ganar dinero y de proteger el trabajo, pero en el siglo XXI debemos reflexionar sobre la causa de que ese sistema funcione en algunas partes del mundo y no en otras. Sólo así comprenderemos la forma de mejorar”.

Si bien Cabo Verde aún se enfrenta a significativos retos económicos y sociales, sus recursos creativos y culturales son un motor para el crecimiento. “La experiencia del país demuestra las grandes repercusiones sociales y económicas del sector cultural”, dijo el Sr. Sousa. “La cultura fue la primera base de comercio en el mundo y continúa siendo una importante plataforma de desarrollo. Por esta razón, es el núcleo de la campaña de Cabo Verde para lograr sostenibilidad”.

El propósito de OMPI Revista es fomentar los conocimientos del público respecto de la propiedad intelectual y la labor que realiza la OMPI, y no constituye un documento oficial de la Organización. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no entrañan, de parte de la OMPI, juicio alguno sobre la condición jurídica de ninguno de los países, territorios o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. La presente publicación no refleja el punto de vista de los Estados miembros ni el de la Secretaría de la OMPI. Cualquier mención de empresas o productos concretos no implica en ningún caso que la OMPI los apruebe o recomiende con respecto a otros de naturaleza similar que no se mencionen.