World Intellectual Property Organization

Solicitud acelerada de ecopatentes

Junio de 2013

Por Antoine Dechezleprêtre, Grantham Institute of Climate Change and the Environment, London School of Economics (Reino Unido) y Eric Lane, abogado de patentes y marcas de McKenna Long and Aldridge, San Diego (Estados Unidos de América)

Promover la innovación respetuosa con el medio ambiente se ha convertido en una prioridad fundamental de la política ambiental nacional e internacional. Los regímenes de propiedad intelectual (P.I.), en particular las leyes de patentes, son quizá el vehículo normativo más importante que promueve la innovación tecnológica. Por esta razón, varias oficinas nacionales de propiedad intelectual han puesto en marcha medidas para acelerar las solicitudes de patentes "ecológicas". El primer programa de este tipo se aplicó en el Reino Unido en mayo de 2009. Australia, los Estados Unidos de América, Israel, el Japón y la República de Corea hicieron lo mismo ese mismo año. Más recientemente, el Canadá (en marzo de 2011) y el Brasil y China (en 2012) han puesto en marcha programas similares. En virtud de estos programas, el tiempo necesario para obtener una patente puede reducirse considerablemente, de varios años a unos pocos meses.

En este artículo se presentan las principales conclusiones de dos estudios, publicados recientemente por los autores, sobre los programas acelerados de ecopatentes. El primer estudio (Dechezleprêtre, 2013), publicado por el Centro Internacional de Comercio y Desarrollo Sostenible (ICTSD), ofrece el primer análisis empírico de estos procedimientos acelerados, a partir de datos de Australia, el Canadá, los Estados Unidos de América, Israel, el Japón, el Reino Unido y la República de Corea. El segundo estudio (Lane, 2012), publicado en Berkeley Technology Law Journal, analiza las normas que rigen los distintos programas, en cuanto a los requisitos que deben cumplirse y los parámetros del proceso, y recomienda la armonización de los programas para unificar su normativa en todas las oficinas nacionales de propiedad intelectual.

Panorama general de los programas

Para comprender y analizar mejor los programas, resulta útil separar las dos categorías principales de normas por que se rigen: los criterios de admisión y los requisitos del proceso.


Las medidas encaminadas a acelerar las solicitudes de
patentes "ecológicas" pueden reducir el tiempo necesario
para obtener una patente de varios años a unos
pocos meses. (Foto: istockphoto nadla)

Criterios de admisión

Los criterios de admisión determinan qué solicitudes de patente pueden participar en los programas acelerados. En particular, el criterio de la materia patentable establece las categorías de tecnología ecológica que reúnen los requisitos para el examen acelerado. El tipo de tecnología para el que puede solicitarse el examen acelerado difiere mucho de una oficina a otra. En Australia, el Canadá y el Reino Unido, pueden participar todas las invenciones respetuosas con el medio ambiente. El solicitante debe simplemente presentar una carta donde explique por qué la invención tiene ventajas ambientales. Sin embargo, el Brasil, China, los Estados Unidos de América y el Japón contemplan algunas restricciones sobre las tecnologías permitidas. Por ejemplo, en el Japón sólo se admiten las tecnologías de bajo consumo de energía y bajas emisiones de carbono. En cambio, la República de Corea tiene los requisitos más estrictos, con un marco de clases específicas de tecnología. En la República de Corea, las tecnologías (en particular las energías renovables) en general son admisibles solamente si la invención está financiada o acreditada por el gobierno, o si disponen del "certificado ecológico" con arreglo a las leyes ambientales pertinentes. El programa israelí también define criterios de admisión por materias mediante una lista estricta de clases de tecnología, si bien no establece un requisito de financiación o de certificación.

Requisitos del proceso

Los requisitos del proceso son restricciones no sujetas a la materia, como las limitaciones sobre el número y tipo de reivindicaciones permitidas, y parámetros como honorarios y costos. Estos requisitos varían considerablemente entre los programas. Si bien IP Australia y la Oficina Canadiense de la Propiedad Intelectual (CIPO) admiten un número ilimitado de reivindicaciones, para muchos solicitantes, las tasas por reivindicación, como las que impone la Oficina Japonesa de Patentes (JPO), por ejemplo, pueden hacer que el costo de un mayor número de reivindicaciones resulte prohibitivo. Del mismo modo, IP Australia y la CIPO son relativamente liberales en cuanto a la unidad de la invención (el requisito de que una solicitud de patente se relacione con una única invención o grupo de invenciones estrechamente relacionadas), en tanto que la JPO es más estricta en ese sentido. La mayoría de los programas no cobran una tasa adicional por el examen acelerado. Sin embargo, algunas oficinas requieren que los solicitantes realicen una búsqueda del estado de la técnica y comparen la invención reivindicada con el estado de la técnica más cercano. Esto transfiere efectivamente parte del trabajo de la oficina de patentes al solicitante.

Resultados

Desde 2009, se ha solicitado el examen acelerado de más de 5.000 solicitudes de patente en los diferentes programas. La Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos de América (USPTO) ha recibido el mayor número de solicitudes (3.533), seguida por la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido (UKIPO), con 776, y la Oficina Surcoreana de Propiedad Intelectual (KIPO), con 604 (véase el cuadro).

Los datos muestran que los procedimientos acelerados reducen varios años el tiempo que transcurre entre la presentación y la concesión, en comparación con el examen ordinario. El plazo de la concesión se reduce entre un 42% y un 75% en los programas acelerados, y es el Reino Unido quien otorga la concesión en el plazo más breve.

En la mayoría de los programas, una parte muy pequeña de las solicitudes admisibles de patente se presentó de conformidad con los procedimientos acelerados: entre el uno y el dos por ciento en Australia, el Canadá, el Japón y la República de Corea. Sin embargo, los porcentajes fueron sustancialmente más altos en el Reino Unido (20%), Israel (13%) y los Estados Unidos de América (8%).

¿A qué se debe tan baja participación?

Esta baja tasa de participación puede parecer sorprendente, ya que un proceso de examen rápido ofrece varias ventajas, como facilitar la concesión de licencias y la obtención de capital privado y hacer valer un derecho reconocido contra los infractores.

Ahora bien, acelerar la concesión de patentes conlleva algunos inconvenientes. Para empezar, el examen acelerado puede aumentar los costos para los solicitantes, especialmente cuando deben realizar un informe de búsqueda sobre el estado de la técnica (por ejemplo, en la JPO) y formular observaciones que pueden tener ramificaciones en caso de que se produzca un litigio.

Otro de los problemas de los programas acelerados es la gran variabilidad que existe en sus normas, tanto en lo que se refiere a la admisibilidad como a los requisitos formales del proceso. Los solicitantes que deseen participar en varios programas deberán analizar una serie de normas diferentes, determinar si la invención cumple con los requisitos de admisión de cada programa y elaborar diferentes proyectos de reivindicaciones y argumentos para cada programa. Como resultado, decidir si se utiliza este tipo de programas y cómo utilizarlos puede resultar largo y costoso.

Por otra parte, al solicitante no siempre lo que más le interesa es tener una patente publicada o concedida tan pronto como sea posible. Aunque puede que los inventores quieran presentar una primera solicitud ("prioridad") de inmediato (ya que, hasta que no lo hagan no disponen de otra cosa más que el secreto para protegerse frente a imitadores), también pueden tener razones legítimas para retrasar la concesión de una patente.

Estos inconvenientes explican por qué sólo un pequeño porcentaje de las solicitudes de patente que cumplen los criterios de admisión se presentan a los programas acelerados. Una vez presentada la solicitud de patente, la oposición a los infractores se ejerce basándose en la fecha de solicitud, y no en la fecha de concesión. Por tanto, la mayoría de los solicitantes tienen un incentivo para esperar a que el examen se lleve a cabo por el procedimiento ordinario. En consecuencia, los solicitantes de patentes sólo estarán interesados en utilizar los programas acelerados en determinadas circunstancias (por ejemplo, ante la sospecha de infracción, para obtener capital o para asegurar alianzas comerciales).

Una ventaja importante de un período de examen largo es que retrasa los costos asociados a la concesión de la patente. También brinda a los solicitantes tiempo para determinar si la patente será viable comercialmente antes de solicitar la concesión.

Otra ventaja importante de retrasar el examen es que permite a los solicitantes ajustar la solicitud de patente, en particular, la lista de reivindicaciones, durante el proceso de examen. Si se concede demasiado pronto, puede que las reivindicaciones de la patente no se ajusten perfectamente a la versión final de la invención, lo que facilita la elusión.

Puesto que las solicitudes de patente deben divulgarse cuando se concede la patente, la concesión previa a la finalización del período de 18 meses, tras el que normalmente se publican las solicitudes de patente, podría aumentar el riesgo de que la competencia diseñe rápidamente tecnología competidora. Las entrevistas mantenidas con los abogados de patentes ponen de manifiesto, no obstante, que es poco probable que ello suponga un problema en la práctica. La mayoría de las solicitudes de examen acelerado se producen antes de ese período de 18 meses, un indicio más de que los solicitantes no ven la publicación anticipada como un problema grave.

Tipos de tecnología


La primera solicitud de patente (GB 2437148B) presentada en
virtud de un procedimiento acelerado se refiere a un método de
generación de calor que no utiliza directamente combustibles
fósiles. Inventado por Josef Tapper, también es la primera patente
concedida con arreglo a este procedimiento.

La tecnología relacionada con el cambio climático, en particular la energía renovable, constituye el grueso de las patentes aceleradas, con algunas variaciones entre países. En los Estados Unidos de América, la mayoría de las solicitudes aceleradas atañen a la tecnología eólica, en tanto que la captura y almacenamiento de carbono está más difundida en Australia y el Canadá.  Otras tecnologías ambientales, como las tecnologías de reciclaje y control de la contaminación, representan alrededor del 20% de las solicitudes de patente, excepto en Israel, donde el 30% de las solicitudes se refieren a tecnologías de ahorro de agua.

Usuarios del programa

La gran mayoría de los participantes son solicitantes nacionales, y sólo un pequeño porcentaje de solicitantes extranjeros recurre a los programas acelerados. Esto puede indicar que los solicitantes extranjeros no conocen los programas, o que los solicitantes sólo quieren acelerar la primera solicitud, que suele presentarse en el país de origen. Como propuesta, la armonización de los programas impulsaría la participación, en particular la transfronteriza.

En comparación con las empresas que no solicitan el examen acelerado, los usuarios de la vía rápida tienden a tener menores ingresos y activos de más rápido crecimiento. Por consiguiente, los programas acelerados parecen ser especialmente atractivos para las empresas emergentes del sector de la ecotecnología que actualmente se encuentran reuniendo capital, pero todavía generan pocos ingresos.

Patentes de valor elevado

Las solicitudes de patente por el conducto acelerado parecen relacionarse con tecnologías de valor significativamente mayor que otras solicitudes de patente relacionadas con tecnología ecológica presentadas al mismo tiempo, pero para las que no se ha solicitado el examen acelerado. Las solicitudes de patente tramitadas con arreglo a los procedimientos acelerados se presentan en más países, en promedio, y es más probable también que se presenten en las principales oficinas de patentes (la Oficina Europea de Patentes (OEP), la JPO y la USPTO). Estos resultados sugieren que los solicitantes tienden a solicitar el examen acelerado para las solicitudes de patente que suponen invenciones de alto valor que pueden atraer el interés comercial de posibles socios en los inicios.

Difusión de conocimientos tecnológicos ecológicos

Partiendo de las referencias que aparecen en documentos posteriores como medida de la difusión de conocimientos, nos encontramos con que en el mismo período, las patentes aceleradas se citan más del doble que patentes de valor similar solicitadas por el conducto tradicional. Esto indica que los programas acelerados han estimulado la difusión del conocimiento tecnológico de las tecnologías ecológicas en el corto plazo (es decir, durante los primeros años tras la publicación de las patentes). Dada la urgencia de hacer frente a los problemas ambientales, este resultado es alentador. Si este efecto se mantendrá a largo plazo sigue siendo una pregunta abierta.

Próximos pasos

La elevada tasa de participación en el Reino Unido muestra que existe una clara demanda de programas acelerados, incluso si sólo hay una minoría de solicitantes interesada en utilizarlos. ¿Cómo podría mejorarse la participación en otras oficinas de patentes?

Teniendo en cuenta la carga que supone para los solicitantes entender y satisfacer un conjunto dispar de normas de los programas de examen acelerado, pensamos que un sistema mundial normalizado de requisitos de patentamiento acelerado de tecnología ecológica supondría un gran impulso a la participación en estos programas. Un sistema armonizado aportaría un único conjunto de normas que se aplicarían en todas las oficinas de propiedad intelectual que ofrecen el examen acelerado de las solicitudes de patentes ecológicas. Un sistema equilibrado combinaría unos requisitos amplios con relación a la materia (para incluir tantas tecnologías ecológicas útiles como fuera posible) con restricciones de proceso razonables (para mantener la carga de trabajo de los examinadores a niveles manejables), y por tanto mantener los exámenes suficientemente rápidos. En un sistema armonizado, el solicitante sólo tendría que preparar una presentación para solicitar el examen acelerado en cualquier número de oficinas participantes. Al eliminar una carga importante sobre los solicitantes, un sistema internacional normalizado y equilibrado de examen acelerado fomentaría una mayor participación en los programas acelerados de tecnología ecológica. Además, se reduciría el tiempo de concesión de un mayor número de patentes ecológicas, fomentando así el desarrollo y difusión de estas tecnologías.
 

Cuadro: Participación en los programas acelerados

País Fecha de inicio Número de solicitudes (a fecha de agosto de 2012) Como porcentaje de las patentes admisibles
Reido Unido Mayo de 2009 776 20.91%
Australia Septiembre de 2009 43 0.76%
República de Corea Octubre de 2009 604 1.88%
Japón Noviembre de 2009 220 1.48%
Estados Unidos de América Diciembre de 2009* 3533 8.22%
Israel Diciembre de 2009 78 13.13%
Canadá Marzo de 2011 67 1.64%

* Nota: El programa de la USPTO tenía carácter provisional y fue cerrado una vez recibidas 3.500 solicitudes.

 

Bibliografía complementaria

 

La OMPI en Internet