World Intellectual Property Organization

La concesión de licencias de los superhéroes de Marvel

Agosto de 2012

Por Nicole J. S. Sudhindra, Abogada y ex consultora de la OMPI


(Foto: Marvel Worldwide, Inc.)

Las revistas de historietas o cómics, en un tiempo asociadas con frikis varones adolescentes y un entretenimiento de bajo presupuesto, hoy en día están ligadas a los famosos y a grandes sumas de dinero. ¿Qué ha cambiado desde los albores de este concepto en la década de 1930? Las películas de cine.

Si bien las series de televisión basadas en las revistas de historietas han gozado de éxito a lo largo de los años, es la industria del cine la que ha dado renombre mundial a personajes como Superman y Spider-Man.

Marvel, uno de los productores originales de revistas de historietas, ha creado desde 1939 cerca de 8.000 personajes, entre los que se encuentran Iron Man, Spider-Man, Hulk, Blade, Thor, los X-Men y los Cuatro Fantásticos. Adquirida por The Walt Disney Company en 2009, Marvel a menudo supera a su rival, DC Comics (propiedad de Time Warner), editora de Batman, Superman y Wonder Woman, en cuanto a volumen y valor en dólares de las ventas mensuales de cómics.

Como empresa que se basa casi exclusivamente en activos creativos, no es de extrañar que la propiedad intelectual (P.I.) desempeñe un papel fundamental en sus resultados.

Los derechos de P.I. y los personajes de Marvel

La P.I. protege las historietas de dos maneras: a través del derecho de autor y del derecho de marcas. El derecho de autor protege una historia, unos personajes y unos elementos gráficos originales, y confiere a los creadores la capacidad de controlar la forma en que se utilizan sus obras y los personajes que crean.

La protección mediante el derecho de autor

La mayoría de los cómics se inspiran en la idea de la lucha entre el bien y el mal. Si bien esta idea general en sí misma no cumple con los requisitos para obtener la protección del derecho de autor, la interpretación singular de un autor – el argumento y los personajes creados para escenificar esta lucha – sí que los cumple. Las editoriales de cómics suelen contratar a guionistas y dibujantes de cómic, que resultan fundamentales para la creación de las tramas y los personajes. En muchas jurisdicciones, por ejemplo en los Estados Unidos, cuando las creaciones artísticas se producen de esta manera, se consideran obras realizadas por encargo, y los derechos de autor pasan a pertenecer automáticamente al empleador.


Marvel, uno de los productores originales
de revistas de historietas, ha creado desde
1939 cerca de 8.000 personajes.

En 2009, los sucesores del dibujante de cómics Jack Kirby (1917-1994) entablaron una acción judicial para hacer valer sus derechos sobre varias obras que aparecían en las ediciones de Marvel publicadas entre 1958 y 1963 en las que el dibujante había colaborado. Sin embargo, el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York determinó que Marvel era la titular de los derechos de autor de las obras creadas por Kirby. El Tribunal declaró que el trabajo de Kirby reunía las características de un "contrato de arrendamiento de obra con cesión de derechos" en el marco de la Ley de Derecho de Autor de los Estados Unidos de 1909, que rige las obras realizadas con anterioridad al 1 de enero de 1978. Kirby había recibido un monto fijo por página por los dibujos y los guiones que, él y otros dibujantes y guionistas, habían elaborado de acuerdo con los argumentos o guiones facilitados por Stan Lee, editor jefe de Marvel durante muchos años. El tribunal concluyó que Kirby no creó los dibujos ... hasta que Stan Lee le pidió que los hiciera, por lo que no era dueño de los derechos de autor sobre esas obras. Los herederos de Kirby interpusieron un recurso ante el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos del Segundo Circuito en agosto de 2011.

Si bien Kirby no podía haber previsto la popularidad tan extendida y duradera que habrían de adquirir los superhéroes que contribuyó a crear, así como tampoco la evolución posterior del derecho de autor, este caso brinda una enseñanza saludable sobre lo importante que es para los creadores conocer los entresijos del derecho de autor, así como la necesidad de asegurar el futuro de la gestión estratégica de sus obras.

La protección de marcas

Los cómics también pueden estar protegidos por el Derecho de marcas. Las marcas se utilizan para proteger los nombres y la imagen de los superhéroes de los cómics de Marvel. Esta protección ha sido fundamental para Marvel, que le ha permitido generar y asegurar unos ingresos apreciables por la comercialización de sus personajes, actividad que se ha visto potenciada por la estrategia de concesión de licencias para el cine de la empresa.

A principios de la década de 1980, los aficionados al cómic tenían tan asociada la palabra "superhéroe" y sus variaciones con los personajes que aparecían en las historias de Marvel y de su rival DC Comics, que las dos empresas pudieron registrar conjuntamente el nombre de "Super Héroes", como una marca para su uso en juguetes (Reg. EE.UU. Nº 1140452, de 14 de octubre de 1980) y en cómics (Reg. EE.UU. Nº 1179067, de 24 de noviembre de 1981). Estos registros siguen vigentes, aunque muchos aficionados al cómic y juristas ponen en duda la idoneidad de la concesión de tales derechos a lo que podría decirse que es un término descriptivo genérico.

La magia de las licencias

Como titular de los derechos de propiedad intelectual sobre sus obras creativas, Marvel ha podido aprovechar el valor comercial de sus superhéroes mediante una serie de acuerdos de licencia muy rentables. Estos acuerdos definen y estructuran la relación comercial entre el licenciatario y el licenciante, y establecen las condiciones por las que un fabricante puede producir, por ejemplo, un juguete con la imagen de un personaje determinado.

Desde finales de la década 1970 hasta los inicios de la década de 1990, la estrategia de Marvel de concesión de licencias le permitió llevar sus personajes más allá de los cómics a múltiples formatos audiovisuales, como largometrajes, series de televisión y videojuegos. Actualmente, el alcance de la estrategia de comercialización de Marvel no tiene límites, y puede incluir cualquier cosa, desde juguetes hasta perfumes y desde ropa a autos de lujo. Durante este período, Marvel vendió a los grandes estudios opciones para producir películas basadas en sus personajes. A pesar del éxito de su estrategia de concesión de licencias de sus personajes, Marvel también tenía ganas de adquirir el control completo sobre sus activos creativos y una mayor participación en los ingresos de taquilla generados por estas películas. La creación de Marvel Studios en agosto de 1996 supuso un paso importante para lograr este objetivo.

Un paso hacia la producción de películas


Al mes de su estreno, Los Vengadores habían
obtenido unos beneficios brutos en taquilla de más de
1.300 millones de dólares EE.UU. en todo el mundo,
lo que la convierte en la adaptación cinematográfica
de un cómic que mayores ingresos ha generado en la
historia del cine. (Foto: Marvel Worldwide, Inc.)

En septiembre de 2005, Marvel Studios tomó conciencia de su propio valor cuando anunció una línea de crédito de 525 millones de dólares EE.UU. que le permitirían financiar su propia producción de hasta diez películas basadas en los personajes de Marvel.

El Universo Marvel se compone de una fantástica variedad de personajes emblemáticos. Si bien la mayoría de los superhéroes de Marvel tienen su propio cómic y línea argumental, con frecuencia sus vidas se entrelazan en el Universo Marvel, en el que todos coexisten. A veces tiene lugar un acontecimiento importante en el Universo Marvel que obliga a los superhéroes a adoptar medidas colectivas para salvar la Tierra, el Universo o salvarse a sí mismos. En los cómics, el equipo conocido como "los Vengadores", formado habitualmente por Capitán América, Iron Man, Hulk, Thor, Viuda Negra y Ojo de Halcón, solía unir fuerzas con Spider-Man, los Cuatro Fantásticos y los X-Men para luchar contra un enemigo común (e incluso a veces entre sí mismos) en importantes aventuras entrecruzadas. Adaptar estas historias cruzadas de cómic a una película de acción sería un reto para Marvel, debido en buena medida a su énfasis inicial en la concesión de licencias de sus personajes a los principales estudios de cine. Por ejemplo, Marvel concedió licencias de Spider-Man a Sony Pictures Entertainment en 1999, del personaje de Hulk a Universal Pictures, que estrenó la película Hulk, dirigida por Ang Lee, en 2003, y de los derechos cinematográficos de los personajes que aparecen en las películas X-Men (estrenada en 2000) y Los Cuatro Fantásticos (estrenada en 2005) a 20th Century Fox. Estos últimos estudios todavía poseen una licencia sobre los personajes que aparecen en estas películas.

Recientemente, Marvel Studios ha podido recuperar los derechos cinematográficos de suficientes personajes de primera línea como para formar el equipo de superhéroes emblemáticos que aparecen en su éxito de taquilla Los Vengadores. La película narra la historia de cómo Nick Fury, de la organización S.H.I.E.L.D., reúne a un equipo de superhéroes – Capitán América, Iron Man, Hulk, Thor, Viuda Negra y Ojo de Halcón – para formar Los Vengadores y ayudar a salvar la Tierra de Loki y su ejército.

En 2005, Marvel recuperó los derechos para el cine de Iron Man, en poder de New Line Cinema, cuya opción había expirado después de varios años de preparación infructuosos. Esto allanó el terreno para el lanzamiento con éxito de las películas Iron Man y Iron Man 2, en 2008 y 2010, respectivamente. Del mismo modo, Marvel recuperó los derechos cinematográficos de Hulk de Universal Studios, gracias a una cláusula por la que los derechos volverían a Marvel si en una fecha especificada tras el estreno de la primera película no se había dado inicio a la fotografía principal (la parte del rodaje con actores frente a la cámara) o se habían desembolsado pagos significativos para iniciar el rodaje.

Pero, ¿Tendrá Marvel la fortuna de recuperar los derechos cinematográficos de Spider-Man, uno de sus superhéroes más populares? Estos derechos han quedado atrapados en una compleja red de concesión de licencias desde 1985. Después de varias rondas de litigios, principalmente entre Marvel y Metro-Goldwyn-Mayer Inc., quien afirmaba haber adquirido los derechos cinematográficos a un grupo de estudios bien conocidos, pero ahora desaparecidos, los tribunales determinaron que Marvel era la propietaria de los derechos cinematográficos de Spider-Man. Posteriormente, concedió licencias de estos derechos a Columbia Pictures Industries, Inc. (propiedad de Sony Pictures Entertainment) en 1999, que hizo Spider-Man (2002), Spider-Man 2 (2004), Spider-Man 3 (2007) y The Amazing Spider-Man (El sorprendente Hombre Araña) que se estrenará en el verano de 2012.

Acerca de los superhéroes de Marvel con licencia

  • Iron Man, también conocido como Tony Stark, es un inventor rico y genial que crea un traje blindado de alta tecnología para convertirse en superhéroe. Es un miembro fundador de Los Vengadores.
  • Hulk es la transformación del científico Bruce Banner, que se vio expuesto a una explosión de rayos gamma. En momentos de estrés, Bruce Banner se convierte en la fuerza bruta verde que es Hulk, uno de los miembros fundamentales de Los Vengadores.
  • Spider-Man, una incorporación más reciente a Los Vengadores, tal como relatan los cómics, es Peter Parker, un estudiante de instituto que es mordido por una araña radioactiva y adquiere poderes de araña. Impulsado por la muerte de su tío, Spider-Man luchará contra el mal y vivirá de acuerdo con la frase registrada "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad". Spider-Man, que apareció en el universo Marvel en 1962, sigue siendo uno de los superhéroes más famosos.
  • Wolverine, o Lobezno, es un mutante con garras retráctiles y poderes curativos ilimitados que forma parte del equipo de Los Nuevos Vengadores. 20th Century Fox obtuvo la licencia de Wolverine de Marvel en 1994 como parte de los X-Men, y pasó a producir la trilogía de los X-Men: X-Men (2000), X-Men 2 (2003) y X-Men: The Last Stand (2006) como así como dos episodios precedentes, X-Men orígenes: Lobezno (2009) y X-Men: Primera Generación (2011). Si bien los aficionados al cómic se alegrarían de ver a Wolverine en las filas de Los Vengadores, es poco probable que esto suceda en la pantalla grande.

El genio excéntrico, playboy multimillonario y filántropo Tony Stark, encarnado por el actor Robert Downey Jr., es también el superhéroe acorazado conocido como Iron Man (el Hombre de hierro).  (Fotos: Marvel Worldwide, Inc.)

A raíz de la exposición a una explosión de radiación gamma, el afable científico Dr. Bruce Banner se transforma, cuando se enfada, en el incontrolable monstruo de piel verde conocido como Hulk.

El delicado Steve Rogers, encarnado por el actor Chris Evans, se transformó en el poderoso y heroico Capitán América a raíz de un experimento secreto para la creación del Supersoldado.

Enseñanzas extraídas

Los sólidos activos de P.I. de Marvel le han permitido, sin duda, obtener grandes beneficios de sus actividades de concesión de licencias. Su estrategia de concesión de licencias para el cine suponía que los estudios de cine asumían todo el riesgo financiero de la creación de las películas, al tiempo que abría múltiples posibilidades de comercialización para Marvel. Incluso cuando una película, como Hulk, dirigida por Ang Lee, decepcionaba en taquilla, Marvel disfrutaba de importantes ingresos por la venta de artículos relacionados con la película, así como de un aumento del interés por sus cómics. Las ventas del juguete "las manos de Hulk" (un par de guantes de disfraz), por ejemplo, se han valorado en 100 millones de dólares EE.UU. Además, su astuta estrategia empresarial le ha permitido aprovechar aún más el valor comercial de sus personajes mediante la celebración de acuerdos de licencia para diferentes plataformas de medios.

Ahora bien, el lado negativo es que ahora que Marvel Studios se ha convertido en una productora de cine de pleno derecho, todavía está obligada por acuerdos previos de concesión de licencias para el cine y, por tanto, no puede utilizar fácilmente todos sus superhéroes de primera fila para recrear algunas de las batallas épicas características de los cómics del universo Marvel. No obstante, su rico repertorio de personajes, junto con cierto grado de azar, le han permitido reunir un elenco de superhéroes en Los Vengadores lo suficientemente fascinante como para mantener contentos a los seguidores.

Cuando en una entrevista con HeyUGuys se le preguntó a Kevin Feige, Presidente de Marvel Studios, si estaban pensando en alguna forma de traer de vuelta a los personajes cedidos bajo licencias cinematográficas, éste dijo que "los contratos son muy específicos, y si alguna vez llega el momento de que puedan volver , lo harán. Pero en este momento están seguros en esos estudios ... La verdad es que ... hay cerca de 8.000 personajes en la biblioteca de Marvel ... y no todos darían para hacer una película, pero muchos de ellos sí".

La OMPI en Internet