World Intellectual Property Organization

Mil años de ciencia y tecnología al descubierto

Septiembre de 2010


Acaba de inaugurarse en Estambul (Turquía)“1001 inventos: la herencia musulmana en nuestro mundo”1, una muestra exuberante, fascinante y llena de sorpresas que pasó por el Museo de Ciencia de Londres entre enero y junio de 2010. Esta visión única del dinamismo de la civilización musulmana, su genialidad y sus logros científicos y tecnológicos visitará 30 grandes ciudades de cinco continentes durante los próximos cuatro años.

La exposición repasa la “historia olvidada de mil años de ciencia en el mundo musulmán, a partir del siglo VII”. Incluye algunos de los extraordinarios logros sociales, científicos y técnicos atribuidos al mundo musulmán y nos permite descubrir que muchos inventos modernos en campos tan variados como la ingeniería, la medicina y el diseño tienen su origen en la civilización musulmana.

La exposición, que aporta nuevos datos sobre un período de la historia relativamente desconocido, demuestra que, “durante la Edad Media, los musulmanes fueron pioneros en ámbitos tan dispares como la medicina y la mecánica, la cartografía y la química, la educación y la ingeniería o la arquitectura y la astronomía”.

La exposición se compone de más de 60 murales y pantallas interactivas que presentan algunos hitos de la ingeniería. Juegos electrónicos y plataformas multimedia resucitan una “Edad Dorada de los Descubrimientos” que tuvo una influencia enorme y que, hasta hace muy poco, permanecía en el olvido a ojos del mundo moderno.

La exposición se divide en siete zonas, cada una de ellas representativa de una esfera distinta de la producción científica y cultural:

  • el hogar (inventos milenarios que siguen influyendo en la vida cotidiana);
  • el mercado (cómo se propagaron grandes ideas a través de los viajes y el comercio);
  • la escuela (grandes avances en la educación);
  • el hospital (qué influencia tienen todavía en la medicina moderna algunas ideas del pasado);
  • la ciudad (la influencia del pensamiento oriental en la arquitectura contemporánea);
  • el mundo (los primeros exploradores que desafiaron los límites del conocimiento); y
  • el universo (cómo influyeron los astrónomos medievales en nuestra comprensión del mundo).


Impresiones artísticas de Abbas Ibn Firnas
y su exitoso vuelo del siglo IX.  (Fotos: 1001
Inventions Copyright 2010)

Culturas de todo el mundo adaptaron la extraordinaria variedad arquitectónica de la civilización musulmana y sus diseños de cúpulas, bóvedas, arcos y torres.

Uno de los objetivos principales de la exposición es recalcar los excepcionales avances que debemos a personas de diferentes credos y orígenes que trabajaban en el seno de la civilización musulmana, desde el sur de España hasta China, así como su extraordinaria contribución a la ciencia, la tecnología y la ingeniería. La exposición insiste en la aportación de muchas culturas y sociedades distintas a la ciencia y a la tecnología contemporáneas y a nuestro estilo de vida actual.


Sir Ben Kingsley interpreta a Al-Jazari en el cortometraje “1001 inventos y la biblioteca
de los secretos” (Foto: 1001 Inventions)

La exposición y el catálogo de 370 páginas profusamente ilustrado y titulado 1001 Inventions: Muslim Heritage in our World [1001 inventos: la herencia musulmana en nuestro mundo], subrayan la influencia de los académicos musulmanes en nuestra vida: desde el descubrimiento del café a la invención del perfume, pasando por las alfombras o el champú. El profesor Al-Hassani, editor del catálogo, comenta: “Si preguntas a una persona cualquiera por el origen de las gafas que lleva, de su cámara o de la pluma estilográfica, pocos responderán que debemos todo eso a los musulmanes. Este libro lleva al lector a emprender un viaje por mil años de aportaciones del mundo musulmán a la medicina, la mecánica, la cartografía, la química, la educación, la ingeniería, la arquitectura y la astronomía”.

Los paneles muestran el carácter genial de inventores como Al-Jazari (1136–1206), el ingeniero mecánico más sobresaliente de su época. A Al-Jazari se le considera el padre de unos 50 artefactos mecánicos, entre ellos el reloj de agua, el cigüeñal de las máquinas, una bomba de doble mecanismo que podía propulsar el agua hasta una altura de 12 metros; también se le considera el inventor de la laminación de la madera, lo que reduce la posibilidad de que se combe. Gracias a la minuciosa descripción que figura en el Libro del conocimiento de artefactos mecánicos ingeniosos, otros artesanos pudieron reproducir años más tarde estos y muchos otros inventos.

En la exposición encontramos una reconstrucción del legendario reloj elefante2 de Al-Jazari, un reloj de agua con forma de elefante que funcionaba a partir del peso3. El reloj no es solamente notable por sus innovaciones mecánicas, sino también por ser uno de los primeros ejemplos de multiculturalismo tecnológico: el elefante representa la cultura de la India y la africana; el dragón, la china; el fénix, la del Antiguo Egipto; la tecnología empleada para mover el agua nos traslada a la Grecia antigua y el turbante, a la cultura islámica.

La muestra incluye a otros inventores, como Al-Zahrawi, cirujano, académico y médico del siglo X y a quien debemos buena parte del instrumental médico que se sigue empleando en la actualidad, incluidos los fórceps, los escalpelos y el catgut, que se utiliza para coser incisiones internas. La enciclopedia de medicina y cirugía de Al-Zahrawi, una obra ilustrada de 1.500 páginas, traducida al latín a finales del siglo XII y posteriormente a otras lenguas europeas, tuvo una gran influencia en los progresos en este campo en Europa. El libro contiene algunas de las primeras imágenes existentes de instrumental quirúrgico, sorprendentemente similar en muchos casos al que se emplea en la actualidad en nuestros hospitales.


Modelo a escala del reloj
elefante de Al-Jazari,
del siglo XIII

Los visitantes también descubrirán que el médico sirio del siglo XIII Ibn al-Nafis fue el primero en describir la circulación pulmonar, que por aquel entonces el uso de vacunas ya estaba extendido y que el Libro del agua, con sus 900 páginas, se considera la primera clasificación alfabética de términos médicos.


Culturas de todo el mundo adaptaron la
extraordinaria variedad arquitectónica de la
civilización musulmana y sus diseños de
cúpulas, bóvedas, arcos y torres.
.

En el terreno de la educación, la exposición nos habla de la primera universidad, Al Qarawiyin, fundada en 841 por Fatima Al-Fihri, que la financió con su herencia, y que sigue en activo al día de hoy. También se nos muestran los muchos avances matemáticos atribuibles a académicos musulmanes, desde el álgebra hasta los números arábigos y la teoría de los números. Estos descubrimientos influyeron a su vez en el diseño arquitectónico y la planificación urbana, así como en las artes decorativas de todo el mundo. Y alude a las gestas de algunos aventureros pioneros, como Abbas Ibn Firnas, que se atrevió a soñar con la posibilidad de volar, o de Al-Astrulabi, cuyos astrolabios fueron los GPS de la época.

En la exposición también se proyecta 1001 inventos y la biblioteca de los secretos, un documental premiado e interpretado por el ganador de un Oscar, Sir Ben Kingsley. En el cortometraje, un grupo de escolares visita una vieja biblioteca después de que su profesor los haya invitado a investigar la época conocida como “La edad oscura” y a descubrir su relevancia en el mundo contemporáneo. Pese a las reticencias iniciales, la imaginación de los estudiantes no tarda en echar a volar cuando conocen a un enigmático bibliotecario (Kingsley) que los lleva a viajar a través del tiempo para mostrarles mil años de excelencia científica y cultural del mundo musulmán, a partir del siglo VII.

El cortometraje de 13 minutos, producido por la Fundación para la Ciencia, la Tecnología y la Civilización (FSTC – véase recuadro) y Edge Picture Company y patrocinado por la Fundación Jameel, ha sido premiado en Los Ángeles, Nueva York, Hamburgo y Londres.

Sobre la FSTC
La FSTC, organización educativa con una extensa red de expertos e investigadores de distintos ámbitos, nació en 1999 con la idea de sensibilizar al mundo de la importancia de la herencia musulmana y su contribución a la vida contemporánea. Entre sus objetivos también está el de promover un mejor entendimiento entre musulmanes y no musulmanes a través de la educación y llenar las lagunas en el conocimiento de la historia de la civilización y la ciencia islámicas. Véase www.MuslimHeritage.com.

 


Un mapamundi del siglo XII del geógrafo,
cartógrafo y egiptólogo islámico
Muhammad al-Idrisi

Esta apasionante exposición nos abre las puertas a una edad dorada y poco conocida de innovación y creatividad, una época a la que debemos algunos de los descubrimientos e inventos que hoy conocemos. Tal y como señala el profesor Salim Al-Hassani, “es un viaje desde el pasado, pero que aspira a construir y diseñar un futuro mejor”.

¿Sabía

  • ... que la pluma estilográfica se inventó en Egipto en el siglo X, a instancias del Califa Al-Mu’izz?
  • ... que los primeros perfumistas musulmanes extraían las fragancias de plantas y flores por medio de la destilación?
  • ... que la idea de una comida compuesta por tres platos - entrante, plato principal y postre - llegó a Europa a partir de la España musulmana en el siglo IX?

________________________
1 La exposición “1001 inventos” es una iniciativa de la fundación británica FSTC (véase recuadro), en colaboración con la Fundación Jameel.
2 Véase http://wwwfull.com/blog/technology-videos/7547/the-elephant-clock-by-al-jazari.html
3 Un reloj de agua es un reloj que mide el tiempo a partir del flujo regulado de líquido, por lo general agua, que entra o sale del recipiente en el que se efectúan las mediciones.

La OMPI en Internet