World Intellectual Property Organization

Los dilemas del cambio en la política de licencias de Wikimedia

Noviembre de 2009

Página de inicio de Wikipedia
Página de inicio de Wikipedia

Por Herkko Hietanen

El Dr. Herkko Hietanen, autor de este artículo, escribió su tesis doctoral sobre el sistema de licencias de Creative Commons. Es investigador del Instituto de Helsinki de Tecnologías de la Información, investigador visitante en el MIT y disfruta de una beca de investigación en el Berkman Center for Internet and Society de Harvard. Además, es asociado de Turre Legal, firma especializada en asesorar a clientes que utilizan y desarrollan servicios y productos de licencia abierta.

La Fundación Wikimedia ha llevado al movimiento Cultura Libre a dar un importante paso hacia el sistema de licencias de Creative Commons (licencias CC), cambio que ha recibido una buena acogida, ya que las licencias CC resultan muy adecuadas para este tipo de proyectos en colaboración. Sin embargo, esta transición suscita varias cuestiones jurídicas.

Wikimedia anunció en la primavera que cambiaría el régimen fundamental de concesión de licencias que utiliza actualmente, las Licencias de Documentación Libre de GNU* (GFDL), por el tipo de licencia Reconocimiento-CompartirIgual de Creative Commons, un cambio que afecta a los sitios Web de Wikipedia y Wickionario. La decisión supone un paso adelante hacia un sistema de licencias más simplificado.

La legislación sobre derecho de autor hace necesaria la obtención de un permiso de uso incluso cuando se trabaja en proyectos de colaboración. Las licencias que conceden estos permisos, por consiguiente, reducen las fricciones legales. Durante décadas, los movimientos en favor del software libre y la fuente abierta han recurrido a las licencias de tipo copyleft, como las licencias GFDL, que conceden derechos de reutilización y de reproducción a todo el mundo. Este tipo de licencias también desempeña un papel importante en el desarrollo en colaboración de la Web 2.0.

Colaboración entre la Fundación para el Software Libre, Creative Commons y Wikimedia

Cuando Wikipedia inició su andadura en 2001, la licencia GFDL era la principal opción disponible para la concesión de licencias sobre material de contenido abierto. Sin embargo, originalmente estaba concebida para manuales de programas informáticos y no era lo que mejor se adaptaba a los proyectos de colaboración entre múltiples usuarios, como la Wikipedia, que engloba diferentes tipos de medios, como fotografías, videos y archivos de audio. Por ejemplo, la licencia GFDL requiere que cada copia de una obra sobre la que se concede la licencia lleve incluida el más bien extenso texto de la licencia.

Puesta en marcha en 2002 con el objetivo principal de simplificar la concesión de licencias en línea y la colaboración, Creative Commons ha evolucionado para convertirse en la norma de facto para la concesión de licencias sobre material de contenido abierto. Ofrece instrumentos flexibles para definir el nivel de libertad que ofrecerán las licencias. Los autores pueden optar de entre un conjunto de derechos cuáles quieren ceder, que varían desde unos derechos de distribución y reutilización más bien limitados a la cesión completa al dominio público. La Fundación para el Software Libre (FSF) ha aceptado algunas licencias CC que se ajustan a su definición de “libre”. No obstante, las licencias CC y GFDL no son intercambiables.

El cambio en la política de licencias de Wikimedia se produjo tras las modificaciones realizadas por la Fundación para el Software Libre a las licencias GFDL el pasado año, que permiten explícitamente realizar cambios en la estrategia de concesión de licencias de Wikimedia. La nueva versión GFDL 1.3 incluye una cláusula, en letra pequeña, que concede provisionalmente a los sitios de colaboración masiva multiautor (MMC, por sus siglas en inglés) la posibilidad de cambiar a licencias de tipo Reconocimiento-CompartirIgual de Creative Commons los materiales que han aportado los usuarios bajo licencias GFDL.

La votación

Más de 17.000 editores registrados en Wikipedia y Wikimedia participaron en el proceso de votación de esta comunidad que llevó a la decisión de abril de Wikimedia. Cuando finalizó el cómputo de votos, el 75% estaba a favor de la modificación de la licencia, el 10% se oponía y el 15% restante no tenía opinión respecto del cambio. Ahora bien, no hay forma de conocer la opinión de las decenas de miles de contribuidores de Wikipedia que no votaron. No aprobaron ni rechazaron el cambio del régimen de licencias.

La forma en que se ha hecho el cambio en Wikipedia plantea, por tanto, serias dudas. ¿Cómo es posible que una pequeña parte de la comunidad vote por un cambio de licencias que afecta a todos los titulares de derechos que han realizado contribuciones? La respuesta puede encontrarse en la letra pequeña del texto de la licencia GFDL, en la que se manifiesta que podrán introducirse nuevas versiones de la licencia.

¿Qué es lo que ha cambiado?

El mayor cambio es que los más de 6 millones de artículos que actualmente están disponibles en Wikipedia y en los otros wikis de Wikimedia podrán combinarse más fácilmente con decenas de millones de obras que utilizan licencias CC similares.

El cambio en el régimen de licencias afecta a todos los contenidos de Wikimedia. Prácticamente todos los contenidos existentes se volverán a licenciar bajo licencias en condiciones de Reconocimiento-CompartirIgual de Creative Commons.

Las advertencias sobre derechos reservados y las condiciones de uso de todo el sitio Web se han actualizado en todos los wikis de lengua inglesa de Wikimedia, a los que pronto seguirán los wikis en otros idiomas.

Wikimedia ahora exige que todas las nuevas contribuciones dispongan de una licencia doble, permitiendo a la vez contenidos de terceras partes únicamente bajo la licencia CC Reconocimiento-CompartirIgual. Ya no se permite la importación de contenidos de terceros con licencias exclusivas GFDL.

De acuerdo con la nueva política, se requiere por parte de autores y editores su consentimiento para ser mencionados por los usuarios en los créditos; como mínimo, esto se realizará por medio de un hiperenlace o URL al artículo al que están contribuyendo. La licencia GFDL requiere la inclusión del texto completo de la licencia a continuación de la obra, en tanto que las licencias CC sólo requieren que se mantenga el enlace a la información sobre la licencia y los derechos de autor del licenciante.

Las licencias CC no solucionarán el problema de la interfuncionalidad entre licencias abiertas, si bien muchas de las obras que alberga Wikimedia contarán con una licencia doble, lo que permitirá a los usuarios elegir la licencia bajo la que reutilizarán esas obras.

 

Problemas jurídicos de la traducción

El enfoque seguido para introducir las nuevas licencias es problemático por dos motivos. En primer lugar, la licencia GFDL no aclara qué licencia CompartirIgual pueden utilizar los sitios de colaboración masiva multiautor. Existen más de 50 versiones oficiales de licencias CC, que están traducidas a varios idiomas. Entre ellas, por ejemplo, la licencia oficial CompartirIgual (Share-alike) tiene 10 versiones en inglés adaptadas localmente, como Australia, el Canadá, Escocia, los Estados Unidos, Inglaterra, Hong Kong (Región Administrativa Especial), Nueva Zelandia, Singapur y Sudáfrica, que tienen sus propias versiones, todas ellas basadas en el modelo de licencia en inglés. Todas las licencias adaptadas localmente comparten las disposiciones jurídicas fundamentales, pero todas ellas difieren sutilmente. La versión estadounidense es la más parecida a la licencia modelo, incluidas las extensas cláusulas tipo habituales en el ordenamiento jurídico estadounidense, en tanto que la versión inglesa es la más simple y fácil de utilizar. Wikipedia optó por utilizar el texto de la licencia “genérica”, que fue concebido para servir de base a las traducciones y las adaptaciones locales de las licencias.

En segundo lugar, introduce dos nuevos actores: la FSF, que podría introducir nuevas condiciones de licencia que afecten a las licencias de las obras que utilizan versiones previas de la licencia; y los sitios de colaboración masiva multiautor, que pueden optar por volver a licenciar las obras mediante una licencia CompartirIgual. No está claro quién tiene la autoridad para tomar decisiones respecto de la concesión de licencias nuevas, habida cuenta de que en la licencia GFDL se define un sitio de colaboración masiva multiautor como “cualquier servidor World Wide Web que publique trabajos que puedan estar amparados por un derecho de autor y que también provea medios prominentes para que cualquiera pueda editar esos trabajos”.

Ilustremos el problema con un ejemplo. Un escritor que desconozca la existencia de las licencias CC puede haber concedido la licencia de un libro en 2003 bajo la versión 1.2 de la GFDL. Digamos que, en 2005, un usuario toma un capítulo del libro y lo publica como un artículo de Wikipedia, lo cual está permitido por la licencia. Posteriormente, en 2008, el trabajo se pone a disposición bajo la versión 1.3 de la GFDL, ya que, de nuevo, la licencia permite el relicenciamiento con una versión posterior de la licencia. En 2009, un grupo de editores de Wikipedia decide poner a disposición el artículo bajo una de las licencias CC. Todo ello suma dos cambios de licencia en seis años sin que el licenciante original haya sido posiblemente consciente de ninguno de ellos.

Un tema de debate jurídico es si las cláusulas que se refieren a posibilidades futuras son válidas en el caso de licenciantes que desconocen las opciones de explotación o de concesión de licencias que todavía no se han inventado en el momento de la distribución original. La mayoría de los países europeos disponen de leyes que invalidan este tipo de disposiciones.

La idea de que un tercero pudiese cambiar los parámetros de los acuerdos existentes entre los licenciantes y los licenciatarios no fue bien acogida por la comunidad del contenido abierto. ¿Qué sucede si los cambios no expresan la intención del licenciante? Un licenciante puede haber optado por utilizar la licencia GFDL con el fin de evitar que la obra se distribuya como parte de una obra bajo licencia CC. La cláusula de la licencia GFDL sobre versiones futuras impone algunas limitaciones sobre la nueva versión de la licencia. En el artículo 10 se declara que “tales versiones nuevas serán similares en espíritu a la presente versión, pero pueden diferir en detalles para solucionar nuevos problemas o intereses”.

La cláusula de la licencia que permite la interfuncionalidad de versiones futuras y la cláusula que prevé el cambio en la política de licencias están abiertas a acuerdos que en un momento posterior pueden venir definidos por un tercero. Estos acuerdos suelen considerarse inválidos desde el punto de vista jurídico, ya que las licencias de cesión de derechos de autor normalmente se interpretan en sentido restringido. La idea misma de un sistema de licencias modificable de forma dinámica por una comunidad, ya sea Creative Commons, la Fundación para el Software Libre o Wikimedia, subraya más si cabe la naturaleza comunal de las licencias CC y GFDL. Al mismo tiempo, este arreglo pone una mayor distancia entre la licencia y la gestión individual de los derechos de propiedad. Con todo, la introducción de nuevas versiones de las licencias resulta muy práctico en un mundo donde la tecnología crea nuevos usos para las obras sujetas a licencia, y ofrece una forma de corregir errores en los textos de las licencias, responder a los cambios normativos y adaptarse a nuevas formas de comunicación, distribución y uso de las obras.

En una carta abierta publicada en Internet en diciembre de 2008, el Presidente de la Fundación para el Software Libre, Richard Stallman, señaló que “la FSF ha estado en conversaciones durante un año con la Fundación Wikimedia, Creative Commons y el Centro de Derecho para el Software Libre” con el fin de planificar la migración de las licencias. La FSF ha hecho todo lo posible para asegurar que la transición se realiza de forma justa y ética, y que los cambios respetan el espíritu de la licencia. Algunos meses después de la transición, todo parece haber ido sobre ruedas, y los titulares de derechos cuyas obras se han relicenciado no tienen muchas quejas que objetar. Si la implantación de los cambios se produce tal como se ha previsto, será una victoria de extrema importancia para Creative Commons y el movimiento Cultura Libre.

¿Que es Creative Commons?


Página Web de CREATIVE COMMONS

Creative Commons es una organización sin fines de lucro dedicada a facilitar el intercambio y la utilización de obras de otras personas de manera que se respeten las normas de derecho de autor. Creative Commons ofrece un conjunto de licencias que ayudan a los autores y a los titulares de derechos a cambiar la mención por defecto de “todos los derechos reservados” a la mención más permisiva de “algunos derechos reservados”. Creative Commons es un movimiento paralelo a los movimientos en favor del software libre y la fuente abierta. Trata de crear un entorno creativo donde ya no sea necesario solicitar permisos debido a que ya son concedidos junto con las licencias. Las licencias CC son de uso libre y Creative Commons proporciona medios para marcar las obras creativas con el grado de libertad que sus creadores desean que tengan, de manera que otras personas las puedan compartir, combinar, utilizar comercialmente o cualquier combinación de todo ello.

Si bien el movimiento tuvo su origen en los Estados Unidos de América, su crecimiento lo ha convertido en un movimiento mundial. Las licencias CC se han adaptado localmente y traducido a más de 50 jurisdicciones. Creative Commons ha conseguido convertirse en la norma de facto para la concesión de licencias sobre materiales de contenido abierto. Google y Yahoo, entre otros motores de búsqueda, soportan los metadatos jurídicos legibles por máquina de Creative Commons, lo que facilita la localización de las obras. Existen decenas de millones de obras licenciadas bajo licencias CC. El servicio de fotografías de Yahoo, Flickr, alberga más de 130 de millones de fotografías bajo licencias CC. Los fotógrafos aficionados no están solos; los editores universitarios y de material de acceso abierto han recibido a Creative Commons con los brazos abiertos.

Pese a que el movimiento en favor de los contenidos abiertos ofrece una alternativa saludable a la gestión restrictiva de los derechos de autor, todavía es un fenómeno marginal desde el punto de vista comercial. No obstante, ese fue el caso del movimiento en favor de la fuente abierta durante años antes de convertirse en un negocio de millones de dólares.

 

La OMPI en Internet