World Intellectual Property Organization

Los diseñadores africanos seducen al mercado internacional de decoración de interiores

Agosto de 2008

*

El diseño africano es cada vez más popular, especialmente en el sector del interiorismo, donde la demanda de diseño africano está superando a la oferta. Lo que se busca no son las máscaras y estatuas que se venden en las aceras de todo el mundo. Los interioristas recurren a los diseñadores africanos porque producen objetos exquisitos, excelentemente trabajados y fabricados con materiales naturales. Muchos diseñadores africanos han adquirido notoriedad por la calidad y originalidad de su trabajo y se están abriendo camino en el mercado internacional. La Revista de la OMPI ha hablado con algunos de ellos –todos participantes en el programa Design Africa, véase el recuadro– sobre su labor y la P.I..

En todos los países africanos hay diseños y técnicas artesanales tradicionales heredados de las generaciones anteriores y completamente diferentes de los que puedan encontrarse en cualquier otro lugar. Los creadores a quienes hemos entrevistado están orgullosos de inspirarse en sus raíces, tanto como del toque moderno que han dado a sus diseños. La mayoría utiliza productos locales –madera, algodón, lana, arcilla, hierbas, tintes, cuero, piedra...– y técnicas tradicionales para crear objetos de diseño de interiores capaces de seducir al público internacional.

*

Preservar la cultura

Sara Abera, de Muya Ethiopia PLC, (muya significa “creativo” en amhárico) ha recuperado una técnica indígena de tejido manual en peligro de desaparición para crear elegantes tapices, tejidos, ropa de cama, alfombrillas, cubrecamas, y otros artículos de decoración. De este modo también ha ayudado a las artesanas de su localidad a perfeccionar sus técnicas, e incluso ha impartido formación a presidiarias. Sus diseños se ganaron de inmediato el favor del público en los escaparates de Montreal y Toronto (Canadá) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). “Comenzaron a llamarnos compradores de otros países”, cuenta sonriendo.

Nos habla de su inspiración: “Mi entorno, el colorido de la ropa, las joyas, las tallas de madera que hay en nuestras casas; me refiero a las más de 80 tribus que viven en Etiopía, los diseños de artesanías que son desconocidas para el resto del mundo.” Y también de su trabajo: “Mis diseños surgen del rico patrimonio cultural y las tradiciones de Etiopía, que se remontan a siglos atrás y abarcan todas las ramas de la artesanía: tejido, alfarería, joyería, cestería, etc. Este ambiente ayuda en la concepción de los productos, que es un proceso de transición del diseño exótico al contemporáneo.”

¿Han copiado algunos de sus trabajos? “Sí, y resulta, cuando menos, descorazonador. ¡Dedicas tiempo y trabajo a crear algo único, y quienes lo copian no hacen ningún esfuerzo!” ¿Sería útil la protección por P.I.?   “¡Muchísimo! He registrado algunos de mis diseños en mi país, pero no he tomado ninguna medida contra los infractores, porque esas medidas son demasiado costosas para mí, y nadie cree que pueda llegar a hacerse justicia, es decir, dudamos de que haya resultados en la práctica.”

Recrear la naturaleza

*

Ronel Jordaan Textiles produce cojines, cortinas, cubrecamas y alfombras incomparables, todos ellos con lana 100% merina, cardada, teñida y tejida a mano, procedente de la Provincia Oriental del Cabo (Sudáfrica), donde vive la fundadora y alma creativa de la empresa, Ronel Jordaan. “Basta una mirada a mis cojines para saber que mi inspiración es la naturaleza. Mi obra es única porque utilizo un medio inédito y porque mis diseños parecen reales,” explica Ronel.

¿Le resultó difícil entrar en el mercado internacional del interiorismo?   “En Design Africa nos enseñaron a comercializar nuestros productos en el Canadá y otros países. Organizaron reuniones con mayoristas y tuvimos ocasión de exhibir nuestros productos en Montreal y Toronto. Entrar en el mercado internacional fue una gran ayuda.”

¿Las copias suponen un problema? “He visto copias de mi trabajo, pero no he tomado medidas. El tipo de cambio de la moneda sudafricana no nos favorece; los otros diseñadores saben que estamos indefensos, y por eso nos copian. Mi medio de vida no está amenazado, porque soy creativa y siempre crearé diseños nuevos, pero lo cierto es que perdemos ventas. Los diseñadores y creadores africanos podrían beneficiarse enormemente de la protección –de los diseños y de otro tipo de creaciones–, aunque no la necesitamos para ser competitivos en el mercado mundial.”

Los calificativos más empleados para describir la obra de Ronel son “exquisita” e “impresionante”. Ronel fue nombrada Diseñadora de Accesorios de Interiorismo del Año 2006 por la revista Elle. No obstante, la diseñadora afirma que su mayor orgullo es haber dado a las mujeres a las que enseña a tejer los medios para crear sus propios diseños.

*

Contra la pobreza

La Coopérative Djigouyaso, de Malí, fue fundada en 2004 por empresarias voluntarias con experiencia en la labor de ganchillo, bordado y costura con el fin de ayudar a las mujeres de uno de los barrios más empobrecidos de Bamako. La cooperativa ayuda a las mujeres a entrar en el mercado de trabajo y forma en promedio a 20 mujeres al año en técnicas manuales. El resultado es una línea de accesorios y productos textiles para el hogar de alta calidad, fabricados con algodón de origen local. Aissatta Namoko es la autora de los diseños de la Cooperativa.

“Muchas veces me inspiro en cosas que veo en revistas. Utilizo mi imaginación para adaptarlas a los tejidos malienses y hago hincapié en la calidad y el acabado ante las mujeres del barrio”, explica Aissatta. “Los seminarios sobre comercialización de Design Africa me han ayudado a adaptar mis diseños al mercado internacional, y he participado en bastantes ferias internacionales, la última de ellas en Alemania.”

“Todavía no he visto que se hayan copiado nuestras obras. Las piezas son únicas, y la labor es muy complicada. Si se copiaran, podrían arruinar mi medio de vida y el de las mujeres del barrio. Si mi obra fuera copiada por competidores que se aprovecharan de mi inspiración y creatividad sería un desafío formidable.”

“He pensado registrar mis diseños en la OAPI, pero no tengo suficiente dinero. Mi esperanza es que los dirigentes de la OAPI defiendan con eficacia nuestras obras, aunque no estén registradas.”

Una historia que contar

*

La empresa Tekura Enterprises Ltd. ya es conocida en los Estados Unidos, Alemania, Italia y el Reino Unido por la elegancia y modernidad con que interpreta los diseños africanos tradicionales. Los clientes reconocen instantáneamente los diseños de Tekura y el particular acabado que caracteriza a la empresa. Su director-diseñador, Kwekwa Forson, explica: “Hay una gran variedad de artesanías tradicionales que pueden inspirar diseños adecuados al gusto contemporáneo y aptos para los artículos funcionales. Cada obra de artesanía tiene detrás toda una historia. Nuestra experiencia muestra que al rediseñar la artesanía tradicional se refuerza su singularidad.”

El potencial es ilimitado. “Los diseñadores y creadores africanos pueden ampliar la gama de diseños y mantener una corriente constante de diseños nuevos. De este modo se enriquecerá el mercado mundial y, al mismo tiempo, se generarán más oportunidades para más artesanos. Ya es hora de que salgan a la luz más diseñadores profesionales africanos.” Los beneficios son inmensos: “una gran parte de la economía africana explota artesanías heredadas de las generaciones anteriores. Los diseñadores pueden tener una gran repercusión en la economía local utilizando motivos, formas y colores basados en las tradiciones artesanales del lugar.”

¿Y la falsificación? “Sería difícil y tomaría mucho tiempo buscar a quienes hacen copias. ¿Y para qué perder el tiempo pleiteando? Preferimos comercializar nuestros diseños en tantos mercados como sea posible y vender cuanto podamos. Dependemos de la singularidad de nuestra marca. Sería fantástico proteger los diseños, ¿pero cómo hacerlo sin desviar nuestra atención de la actividad creativa?”

“No sé cómo se protegen los diseñadores y creadores extranjeros de quienes hacen copias ilegales, ni cómo se remunera su labor, pero sus homólogos africanos deberíamos disponer de los mismos mecanismos si queremos ser competitivos. Si no, no habrá alicientes para establecer vínculos con otras empresas del sector.”

*

El arte que nace del árbol

El artista, escultor y diseñador autodidacta senegalés Babacar Mbodj Niang fundó Nulangee Design en 2002. Con técnicas poco habituales –cuerno tallado, hierro trenzado, madera aserrada y cuero moldeado– produce deliciosas esculturas, tan caprichosas como elegantes. ¿De dónde viene su inspiración? “El arte nace del árbol. En mi creación no hay ninguna lógica, y yo carezco de formación artística, por lo que es el trozo de madera el que manda en mi obra. Desde el polen hasta las raíces, el árbol contribuye a mi creación.”

Nulangee Design ofrece a los jóvenes formación artística y practica en técnicas como la confección de calzado, la talla de la madera, la talla de cuernos, y el trabajo del metal. Los alumnos aprenden a utilizar los materiales que encuentran en su entorno natural. “El valor de las creaciones africanas radica en los materiales que empleamos. ‘‘En África nada se pierde, todo se transforma.’’ Lo reciclamos todo en nuestras creaciones: con la basura hacemos arte”, dice Babacar.

“Nuestras creaciones son muy elaboradas, por eso es difícil copiarlas a gran escala. No he visto copias de los diseños de Nulangee Designs, pero sí he visto su influencia en muchos otros creadores. Cuando copian mis obras, lo hacen tan mal y con tan poca calidad que me pone enfermo... y furioso. Hay que hacer algo contra la falsificación para que la creatividad pueda sobrevivir. La falsificación no tiene nada de bueno: mata la creatividad.”

“Por lo general, utilizo la protección por derecho de autor. He registrado mis obras en la OAPI, pero sólo para el Senegal. Si dispusiera de medios, la protegería siempre. Estoy convencido de que es necesario.”

El proyecto de desarrollo que ha contribuido al boom

Image Placeholder

La Oficina de Facilitación del Comercio del Canadá (TFO Canada) inició el programa Design Africa 2006 con el fin de ayudar a las empresas de decoración de interiores de África a comercializar sus productos en el mercado internacional. Por medio de seminarios, cursos de formación y orientaciones prácticas para crear diseños con un atractivo internacional, el programa ayuda a las pequeñas y medianas empresas de interiorismo de toda África a fortalecer su capacidad y establecer vínculos con compradores internacionales.

El Salon International du Design d’Intérieur de Montréal (SIDIM) ha sido fundamental para introducir a muchos de los creadores africanos en el mercado internacional. Las obras exhibidas en las exposiciones del SIDIM celebradas en Montreal y Toronto cosecharon un éxito inmediato y los interioristas reconocieron y apreciaron al instante la originalidad de su concepto y sus llamativos diseños.

Para preparar las exposiciones del SIDIM, el programa Design Africa realizó, entre otras, las siguientes actividades:

  • envío de misiones a los países participantes para identificar y seleccionar a las Pymes, impartiendo a casi 100 empresas talleres grupales y sesiones de información individuales sobre la exportación al Canadá y las estrategias para la apertura de mercados y la promoción de productos;
  • información y apoyo a los participantes para preparar la exposición (por ejemplo, selección de productos, fijación de precios, selección de material publicitario)
  • apoyo en la identificación de compradores canadienses clave y la invitación a participar en las ferias comerciales, así como en el seguimiento tras las exposiciones.

Actualmente participan en el programa 19 Pymes de cinco países:  Etiopía, Ghana, Malí, el Senegal y Sudáfrica. Los criterios de selección son:  diseños singulares de inspiración africana, alta calidad, confección manual con materiales locales sin tratar (si es posible, biológicos), potencial para generar una imagen de marca sólida basada en la alta calidad y en la proyección social (el lado “humano” de los productos), y la capacidad de obtener un sobreprecio.

La marca Design Africa ofrece a los creadores un ejemplo del modo de comercializar sus productos en el mercado internacional.

 

Por Sylvie Castonguay, Redacción de la Revista de la OMPI, División de Comunicaciones y Sensibilización del Público.

La OMPI en Internet