World Intellectual Property Organization

El Festival Internacional de Cine de Shanghai

Agosto de 2008

*
"Muja," primer largometraje del cineasta ruso Vladimir Kott, obtuvo el primer premio en el XI Festival Internacional de Cine de Shanghai.

En junio, cuando en Beijing comenzaba a subir la temperatura de la fiebre olímpica, Shanghai, la ciudad más grande de China, acogía a un nutrido elenco de estrellas para celebrar su XI Festival Internacional de Cine. Famosos directores y productores, deslumbrantes actrices y gentiles galanes posaron para las cámaras desde la alfombra roja, camino de la ceremonia inaugural. En la sección de competición participaban películas de Argentina, China, el Japón, Lituania, Nueva Zelandia, la República de Corea, la República Checa y Rusia.

En el marco del Festival se celebraron varios foros, entre los que figuró un Simposio Nacional sobre derecho de autor y derechos conexos en el sector cinematográfico y audiovisual, organizado por la OMPI en colaboración con la Administración Nacional de Radio, Cine y Televisión de China (SARFT), con el apoyo del Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo de la República de Corea. El Festival constituía una espléndida oportunidad para atraer a los productores de cine y televisión, así como a los representantes de las empresas de distribución de contenidos, a fin de que participaran en el Simposio.

Shanghai, meca del cine

La expansiva y bulliciosa Shanghai de la década de 1930 fue la cuna y la meca del cine asiático. Sólo la industria cinematográfica de Hollywood superaba a la de Shanghai. Con el ascenso de la industria del cine en otros países asiáticos, la ciudad perdió esa preciada posición. Pero ahora la prosperidad ha vuelto a Shanghai, gracias en gran medida a las reformas del mercado acometidas en la década de 1990. En la primera edición del Festival Internacional de Cine de Shanghai (o SIFF de sus siglas en inglés), celebrada en 1993, hubo 19 películas en competición y se otorgaron cuatro Copas de Oro y un Premio Especial del Jurado. Trescientas mil personas de 33 países vieron 167 películas. Actualmente, el SIFF es uno de los pocos festivales internacionales de cine asiáticos de categoría A. Goza de la misma consideración del Festival de Cannes, y ambos están reconocidos por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos.

Además de las películas de arte y ensayo y las comerciales, el SIFF presenta películas independientes, cortometrajes y documentales procedentes de diversas culturas. Muchas de las producciones ya se han proyectado en el extranjero, pero para el público chino el Festival constituye la primera oportunidad de verlas. Gracias al apoyo que presta el SIFF a la inversión extranjera y los acuerdos de coproducción, Shanghai está recuperando su lugar en la industria cinematográfica, dentro y fuera de China.

Simposio de la OMPI

*
Ceremonia de apertura del Simposio de la OMPI. (Crédito: SARFT)

En la primera sesión del Simposio de la OMPI, dedicada a los nuevos desafíos para la producción y distribución de contenidos audiovisuales, se examinaron los desafíos derivados del acceso mundial a los contenidos protegidos por derecho de autor en el entorno digital, con especial atención a cuestiones de actualidad en China, como la estructura de la protección jurídica de los contenidos audiovisuales. En la siguiente sesión, relativa al aprovechamiento de los contenidos audiovisuales mediante contratos y licencias, especialistas de China, el Reino Unido, Hong Kong, los Estados Unidos y la República de Corea analizaron temas de gran interés, como cuáles son los principales titulares de los derechos sobre una película (productores, directores, directores de fotografía, etc.) y cómo conceder la mayor variedad posible de derechos a fin de maximizar el valor de película.

En otras sesiones se examinaron la concesión de licencias audiovisuales en la República de Corea (con especial atención al papel de los tribunales), los nuevos modelos de negocios cinematográficos y los peligros que acechan, el papel de las nuevas tecnologías en la producción de películas digitales, y el futuro de la concesión de licencias colectivas en la industria del cine china. El seminario concluyó con una mesa redonda en la que oradores y participantes expusieron sus opiniones sobre cuestiones tales como los mecanismos para la fijación de precios en los servicios de “vídeo a la carta”, los pormenores jurídicos de la protección de los formatos de los programas de televisión, los sistemas reglamentarios de concesión de licencias que se aplican a los cineastas en otros países, etc.

A lo largo del Simposio, los participantes demostraron conocer de primera mano los efectos devastadores de la piratería en los ingresos audiovisuales y la importancia decisiva de lograr una observancia real de los derechos de P.I. El Simposio constituyó, por lo tanto, una oportuna contribución al crecimiento de la pujante industria cinematográfica china, que trata de consolidar las bases del sistema de remuneración de sus creadores cinematográficos, satisfaciendo, al mismo tiempo, la pujante demanda mundial de contenidos cinematográficos de alta calidad.

Por Sylvie Castonguay, Redacción de la Revista de la OMPI, División de Comunicaciones y Sensibilización del Público.
Agradecimiento: Richard Owens, Director, División de la OMPI de Gestión y Técnicas del Comercio Electrónico en el ámbito del Derecho de Autor.

 

La OMPI en Internet