World Intellectual Property Organization

Premios a la Invención

Abril de 2008

En las últimas semanas hubo importantes exposiciones internacionales de invenciones en Arabia Saudita, Suiza y Tailandia. En los tres acontecimientos, la OMPI otorgó premios a notables realizaciones que fueron distinguidas por jurados independientes.

La inventora en la Arabia Saudita

En el mes de marzo se celebró en Arabia Saudita la Exposición Ibtikar, la primera que se lleva a cabo en ese país en el campo de la invención y que recibió 35.000 visitas. Una dinámica joven, Reem Ibraheem Khojah, se hizo merecedora del premio de la OMPI a la mejor inventora, categoría que fue incluida en el Programa de Premios de la OMPI hace algunos años para contrarrestar la idea de que los inventos son cosa de hombres. La galardonada, que es analista de laboratorio, aprovechó su experiencia para concebir un ingenio gracias al cual puede realizarse de forma completamente automática la observación al microscopio de muestras líquidas. Le llevó apenas dos meses fabricar el prototipo de microscopio automatizado de guía cilíndrica (automated cylindrical slide microscope) que, según afirma, además de economizar tiempo y recursos, servirá para reducir los riesgos para la salud a que se ve expuesto el personal de laboratorio que debe manipular tejidos y humores corporales.

El primer premio de la Exposición, que organizan ARAMCO y la Fundación Mawhiba, también recayó en una mujer:  Faten Abdul Rahman Khorshid.  Sumando los conocimientos tradicionales a su formación en medicina, esta doctora inventó un agente contra el cáncer empleando una materia prima insólita: la orina de camello. El ingrediente activo arrojó buenos resultados para combatir las células leucémicas del ratón y de cáncer del pulmón del ser humano.

El premio a la mejor invención que concedió la OMPI en la Exhibición lo recibió el Sr. Ahmed Basfar por un material ignífugo sin halógeno para el revestimiento de cables.

Suculentos negocios en Suiza

*
Maryam Eslami, mejor inventora. (Photo: M. Eslami).

En abril se celebró en Ginebra la 36ª Exposición Internacional de Invenciones, Nuevas Técnicas y Productos, en la cual se dieron cita 720 inventores de 45 países con la esperanza de atraer la mirada del inversor. Según la organización, el año pasado la venta de licencias superó los 40 millones de dólares. Según explica Jean-Luc Vincent, el fundador de la Exposición, ahora las empresas buscan ideas fuera del departamento de investigaciones, lo cual, sumado a la pérdida de valor de la Bolsa, hace que el capital se dirija a invenciones que puedan tener buenos resultados comerciales.

Un jurado compuesto de especialistas de renombre internacional se encarga de otorgar los premios, entre ellos, los dos que confiere la OMPI. Uno de ambos, el galardón a la Mejor Inventora, correspondió este año a una joven investigadora iraní, Maryam Eslami, con el cual se premió un aparato para el tratamiento de diversas enfermedades relacionadas con los huesos. La otra distinción, al Mejor Invento realizado por un ciudadano de un país en desarrollo, recayó en el Sr. Wan Tarmeze, del Instituto de Investigaciones Forestales de Malasia, creador del POPS™ Lumber. Se trata de un método que permite fabricar madera aprovechando los restos de biomasa de las plantaciones de palma de aceite, gracias a lo cual los bosques naturales dejan de ser la única fuente de obtención de madera. Dicho invento se cuenta entre las numerosas novedades presentadas en la Exposición de este año, que obedecen a la preocupación de mitigar los efectos que provoca el cambio climático.

La lucha contra los incendios en Tailandia

“Sin inventores, no hay invención; sin innovación, no hay desarrollo.” Éste fue el lema con el que se celebró por primera vez el Día Internacional del Inventor, en el mes de febrero en la ciudad de Bangkok, por acuerdo del Consejo Nacional de Investigaciones de Tailandia y la Federación Internacional de Asociaciones de Inventores.

*
Woradech Kaimart y su bola extintora. (Photo: WIPO/ R.Paguio)

La OMPI entregó la medalla al Inventor Destacado al Sr. Woradech Kaimart, quien años atrás presenciara un trágico incendio en un hotel en el que fallecieron 91 personas. Ese acontecimiento lo movió a inventar un artilugio para la extinción de incendios que fuera fácil de emplear. El ingenio se denomina “bola extintora”(Elide Fire Extinguishing Ball), está patentado y ya se encuentra en los comercios. Emplea compuestos químicos y permite extinguir las llamas en un radio de 1,30 metro, bastando para eso arrojarlo a ellas. Además, puede ponerse en funcionamiento de modo automático.

El premio de la OMPI a la mejor inventora correspondió a la Princesa Maha Chakri Sirindhorn en concepto de un método de imágenes digitales de gran resolución para mejorar la precisión de los mapas que se emplean en los estudios sobre la explotación del suelo. La familia real de Tailandia es bien conocida por el apoyo que presta a los inventores. En Tailandia se estableció el Día Nacional del Inventor el 2 de febrero para conmemorar la fecha en que al Rey Bhumibol Adulyadej se le concedió una patente por un sistema agrícola que permite airear la tierra.

Enlaces

La OMPI en Internet