World Intellectual Property Organization

Cartas y comentarios

Junio de 2007

La Redacción de la Revista de la OMPI agradece el envío de cartas (WipoMagazine@wipo.int) con comentarios sobre cuestiones planteadas en los artículos de la Revista, o sobre cualquier otra evolución en el ámbito de la propiedad intelectual.  Tengan a bien incluir asimismo su dirección postal. Lamentamos que no sea posible publicar todas las cartas recibidas. La Redacción se reserva el derecho a revisar o acortar el texto de las cartas. Si fuera necesaria una revisión importante, se consultará con el autor.

Ganarse la credibilidad de los "nativos digitales"

Los jóvenes que se citan en su artículo Charla con la generación digital (número 2/2007) representan a los "nativos digitales" de la época actual. Se trata de personas jóvenes que han crecido con un teléfono celular en el bolsillo, que están acostumbradas a conseguir cualquier contenido que deseen, cuando quieran y como sea, de forma gratuita.

Edelman, firma mundial de relaciones públicas, encargó hace poco un estudio sobre jóvenes de 18 a 34 años de edad del Reino Unido y Francia para examinar las actitudes y cuestiones de confianza respecto de la industria del espectáculo. Entre los resultados de este estudio cabe destacar que el 41% de los entrevistados en el Reino Unido y el 54% de Francia, no cree que lo que ofrecen las empresas de este sector "valga su precio".

Cuando estas empresas dirijan sus mensajes antipiratería a este segmento demográfico clave deben tener en cuenta la primera pregunta que viene a la mente: "¿Qué gano si compro algo que puedo descargarme gratuitamente?

La respuesta a esta pregunta y los mensajes correspondientes al "precio razonable" pueden articularse de infinitas formas, como la calidad de la experiencia gracias a una mejor imagen y sonido, o la tranquilidad de saber que no estás exponiendo la computadora a virus o a la familia a pornografía mediante puertas abiertas a través del intercambio de archivos. En grupos de muestra estudiados en los últimos años en nombre de los clientes, hemos hallado que es la experiencia de los padres de tener que comprar una nueva computadora familiar debido a la infección por virus lo que con frecuencia les lleva a prohibir a sus hijos descargar contenidos ilegales.

El aspecto positivo es que el 69% de los encuestados del Reino Unido y el 59% de los de Francia respondieron que confiarían en que la industria del espectáculo pusiera los contenidos a disposición de forma generalizada y legal a través de Internet.  Esto es una diferencia importante respecto de lo que sucedía no hace mucho tiempo. 

Por tanto, si el primer paso en la educación es que los consumidores sepan que el contenido legal está disponible, la segunda fase es en la que la industria puede crear confianza al tomar la iniciativa respecto de las cuestiones que realmente preocupan a estos consumidores:  cambiar los modelos comerciales para incorporar las nuevas tecnologías, dirigir la revolución de la distribución y demostrar la proposición de que sí que "valen lo que cuestan".

Ocho años de estudio sobre la confianza institucional nos ha enseñado que las instituciones de cualquier tipo tienen que escuchar y participar en el debate público de sus acciones, productos y reputación.  La industria del espectáculo no es distinta.   

Gail Becker, Edelman, Presidente de la Región Occidental, Director mundial de Digital Entertainment, Rights and Technology Practice, Los Angeles (Estados Unidos de América)

_________________________

Incluir la propiedad intelectual en los planes de estudio

*
Los estudiantes de diseño gráfico alcanzaron un nivel impresionante de conocimiento del sistema de propiedad intelectual. (Cortesía de Y. Masó Dominico)

Como catedrática de la Universidad de Tolosa, del Estado de Zacatecas (México) les comento una experiencia interesante en materia de enseñanza de la propiedad intelectual.  Soy de origen cubano, y por 3 años estuve al frente de una oficina regional en mi país.  Al llegar a México encontré un panorama muy atípico en materia de propiedad intelectual, ya que por un lado, existe una adecuada infraestructura federal en la materia, sin embargo en ciertos Estados de la República estos temas pasan desapercibidos para los sectores empresariales, y sobre todo, de educación.  Tal es el caso del Estado de Zacatecas, donde los programas de educación superior no incluyen el tema de la propiedad intelectual y el resultado es una ignorancia absoluta de los egresados universitarios sobre estos temas tan trascendentales en la actual sociedad del conocimiento.

En este año me tocó impartir la asignatura de Marco Legal del Diseño, en la Licenciatura en Diseño Gráfico, cuyo objetivo central es la propiedad intelectual como forma de protección del diseño gráfico.  El programa original concebido para la materia no era el adecuado para lograr el verdadero conocimiento del tema, pues sólo trataba aisladamente, y de manera inapropiada, algún que otro aspecto relacionado sólo con el derecho de autor, razón por la que enfrenté el desafío de su modificación total, basándome para ello en mi experiencia anterior en Cuba y en los cursos recibidos de la OMPI.

Al principio los estudiantes recibieron la materia con un poco de temor, al parecerles algo extremadamente complejo, pero su motivación por el reto del aprendizaje los llevó a un nivel increíble en el conocimiento del tema.  A tal grado que realizaron un trabajo audiovisual como examen parcial;  y pudieron constatar por sus propios medios la realidad que los rodeaba:  existe un desconocimiento generalizado en cuestiones de derechos de propiedad intelectual en Zacatecas, lo que provoca una falta de respeto hacia los derechos de los creadores en sentido general, y además "justifica" la amplia industria de la piratería en el Estado.  El resultado de su investigación les dio satisfacción al saberse con conocimientos en estos temas, pero al mismo tiempo, les dejó la gran inquietud acerca del futuro del Estado, que amanece inexcusablemente de espaldas a la propiedad intelectual.

M. en C. Lic. Yordanka Masó Dominico, Universidad de Tolosa, y  Jefa del Despacho Lex Securus, Servicios Especializados en Propiedad de Intelectual., Zacatecas (México)

_____________________

Intercambios P2P y el problema de los derechos de autor

En su artículo Infracciones a la P.I. en Internet - Algunos aspectos legales (número 1/2007) se sugieren algunas contramedidas de los titulares de derechos de autor cuando se infringen sus derechos en Internet.  Sin embargo, con el uso generalizado de la tecnología persona a persona (P2P), estas recomendaciones no son suficientes para salvaguardar sus derechos.

La tecnología P2P cambia el modo de transferencia tradicional de la información entre cliente y servidor, ya que los usuarios descargan e intercambian información con programas P2P.  Los contenidos protegidos mediante derechos de autor no están almacenados en servidores centrales, sino en las computadoras de todos los usuarios de la red P2P, lo que hace que miles de usuarios se conviertan en infractores directos.  Decidir a quién demandar es también difícil.  Un titular de derechos de los Estados Unidos podría denunciar a un proveedor de servicios de Internet de China por suministrar música protegida por derecho autor en su sitio Web.  Pero sería inimaginable denunciar individualmente a numerosos estudiantes chinos por descargar una canción mediante una aplicación P2P, incluso si el proveedor de servicios de Internet estuviera dispuesto a facilitar su identidad.  Los infractores pueden estar repartidos por todo el mundo, y el costo para los titulares de derechos de autor de salvaguardar sus derechos podría superar ampliamente sus medios económicos.

Los avances en la tecnología de red rompen el equilibrio que establece el sistema vigente de derecho de autor entre los titulares de derechos y el público.  Es muy difícil solucionar este problema exclusivamente a través de medios legales.  Los medios técnicos, como la gestión de los derechos digitales y el sistema de Creative Commons también han de utilizarse y desarrollarse para eliminar los conflictos entre estas dos partes.

Cheng Zhaoqi, estudiante, Universidad de Ciencia y Tecnología de China, Hefei (China)

_________________________

*
Formación de formadores para el proyecto Hezarfen (Cortesía del TPE)

"Tiempo de hacer nuevas cosas" en Turquía

Han pasado ya dos años desde el informe que publicó la Revista sobre las actividades del Instituto Turco de Patentes (número 6/2004), y puede que los lectores quieran conocer nuestro último proyecto. 

El proyecto Hezarfen, que se puso en marcha a principios de 2006, se ocupa de la promoción de la innovación tanto desde dentro del Instituto de Patentes (a través de la mejora de sus infraestructuras, servicios y productos) como desde fuera (mediante la ayuda a las Pymes para que desarrollen una cultura basada en la innovación a través del uso de la propiedad industrial).  Tenemos en marcha un proyecto piloto en una de las zonas industriales más grandes de Turquía, OSTIM OSB, que ofrece individualmente a las Pymes servicios de consultoría, asesoría en la utilización de la información sobre propiedad intelectual en cada una de las fases de la innovación y sobre el uso estratégico de la propiedad intelectual en el proceso de gestión de la innovación, y así sucesivamente. A través de este proyecto, el Instituto Turco de Patentes está desarrollando su conocimiento práctico, mejorando la comunicación con la industria y transformando el conocimiento en práctica.

*

El lema de nuestro proyecto, Tiempo de hacer nuevas cosas, parafrasea las palabras del filósofo turco Mevlana.  En sí mismo, el proyecto recibe su nombre de Hezarfen Ahmet Çelebi, uno de los primeros aviadores que consiguió volar con alas artificiales y que atravesó el Bósforo en 1638.  Su nombre significa "persona que conoce las mil ciencias", que nosotros interpretamos en nuestro proyecto Hezarfen como "Pyme que conoce las mil estrategias empresariales". 

Arife Yilmaz, Examinador de patentes - coordinador del proyecto Hezarfen, Servicios de apoyo a la innovación, Instituto Turco de Patentes, Ankara

___________________________

La OMPI en Internet