World Intellectual Property Organization

Congreso Mundial sobre la Lucha contra la Falsificación y la Piratería – Los tres primeros años

Enero de 2007


En enero, mientras los delegados se reúnen para el Tercer Congreso Mundial sobre la Lucha contra la Falsificación y la Piratería, organizado por la OMPI en Ginebra, el presente artículo examina cómo comenzó el proceso, los avances realizados hasta la fecha y los próximos desafíos compartidos.

En mayo de 2004, en la sede de la Organización Mundial de Aduanas (OMA), en Bruselas, 400 participantes de alto nivel se reunieron para el Primer Congreso Mundial sobre la Lucha contra la Falsificación y la Piratería. La necesidad de un congreso de este tipo era apremiante. El comercio de productos falsificados aumentaba drásticamente en todo el mundo y se había extendido a todo tipo de productos imaginables. Miles de millones de dólares de ingresos se perdían en la economía clandestina. Los medicamentos falsificados ponían vidas en peligro y cada vez resultaba más manifiesto que las redes transnacionales de crimen organizado usaban los ingresos procedentes del comercio de productos falsificados y pirateados para financiar sus actividades.

Obviamente eran necesarias estrategias más adaptadas – basadas en una cooperación más eficiente entre las partes interesadas a nivel nacional e internacional – a fin de luchar contra las múltiples amenazas planteadas por este comercio nocivo. A tal efecto, la Organización Mundial de Aduanas (OMA) y la Interpol organizaron el primer Congreso con el apoyo de la OMPI. Las tres organizaciones intergubernamentales, cada una con su rica experiencia en distintos aspectos de la lucha contra la falsificación y la piratería, hicieron una llamada conjunta a representantes de gobiernos, de la industria y de organismos competentes. Juntos se propusieron reunir sus fuerzas con los objetivos de ubicar la lucha contra la falsificación y la piratería en el orden del día de los políticos y empresarios del mundo, de establecer una colaboración de alto nivel entre los sectores público y privado para emprender acciones colectivas y de generar las condiciones que permitan invertir mayores recursos humanos y financieros en medidas coercitivas. Su resolución sentó las bases para un proceso mundial que pronto cumplirá cuatro años.

Se estableció un Grupo de Supervisión junto a otras organizaciones concernidas (la Global Business Leaders Alliance Against Counterfeiting (GBLAAC), la Asociación Internacional de Marcas (INTA), la Cámara de Comercio Internacional (CCI) y la International Security Management Association (ISMA)) a fin de iniciar la colaboración entre los sectores público y privado y de garantizar que las recomendaciones se pongan en práctica. El proceso cobró intensidad con una serie de foros temáticos a nivel regional en Roma (octubre de 2004), Shanghai (noviembre de 2004) y Brasil (junio de 2005) que ayudaron a promover la participación de los gobiernos de dichas regiones. Estas reuniones anticiparon el Segundo Congreso Mundial, organizado por la Interpol en Lyon en noviembre de 2005.

El Segundo Congreso: áreas de interés

Más de 500 participantes de 66 países asistieron al Segundo Congreso. Mientras tanto, las cifras del comercio internacional de productos falsificados y pirateados habían aumentando de modo alarmante. Sin embargo, también se recalcaron en el Congreso varios puntos positivos. El éxito de la Operación Júpiter de la Interpol en América latina, por ejemplo, serviría de modelo para otras operaciones transnacionales. El creciente compromiso político era visible en la declaración del G8 sobre falsificación y piratería, formulada durante la reunión de julio de 2005 en Gleneagles, y en el respaldo al trabajo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) para la realización de un estudio mundial exhaustivo sobre la falsificación y la piratería. En muchos países donde los gobiernos y las organizaciones de empresas realizaron campañas visibles, aumentaba la conciencia del público respecto de las consecuencias de comprar productos falsificados o pirateados. Un informe publicado en 2005 por IFPI, la organización que representa a la industria discográfica, indicaba que la venta de música digital desde sitios legales estaba despegando, mientras que las cifras de la descarga ilegal permanecían estables.

Sin embargo, el Congreso no se hacía ilusiones en cuanto a todo lo que quedaba por hacer para revertir la ola de actividades de falsificación y piratería. El eje del Segundo Congreso fueron cuatro áreas de interés reconocidas en las reuniones anteriores. Dentro de cada área de interés, los participantes distinguieron iniciativas de políticas específicas y acciones prioritarias, entre las cuales figuran las siguientes:

  • Cooperación
  • : Es preciso aumentar la cooperación, la comunicación y el compromiso entre los organismos internacionales, regionales y nacionales, en colaboración con el sector privado. Deben presentarse eje mplos nacionales positivos que muestren donde ha surtido efecto el incremento de los recursos. Debe de explotarse la revisión de la OMA de los mecanismos legales para compartir información entre administraciones aduaneras. Sería necesario establecer una cámara de compensación interindustrial para que las empresas compartan sus estrategias exitosas y sus mejores prácticas.
  • Concienciación
  • : Es menester un programa mundial coordinado para concienciar a los responsables de políticas, a los líderes de opinión y a los consumidores acerca de las consecuencias económicas y sociales de la falsificación y la piratería. Algunos de los objetivos deben ser: incitar a las empresas y a los organismos de ejecución a publicar las incautaciones, dar a conocer los vínculos con el crimen organizado transnacional y fomentar la inversión de mayores recursos para luchar contra las falsificaciones.
  • Fortalecimiento de capacidades
  • : Los gobiernos deberían recibir ayuda – mediante actividades como los talleres específicos de la OMPI – para formular estrategias eficaces de coerción y para formar a jueces y fiscales especializados. Sería útil elaborar bases de datos jurisprudenciales y obras de referencia para facilitar a los jueces y abogados a cargo de casos de violaciones de los derechos de propiedad intelectual (P.I.) el acceso a los antecedentes y debería intensificarse el intercambio de información entre funcionarios judiciales y fuerzas de seguridad. La cooperación debe acrecentarse para extender el alcance y la eficiencia de los programas de formación a la observancia de la P.I. Un grupo de estudio tendría que evaluar el creciente problema de la venta de productos falsificados y pirateados en Internet.
  • Legislación y aplicación de la ley
  • : A fin de impedir la falsificación y la piratería, las instancias gubernamentales nacionales deberían garantizar la introducción y la aplicación de disposiciones y sanciones de coerción eficaces, como acciones contra envíos de productos falsificados, condenas a prisión importantes e incautación de los activos y beneficios de los falsificadores.

Durante el Congreso Regional de Europa Oriental y Asia Central, en Bucarest en julio de 2006, se prosiguió con el trabajo sobre estas y otras recomendaciones, preparándose el terreno para el Tercer Congreso.

El Tercer Congreso: avances

Durante el Tercer Congreso, a celebrarse en Ginebra los días 30 y 31 de enero de 2007, se examinarán los avances y las dificultades dentro de cada área de interés. Los avances en numerosos ámbitos estimularán a los participantes. El peso combinado de tres importantes organizaciones intergubernamentales, junto a la participación de socios gubernamentales e industriales de primer orden en el proceso del Congreso, está atrayendo la atención de los medios y ayudando a generar una voluntad política significativa para abordar los problemas. El Grupo de Supervisión ofrece un mecanismo de coordinación para la cooperación sistemática entre las partes interesadas de los sectores público y privado. La comprensión del alcance y la complejidad de la falsificación y de la piratería internacional ha llevado a las organizaciones intergubernamentales y a la comunidad empresarial internacional a destinar recursos adicionales al fortalecimiento de capacidades, a la concienciación y a la asistencia técnica en muchos países.

La reunión de Ginebra incluirá discursos de ministros, jueces y dirigentes empresariales, así como presentaciones de expertos en la materia. Las discusiones en mesa redonda se estructurarán de manera a generar un debate franco y constructivo. Los participantes intentarán realizar evaluaciones rigurosas de las estrategias que funcionan bien y de las que funcionan mal para que el Congreso pueda concentrar sus esfuerzos en los desafíos compartidos y generar mayores repercusiones. El resultado de las deliberaciones ayudará a diseñar una serie de estrategias prácticas para que los gobiernos y la industria alcancen sus objetivos comunes de reducir la falsificación y la piratería.

____________________________

 

La OMPI en Internet