World Intellectual Property Organization

UPOV: la incidencia del derecho de obtentor

Agosto de 2006

Miembros de la UPOV (mostrados en verde oscuro) y Estados y organizaciones que han iniciado el proceso de adhesión (mostrados en verde claro):  junio de 2006.
Miembros de la UPOV (mostrados en verde oscuro) y Estados y organizaciones que han iniciado el proceso de adhesión (mostrados en verde claro): junio de 2006.

Las floristerías nos deslumbran con flores multicolores y pétalos y fragancias cada vez más diversos. En los expositores de frutas y hortalizas de los mercados se ofrecen nuevas y tentadoras variedades – más grandes, turgentes, sabrosas o atractivas a la vista. Alimentos como el pan, las patatas o el arroz son más baratos y de mayor calidad. Todos estos avances dependen de los fitomejoradores.

En la actualidad, los fitomejoradores, ya sean entusiastas a título personal, agricultores, instituciones investigadoras o empresas multinacionales, trabajan para obtener nuevas variedades vegetales. La mejora de las variedades es un medio necesario y rentable para aumentar la productividad, la calidad y la capacidad de comercialización de los agricultores y cultivadores. Sin embargo, la obtención de nuevas variedades vegetales requiere una inversión considerable en técnicas, mano de obra, recursos materiales, dinero y tiempo: una obtención vegetal puede tardar más de 15 años en salir al mercado. Por tanto, a los obtentores se les ofrece la protección de la propiedad intelectual como incentivo para la creación de nuevas variedades y contribuir al desarrollo sostenible de la agricultura, la horticultura y la silvicultura.

La Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV), con sede en Ginebra, es una organización intergubernamental independiente. Su razón de ser es la creación y promoción de un sistema efectivo de protección de las obtenciones vegetales con vistas a alentar la obtención de nuevas variedades de plantas en beneficio de la sociedad. La UPOV administra el Convenio de la UPOV, cuyo fin es asegurar que sus miembros reconocen los logros de los obtentores de nuevas variedades vegetales al concederles un derecho de propiedad intelectual fundamentado en un conjunto de principios claramente definidos. La posibilidad de conseguir ciertos derechos exclusivos sobre obtenciones vegetales ofrece a los fitomejoradores mayores posibilidades de recuperar los costos y reunir los fondos necesarios para seguir investigando. Sin estos derechos, no habría nada que impidiera a otros reproducir la nueva variedad y venderla a escala comercial, sin conferir ningún beneficio al obtentor.

Un informe de nuevo cuño sobre la incidencia del derecho de obtentor

El Informe de la UPOV sobre la incidencia del derecho de obtentor, publicado en 2001, concluye diciendo que la protección de las obtenciones vegetales ofrecida en el marco del sistema de la UPOV constituye un incentivo eficaz para el fitomejoramiento, y conduce a la creación de nuevas variedades mejoradas que aportan beneficios a agricultores, productores y consumidores. El informe, el primero de esta clase desde la adopción del Convenio de la UPOV en 1961, contiene un estudio sobre las repercusiones de la protección de las obtenciones vegetales en cinco países, a saber, Argentina, China, Kenya, Polonia y la República de Corea.

En sus comentarios sobre el informe, el Dr. Idris,* Secretario General de la UPOV dijo que, "de este estudio han surgido mensajes muy claros, siendo el más importante tal vez el que la adopción del sistema de la UPOV de protección de variedades vegetales y la adhesión a la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) allanan el camino hacia el desarrollo económico, en particular en el sector rural". Añadió que "una de las características fundamentales del estudio es que señala las diversas formas en que la protección de las obtenciones vegetales puede producir beneficios, y demuestra además que los beneficios varían de un país a otro, reflejando las circunstancias específicas de cada uno". La Presidenta del Consejo de la UPOV, Sra. Enriqueta Molina Macías (México), señaló que en virtud del sistema de la UPOV los agricultores, productores y obtentores tienen acceso a las mejores variedades producidas por obtentores de todos los territorios de los miembros de la UPOV. "Conforme al sistema de la UPOV, el ciclo de avance del fitomejoramiento puede seguir aumentando al máximo los beneficios de la protección de las obtenciones vegetales y el fitomejoramiento en el futuro" dijo.

Beneficios de la protección

En el informe se subraya que los beneficios de las obtenciones vegetales son numerosos y variados, entre los que cabe destacar los siguientes:

  • beneficios económicos, por ejemplo, mediante las variedades con un mayor rendimiento que lleva a la reducción del precio de los productos finales para los consumidores, o una mejor calidad, que se traduce en productos de mayor valor con mayores posibilidades de comercialización;
  • beneficios para la salud, por ejemplo, por medio de las variedades con mejores contenidos nutricionales y mayores beneficios medioambientales, como las variedades con más tolerancia al estrés o resistencia a las enfermedades; o
  • el mero placer, por ejemplo, en el caso de las plantas ornamentales.

Número de obtenciones

*
Con la ampliación de la UPOV, ha aumentado la importancia de la protección de las variedades vegetales en diferentes regiones, como ilustra el número de solicitudes del gráfico.

Los informes nacionales pusieron de manifiesto el aumento en la cifra general de obtenciones tras la introducción de la protección de variedades vegetales. Entre éstas se encuentran, por ejemplo, cultivos de productos básicos en el sector agrícola, como la cebada, el maíz, la soja o el trigo; cultivos hortícolas importantes, como la rosa, la col china o la pera; flores tradicionales como la peonía, la magnolia o la camelia en China; árboles forestales, como el álamo en China; y cultivos tradicionales como el ginseng en la República de Corea. Los informes resaltaron la importancia de ampliar la protección a todos los géneros y especies de un país con el fin de disfrutar plenamente de los beneficios de la protección de las variedades vegetales.

En el informe se pone también de manifiesto que la introducción del sistema de la UPOV de protección de variedades vegetales y, en particular, la adhesión a la UPOV van acompañadas de un gran número de solicitudes de protección de variedades vegetales por parte de obtentores extranjeros (no residentes). Esto se ha interpretado como una mejora en la capacidad competitiva mundial de los productores.

Fitomejoramiento nacional

*
Betsy: una variedad de strelitzia seleccionada por la Sra. Mary Consolata Muriithi (Kenya), cuya solicitud de protección de variedades vegetales se encuentra bajo examen

Argentina informó de un aumento en el número de entidades nacionales dedicadas al fitomejoramiento, la mayoría en el sector privado, por ejemplo de soja y trigo. La República de Corea registró un aumento en el número de obtentores de determinados cultivos, como el arroz y la rosa. Polonia informó de un aumento en el número de entidades comerciales dedicadas al fitomejoramiento y un aumento general en el número de variedades mejoradas producidas, pese a la disminución del fitomejoramiento financiado públicamente y el descenso en el número general de entidades nacionales dedicadas al fitomejoramiento. China informó del impulso de las actividades comerciales de fitomejoramiento en institutos nacionales públicos de investigación y en las empresas de semillas nacionales, con un aumento en el número de obtentores (por ejemplo, maíz y trigo en la provincia de Henan) vinculado al aumento en las cifras de solicitudes de protección de variedades vegetales. Las variedades protegidas generaron ingresos para los obtentores, especialmente para las instituciones públicas de investigación y las universidades agrícolas, y fomentaron la inversión posterior en el fitomejoramiento.

La República de Corea informó de la estimulación de determinados sectores de fitomejoramiento. Por ejemplo, los obtentores particulares (como los agricultores) y los investigadores universitarios entraron en el sector del fitomejoramiento del arroz. Desde la introducción de la protección de las variedades vegetales, se ha producido una transformación importante en el sector del fitomejoramiento del arroz a fin de satisfacer la evolución de la demanda de este cultivo. En el sector del fitomejoramiento de la rosa han aparecido obtentores privados, lo que ha llevado a un aumento en el número de variedades nacionales. Kenya informó de la facilitación de las alianzas públicoprivadas dirigidas al fitomejoramiento, en especial entre institutos internacionales de investigación y empresas de semillas kenianos, y la aparición de nuevos tipos de obtentores (investigadores universitarios, agricultores privados).

Un sistema de protección de variedades vegetales eficaz puede también proporcionar importantes beneficios en el contexto internacional mediante la supresión de obstáculos al comercio de las variedades, aumentando así la extensión del mercado nacional e internacional. Es poco probable que los obtentores cedan variedades valiosas en países que no cuentan con una protección adecuada. El acceso a estas valiosas variedades obtenidas en el extranjero aumenta la capacidad de los agricultores y productores nacionales para mejorar su producción y exportar sus productos. Asimismo, como consecuencia de la exención del obtentor (en virtud de la cual los actos realizados a los fines de la creación de nuevas variedades no serán sometidos a ninguna restricción), recogida en el Convenio de la UPOV, los obtentores nacionales tienen también acceso a variedades valiosas para utilizarlas en sus programas de fitomejoramiento. El informe indica que este aspecto internacional constituye un medio fundamental para la transferencia de tecnología y la utilización eficaz de los recursos genéticos.

Enlaces

La OMPI en Internet