World Intellectual Property Organization

GWIIN: En pro de las mujeres inventoras de México y de todo el mundo

Agosto de 2006


"Gracias a un taller organizado por la GWIIN y la OMPI me di cuenta de las áreas de la propiedad intelectual en que debía centrarme". –Simi Belo creó y registró la marca de su diseño innovador de pelucas NewHair®, que dejan ver el cuero cabelludo a través de la raya del peinado con el fin de darle un aspecto más natural. (Cortesía de Simi Belo)

Al tiempo que en los estadios de fútbol de toda Alemania se celebra la Copa Mundial de la FIFA 2006, está teniendo lugar una competición internacional de carácter muy diferente. Mujeres inventoras de todo el mundo están demostrando sus conquistas en rondas clasificatorias que ya se han celebrado en Ghana, Singapur, el Reino Unido y, ahora, en la Ciudad de México, con la esperanza de ser seleccionadas para competir en el certamen mundial de mujeres inventoras que se celebrará en la India en 2008.

 Este certamen es sólo una de las múltiples actividades que organiza la Red Mundial de Mujeres Inventoras e Innovadoras (GWIIN, por sus siglas en inglés). Fundada en 1998 por su Directora General, Bola Olabisi, el objetivo de esta organización independiente es "ayudar a las mujeres inventoras e innovadoras en el largo y arduo camino que discurre entre la idea y el momento en que se materializa en el mercado, y otorgar reconocimiento a su labor".

Las mujeres, comentó la Sra. Olabisi a la Revista de la OMPI, tienden a ser innovadoras de forma natural; solucionan los problemas a medida que se presentan en su vida cotidiana en el hogar o en el trabajo. Mientras que en el pasado este tipo de innovaciones no habrían tenido mayor trascendencia, en la actualidad hay mujeres emprendedoras que están introduciendo en el mercado más productos y servicios que nunca. No obstante, señala la Sra. Olabisi, todavía no se ha materializado todo su potencial económico. Las mujeres de todo el mundo siguen encontrándose con los mismos problemas a la hora de hallar orientaciones prácticas sobre, por ejemplo, el modo de proteger sus ideas, crear prototipos, o elaborar planes empresariales realistas. "La falta de apoyo y, en muchos casos, la falta de sensibilidad, sofoca la invención y empobrece el crecimiento económico de muchos países", concluye.

Desmitificar la propiedad intelectual

Un aspecto fundamental de la labor de la GWIIN es la desmitificación de las cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual, y con frecuencia éste es precisamente el mayor beneficio que obtienen los miembros de la red. A través de seminarios, talleres, actividades en red, premios, exposiciones y productos de información, los participantes adquieren conocimientos y formación sobre el papel fundamental que desempeñan los derechos de propiedad intelectual en el desarrollo y comercialización de las innovaciones. Con el fin de alcanzar la máxima efectividad y reforzar las redes de apoyo, la GWIIN mantiene estrechas relaciones con organizaciones del sector, como las oficinas nacionales de patentes. Asimismo, pone en contacto a mujeres con experiencia de primera mano en el registro, utilización y observancia de los derechos de propiedad intelectual con mujeres aspirantes a inventoras, de modo que les sirvan de inspiración y les proporcionen ejemplos de prácticas satisfactorias.

La existencia de una red de grupos regionales de miembros que colaboran con organismos públicos locales e instituciones docentes permite a la GWIIN disfrutar de una vasta cobertura geográfica en África, Asia y América Latina. La asociación se ha aliado con la Universidad Metropolitana de Londres para fundar la Red europea de mujeres inventoras e innovadoras (European Women Inventors and Innovators Network) y a principios del próximo año presentarán en Bruselas algunos de sus "conceptos de prácticas óptimas".

Simi Belo, directora de una empresa de productos para el cabello radicada en Londres, explica la influencia que ha ejercido la GWIIN en sus procesos de decisión con relación a los derechos de propiedad intelectual. "Hace dos años asistí a un taller en la convocatoria de Singapur. En aquel momento andaba enfangada con la solicitud de derechos de propiedad intelectual para proteger mi diseño innovador de pelucas. El taller me vino al pelo para darme cuenta de las áreas en que debía centrarme, dadas las limitaciones de presupuesto con que contaba". La Sra. Belo optó por un modelo empresarial de concesión de licencias, cuyo volumen de negocio alcanza en la actualidad cifras de seis dígitos en los Estados Unidos de América por la producción, venta y comercialización de sus pelucas NewHair®. "El enfoque práctico de la GWIIN de desmitificación de los derechos de propiedad intelectual y de transmisión de experiencias ha sido fundamental para el éxito del negocio. Ahora yo contribuyo por mi parte transmitiendo la experiencia que he adquirido." 

Las mujeres mexicanas en el punto de mira

*
La Dra. María del Socorro Flores González obtuvo el premio MEXWII 2006 por su trabajo en métodos de diagnóstico de la enfermedad parasitaria amibiasis invasiva. La Dra. Flores competirá con otras ganadoras regionales en la India, en 2008. (Fotografía: Liliana Coria)

Con un número sin precedentes de mujeres que están despuntando en los ámbitos científico, tecnológico y técnico, ¿no habrán satisfecho sus objetivos las organizaciones que promueven a las mujeres inventoras? Las estadísticas sobre patentes indican que no es así. Las cifras del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) que se citaron durante la Exhibición, Conferencia y Ceremonia de Premiación de la Conferencia de Mujeres Inventoras e Innovadoras celebrada en mayo en la Ciudad de México indican que sólo 42 mujeres han solicitado patentes de invención durante los últimos cinco años, frente a las 671 patentes solicitadas por sus compatriotas masculinos y las más de 32.000 solicitudes de patente solicitadas por extranjeros durante ese mismo periodo, la mayoría de los Estados Unidos de América.

Con el certamen de la Ciudad de México, organizado por la GWIIN e Inova Consultancy y copatrocinado por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y el Instituto Nacional de las Mujeres, se ha tratado de acometer la tarea de compensar ese desequilibrio. La convocatoria fue aclamada como un gran éxito. "Despertó el interés de los medios informativos nacionales por muchas heroínas olvidadas entre las mujeres creativas y pioneras de la nación" dijo la Sra. Olabisi. A juzgar por la experiencia de las ganadoras de los premios de la GWIIN en otros países, la publicidad resultante para las inventoras mexicanas debería darles un impulso considerable en la comercialización de sus invenciones. La Directora Adjunta del CONACYT, Silvia Álvarez Bruneliere, resumió el espíritu de optimismo al declarar a la prensa que "este acontecimiento abre enormes posibilidades al talento de las mujeres mexicanas y fomenta su participación en el desarrollo nacional". El CONACYT y el Instituto Nacional de las Mujeres prometieron un fondo especial para ayudar al desarrollo de los proyectos ganadores.

La ganadora del primer premio fue la Dra. María del Socorro Flores González, de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), por los procedimientos que tiene patentados para diagnosticar la amibiasis invasiva, una enfermedad parasitaria que afecta a millones de personas en los países en desarrollo y que provoca más de 100.000 muertes cada año. Tras 20 años de investigación, estos resultados satisfacen la necesidad de disponer de mejores métodos de diagnóstico que resulten adecuados para los países en desarrollo, habida cuenta de que las pruebas diagnósticas disponibles previamente han demostrado no ser suficientemente sensibles en las zonas endémicas. La Dra. Flores González irá a competir a la India con las ganadoras regionales de Europa, África, el Oriente Medio y Asia.

Otras innovaciones galardonadas en la convocatoria mexicana proceden de ámbitos muy diversos, desde, por ejemplo, un proyecto para producir agentes terapéuticos a partir del cultivo controlado de plantas medicinales mexicanas, hasta la Radio-ADO, una emisora de radio formada por adolescentes que ofrece educación sexual a los adolescentes, pasando por habitaciones o casas neumáticas prefabricadas.

¿Y ahora qué?

"Pienso que vamos a ser testigos de muchas más innovaciones procedentes de África", dice la Sra. Olabisi. "Existe un gran potencial en ese continente. Estén atentos al evento paneuropeo que tendrá lugar a principios del próximo año y a los premios que se otorgarán en el Camerún en octubre de 2007."

Enlaces

La OMPI en Internet