World Intellectual Property Organization

Día Mundial de la Propiedad Intelectual 2006

Abril de 2006


Hace seis años, los Estados miembros de la OMPI decidieron instaurar el Día Mundial de la Propiedad Intelectual para fomentar la concienciación acerca del papel que desempeña la propiedad intelectual en nuestra vida cotidiana y para celebrar la contribución de los innovadores y los artistas de todo el mundo al desarrollo de la sociedad. Se escogió el 26 de abril por ser el día en que entró en vigor, en 1970, el Convenio que establece la OMPI.

Cada año se ha respondido con más entusiasmo, y son cada vez más los ministerios públicos, ONG, sectores industriales e instituciones educativas que se unen a las celebraciones con nuevas actividades y acontecimientos. El tema de este año propuesto por la OMPI es el de las ideas como punto de partida de cualquier tipo de propiedad intelectual. La OMPI ha enviado carteles y material promocional a las oficinas y organizaciones de propiedad intelectual de todo el mundo, y se emitirá un mensaje de 30 segundos de promoción del Día Mundial de la Propiedad Intelectual en canales internacionales de televisión.

En el próximo número de la Revista se incluirá un resumen de los informes preparados por los Estados miembros sobre los acontecimientos de este año.

Mensaje del Director General, Kamil Idris

El Día Mundial de la Propiedad Intelectual es una oportunidad para animar a las personas a reflexionar acerca del papel que desempeña la propiedad intelectual en la vida cotidiana y sobre su importancia en el fomento y la protección de las innovaciones y la creatividad. Este año celebramos el punto de partida de la propiedad intelectual, es decir, las semillas de las que brotan todas las innovaciones y obras creativas: las ideas.

La capacidad inagotable que tenemos los seres humanos de concebir ideas nos hace únicos. A pesar de ello, esta aptitud extraordinaria es considerada como algo natural. Apenas nos damos cuenta de las innumerables ideas que se nos ocurren a diario o de la medida en que las cosas que valoramos son fruto de las ideas de los demás: invenciones que ahorran mano de obra, diseños atractivos, tecnologías que salvan vidas.

Las ideas dan forma a nuestro mundo; son la materia prima de la que dependen nuestra prosperidad y nuestro patrimonio futuros. Por ese motivo es fundamental crear entornos en los que se alienten y recompensen las ideas innovadoras, y ésta es la razón de ser de la propiedad intelectual.

Todo comienza con una idea: desde las palabras, la música y las imágenes que nos conmueven hasta las marcas que llaman nuestra atención; desde la bicicleta hasta el combustible biológico, y desde el microchip hasta el teléfono celular.

La OMPI en Internet