World Intellectual Property Organization

Innovación en Botswana: El Centro Tecnológico de Botswana

Julio de 2005

La pericia del BOTEC en el diseño de edificios eficientes desde el punto de vista energético queda demostrada en el propio edificio de su sede.
La pericia del BOTEC en el diseño de edificios eficientes desde el punto de vista energético queda demostrada en el propio edificio de su sede.

Una prótesis auditiva que funciona con energía solar, un método para aglutinar la arena del desierto de Kalahari para fabricar ladrillos, un controlador de carga fotovoltaica, una lámpara fluorescente de bajo voltaje: éstas son algunas de las innovaciones que han salido del Centro Tecnológico de Botswana (BOTEC), situado en Gaborone.

Fundado en 1979 y financiado por el gobierno de Botswana, el BOTEC es un organismo de investigación y desarrollo dedicado a la búsqueda de soluciones tecnológicas innovadoras que contribuyan al desarrollo social, económico e industrial de Botswana. En la actualidad, el Centro actúa de eje nacional para el desarrollo de la investigación y la difusión de sus resultados. Sus 150 trabajadores de plantilla se dedican a determinar necesidades tecnológicas y ofrecer experiencia profesional para desarrollar soluciones para esas necesidades. Con esto, el BOTEC pretende ayudar a los innovadores de Botswana a superar los problemas a los que se enfrentan, como el reducido tamaño del mercado local, la falta de capitales de riesgo que permitan llevar a buen término las ideas, o las limitaciones de la infraestructura de propiedad intelectual del país a la hora de proteger las ideas innovadoras.

SolarAid

Una de las primeras iniciativas del BOTEC culminó en una innovación en el campo de productos alimentados por energía solar para personas con sordera. Unos 167 millones de personas de países en desarrollo padecen sordera o problemas auditivos discapacitantes1, lo que limita sus oportunidades de acceso a la educación y el empleo. Si bien existen prótesis auditivas de bajo costo, no siempre están diseñadas para las condiciones que se dan en las comunidades empobrecidas, donde las baterías escasean y son costosas. Con objeto de hacer frente a este problema, el BOTEC organizó en 1992 un proyecto de colaboración con Motse Wa Badiri Camphill, ONG de carácter benéfico dedicada a ofrecer servicios de formación, empleo y rehabilitación a personas con discapacidades en Botswana. La finalidad era diseñar, fabricar y distribuir un aparato auditivo de bajo costo alimentado sencillamente por energía solar. El BOTEC creó un prototipo inicial de prótesis auditiva corporal alimentada de energía helioeléctrica. El equipo de Motse Wa Badiri Camphill llevó a cabo las pruebas de campo, recaudó fondos para diseñar mejoras, puso la marca SolarAid al dispositivo y lo sacó al mercado. La prótesis auditiva consiguió en 1998 el premio al diseño en favor del desarrollo concedido por la Oficina de Normas de Sudáfrica y posteriormente obtuvo en Austria reconocimiento internacional en los premios mundiales a las energías renovables de 2002.

La prótesis auditiva corporal regargable con energía solar generó un gran interés y fue utilizada en muchos países en desarrollo. Con todo, el volumen de ventas no fue lo suficientemente grande como para que el producto fuera sostenible, así que Motse Wa Badiri Camphill fundó una organización independiente, Godisa2 Technologies Trust, a fin de concentrar la pericia técnica necesaria para convertir el prometedor proyecto piloto en un producto de verdadero éxito. Basándose en la experiencia previa, un equipo de jóvenes diseñadores de productos y técnicos crearon un cargador autónomo solar de baterías para los audífonos de oreja. El cargador, que actualmente se comercializa con excelentes resultados bajo la marca SolarAid requiere solamente entre 6 y 8 horas de luz para mantener una carga completa de una semana de duración. El cargador ha recibido en 2005 un premio de la OMPI en los premios nacionales de diseño en favor del desarrollo de Botswana, patrocinados por el BOTEC.

Soluciones sostenibles

En consonancia con la estrategia general del gobierno del país, el centro de interés principal del BOTEC son las energías renovables. En el Centro trabajan nueve ingenieros en proyectos e investigaciones relacionados con las energías renovables. En 1998, el BOTEC abrió una central de energía solar (fotovoltaica) que suministra electricidad a una clínica, una escuela de primaria, el alumbrado público y hasta 14 hogares de la aldea de Motshegaletau. Este proyecto ha mejorado la calidad de vida de los residentes y ha propiciado el crecimiento de las empresas locales. El BOTEC se encuentra actualmente debatiendo una estrategia nacional de centrales de energía solar con la Corporación Energética de Botswana.

El Centro se enorgullece de las tecnologías basadas en energía renovable que ha desarrollado su personal, como el controlador de carga fotovoltaica, que evita que las baterías solares se carguen demasiado o demasiado poco, o la lámpara Masa, una lámpara fotovoltaica que funciona con cualquier fuente de alimentación que produzca entre 10 y 16 voltios. Estas tecnologías y otras desarrolladas con anterioridad se han transferido con éxito a empresas locales.

La arquitectura sostenible constituye otra área de especialización por la que ha llegado a ser conocido el BOTEC. El edificio que acoge al Centro, finalizado en 2001, está diseñado como un proyecto de demostración que incorpora características de climatización fácil y bajo consumo, como refrigeración por evaporación, un atrio reticular, chimeneas solares, captación de aguas pluviales y reciclaje de aguas residuales. El Centro está también investigando métodos nuevos para fabricar bloques de construcción a partir de la omnipresente arena del desierto de Kalahari. La finalidad es que las personas que viven en las zonas arenosas de Botswana puedan construir casas modernas más eficientes y de menor costo con ladrillos y bloques más asequibles y duraderos.

Propiedad intelectual

La ley de 1996 de derechos de propiedad industrial de Botswana ofreció un marco jurídico a los innovadores del país que quisieran buscar la protección de su propiedad intelectual. Sin embargo, la demanda fue baja y la oficina de propiedad industrial ha tenido que lidiar con la falta de personal cualificado, así como con los elevados costos administrativos de, por ejemplo, la búsqueda de información sobre patentes. El BOTEC participa en los acontecimientos que van sucediéndose y, de este modo, preside la comisión técnica sobre conocimientos indígenas, encargada de elaborar la propuesta de la sección sobre conocimientos indígenas de la ley de derechos de propiedad industrial, a fin de que los profesionales del conocimiento indígena se beneficien de su propiedad intelectual.

Una estrategia integral para crear una nación innovadora

La misión del BOTEC es tomar la iniciativa en el aprovechamiento de la ciencia y la tecnología innovadoras con el fin de transformar Botswana en un país competitivo a nivel mundial. A estos efectos, las actividades que emprende están en consonancia con el plan nacional de desarrollo. El BOTEC está considerado como un elemento clave del marco nacional para la innovación, establecido por el nuevo Ministerio de Comunicaciones, Ciencia y Tecnología. Al integrar el talento intelectual, creativo y empresarial del país en la estrategia nacional de desarrollo, el gobierno ha emprendido la marcha en pos del objetivo de Visión 2016 de Botswana: “una nación próspera, productiva e innovadora”.
 

_____________________

1 Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (2002)
2  Godisa puede traducirse en sentido lato como “ayudar a crecer a los demás”

La OMPI en Internet