World Intellectual Property Organization

Resumen de noticias

Enero de 2005


Controversias sobre nombres de dominio: de la ficción al fútbol

Los seguidores de los famosos libros de Harry Potter de la autora JK Rowling que confiaban con entrar en el sitio Web de la autora escribiendo (“al tuntún”) las direcciones www-jkrowling.com o kjkrowling.com, se encontraron con la desagradable sorpresa de entrar en un sitio de ciberpiratas en el que llovían los anuncios publicitarios. La autora se decidió a someter el caso al Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI. El pasado 22 de noviembre, Beatrice Jarka, experta designada por la OMPI, dictó una resolución en el sentido de que se transfirieran esos nombres de dominio a Joanne K. Rowling, por considerar que, al haber vendido millones de libros con ese nombre, Rowling gozaba de derechos sobre la marca no registrada JK ROWLING, y que el titular de los nombre de dominio objeto de litigio, de nacionalidad uruguaya, y con antecedentes sobrados en lo que se ha venido a llamar “typosquating”, es decir, registro de nombres de dominio similares a marcas notoriamente conocidas en los que se introducen errores tipográficos deliberados, por ejemplo, utilizando la letra de al lado en el teclado, había registrado los nombres de dominio de mala fe y para beneficiarse financieramente del gran número de personas que sin saber la dirección exacta intentan entrar en un sitio Web relacionado con JK Rowling.  El Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI se ha ocupado hasta la fecha de 7.000 demandas interpuestas en virtud de la rápida y económica Política Uniforme de Solución de Controversias en materia de Nombres de Dominio, demandas en las que las partes involucradas proceden de unos 120 países diferentes. Los casos guardan relación, entre otros, con nombres famosos como los de la estrella brasileña del fútbol Ronaldinho, del FC Barcelona, que en diciembre de 2004 ganó por “goleada” a una empresa estadounidense de registro de nombres de dominio.

En virtud de la Política Uniforme, todo titular de una marca cuya marca haya sido registrada por terceros como nombre de dominio puede interponer una demanda ante el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI*. El Centro designa a un experto jurídico independiente que examina los argumentos del titular de la marca así como los del titular del nombre de dominio. Si dicho experto llega a la conclusión de que el demandante es propietario de los derechos sobre la marca, que el nombre de dominio es similar hasta el punto de inducir a confusión con la marca, que el demandado no tiene intereses legítimos sobre el nombre de dominio o que el nombre de dominio se ha registrado y utilizado de mala fe, podrá ordenar la transferencia del nombre de dominio al demandante.

__________________

Protección de marcas: el caso de Nelson Mandela

También Nelson Mandela ha sido víctima de la ciberocupación indebida. Hace poco, su fundación consiguió que se cerrara el sitio Web www.nelsonmandela.com. Y lo que es más, Mandela se ha dado cuenta de que no sólo su nombre está siendo utilizado de forma abusiva sin autorización, por Internet, en centros comerciales, en letreros publicitarios, y en monedas de oro, sino también su imagen estampada en productos, y hasta el número de su celda en la cárcel y el nombre de su clan. Eso es lo que le ha decidido a solicitar protección mediante el registro de su nombre como marca, y por el momento trata de desalentar a los autores de abusos escribiéndoles para informarles de que tanto él como su fundación de beneficencia gozan de derechos exclusivos en relación con su nombre y que deben solicitar autorización si desean hacer uso del mismo.

__________________

Derecho de autor y actuación coreográfica

*
heartSTRINGS, dúo interpretado por Janis Brenner y John Mario Sevilla (Foto: UN Photo/Evan Schneider)

La Oficina de Coordinación de la OMPI en Nueva York organizó el 10 de noviembre, en el Dag Hammarsjkold Auditorium de las Naciones Unidas, un debate sobre el derecho de autor y la coreografía así como un espectáculo de baile a cargo de la famosa compañía de Nueva York “Janis Brenner and Dancers”. Janis Brenner, coreógrafa además de primera bailarina, se dirigió al público antes de cada una de las tres interpretaciones para hablar de su experiencia de interpretación coreográfica en diferentes países y continentes. A partir de los comentarios y las preguntas del público salieron a relucir los vínculos entre el derecho de autor y la coreografía, siendo una ocasión para poner en evidencia el mandato internacional que incumbe a la OMPI. Para el público, procedente de los círculos diplomáticos, el debate y la interpretación coreográfica fueron una oportunidad para comprender mejor qué es la OMPI y cuál es su función.

__________________

DVD desechables: “Cuenta atrás” hacia la autodestrucción

*

Los fabricantes franceses acaban de lanzar un nuevo DVD desechable: tras abrir la funda, el cliente dispone de ocho horas para ver la película antes de que el disco se autodestruya. Los discos, que se venden a un precio similar a lo que cuesta alquilarlos, están químicamente programados, es decir, que la superficie del disco va oscureciéndose al entrar en contacto con el aire y en un momento dado se vuelve totalmente opaca e ilegible en los lectores de DVD. Aunque, como cualquier otro DVD, esos discos también pueden ser objeto de copia ilegal y de piratería, puede que los estudios cinematográficos vean las ventajas que ofrecen en el sentido de que reducirán el alcance de los actos de reproducción ilegal. La Walt Disney Company lleva un año probando en el mercado una versión que se vuelve inutilizable al cabo de 48 horas. Los inventores de la versión de ocho horas hacen valer la corta vida, y por consiguiente, el limitado tiempo para crear copias falsificadas, para promover el DVD desechable. Y en las tiendas en las que se alquilen esos DVD, los clientes podrán evitarse la carga de tener que devolver las películas alquiladas para evitar sobrepagos. A los ambientalistas les preocupa que esos discos agraven los problemas de evacuación de basura pero los discos y fundas son reciclables. Los primeros DVD desechables aparecieron en el mercado en 1998 pero todavía no han tenido el éxito que cabe esperar. Es posible que los titulares de obras protegidas por derecho de autor vean en el disco desechable una solución más interesante para proteger sus obras.

La OMPI en Internet