World Intellectual Property Organization

Establecimiento de instituciones de P.I. en los Países Menos Adelantados (PMA) (Parte IV)

Enero de 2005

El Embajador Samuel Amehou, Representante de la Coordinación Mundial de PMA en la ceremonia de apertura de la Conferencia Ministerial de Seúl.
El Embajador Samuel Amehou, Representante de la Coordinación Mundial de PMA en la ceremonia de apertura de la Conferencia Ministerial de Seúl.

Éste es el último de una serie de cuatro artículos. En los artículos anteriores se han examinado algunos de los problemas que se plantean a los países menos adelantados (PMA) al tratar de crear instituciones de propiedad intelectual (P.I.) eficaces. Para terminar, nos centraremos en la asistencia brindada a los PMA para superar estos problemas. Asimismo informaremos sobre la reciente conferencia de PMA celebrada en la República de Corea, país en desarrollo que se ha destacado por utilizar con éxito el sistema de P.I. para fomentar el desarrollo y crear riqueza.

El ejemplo de Corea

Entre el 25 y el 27 de octubre de 2004, ministros y altos funcionarios gubernamentales procedentes de 21 de los países menos adelantados del mundo se reunieron en la Conferencia Ministerial de Seúl, organizada conjuntamente por la OMPI y la Oficina Coreana de Propiedad Intelectual (KIPO) con el fin de intercambiar experiencia en relación con los esfuerzos tendentes a integrar la propiedad intelectual en las políticas nacionales de desarrollo. Los ministros declararon su determinación de abordar los problemas con que se enfrentan sus países en materia de creación de instituciones de propiedad intelectual “con un sentido renovado de preocupación, propósito y objetivos comunes, tratando de encontrar la forma de fortalecer la cooperación regional e internacional para utilizar la propiedad intelectual en el fomento del desarrollo nacional”.

El celebrar la Conferencia en la República de Corea sirvió para reafirmar que el establecimiento de sistemas eficaces de P.I. no es un fin en sí sino más bien un medio de promover el progreso económico y social. Para los representantes gubernamentales de los PMA, el hecho de presenciar el éxito alcanzado por Corea era estimulante. Se encontraban ante un país que, 50 años atrás, habría podido tildarse de PMA si hubiera existido ese término entonces; en cambio, hoy en día se había levantado para convertirse en un líder mundial de la innovación en los ámbitos de la electrónica, la industria automovilística, las telecomunicaciones y las tecnologías de la información. Las multinacionales coreanas de alta tecnología tales como Hyundai Motor Company y Samsung Electronics, que los participantes en la Conferencia tuvieron la oportunidad de visitar, se han convertido en marcas de reconocimiento mundial. Actualmente, la República de Corea ocupa el séptimo lugar en el mundo entre los países que presentan solicitudes internacionales de patentes en el marco del Tratado de Cooperación en materia de Patentes.

Entre tanto, el PIB medio por habitante en los PMA sigue siendo inferior a un sexto de la cifra correspondiente a la República de Corea. Ese hecho suscitó debates animados en la Conferencia en torno a las razones del éxito de Corea en su creación de una infraestructura basada en conocimientos. Entre los factores identificados como determinantes de ese éxito figuran la ayuda extranjera relacionada con su situación geoestratégica, que ayudó a impulsar sus sectores tecnológicos, así como la dura labor, la energía y la inventiva desplegada por el pueblo coreano. El notable orador, Sr. Joseph Stiglitz, Premio Nobel y antiguo Primer Vicepresidente del Banco Mundial, recalcó la importancia de invertir en la educación y la investigación y de crear centros de excelencia. Recomendó el establecimiento de un fondo en fideicomiso para la transferencia de tecnología de Corea a los PMA. “Si Corea lo ha hecho, nosotros también lo podemos hacer”, fue el mensaje que comunicaron con entusiasmo los participantes de los PMA en la Conferencia.

Resumen: las piedras angulares de las instituciones de P.I.
  • Un marco jurídico y reglamentario apropiado que permita la protección, observancia y comercialización de la P.I., salvaguardando al mismo tiempo el interés público;
  • Unas estructuras de organización eficaces y transparentes para administrar el sistema, en particular organismos simplificados dentro de un marco nacional; y redes de enlace entre los actores de la P.I. de los sectores público y privado;
  • Una mano de obra capacitada que cuente tanto con experiencia técnica en materia de P.I. como con conocimientos especializados de gestión que permitan alcanzar resultados positivos;
  • Redes de comunicación modernas que incluyan la automatización de las oficinas para compartir los conocimientos, el acceso a la información y la difusión de la P.I.

Cómo conseguir la ayuda necesaria

Si bien la Conferencia de Seúl puso de relieve el evidente potencial de los PMA, no minimizó las dificultades que éstos enfrentan al intentar crear instituciones de P.I. La mayoría de los PMA no cuentan con estructuras democráticas estables como para que florezca el talento, la gente trabaje en forma constructiva y los sistemas jurídicos de P.I. se administren en forma equitativa. Por definición, los PMA carecen de los recursos financieros y técnicos que permiten hacer frente a los problemas no resueltos. Sin embargo, disponen de una ayuda práctica y financiera bastante extensa. La OMPI ha elaborado y puesto en funcionamiento programas de cooperación técnica para asistir a los PMA y lo mismo hacen los gobiernos y oficinas regionales de propiedad intelectual de muchos países, en particular de países en desarrollo adelantados tales como Corea, Brasil y Singapur. La cooperación brindada por el Brasil interesa particularmente a los PMA de habla portuguesa. La OMPI alienta a los PMA a buscar una cooperación estrecha en materia de transferencia de conocimientos y creación de instituciones, por ejemplo, con Australia, Canadá, China, Estados Unidos de América, la Federación de Rusia, Francia, Japón, el Reino Unido, la República de Corea y Suiza así como con organizaciones del sector privado, instituciones de investigación y universidades.

La cooperación técnica es un instrumento que ayuda a los gobiernos de los PMA a acelerar y facilitar el proceso que han elegido. El compromiso contraído por la OMPI de brindar una cooperación técnica para ayudar a los PMA a crear sus instituciones y sistemas de P.I. está inscrito como un objetivo fundamental en el documento del presupuesto de la Organización. El enfoque adoptado es función de la demanda y responde a las necesidades específicas de cada país. Las prioridades esenciales se definieron en la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre los PMA, celebrada en Bruselas en mayo de 2001, cuando los Estados miembros acordaron que los programas de cooperación para el desarrollo de la OMPI debían producir resultados concretos en un lapso de 10 años en cinco esferas clave:

  1. las tecnologías de la información;
  2. la gestión colectiva del derecho de autor y los derechos conexos;
  3. el desarrollo de los recursos humanos;
  4. los recursos genéticos, los conocimientos tradicionales y el folclore; y
  5. las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

En la Parte III de esta serie se describe el éxito del programa WIPOnet de automatización de las oficinas de P.I., pues hasta ahora se ha instalado WIPOnet en 28 PMA. En la Parte II se ilustran los progresos realizados en la instalación de organismos de gestión colectiva en Malawi y Benin. Estos proyectos en curso son la continuación del establecimiento de sociedades de gestión colectiva en Chad, Guinea Bissau, Mozambique y Tanzanía durante el año anterior. La División de Países Menos Adelantados de la OMPI se dedica también activamente a estudiar la cooperación entre las universidades y la industria y a establecer centros de información sobre patentes en los PMA. La División de Pymes ha puesto en marcha programas de sensibilización relacionados con las necesidades de las Pymes en materia de propiedad intelectual en Bhután y Nepal, por citar ejemplos. A continuación se expone la formación en recursos humanos que la Academia Mundial de la OMPI ofrece a solicitantes de PMA; asimismo se da un ejemplo de la cooperación actual en el ámbito de los conocimientos tradicionales.

Formación del personal

Las instituciones de P.I. sólo pueden ser tan eficaces como los hombres y las mujeres que las dirigen y las integran. La OMPI imparte formación en el ámbito de los recursos humanos para responder a la creciente demanda de los PMA de ayuda en la adquisición de los conocimientos especializados que necesita. La Academia Mundial de la OMPI ofrece toda una serie de cursos especializados, seminarios de formación y programas de formación profesional. En 2003 y 2004, 780 participantes de PMA se inscribieron al curso de enseñanza a distancia Curso general de propiedad intelectual. Los grupos de participantes más numerosos el año pasado procedían de Myanmar y de Togo. Entre los participantes figuraban no solamente funcionarios gubernamentales y de oficinas de propiedad intelectual sino también académicos, estudiantes, abogados, científicos y empresarios. La Academia también organiza con varias universidades cursos conjuntos de posgrado de especialización en propiedad intelectual. Gracias a estos programas, candidatos procedentes de Tanzanía, Sudán y Zambia han podido obtener diplomas de posgrado.

Formación en gestión pública
En los artículos anteriores se hacía hincapié en la necesidad de que los organismos de P.I., tales como las oficinas de patentes y marcas, fueran lo más autónomos posible desde el punto de vista financiero. Para lograrlo, es esencial que la gestión sea rigurosa. Los PMA pueden salir beneficiados si aplican los principios de la nueva gestión pública. Se trata de un concepto ahora bien establecido en muchos países en desarrollo1, según el cual la administración de los organismos gubernamentales se inspira en las empresas del sector privado que han alcanzando el éxito. Se trata de lograr la plena transparencia en materia de contabilidad de gastos e ingresos y un enfoque de gestión decidido, orientado hacia la obtención de resultados, basado en la fijación de objetivos y en la creación de incentivos para remunerar al personal en función de su rendimiento.

 

Los conocimientos tradicionales: fuente de riqueza de Senegal

La aplicación de derechos de propiedad intelectual a los conocimientos tradicionales y al folclore sigue siendo un ámbito relativamente nuevo. Sin embargo, hay en él un verdadero potencial económico pues se trata de un recurso nacional en gran parte no explotado que constituye la riqueza de muchos PMA y de sus pueblos. La OMPI está estudiando con los países en desarrollo y los PMA el tipo de marco institucional que mejor convendría a estos países para proteger estos recursos y sacar provecho de los mismos. (Véase el informe del Comité Intergubernamental, página 17).

Con este fin, está actualmente en curso en Senegal un estudio pormenorizado, financiado por la OMPI y realizado conjuntamente con la Universidad de Dakar. Durante la etapa inicial del estudio, los investigadores recorrieron el país para estudiar los elementos musicales, cuentos, diseños, el uso por los indígenas de las propiedades medicinales de las plantas, etcétera. Estos conocimientos tradicionales están siendo registrados, junto con pruebas de las fuentes y orígenes de los mismos para determinar la titularidad. La etapa final consistirá en calcular su posible valor económico, es decir, qué beneficio pecuniario podrían sacar los senegaleses de sus conocimientos tradicionales y su folclore si se protegieran por propiedad intelectual sus derechos sobre la explotación de estos recursos.

*
Preparación de una medicina tradicional a base de Chlorophora Excelsa en otro de los PMA, Uganda. (Photo: FAO/17512/R. Faidutti)

Financiación

La financiación para la creación de instituciones es un problema que se plantea siempre a los PMA. Los gobiernos han de elegir cuidadosamente las iniciativas prioritarias y considerar la mejor forma de aprovechar los recursos disponibles. Son fundamentales las políticas destinadas a atraer los recursos financieros del sector privado dentro del país, así como las inversiones extranjeras y la financiación internacional.

En la Conferencia Ministerial de Seúl se recomendó que ciertos acuerdos relacionados con fondos en fideicomiso, mediante los cuales algunos países desarrollados o países en desarrollo avanzados se comprometieron con asistencia financiera a participar en las actividades de cooperación para el desarrollo de la OMPI, se destinaran específicamente a responder a las necesidades de los PMA. Se trata en particular de los fondos en fideicomiso asignados por la Oficina Coreana de Propiedad Intelectual (KIPO) en octubre de 2004. Los PMA de la región de Asia y el Pacífico se benefician de la financiación sustancial del Japón proveniente del acuerdo de asignación de fondos en fideicomiso del Japón a la OMPI, vigente desde 1987. Esos fondos están destinados a consolidar los sistemas de propiedad intelectual y a formar funcionarios de oficinas de la propiedad intelectual de la región. Francia se ha comprometido también con la OMPI a asignar fondos en fideicomiso que se utilizan en proyectos de desarrollo de la propiedad intelectual realizados en ciertos PMA de África y en Haití.

Esferas prioritarias

Colmar la brecha entre los PMA y los países más desarrollados es un deber económico, político y ético que ha de asumirse a nivel mundial. Avanzar hacia una economía basada en los conocimientos y sustentada por un sistema eficaz de P.I. constituye una forma de generar riqueza para contribuir a alcanzar ese objetivo. Tal como lo dijo el Director General de la OMPI, Dr. Kamil Idris, la propiedad intelectual es “un poderoso instrumento de desarrollo económico que aún no se utiliza de manera óptima… particularmente en el mundo en desarrollo”2.

A continuación figura una lista de esferas prioritarias que los representantes gubernamentales de los PMA suelen poner de relieve en sus debates en el seno de la OMPI sobre la creación de instituciones de P.I. para favorecer el desarrollo económico. No se trata de una lista exhaustiva y cada elemento debe adaptarse a la situación del país respectivo:

  • identificación de las necesidades, capacidades y limitaciones del país;
  • adopción de medidas para fomentar tanto las inversiones extranjeras directas como la producción/el comercio nacional, por ejemplo, mediante el acceso a los mercados. Atraer a inversores extranjeros en esferas estratégicas, particularmente el sector de los servicios;
  • invertir en formación para contar con una mano de obra especializada y adaptable que sea capaz de hacer frente a la transición hacia una economía más basada en conocimientos;
  • prever incentivos para que los trabajadores especializados expatriados regresen al país;
  • invertir en una infraestructura dinámica de telecomunicaciones y de información; promover las tecnologías de la información y el uso de Internet;
  • apoyar a las empresas innovadoras y a las empresas que comercializan nuevas tecnologías, por ejemplo, estableciendo “incubadoras” de empresas;
  • facilitar alianzas tecnológicas a nivel mundial para las empresas del país;
  • reformar los programas gubernamentales de I+D para estimular la participación del sector empresarial y de la industria;
  • canalizar la financiación básica hacia determinadas redes de institutos públicos, privados y universitarios; utilizar las previsiones relacionadas con la tecnología y los conocimientos especializados externos para elegir opciones con conocimiento de causa;
  • difundir las nuevas tecnologías en todo el sector económico;
  • crear centros técnicos nacionales, subregionales y regionales para apoyar a las Pymes; y
  • ampliar los servicios y la infraestructura para fomentar programas industriales y agrícolas en las áreas rurales.

Para los PMA se trata de retos muy importantes. Pero tal como lo percibieron los ministros en Corea, las recompensas también pueden ser importantes. Una administración sensata, la adopción de políticas centradas y una gran dedicación en el trabajo son requisitos previos del éxito.

 

_________________

Reinventing Government (Estados Unidos de América); Initiative and Next Steps (Reino Unido); Kontraktmanagement (gestión de contratos) (Países Bajos); Principio de autonomía de las colectividades locales (Países Escandinavos); Wirkungsorientierte Verwaltungsführung (gestión orientada a la obtención de resultados) (Suiza).

Intellectual Property, a Power Tool for Economic Growth, Publicación de la OMPI N.º 888.
 

La OMPI en Internet