World Intellectual Property Organization

CUESTIONES PRÁCTICAS DE PROPIEDAD INTELECTUAL PARA LA ELABORACIÓN DE UN PLAN DE NEGOCIOS

¿De qué le puede servir un plan de negocios?

Un plan de negocios consiste en un mecanismo destinado a asegurar que los recursos o activos de una empresa se utilicen de modo rentable en todas sus actividades a fin de desarrollar y mantener una ventaja competitiva en el mercado. Para una empresa nueva, representa un plan de trabajo que asegurará su éxito, mientras que para una empresa que ya está en marcha, le ofrece un panorama de la situación general de la empresa, de cómo se está orientando y de cómo tiene previsto cumplir sus objetivos para alcanzar o mantener su éxito.

Establecer un buen plan de negocios requiere mucho trabajo. ¿Cómo se justifica entonces el tiempo y la energía que usted dedicará a la creación de un plan? Un plan de negocios se puede usar con diversos propósitos:

  • Para determinar la viabilidad de su idea: al formular por escrito un plan de negocios, la empresa se ve obligada a analizar todos los aspectos importantes, tales como la demanda potencial de sus productos o servicios, qué tipo de competencia y de obstáculos existen para su entrada en el mercado, si su producto o servicio se diferencia realmente de los que ya existen en el mercado o los mejora, los recursos necesarios, los empleados cuya contribución es decisiva, las tecnologías apropiadas y las asociaciones estratégicas, la movilización de fondos, los costos iniciales previstos, las estrategias de comercialización, etc.
  • Para tener acceso a financiación y ayuda iniciales: las incubadoras de empresas e inversores y prestamistas potenciales precisan planes de negocios bien formulados y realistas. Éstos no suelen serlo, de ahí que cerca del 80% de los planes de negocios que se presentan a los inversores e incubadoras de empresas sean rechazados.
  • Para formular directrices estratégicas: el plan de negocios es un punto de referencia que ofrece una base objetiva para que usted y su equipo directivo determinen si la empresa tiene posibilidades de alcanzar las metas y los objetivos en el plazo convenido y con arreglo a los recursos disponibles.
  • Para establecer una norma o base de comparación que permita evaluar toda decisión y resultado comercial en el futuro. Esta norma o base de comparación puede ir evolucionando con la empresa y, como tal, el plan de negocios es un documento dinámico que se debe revisar teniendo en cuenta las nuevas circunstancias y su evolución.

¿Por qué se debería incluir la propiedad intelectual en el plan de negocios?

Los conocimientos nuevos u originales y la expresión creativa de ideas son los motores de las empresas que tendrán éxito en el siglo XXI. Por lo tanto, la protección de dichos conocimientos y creatividad contra su divulgación involuntaria o su uso no autorizado por parte de competidores es cada vez más importante para desarrollar y mantener una ventaja competitiva. Para la creación de una empresa también son necesarios otro tipo de recursos, como una red de relaciones y fuentes de financiación. El sistema de protección de la propiedad intelectual representa una herramienta esencial para 1) mantener alejados a los competidores sin escrúpulos, 2) entablar relaciones con empleados, consultores, proveedores, subcontratistas, socios comerciales y clientes y 3) recaudar fondos.

Para recibir el visto bueno de una incubadora de empresas o atraer inversiones, es necesario disponer de un plan de negocios de calidad que refleje de forma objetiva las posibilidades del negocio propuesto. Para convencer a los inversores, tendrá que demostrarles 1) que existe una demanda para su producto en el mercado, 2) que su producto es superior a los productos de la competencia, si los hay, y 3) que ha tomado las medidas adecuadas para evitar que los competidores desleales se beneficien gratuitamente de su éxito.

La mayoría de los empresarios aseguran que el producto que ofrecen es innovador, único o superior a lo que ofrecen sus competidores. ¿Pero es acaso cierto? Si usted cree que lo es, tendrá que demostrarlo y una patente (o los resultados de una búsqueda de patentes fiable) puede ofrecer la mejor prueba de que su idea es una novedad.

El nombre comercial, las marcas y los nombres de dominio pueden ser los elementos fundamentales que diferencian su producto de los de la competencia. Por consiguiente, deberá elegir cuidadosamente el nombre comercial, la marca o marcas y el nombre o nombres de dominio que proponga y exponer en su plan de negocios las medidas tomadas para registrarlos.

Asimismo, los proveedores de ayuda e inversores iniciales querrán asegurarse de que el producto que usted propone a la venta no se basa, sin autorización alguna, en secretos comerciales, material protegido por derecho de autor, patentes u otros derechos de propiedad intelectual que pertenecen a otras empresas, dado que esto podría provocar la ruina de su propio negocio en costosas actuaciones judiciales. En algunos sectores de alta tecnología, el riesgo de violar los derechos de propiedad intelectual de terceros es elevado y los proveedores de servicios e inversores iniciales pueden mostrarse reacios a tomar ese riesgo, a menos que usted pueda demostrarles que no corren tal riesgo (por ejemplo, mediante una búsqueda de patentes o de marcas).

La información comercial confidencial, como los datos relativos a la producción, las invenciones secretas y los conocimientos técnicos, financieros y de comercialización, puede ser el factor principal en el que reside la ventaja competitiva de muchas empresas. En esos casos, es importante que los proveedores de ayuda e inversores iniciales sepan que la empresa tiene información de dominio privado significativa, conocida como secretos comerciales, y que usted ha tomado las medidas adecuadas para protegerla de los empleados y los competidores. De hecho, el propio plan de negocios constituye un documento secreto que sólo debe divulgarse a título confidencial, previa firma, en general, de un acuerdo de no divulgación o confidencialidad por parte del empleado, el inversor o cualquier otra persona involucrada.

En resumen, si la propiedad intelectual es un activo importante para su negocio (es decir, si su empresa posee patentes o tecnologías patentables, diseños industriales, secretos comerciales o marcas acreditadas, o si usted es el titular de los derechos patrimoniales sobre una obra protegida por derecho de autor), deberá constituir un elemento clave de su plan de negocios. Al pasar revista a los activos de la compañía y a sus oportunidades comerciales, hay que exponer tanto los activos tangibles (fábricas, equipamiento, capital, etc.) como los activos intangibles, pues en estos últimos reside cada vez más la clave del éxito comercial de una empresa en un entorno competitivo a ultranza. Así, toda prueba de diligencia debida por su parte en la gestión de sus activos de propiedad intelectual será sin duda determinante para convencer a los proveedores de ayuda e inversores iniciales del potencial que ofrece su empresa.

¿Cómo se puede integrar la propiedad intelectual en el proceso de planificación?

La redacción de un plan de negocios requiere una preparación adecuada. Antes de redactar su plan de negocios, deberá plantearse una serie de cuestiones. Deberá saber a qué tipo de negocio se refiere; qué recursos serán necesarios para alcanzar sus objetivos comerciales; cuáles son los mercados en los que desea introducir sus productos o servicios; qué viabilidad y qué potencial de crecimiento presenta la empresa, etcétera. También deberá identificar la importancia comercial de los activos de propiedad intelectual, ya sean activos de titularidad propia o activos a los que usted tiene autorizado el acceso, así como los recursos necesarios para obtener y mantener esos activos.

A continuación se resumen algunos puntos fundamentales en materia de propiedad intelectual que usted debe plantearse a la hora de preparar su plan de negocios. La importancia de los distintos aspectos dependerá de su situación y negocio particulares. Además, no se trata de una lista exhaustiva y posiblemente tenga que considerar muchas otras cuestiones, dependiendo de su situación. No obstante, la respuesta a estas preguntas podrá ayudarlo a integrar los activos de propiedad intelectual en el proceso de planificación de su empresa.

1. ¿Qué activos de propiedad intelectual posee?

  • Identifique su cartera de propiedad intelectual y clasifique su contenido. Incluirá sin duda información confidencial/secretos comerciales, uno o varios nombres comerciales y una o varias marcas, así como, posiblemente, nombres de dominio, diseños industriales, derechos de autor y derechos conexos y, en algunos casos, modelos de utilidad y patentes para invenciones.
  • ¿Qué otros activos de propiedad intelectual intangibles posee? En esta esfera, incluya los contratos de franquicia, licencia y distribución, los derechos de publicación, los acuerdos de no competencia, la información de sus bases de datos, los programas de sistemas informáticos, el perfil de comercialización, la experiencia en materia de gestión, la red de distribución, la capacidad técnica, etcétera.

2. ¿Qué características tiene su cartera de propiedad intelectual?

  • ¿Dispone de un sistema para identificar los activos de propiedad intelectual que posee? ¿Tiene una cartera de propiedad intelectual? ¿Cuándo fue creada? ¿Quién la creó?
  • De los activos de propiedad intelectual que posee, ¿cuáles se pueden registrar? ¿Están ya registrados o deberían registrarse? ¿Están también registrados en otros países/mercados de exportación? ¿Se va a renovar su registro? En caso afirmativo, ¿cuándo?
  • ¿Lleva usted a cabo evaluaciones de su propiedad intelectual o tiene previsto llevarlas a cabo? En caso afirmativo, ¿quién las realiza(rá) y con qué frecuencia?

3. ¿Qué medidas prevé para proteger los activos de propiedad intelectual que posee?

  • En caso de que comercialice (internamente o con un socio) los activos de propiedad intelectual que posee, ¿dispone de acuerdos para garantizar la propiedad o copropiedad de esos activos?
  • Si recurre a la contratación de servicios externos para algunas actividades de su negocio, ¿ha establecido contratos para garantizar la protección de sus derechos de propiedad intelectual sobre el trabajo subcontratado y prohibir que otros saquen provecho de su producto o lo comercialicen sin acuerdo previo?
  • ¿Cuán fácil o difícil resulta la adquisición o duplicación por medios adecuados de la información secreta de su empresa por terceros? ¿Qué medidas ha tomado para preservar el carácter secreto de la información confidencial de su empresa? ¿Dispone para sus activos físicos y electrónicos de una política y un plan de seguridad integrados? En caso de comercializar (internamente o con un socio) los activos de propiedad intelectual que posee, ¿cuenta con acuerdos para proteger la confidencialidad de la información secreta de su empresa? ¿Ha incluido cláusulas de confidencialidad o de no divulgación y cláusulas de no competencia en los contratos de sus empleados clave y de sus socios comerciales?
  • ¿Se ha cerciorado de que la información confidencial o los secretos comerciales de su empresa no están disponibles en su sitio Web o perdidos a causa de su difusión en el mismo? ¿No contiene ninguno de los encabezamientos del URL de su empresa información confidencial? ¿Ofrecen sus páginas Web enlaces a páginas con información confidencial?

4. ¿Qué importancia tienen los activos de propiedad intelectual para el éxito de su empresa?

  • ¿En qué medida está usando actualmente los activos de propiedad intelectual que posee y cuál es su utilidad o falta de utilidad potencial para su empresa?
  • ¿Depende el éxito comercial de su empresa de los activos de propiedad intelectual que posee, se trate de activos de titularidad propia o de activos obtenidos por conducto de una licencia? ¿De qué tipo de activos de propiedad intelectual depende?
  • ¿Posee nuevos productos o procesos que representen una ventaja competitiva excepcional? De ser así, ¿van a revolucionar alguna rama de la industria? ¿Pueden obtenerse los derechos de propiedad intelectual correspondientes para diferenciarse de los competidores e impedirles la entrada en el mercado?
  • ¿Qué ventaja competitiva representan sus activos de propiedad intelectual (ya sean de titularidad propia u obtenidos por conducto de una licencia) para su empresa? Analice y exponga la forma en que la propiedad intelectual puede representar un valor o un valor añadido para sus clientes y contribuir al desarrollo de una ventaja competitiva sostenible.
  • ¿Son los secretos comerciales, las patentes, las marcas, las obras protegidas por derecho de autor y los diseños industriales que posee suficientes para proteger adecuadamente los aspectos de su empresa que determinan el éxito de la misma?

5. ¿Es propietario de todos los activos de propiedad intelectual que precisa o se ve obligado a recurrir a los activos de propiedad intelectual de terceros?

  • ¿Es usted el propietario de todos los activos de propiedad intelectual que está usando? ¿Puede demostrarlo? ¿Dispone de los registros, las inscripciones, los contratos y demás pruebas que pueda solicitarle un inversor, un socio comercial o un tribunal? ¿Es posible que un tercero le reclame una parte de su propiedad intelectual (por ejemplo, empresas patrocinadoras o clientes que lo hayan contratado para realizar una investigación)?
  • ¿Está seguro de que no viola los derechos de propiedad intelectual de terceros? ¿Puede demostrarlo (por ejemplo, ha realizado búsquedas de patentes, marcas comerciales o diseños industriales)? ¿Se ha asegurado de que los empleados de primera importancia de su empresa que hayan trabajado para un competidor en el pasado firmaron acuerdos vinculantes de confidencialidad o de no competencia impuestos por su empleador o empleadores anteriores al dejar su empleo o empleos anteriores? ¿Necesita acceder a la propiedad intelectual de terceros para explotar su idea? ¿Le han sido concedidas la licencia o licencias necesarias para usar la propiedad intelectual de la que usted no es titular?
  • ¿Ha firmado un acuerdo de no divulgación o de no competencia con el personal clave, los subcontratistas, los consultores y otros proveedores externos que ceden a su empresa cualquier propiedad intelectual que desarrollan al trabajar para usted?
  • Al usar a contratistas externos para redactar y diseñar su material de comercialización y de promoción o su sitio Web/páginas Web, ¿especifica en sus contratos quién será el titular de la propiedad intelectual que se cree? Si son sus empleados los que realizan estas actividades, ¿se incluye esta labor en su empleo individual? De no ser así, ¿ha especificado por escrito quién será el titular de los derechos de autor y otros derechos de propiedad intelectual pertinentes? ¿Dispone de los permisos necesarios para usar en su sitio Web o a cualquier otro fin el material escrito, los gráficos, las fotografías, la música o cualquier otro elemento que haya sido creado por terceros?
  • ¿Figuran en su sitio Web metaetiquetas, hiperenlaces o marcos con enlaces profundos a otros sitios Web? ¿Están debidamente autorizados por las terceras partes en cuestión?

6. ¿Sabe lo suficiente acerca de las estrategias y de las carteras de propiedad intelectual adoptadas por la competencia?

  • ¿Ha previsto un plan para llevar a cabo un seguimiento de la competencia? ¿Ha reunido o tiene pensado usar información/bases de datos en materia de propiedad intelectual para realizar un seguimiento de la competencia? Las búsquedas en los registros de patentes, marcas comerciales y diseños industriales permiten obtener información detallada de carácter jurídico, técnico y comercial acerca de las operaciones y productos de un competidor. Puede usar dicha información para evaluar las posibilidades de entrada de sus productos en el mercado. Asimismo, una búsqueda en materia de propiedad intelectual es un medio de verificar si usted puede proteger su propiedad intelectual, si está infringiendo la propiedad intelectual de terceras partes y si éstas están infringiendo o son susceptibles de infringir los derechos de propiedad intelectual de los que usted es titular.
  • ¿Existen obstáculos en materia de propiedad intelectual que impiden la entrada de sus productos en el mercado de su competidor, por ejemplo patentes, marcas comerciales o diseños industriales que apuntalan la fidelidad del cliente a la imagen empresarial del competidor, a sus marcas, etcétera?

7. ¿Dispone de una política y de una estrategia de propiedad intelectual para su empresa?

  • ¿Cómo suele identificar, proteger, explotar y gestionar los activos de propiedad intelectual de su empresa?
  • ¿Qué planes ha puesto en marcha para sacar el máximo valor de la comercialización de sus activos de propiedad intelectual?
  • ¿Dispone de una estrategia de comercialización especial? ¿Tiene previsto exportar? En caso afirmativo, ¿ha usado o planea usar un sistema de presentación de solicitudes o de registro regional o internacional, tal como el Tratado de Cooperación en materia de Patentes, el Sistema de Madrid o el Arreglo de La Haya, para la solicitud de patentes y el registro de marcas comerciales o diseños industriales?
  • ¿Ha evaluado el potencial que ofrece la comercialización de una parte o de la totalidad de los activos de propiedad intelectual de su empresa, mediante la concesión total o parcial de licencias y franquicias o la venta directa de los activos?
  • ¿Ha llevado a cabo evaluaciones periódicas e independientes de los activos de propiedad intelectual de su empresa? ¿Se ha realizado una valoración de dichos activos? ¿Fue llevada a cabo de forma independiente?
  • ¿En qué medida ha tenido en cuenta las cuestiones impositivas y los incentivos asociados a la comercialización de la propiedad intelectual de su empresa? Pueden existir requisitos de carácter impositivo, tales como la inscripción registral, para la comercialización de la propiedad intelectual. El tratamiento fiscal de los ingresos y gastos derivados de la comercialización de la propiedad intelectual de su empresa puede variar mucho con respecto al trato contable. Pueden existir medidas gubernamentales de ayuda financiera relativas a los activos de propiedad intelectual y a su comercialización.
  • ¿Planea usar los activos de propiedad intelectual que posee como fianza o garantía para un préstamo o para crear un título comercializable en el mercado de valores? ¿Cuáles son las posibilidades de titularización de los futuros flujos de ingresos vinculados a su paquete/cartera de activos de propiedad intelectual?
  • ¿Cuenta con un programa de formación del personal que trate de la gestión y la protección de los activos de propiedad intelectual de su empresa?

Resumen

Los planes de negocios son un instrumento fundamental de cara a los proveedores de ayuda e inversores iniciales y a la hora de determinar las posibilidades de su empresa en el mercado. La propiedad intelectual ofrece ventajas competitivas para su empresa e incrementa su valor, por lo que es necesario exponer detalladamente a los proveedores de ayuda e inversores iniciales los activos de propiedad intelectual de que dispone, incorporándolos en su plan de negocios.

La OMPI en Internet