World Intellectual Property Organization

Propiedad intelectual – base de las inversiones de capital de riesgo

Ing. Mario W. Cardullo1

Aunque se ha considerado que la tecnología es uno de los motores del espectacular auge de la economía y la productividad en los Estados Unidos en los últimos decenios, los sólidos activos de propiedad intelectual generados en ese período han sido un factor básico que explica también ese crecimiento. La propiedad intelectual es un elemento decisivo que incita a la inversión de fondos en iniciativas que comportan riesgos. La propiedad intelectual forma parte integrante de la creación de valor en las empresas que desarrollan tecnologías y en ese sentido es un elemento fundamental para que las Pymes obtengan capital de riesgo. La utilización adecuada del sistema de propiedad intelectual es un poderoso factor de competencia, estabilidad y atenuación de los riesgos que comportan las inversiones de capital.

Inversores de capital de riesgo y derechos de propiedad intelectual

Uno de los principales problemas que se plantean al montar empresas que comercializan nuevas tecnologías es el acceso a la primera etapa de financiación, ya sea mediante préstamos o inversiones de capital de riesgo. Los inversores de capital de riesgo desean saber qué posibilidades tiene la invención o innovación en el mercado frente a los competidores existentes o potenciales. Los posibles inversores precisan también saber hasta qué punto la invención o innovación ofrece ventajas considerables y a largo plazo y si se justifica la creación de una empresa para comercializarla. Se esfuerzan por evaluar los puntos fuertes de la innovación y la capacidad del empresario para comercializarla.

Los inversores de capital de riesgo desean maximizar los rendimientos y reducir al mínimo los riesgos. Los riesgos de propiedad intelectual que deben tener en cuenta son de tipo comercial, financiero, administrativo y tecnológico2. Por lo general, las empresas de comercialización de nuevas tecnologías no pueden permitirse el lujo de verse involucradas en juicios. El dinero, tiempo y recursos de que disponen deben consagrarse al desarrollo y la comercialización de las tecnologías. El riesgo de que la empresa se vea involucrada en un juicio oneroso puede por sí solo reducir las probabilidades de conseguir financiación procedente de capital de riesgo. Las costas judiciales en un juicio por infracción de patente son de alrededor de 500.000 dólares EE.UU., y oscilan entre 300.000 y 500.000 dólares EE.UU. en lo que respecta a los secretos comerciales3. Por consiguiente, para los inversores de capital de riesgo la propiedad intelectual que revista la forma de secreto comercial puede ofrecer más interés que una patente “débil” que pueda ser objeto de litigio.

Un ejemplo de la incidencia de la propiedad intelectual y de sus ventajas es la forma en que las compañías que trabajan con esas nuevas empresas valoran esos activos. Catalyst Venture Partners4 es un grupo que trabaja con compañías a fin de prepararlas para captar inversiones externas procedentes de particulares o de instituciones. Trabaja exclusivamente con empresas que posean activos de propiedad intelectual excepcionales y estén en condiciones de lograr un crecimiento rápido.

Modelo de interacción

Sin la solidez y la protección de la propiedad intelectual apenas se realizarían inversiones en empresas nuevas o en crecimiento. El Gráfico 1 representa un modelo de interacción entre propiedad intelectual y capital de riesgo. Se observa así que incluso a ese nivel simplificado existen interacciones complejas. Sin embargo, la ausencia de cualquiera de los elementos del modelo podría plantear serias dificultades para el funcionamiento de ese motor económico fundamental.

Gráfico 1 Modelo de interacción entre la propiedad intelectual y el capital de riesgo

El modelo debe examinarse desde cuatro puntos de mira esenciales:

1. la propiedad intelectual genera más propiedad intelectual;

2. la propiedad intelectual local favorece el respeto de la propiedad intelectual en general;

3. la propiedad intelectual estimula y estabiliza los mercados; y

4. la propiedad intelectual genera capital y a su vez se ve influida por el capital, lo que a su vez repercute en la disponibilidad de capital de riesgo.

Como indica el Gráfico 1 hay un mecanismo de palanca que favorece la creación de activos de propiedad intelectual adicionales, lo que se aprecia bien cuando se analiza el aumento del número de solicitudes de patente. Las economías que fomentan la propiedad intelectual estimulan la generación de más propiedad intelectual.

Importancia de los activos de propiedad intelectual

Los derechos exclusivos que ofrece el sistema de propiedad intelectual constituyen con frecuencia los principales activos de los que puede extraer beneficios la pequeña o mediana empresa que genera tecnología. La utilización adecuada del sistema de propiedad intelectual puede contribuir a un rendimiento elevado, factor crucial para que las Pymes atraigan inversiones de capital de riesgo5.

El valor económico de una patente, de una marca, de un programa informático, de un nombre de dominio o de cualquier otro activo de propiedad intelectual debe sopesarse cuidadosamente al analizar en qué empresas cabe invertir capitales de riesgo. No todos los activos intangibles son iguales. Los inversores de capital de riesgo deben emplear técnicas homogéneas para evaluar los activos intangibles de la empresa de que se trate y decidir si invertir o no y en qué momento.

Uno de los aspectos más importantes que deben evaluar los inversores de capital de riesgo es la seguridad que ofrecen los activos propiedad intelectual. Por lo general, se busca una posición sólida con respecto a la patente y claridad sobre la cuestión de la titularidad de los activos de propiedad intelectual, especialmente si el inventor realiza sus investigaciones en una universidad u otra institución de investigación. El inversor tampoco debe perder de vista los posibles costos asociados a las patentes y su protección.

Varios mecanismos de mercado desempeñan una función central en la difusión de las tecnologías. El proceso de innovación se vuelve así más coordinado y mundializado, y fomenta la creación de nuevas empresas e industrias que desarrollan tecnologías. Habida cuenta de esos factores, es evidente que para mantener la competitividad en el plano mundial, las empresas precisan más activos de propiedad intelectual y que dichos activos sean más sólidos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha observado que introducir cambios positivos en los marcos jurídicos y normativos de los sistemas de patentes de los Estados Unidos, Europa y el Japón se ha traducido en un aumento de la materia patentable y en patentes más sólidas y valiosas6.

Esos mecanismos, y la evolución de los sistemas jurídicos y normativos han dado lugar a un aumento de las patentes concedidas. Además, la capacidad de los titulares de patentes de proteger sus derechos también ha aumentado, lo que ha impulsado a otros a patentar sus invenciones. Esas consecuencias positivas para el sistema de propiedad intelectual (véase el gráfico 1) se deben también a otros factores.

Un factor importante que estimula el desarrollo de la propiedad intelectual y a su vez induce un aumento de la disponibilidad de capital de riesgo es el respeto de los derechos de propiedad intelectual en general, pues contribuye también a reducir los riesgos.

El refuerzo y la ampliación de los derechos concedidos a los titulares de activos de propiedad intelectual han hecho aumentar el valor de esos activos para las empresas que ha hecho que los inversores de capital de riesgo tomen conciencia del rendimiento que podrían tener sus inversiones, lo que a su vez ha impulsado la innovación y fomentado el crecimiento de los mercados.

En los últimos decenios, las patentes han pasado a desempeñar una función cada vez más importante en la innovación y los resultados económicos7, favoreciendo no sólo el crecimiento económico sino la estabilización de los mercados. Cuando los inversores observan la expansión de los mercados, toman medidas para captar los beneficios económicos que puedan derivar de ese crecimiento.

En cuanto a las empresas, si obtienen beneficios económicos derivados de la propiedad intelectual, tienden a reinvertir una parte en actividades de investigación y desarrollo, iniciativas que a su vez inducen más innovaciones, lo que favorece la obtención de capital adicional para seguir creciendo. Todos esos factores no sólo generan capital para las empresas que perciben los beneficios de la propiedad intelectual sino que abren nuevos mercados para el capital de riesgo.

Conforme indica un estudio efectuado por Lerner y Kortum, el aumento del capital de riesgo invertido en un segmento del mercado industrial induce un aumento considerable de las tasas de concesión de patentes. En el estudio se señala también que de 1982 a 1992, el porcentaje de capital de riesgo invertido en actividades de investigación y desarrollo en los Estados Unidos fue en promedio inferior al 3 por ciento aunque el capital de riesgo puede haber representado el 8 por ciento de la innovación industrial en el mismo período8.

Como se aprecia en el gráfico 1, la relación entre capital de riesgo y propiedad intelectual puede no ser directa pero es un elemento importante de todo el sistema. Un inversor de capital de riesgo debe tener en cuenta los factores asociados a la propiedad intelectual. Esos factores, y un sólido sistema de propiedad intelectual promueven el desarrollo de las Pymes. Una vez que el sistema se pone en marcha, el vector económico natural promoverá la creación de más propiedad intelectual, y ésta, a su vez, nuevas inversiones de capital de riesgo y el respeto de la propiedad intelectual en su conjunto.

Referencias

Banks, W. (2002). Capítulo 5: Intellectual Property: Balancing Incentives with Competitive Access. Global Economic Prospects. Washington, D.C., Banco Mundial.

Henos, M. (1993). Venture Capital and Intellectual Property. The Atlanta Journal/The Atlanta Constitution. Atlanta, Georgia.

Lerner, S. K. a. J. (2000). Assessing the contribution of venture capital to innovation. RAND Journal of Economics 31(4).

Maskus, K. (2000). Intellectual Property Rights in the Global Economy. Institute for International Economics.

OCDE (2004). Patents and Innovation: Trends and Policy Challengers. París (Francia), Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Partners, C. V. (2004). Catalyst Venture Partners. Bath (Reino Unido).

Silverman, A. E. (1989). Intellectual Property Law and the Venture Capital Process. Sandford International Center for Law and Technology y The John M. Olin Program in Law and Economics.

Thompson, M. (2002). Brazilian Ventures and Intellectual Property. Department of Operations with Emergent Companies, FINEP / Ministerio de Ciencia y Tecnología: 4.

1 El autor es Consejero en tecnología y actividad empresarial de la Oficina del Subsecretario, Administración de Comercio Internacional, Departamento de Comercio de los Estados Unidos. Las opiniones expresadas en el presente artículo son las del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de la OMPI.

2 Véase Henos (1993).

3 Véase Silverman (1989).

4 Véase Partners (2004).

5 Thompson (2002).

6 OCDE (2002).

7 OCDE (2004).

8 Lerner (2000).

La OMPI en Internet