World Intellectual Property Organization

Guía para practicar auditorías de P.I.

por Ian Cockburn1

  • "No se puede gestionar lo que no se ha medido"

Tal vez la razón expuesta en el encabezamiento precedente sea la más convincente para que toda empresa, especialmente las Pymes, lleve a cabo una auditoría de propiedad intelectual (P.I.). Pero, ¿qué debe medirse, y cómo empezar a hacerlo?

Una auditoría de P.I. es un examen sistemático del patrimonio de P.I. que posee, utiliza, o ha obtenido una empresa. Su finalidad es detectar elementos del activo de P.I. infrautilizados, identificar posibles riesgos para los resultados de la empresa, y proporcionar a los responsables de la planificación empresarial la información que precisan para idear estrategias bien fundamentadas que mantengan y mejoren la posición de la empresa en el mercado.

En muchos casos, las Pymes no cuentan con los recursos necesarios para llevar a cabo una auditoría completa de todos sus activos de P.I., por lo que les resulta difícil determinar el valor de los distintos componentes que constituyen su cartera de P.I. Pero, dejando a un lado esas dificultades y asumiendo el riesgo de abandonar la iniciativa a mitad de camino por considerarla "demasiado compleja", es importante para toda empresa documentar y valorar lo que constituye, en muchos casos, su activo intangible más valioso.

Un ejemplo de auditoría de P.I.

En el cuadro que se reproduce a continuación se ejemplifica el modo de iniciar un proceso de auditoría de P.I. Como mínimo, una auditoría de P.I. debe identificar con exactitud cuáles son los activos de P.I. que posee la empresa y qué importancia tienen para el negocio.

Tomemos como ejemplo la empresa ficticia Aglaia. Aglaia es una Pyme con 50 empleados y un buen potencial de importación y exportación de sus formulaciones basadas en productos obtenidos del árbol del té, así como de los productos medicinales derivados. La empresa obtiene buenos resultados, pero se enfrenta a una fuerte competencia en el nicho de mercado de los productos alimenticios con valor farmacéutico (productos "nutracéuticos"). La empresa como tal y varios de sus productos han adquirido una imagen de marca.

El primer paso del proceso de auditoría consiste en identificar la P.I. cuya existencia puede constatarse de modo directo e inmediato. Pertenecen a esta categoría, por ejemplo, las marcas registradas, los derechos de autor, los diseños industriales, y las patentes que posea la empresa, las licencias concedidas y las obtenidas, y también las licencias recíprocas. Se incluyen en esta rúbrica, además, los manuales de trabajo, bases de datos, recetas y formulaciones, acuerdos de franquicia, publicaciones y conocimientos técnicos que haya elaborado la empresa. Una vez identificados, los elementos de la P.I. son examinados para determinar quién es su propietario, si siguen estando vigentes y pueden hacerse valer jurídicamente, y si se está haciendo uso de ellos en la práctica. También se evalúa la importancia de cada uno de los elementos, atendiendo a factores tales como si corresponden a tecnologías esenciales para la empresa, cuál es la expectativa de vigencia de los derechos de P.I., y si existe una exclusividad, real o potencial, sobre la tecnología.

El segundo paso consiste en detallar lo que podríamos llamar influencias externas o del mercado. Se tratará, en este caso, de la imagen de marca de la empresa y sus productos, el estilo de la empresa y la presentación de sus productos, el fondo de comercio, las certificaciones de los productos, las autorizaciones de exportación, las autorizaciones obtenidas de las autoridades reguladoras, las redes de distribución y las de obtención de materias primas, las listas de clientes, y los programas de comercialización y publicidad.

Al intentar estimar el valor de cualquiera de estos elementos es útil preguntarse cuál sería el costo de sustituirlo si se perdiera, cuáles son los ingresos que se prevé obtener de él, por ejemplo en el curso de los cinco próximos años, y cómo se está utilizando. Pueden emplearse varios métodos de valoración de la P.I. para determinar el valor del activo.

Cuadro 1: Ejemplo de auditoría provisional de P.I.

El ejemplo precedente sirve tan solo para poner de relieve que toda empresa (en este caso una Pyme) cuenta con activos ocultos, y que una auditoría de P.I. puede ayudar a determinar la importancia que tienen para la competitividad y los resultados de la empresa los distintos activos de P.I. que la empresa posee o utiliza.

En nuestro ejemplo, los elementos más valiosos del activo son, claramente, la imagen de marca de la empresa y las de sus productos, y la patente P1. Una vez realizada esta evaluación, la dirección de la empresa puede tomar decisiones fundadas en relación con las medidas que deben adoptarse para proteger sus activos de P.I. Además, la dirección estará en condiciones de formular una estrategia de P.I. con el objetivo de asegurar que esos activos se utilicen de modo eficaz y adecuado. Sabiendo cuáles son los activos más importantes en el ámbito de la P.I., la empresa puede protegerlos y aprovecharlos al máximo.

En conclusión, la auditoría de P.I. tiene una innegable utilidad desde el punto de vista empresarial. Además de identificar los puntos fuertes y las debilidades de la empresa, es también un instrumento de enorme utilidad que puede emplearse para implicar a todos los departamentos de la organización en una tarea común. Pues, en efecto, todos los departamentos están interesados de una forma u otra por el modo en que se fabrica el producto, su composición, su presentación y embalaje, su comercialización y su precio de venta al público, y, como se indicó al principio: "no se puede gestionar lo que no se ha medido".

Si desea exponer alguna idea, comentario o completar de algún modo el artículo precedente, escríbanos a icockburn@piperpat.com para iniciar un diálogo, o consulte a un experto en P.I. para determinar la estrategia de patentes más adecuada para su empresa.


Si usted desea más información sobre la manera de presentar una solicitud provisional de patente o si tiene alguna pregunta relacionada con lo que es patentable o cuándo se debe presentar una solicitud de patente, remítase a un especialista en patentes o a PIPERS – Global o envíeme un mensaje electrónico a la dirección icockburn@piperpat.com

Descargo de responsabilidad: PIPERS se esfuerza por asegurar la máxima exactitud en la redacción de sus artículos y ha tomado todas las medidas razonables para ello. El propósito de este artículo es exclusivamente informativo. Si desea obtener alguna aclaración, solicite el asesoramiento de un experto en P.I. o póngase en contacto con http://www.piperpat.com/.

1 El autor es editor de publicaciones para Internet y responsable de publicidad y comercialización de PIPERS – Global, despacho de abogados especializado en patentes con oficinas en el Reino Unido, Nueva Zelandia, Australia, Singapur y Malasia. Las opiniones expresadas en el presente artículo son las del autor y no reflejan necesariamente el punto de vista de la OMPI.

La OMPI en Internet