World Intellectual Property Organization

¿Por qué es important el diseño? El caso de un fabricante de juguetes

La industria india del juguete está dominada por las Pymes y las microempresas, si bien también hay grandes fabricantes de juguetes como Fun School y Mattel. La industria nacional existe desde hace más de 50 años y ha logrado una considerable expansión gracias a una amplia red de distribución. Sin embargo, la innovación en forma de creación de propiedad intelectual ha sido sumamente deficiente. Con la llegada de una nueva generación a la industria, las empresas han comenzado a abrirse a nuevas ideas.

Como consecuencia de la liberalización de la economía, desde finales del decenio de 1980 se produjo un repentino aumento del número de automóviles que se ofertaban a los consumidores indios. A su vez, este hecho inspiró a algunos fabricantes de juguetes que comenzaron a fabricar miniaturas en plástico de los automóviles que aparecían en el mercado. A semejanza de MatchBox Cars, estos fabricantes reproducían fielmente los nuevos automóviles que circulaban por las carreteras. A lo largo de los años, se introdujeron numerosos modelos en el mercado indio, a la par que sus miniaturas respectivas que pronto aparecieron a lo largo y ancho del país.

Teniendo en cuenta la escasa sensibilización sobre la propiedad intelectual de que adolecían las Pymes de la India, la Small Industry Development Organization (SIDO), el organismo para el desarrollo de la pequeña industria del país, dependiente del Ministerio de Industrias de Pequeña Escala, organizó una serie de talleres y programas de sensibilización destinados a las Pymes en los que se examinaron los derechos de propiedad intelectual. Uno de estos talleres se consagró exclusivamente a la industria del juguete. Uno de los principales fabricantes de los mencionados coches en miniatura asistió a este taller.

Tras el taller, el fabricante conoció a varios especialistas y confesó que era la primera vez que comprendía las repercusiones que podía entrañar la propiedad intelectual para su empresa. Se dio cuenta de que si un diseño estaba protegido, en tanto que empresario, al fabricar las miniaturas se convertía en responsable de fraude de imitación. Se dio cuenta asimismo de que podía copiar legalmente el diseño de ciertos automóviles si lo hacía de manera inteligente. Por ejemplo, podía realizar una búsqueda de diseños en la oficina de diseños y determinar qué diseños tenían más de 15 años de antigüedad y, por lo tanto, ya no estaban protegidos. Podía determinar asimismo cuáles eran los diseños cuya protección no había sido ampliada por la empresa en cuestión una vez transcurridos los 10 años iniciales, o los casos en los que una empresa extranjera no había obtenido protección para sus diseños en la India. Este simple hecho le ofrecía un número considerable de modelos para miniaturizar.

Asimismo, como astuto empresario que era, se dirigió a una empresa fabricante de automóviles y mostró 10 automóviles en miniatura a un ejecutivo de rango superior proponiéndole que, cuando un posible comprador se dirigiera al concesionario para probar un automóvil, se le ofreciera la miniatura del automóvil en cuestión como recuerdo de la empresa. El fabricante de automóviles lo consideró muy buena idea y actualmente ofrece una miniatura de sus automóviles a todos los clientes que solicitan probar un automóvil. Mientras tanto, si bien el diseño del automóvil está protegido, el empresario de la Pyme también goza de protección debido a que el fabricante del automóvil ha autorizado la reproducción del diseño registrado.

Estudios de casos compilados por Pankaj Jain, Director de la Sección de Derechos de Propiedad Intelectual del Ministerio de Industrias de Pequeña Escala del Gobierno de la India (correo-e: pjain@sidomail.com).

La OMPI en Internet