World Intellectual Property Organization

Reconocimiento de la importancia de la propiedad intelectual por el gerente de una empresa de nueva creación, la empresa S

DATOS DE LA EMPRESA

Localización

Luxemburgo

Sector

Programas informáticos e Internet

Actividad

Gestión de sistemas informáticos y soluciones para Internet

Número de empleados

7 personas

Ventas anuales

40.000 € (2002), 150.000€ (previsión para 2003)

La empresa S es una empresa luxemburguesa de reciente creación, cuyas actividades están centradas en los negocios del software e Internet. Esta empresa desarrolla, implanta y distribuye sistemas de gestión informáticos en el campo de la contabilidad, logística, seguimiento de procesos, comunicación, recursos humanos y CRM. La empresa S también ofrece soluciones para Internet, que incluyen proveedor de aplicaciones, servicio de alojamiento de sitios Web y servicios para el desarrollo de aplicaciones y Web.

El propietario de la empresa S tuvo conocimiento de los temas relativos a la propiedad intelectual asistiendo a seminarios y conferencias dirigidos a futuros directivos empresariales. Allí, se dio cuenta del valor que tenían los activos intangibles y de la importancia de protegerlos. De este modo, comenzó a buscar información sobre cómo proteger dichos activos, consultando a especialistas en propiedad intelectual.

Dado que algunas herramientas de protección de la propiedad intelectual requieren recursos financieros de los que una empresa recién creada no suele disponer, el propietario de la compañía puso en práctica una estrategia de dos niveles. Dicha estrategia consistía, por un lado, en utilizar tanto como fuera posible la protección gratuita que proporcionan los derechos de autor y los acuerdos de confidencialidad, mientras que, por otro lado, se analizaba el coste-beneficio de registrar patentes y marcas. En otras palabras, uno de sus principios era “¿por qué no hacer uso de los derechos de propiedad gratuitos que otorga la ley para defender tus derechos en caso de infracción por una tercera parte?”

Por lo tanto, este empresario decidió proteger sus conocimientos mediante acuerdos de confidencialidad con los nuevos empleados, clientes y socios, antes de intercambiar cualquier tipo de información. También se aseguró que todos los documentos de la empresa tuvieran una nota confidencial. Más aún, se colocó una nota sobre derechos de autor en todos los documentos, programas de software y páginas Web producidas por la empresa, Finalmente, el registro de las marcas de los productos será la siguiente acción que tome la empresa para proteger sus derechos.

Reforzando esta línea, el propietario de la empresa S también se preocupó de integrar la propiedad intelectual en los planes de la empresa. Hoy en día, él mismo admite que el tiempo dedicado a incluir las consideraciones sobre propiedad intelectual en sus planes de empresa no ha sido tiempo perdido en absoluto, ya que le ha ayudado mucho en sus actividades empresariales cotidianas.

En cuanto a la protección de la propiedad intelectual, el empresario ha adoptado una estrategia defensiva porque no cree que sus competidores vayan a copiar los productos de su compañía. No obstante, quiere ser capaz de defender sus derechos en caso de que un competidor le copie.

Asimismo, ha hecho uso de la propiedad intelectual como fuente de información al pedir al Centro de Vigilancia Tecnológica de Luxemburgo búsquedas sobre patentes y marcas, si bien no utiliza habitualmente información sobre propiedad intelectual para vigilar su entorno tecnológico y competitivo.

Los temas de propiedad intelectual son gestionados directamente por él. Las cuestiones sobre propiedad intelectual son manejadas a medida que surgen los problemas, solicitando la ayuda de expertos en esta materia.

A la hora de planificar la diversificación de sus actividades de negocio, el propietario de la empresa S pensó desarrollar un servicio innovador, basado en un sistema patentado, Con este fin, se alcanzó un acuerdo entre la compañía y los poseedores de la patente para otorgar una licencia exclusiva. Durante la firma del contrato, se acordó extender la protección de la patente a más territorios, pero no respetaron el plazo límite de 1 año que se concede al titular de la patente para solicitar protección en otros países y no incumplir el criterio de novedad. Debido a este error, la empresa S se enfrenta ahora al problema de que su producto sea copiado libremente por sus competidores en alguno de sus mercados más importantes.

En suma, el propietario de la empresa S considera que la protección de la propiedad intelectual es un tema muy importante para pequeñas empresas de alta tecnología a la hora de atraer inversores y proteger sus activos intangibles de los competidores.

Estudio de caso elaborado en el marco del proyecto LIIP, 2003

La OMPI en Internet