World Intellectual Property Organization

El té Darjeeling: problemas que plantea la protección y la observancia de los derechos de propiedad intelectual

Por Rajendra Kumar y Vasundhara Naik, K & S Partners, Nueva Delhi (India)

La India es actualmente el mayor productor mundial de té. En 2002, la producción total fue de 826,17 millones de kgs. De los tés cultivados en la India, el más conocido es el té Darjeeling. Los entendidos afirman que sin Darjeeling, el té sería como el vino sin Champagne.

El distrito de Darjeeling está situado en el estado de Bengala occidental. El té se ha plantado, cultivado y producido en las plantaciones situadas en esta zona durante los últimos 150 años. La peculiar y compleja combinación de condiciones agroclimáticas de la región y las normativas impuestas a la producción dan al té una cualidad distintiva y natural y un sabor que ha merecido el patrocinio y el reconocimiento de clientes exigentes de todo el mundo desde hace más de un siglo. El té que se produce en esta región y posee unas características especiales es conocido desde hace mucho tiempo por las empresas y el público como té “Darjeeling”.

Según se tiene constancia, las primeras plantaciones comerciales de té fueron creadas por intereses británicos en 1852. Por entonces, Darjeeling era tan sólo una aldea apenas poblada que el ejército y las personas ricas utilizaban como centro turístico de montaña. Sin embargo, ya en 1866 había en Darjeeling 39 plantaciones que produjeron una cosecha total de 21.000 kgs. de té. En 1870, el número de plantaciones aumentó hasta 56 y produjo unos 71.000 kgs. de té recolectados en una superficie de 4.400 hectáreas. Hacia 1874 se llegó a la conclusión de que el cultivo del té en Darjeeling era una actividad rentable, y existían 113 plantaciones que ocupaban aproximadamente 6.000 hectáreas. Actualmente, en las aproximadamente 17.400 hectáreas que ocupan las 85 plantaciones de té se producen unos 11,5 millones de kgs. de té.

Para el cultivo del té, por ser una actividad que requiere un uso intensivo de mano de obra, se necesita un número suficiente de trabajadores que deben plantar, tender, recoger y finalmente envasar el producto. La industria del té Darjeeling emplea actualmente a más 52.000 personas de modo permanente, y a otras 15.000 durante la temporada de recogida, que dura de marzo a noviembre. Un rasgo particular de esta mano de obra es que está compuesta en más del 60% por mujeres.

La renta de un trabajador de una plantación procede en un 50% de ingresos en efectivo y en el otro 50% de incentivos que a lo largo de los años suponen una protección eficaz contra los efectos de la inflación y la escasez. Los trabajadores gozan de alojamiento gratuito, ración de cereales subvencionada y prestaciones médicas gratuitas. Las plantaciones solían tener también escuelas de enseñanza primaria, de las que ahora se ha hecho cargo el Gobierno, pero cuyos edificios continúan siendo mantenidos por los responsables de la gestión de las plantaciones.

Gran parte de la producción anual de té Darjeeling se destina a la exportación. Los principales compradores de este té son Alemania, el Japón, el Reino Unido, los Estados Unidos de América y otros países de la Unión Europea, como los Países Bajos, Francia, etc. En el año 2000 se exportaron unos 8,5 millones de kgs. de té Darjeeling, que equivalen a un importe total de 30 millones de dólares de los Estados Unidos.

Aunque la industria del té en la India se concentra casi en su totalidad en el sector privado, está controlada legalmente por el Gobierno desde 1933, en virtud de diversas disposiciones que culminaron en la Ley del Té de 1953. La Junta del Té de la India es una junta establecida en virtud de la misma Ley parlamentaria. La Junta está administrativamente bajo el control del Ministerio de Comercio e Industria del Gobierno de la India (el Gobierno federal o central). La Junta del Té tiene autoridad para administrar todas las etapas de cultivo, procesamiento y venta en la industria del té, incluido el sector del té Darjeeling, mediante diversas órdenes. Sin embargo, la Junta del Té trabaja estrechamente con la Asociación de Cultivadores de Darjeeling, que es el único organismo que reúne a los productores de té Darjeeling.

Debido a la buena reputación del té Darjeeling, la Junta del Té y la Asociación de Cultivadores de Darjeeling se esfuerzan por proteger este patrimonio común en varios planos. La protección está destinada especialmente a:

  • impedir el uso indebido de la palabra “Darjeeling” para otros tipos de té vendidos en todo el mundo

  • ofrecer al consumidor el producto auténtico

  • permitir que los beneficios comerciales del capital propio de la marca lleguen a la industria india y por tanto a los trabajadores de las plantaciones

  • alcanzar una categoría internacional similar a la del champán o el whisky escocés, tanto en términos de capital propio de la marca como de gestión y administración.

1983: creación del logotipo de Darjeeling

Una de las primeras medidas adoptadas por la Junta del Té para proteger el té Darjeeling como indicación geográfica fue la creación, hace unos 15 años, de un logotipo de Darjeeling.

Protección jurídica Interna

El logotipo de Darjeeling creado en 1983 ha sido registrado desde entonces en varias jurisdicciones, incluido el Reino Unido, los Estados Unidos de América, el Canadá, el Japón y Egipto, y en algunos países europeos como marca, marca de certificación o marca colectiva.

La Junta del Té ha obtenido una “protección interna” al registrar el logotipo Darjeeling y también la palabra “Darjeeling” como marca de certificación en virtud de la Ley de Marcas de Producto y de Marcas, de 1958. En virtud de la nueva Ley de Registro y Protección de la Indicación Geográfica de Productos, de 1999 (que entró en funcionamiento el 15 de septiembre de 2003), la Junta del Té ha presentado solicitudes para registrar el logotipo de Darjeeling y la palabra “Darjeeling” como indicaciones geográficas.

En febrero de 2000 se puso en funcionamiento el sistema, obligatorio por ley, de certificación de la autenticidad del té Darjeeling que se exporta, en virtud de las disposiciones de la Ley del Té, de 1953. Este sistema exige que todos los comerciantes de té Darjeeling concluyan obligatoriamente un acuerdo de licencia con la Junta del Té de la India y paguen un derecho de licencia anual. En las condiciones de este acuerdo se establece que los licenciatarios deben proporcionar información sobre la producción, la fabricación y la venta del té Darjeeling por subasta o por otros medios. De este modo, la Junta del Té puede calcular y recopilar el volumen total de té Darjeeling producido y vendido en un período determinado. No se permite ninguna mezcla de este té con tés de otros orígenes.

De acuerdo con este proceso de autenticación, 171 empresas que comercializan el té Darjeeling se han registrado ante la Junta del Té. De estas 171, 74 son compañías productoras y 97 son empresas de comercio y exportación. Posteriormente se emiten certificados de origen para los envíos de exportaciones. Se introducen datos procedentes de las facturas de las plantaciones (el primer punto de movimiento fuera de la fábrica) en una base de datos, y se autentica la exportación de cada envío de té Darjeeling mediante la emisión de certificados de origen y la comprobación de los detalles. Esto garantiza la integridad de la cadena de suministro del té Darjeeling hasta que los envíos salen de las costas de la India. Las autoridades aduaneras han ordenado a todos los puestos de control de aduanas, mediante instrucciones de carácter oficial, que comprueben y garanticen que los envíos de té Darjeeling van acompañados de certificados de origen.

La Junta del Té ha solicitado también la ayuda de todos los compradores, vendedores y consejos y asociaciones extranjeras del té para que insistan en que todos los envíos de exportaciones de té Darjeeling vayan acompañados de certificados de origen. De este modo se garantiza al 100% a los importadores la autenticidad del té Darjeeling en todos los envíos.

Internacional

En el extranjero, el logotipo y la palabra Darjeeling están registrados o se ha solicitado su registro según las leyes pertinentes disponibles en el país donde se desea registrarlos. La situación actual del registro internacional del té Darjeeling y del logotipo de Darjeeling se resumen en el siguiente cuadro.

N.º

País

Naturaleza y objeto del registro

Número del registro

Validez

1.

Canadá

Marca de certificación

0903697

Válido hasta que sea abandonado o suprimido voluntariamente por orden judicial.

2.

Egipto

Marca

103072

abril de 2009

3.

Registro internacional: Alemania, Austria, España, Francia, Portugal, Italia, Suiza y la ex Yugoslavia

Marca colectiva

528696

septiembre de 2007.

4

Registro en el Benelux: Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo

Marca colectiva

444511

marzo de 2007

5.

India

Marca de certificación para el logotipo de DARJEELING

532240

9 de octubre de 2007

6.

India

Marca de certificación para la palabra DARJEELING

831599

10 de diciembre de 2005

7.

Japón

Marca para el logotipo de DARJEELING

2153713

julio de 2007

8.

Reino Unido

Marca de certificación para el logotipo de Darjeeling

1307518

abril de 2008

9.

Reino Unido

Marca de certificación para la palabra Darjeeling

2162741

30 de marzo de 2008

10.

Estados Unidos de América

Marca de certificación para el logotipo de Darjeeling

1632726

enero de 2007

11.

Estados Unidos de América

Marca de certificación para la palabra Darjeeling en sí

2685923

1 de octubre de 2012

12

Rusia

Logotipo de Darjeeling

Palabra Darjeeling

Solicitud pendiente presentada en abril de 1999. Se ha aceptado recientemente el registro de la palabra.

Además de lo mencionado, la Junta del Té está presentando actualmente otras solicitudes para incluir la palabra “Darjeeling” y/o el logotipo de Darjeeling como marca de certificación o marca colectiva en Australia, Canadá, Alemania y otros países.

1998: Designación de un organismo internacional de control para supervisar los intentos de registro que pueden crear conflictos

Tras la designación de este organismo, se han descubierto varios casos de intentos de registro. Algunos de ellos han sido impugnados mediante oposiciones y cancelaciones y otros mediante negociaciones. De los 15 casos, cinco han concluido con éxito en países como el Japón, Sri Lanka y Rusia, y siete están todavía a la espera de un fallo.

Uno de los problemas fundamentales que afronta la Junta del Té es la de las mezclas, caso en que una empresa envasadora de té mantiene un cierto nivel de coherencia en el sabor y estabilidad en el precio de su marca mezclando Darjeeling con tés obtenidos de distintas fuentes. No hay ningún cambio en el proceso, pero la empresa envasadora justifica el aumento considerable del precio al por menor alegando que ha realizado importantes inversiones para difundir su mezcla con su propia marca.

La Junta del Té y los productores del té Darjeeling insisten y exigen que, aunque se pueda utilizar la expresión “mezcla Darjeeling” para referirse a una mezcla de tés Darjeeling obtenidos de varios estados de la región de Darjeeling, sólo se puede llamar té Darjeeling al té que contenga un 100% de té Darjeeling. Por ejemplo, si se utiliza el nombre Darjeeling como parte de la marca de la empresa envasadora, el té que se venda con esta marca deberá ser al 100% té Darjeeling y cumplir las normas que establece la Junta del Té.

Sin embargo, si el té Darjeeling es uno de los componentes de una mezcla de tés que se vende con la marca de la empresa envasadora (que no incluye el nombre DARJEELING como parte de su marca), la Junta del Té exige que se indique claramente en el envase la cantidad, el nombre y el porcentaje de cada uno de los componentes, incluido el de té Darjeeling, y que la tipografía, el diseño y el tamaño de la marca DARJEELING y del resto de los componentes coincidan y sean proporcionales al contenido del envase: el objetivo de esto es garantizar que no haya ninguna representación errónea que equivalga a un fraude de imitación del contenido y el origen de la mezcla, y proteger de este modo el valor intrínseco y la integridad de Darjeeling como indicación geográfica. Además, el consumidor debe saber lo que compra y qué cantidad de té Darjeeling contiene la mezcla. Si no hay una mayor transparencia, los consumidores y los productores se verán privados de sus derechos legítimos.

Dificultades y desafíos que es preciso vencer para imponerse

En todo el mundo, las indicaciones geográficas se enfrentan principalmente a dos tipos de riesgos: uno se debe a su uso genérico para designar una clase de productos sin ningún vínculo regional, y otro a su uso equívoco como marcas en productos o servicios similares o distintos. A estos riesgos se suman también las dificultades resultantes de las diferencias entre el derecho codificado y el derecho común anglosajón de las diversas jurisdicciones, ya que en el primero se insiste en el registro oficial en el país donde el uso de la marca es objeto de litigio y en el segundo se insiste en la prueba de la reputación local y la buena voluntad en el país donde el uso de la marca es objeto de litigio. La imposición de Darjeeling como indicación geográfica no es ninguna excepción y se enfrenta actualmente a estos desafíos o a desafíos similares en Francia y en los Estados Unidos de América.

Costos de protección y de observancia para la industria y el gobierno

Durante los últimos cuatro años, la Junta del Té ha invertido aproximadamente 200.000 dólares en gastos jurídicos y de registro, en los costos de contratación de un organismo internacional de vigilancia y en la lucha contra las infracciones en las jurisdicciones extranjeras. Este importe no incluye los gastos administrativos, que abarcan al personal que trabaja en la Junta del Té, los costos de establecimiento de mecanismos de supervisión, los costos de desarrollo de programas informáticos, etcétera. Para cualquier titular de derechos sobre una indicación geográfica constituye un gran desafío incurrir en este tipo de gastos de protección.

Teniendo en cuenta que la protección de Darjeeling como indicación geográfica es responsabilidad de la Junta del Té, por ser un organismo de derecho público del Gobierno de la India con otros objetivos de política pública y preocupaciones por el bienestar de los trabajadores de las plantaciones en general y otros intereses vinculados a la industria, los recursos exorbitantes y excepcionales que invierte la Junta del Té en la protección y la observancia en el resto del mundo ocasionan una disminución importante de los presupuestos ya escasos de países en desarrollo como la India. Esta situación es aún peor por el hecho de que las indicaciones geográficas que tiene la India se concentran principalmente en los ámbitos de la agricultura y la artesanía. Sin embargo, la Junta del Té reconoce la importancia de la protección y, a pesar de los costos, se esfuerza por garantizar que el té Darjeeling esté protegido en beneficio de los productores y los consumidores.

La OMPI en Internet