World Intellectual Property Organization

México se adhiere al sistema internacional de marcas

Ginebra, 19 de noviembre de 2012
PR/2012/725

El 19 de noviembre, el Sr. Bruno Ferrari, Secretario de Economía de México, depositó ante el Director General de la OMPI, Sr. Francis Gurry, el instrumento de adhesión de su país al Protocolo concerniente al Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas, con lo que se eleva a 89 el número total de miembros del sistema internacional de marcas. El Tratado entrará en vigor respecto de México el 19 de febrero de 2013. El Sistema de Madrid para el Registro Internacional de Marcas (sistema de Madrid) ofrece a los propietarios de marcas un mecanismo asequible, simplificado y de fácil utilización para la protección y la gestión de su cartera de marcas en el plano internacional.


El Sr. Bruno Ferrari, Secretario de Economía de México
y el Director General de la OMPI, Sr. Francis Gurry
(Foto: OMPI/Berrod)

El Sr. Gurry celebró la adhesión de México, al señalar que “es el tercer país de América Latina que se adhiere al sistema de Madrid para el registro de marcas. La adhesión de México al Protocolo de Madrid facilitará la tarea de las empresas mexicanas que deseen ampliar sus mercados extranjeros. Asimismo, ayudará a la OMPI a alcanzar el objetivo de transformar el sistema de Madrid en un sistema de verdadero alcance mundial”. Por otra parte, el Sr. Gurry felicitó al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) y a su Director General, Sr. Rodrigo Roque, por implantar prácticas avanzadas que cuentan con el respaldo de una infraestructura moderna de tecnologías de la información y recursos humanos competentes. El Sr. Gurry dijo que “el marco jurídico e institucional de México garantizará la aplicación satisfactoria del Protocolo de Madrid en dicho país”, al señalar que el IMPI se halla entre las 15 primeras oficinas de P.I. que reciben el mayor número de solicitudes de registro de marcas en el mundo.

El Sr. Ferrari dijo que “los propietarios de marcas en México se beneficiarán enormemente del Protocolo de Madrid”. Además, observó que México es el 11º exportador mundial y el primer país de América Latina por el valor de sus exportaciones, 80% de las cuales corresponden a productos manufacturados. Igualmente, México es el tercer exportador mundial de productos de alta tecnología en relación con su PIB. Asimismo, es un país del G-20 con un volumen de comercio de más de 700.000 millones de dólares en 2011, lo que supone un aumento del 20% con respecto a 2008, a pesar de la recesión económica mundial.

El Ministro dijo que “México posee una de las redes más grandes de acuerdos comerciales en el mundo y asimismo tiene interés por fomentar y diversificar sus asociaciones comerciales. En este contexto, el Protocolo de Madrid constituye un elemento lógico que fortalecerá la expansión de las políticas comerciales ejecutadas por el Gobierno de su país. Dado que en esta amplia red de acuerdos comerciales figuran numerosos países de América Latina, México confía en que muchos más países de la región se adhieran en breve a este instrumento tan útil, especialmente, a fin de fomentar el crecimiento económico regional y mundial, tal y como ha promovido México a lo largo del presente año durante la presidencia del G-20.”

México se convierte en el cuarto país de habla hispana del sistema de Madrid. En 2004 se introdujo el español como idioma de trabajo del sistema de Madrid. Esto ha facilitado la expansión y consolidación del sistema de Madrid en América Latina.

Este año, se han adherido al sistema de Madrid Filipinas, Colombia, Nueva Zelandia y México, con lo que se ha ampliado la cobertura geográfica del sistema.

El sistema de Madrid resulta atractivo tanto para las grandes como para las pequeñas y medianas empresas, los principales usuarios del sistema. En medio de la coyuntura económica mundial existente en estos momentos, el sistema de Madrid ha mostrado señales de fortaleza, que ponen de manifiesto sus conocidas ventajas. En 2011 se alcanzó la mayor cifra hasta la fecha de solicitudes internacionales de registro de marcas en virtud del sistema de Madrid, con 42.270 solicitudes, un 6,5% más que en 2010. Además, de enero a octubre de 2012, ha aumentado en un 4,4% el número de solicitudes internacionales presentadas, en comparación con el mismo período del año pasado.

Antecedentes

En el marco del sistema de Madrid, administrado por la OMPI, el propietario de una marca puede protegerla en hasta 88 países, además de la Unión Europea, con las marcas comunitarias, mediante la presentación de una única solicitud en idioma español, francés o inglés, abonando un conjunto de tasas en una única divisa (francos suizos). Los solicitantes que deseen utilizar el sistema de Madrid deberán solicitar la protección de sus marcas ante la correspondiente oficina nacional o regional de marcas antes de solicitar protección internacional. El registro internacional en el marco del sistema de Madrid produce los mismos efectos que una solicitud de registro de marca presentada en cada una de las Partes Contratantes designadas por el solicitante.

Si la oficina de marcas de una Parte Contratante designada no deniega la protección solicitada, la situación de dicha marca es la misma que si se hubiera registrado en esa oficina. A partir de entonces, el registro internacional se mantiene y se renueva mediante un solo procedimiento. Así, el sistema proporciona una forma asequible y eficaz para que los propietarios de marcas puedan proteger sus marcas y mantener dicha protección en varios países.

Las marcas son un componente clave de la estrategia comercial de las empresas, en la medida en que permiten identificar, promover y comercializar bajo licencia productos o servicios en el mercado y diferenciarlos de los de la competencia, así como afianzar la clientela. Las marcas simbolizan la promesa de calidad de un producto, y en el actual mercado mundial, caracterizado cada vez más por las transacciones electrónicas, suelen ser el único medio por el que los clientes reconocen los productos y servicios de una empresa. La protección de la marca es un medio de impedir que competidores desleales se aprovechen de la buena reputación de una empresa mediante la utilización de signos distintivos parecidos para comercializar productos o servicios similares o de calidad inferior. La pérdida de reputación y la infracción de una marca de prestigio pueden ser nefastas para una empresa.

El sistema internacional de marcas se rige por dos tratados, a saber, el Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas (1891) y el Protocolo concerniente al Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas (1989).

Para más información, diríjase a la Sección de la OMPI de Relaciones con los Medios de Comunicación:
  • Tel: (+41 22) - 338 81 61 / 338 72 24
  • Fax: (+41 22) - 338 81 40
  • Correo-e

La OMPI en Internet