World Intellectual Property Organization

OMPI

WIPO logo
    WO/GA/24/12
    ORIGINAL: Ingl�s
    FECHA: 29 de septiembre de 1999

ORGANIZACI�N MUNDIAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

ASAMBLEA GENERAL DE LA OMPI

Vig�simo cuarto per�odo de sesiones (14� ordinario)
Ginebra, 20 a 29 de septiembre de 1999

INFORME

aprobado por la Asamblea General


�NDICE

TEMA 15 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:
PROCESO DE LA OMPI RELATIVO A LOS NOMBRES DE DOMINIO DE INTERNET

TEMA 16 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:
COMERCIO ELECTR�NICO

TEMA 17 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:
COMISI�N ASESORA EN MATERIA DE POL�TICAS Y COMISI�N ASESORA DE LA INDUSTRIA

TEMA 19 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:
RESOLUCIONES Y DECISIONES DE LAS NACIONES UNIDAS, DEL COMIT� ADMINISTRATIVO DE COORDINACI�N Y DE LA DEPENDENCIA COM�N DE INSPECCI�N

TEMA 20 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:
PROPUESTA RELATIVA A UN D�A MUNDIAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

TEMA 21 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:
UTILIZACI�N DEL PORTUGU�S COMO IDIOMA DE TRABAJO DE LA OMPI

TEMA 25 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:
COOPERACI�N CON LA ORGANIZACI�N MUNDIAL DEL COMERCIO


1. La Asamblea General examin� los siguientes temas del Orden del d�a consolidado (documento A/34/1 Prov.3): 1, 2, 3, 4, 5, 6, 8, 9, 10, 15, 16, 17, 19, 20, 21, 23, 24, 25, 26, 28 y 29.

2. El Informe sobre estos temas, con la excepci�n de los temas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 8, 9, 10, 23, 24 y 26 est� contenido en el Informe General (documento A/34/16).

3. El Informe sobre los temas 15, 16, 17, 19, 20, 21 y 25 est� contenido en el presente documento.

4. El Sr. Marino Porzio, Presidente de la Asamblea General, presidi� la reuni�n de la Asamblea General.

TEMA 15 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:

PROCESO DE LA OMPI RELATIVO A LOS NOMBRES DE DOMINIO DE INTERNET

5. Los debates se basaron en los documentos WO/GA/24/1 y WO/GA/24/10.

6. La Delegaci�n de la Argentina indic� que hab�a seguido el proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet con mucho inter�s. Indic� que las complejas relaciones que tienen los nombres de dominio con las marcas hab�an sido abordadas en las Consultas regionales organizadas por la OMPI en Buenos Aires. La Delegaci�n felicit� y agradeci� a la Oficina Internacional por el an�lisis claro y �til sobre la materia contenido en el informe de la reuni�n. En lo relativo al procedimiento administrativo para la soluci�n de controversias en materia de nombres de dominio, la Delegaci�n estim� que las propuestas contenidas en el informe son razonables en t�rminos de un conflicto internacional en materia de nombres de dominio. En cambio, consider� que si el conflicto se diera en t�rminos nacionales, es decir, cuando las partes en conflicto fueran nacionales del mismo pa�s, dichas personas -f�sicas o jur�dicas- deber�an mantener la posibilidad de poder elegir solucionar la controversia seg�n el derecho internacional o a nivel nacional. La Delegaci�n estim� que se deber�a prestar particular atenci�n a cuestiones que plantean interrogantes, como qui�nes podr�an ser �rbitros en tales controversias, la manera en que ser�an elegidos y cu�les ser�an las consecuencias si un �rbitro no estaba familiarizado con la legislaci�n o la cultura local o bien estaba familiarizado con la legislaci�n de marcas, pero no con las circunstancias relativas a los nombres de dominio de Internet; igualmente hab�a que considerar el idioma del procedimiento arbitral. La Delegaci�n expres� sus reservas sobre el propuesto sistema de exclusi�n de las marcas notoriamente conocidas, recomendado por la Oficina Internacional, considerando que el establecimiento de un procedimiento para otorgar exclusiones puede ser una acci�n apresurada ya que el tema merece mayor estudio. La Delegaci�n recomend� que en lo relativo a cuestiones de aplicaci�n de leyes, la Oficina Internacional deb�a intercambiar informaci�n con la Conferencia de La Haya sobre Derecho Internacional Privado. En este sentido, la Delegaci�n expres� su satisfacci�n por el Cuestionario de la OMPI sobre el uso de las marcas en Internet, consider�ndolo particularmente �til. Finalmente, destac� tambi�n la funci�n de los Dominios de nivel superior de c�digo de pa�s (ccTLD) y sugiri� que se aliente a gobiernos y organizaciones educativas privadas a utilizar los sistemas de registro ofrecidos por los ccTLD.

7. La Delegaci�n de Egipto expres� su profunda satisfacci�n por el trabajo realizado por la Oficina Internacional en el an�lisis de las preocupaciones de los usuarios de Internet, en particular en lo relativo a la ocupaci�n ilegal del espacio cibern�tico. La Delegaci�n se�al� que era necesario establecer normas estrictas que protegieran las marcas en Internet. La Delegaci�n tambi�n expres� su satisfacci�n por el trabajo del Comit� de alto nivel que se hab�a establecido en Egipto para estudiar la cuesti�n del abuso de las marcas en el comercio electr�nico. La Delegaci�n expres� su apoyo al proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet como un acontecimiento positivo y el deseo de que se siguieran las recomendaciones contenidas en el Informe final del Proceso de la OMPI. En particular, la Delegaci�n expres� su apoyo a un sistema de exclusiones para marcas notoriamente conocidas, si bien consideraba que algunos pa�ses �nicamente proteg�an las marcas registradas y que tambi�n era necesario considerar la protecci�n de los nombres gen�ricos. Finalmente, la Delegaci�n dijo que los procedimientos uniformes para la soluci�n de controversias eran de particular importancia en vista de la actual situaci�n entre las marcas y los nombres de dominio en Internet.

8. La Delegaci�n de los Estados Unidos de Am�rica expres� su satisfacci�n por el an�lisis detallado de los comentarios, presentado por la Oficina Internacional simult�neamente con sus recomendaciones en el Informe Final y expres� la esperanza de que la Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (Corporaci�n de Asignaci�n de Nombres y N�meros de Internet) (ICANN) adoptar�a un proceso eficaz para la soluci�n de controversias como resultado del trabajo de la OMPI.

9. La Delegaci�n de Francia felicit� a la Oficina Internacional por el proceso de consultas y acogi� con satisfacci�n el enfoque din�mico que se hab�a adoptado en el proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet. La Delegaci�n expres� su apoyo a los procedimientos en l�nea para la soluci�n de controversias que hab�an sido desarrollados por la Oficina Internacional y se�al� que �sta tambi�n deber�a tomar las medidas necesarias que garanticen la aplicaci�n de las normas para la soluci�n de controversias recomendadas en el informe definitivo. La Delegaci�n tambi�n tom� nota de las ventajas de contar con una lista de precedentes derivados de la tramitaci�n en l�nea de soluci�n de controversias y, en particular, de los resultados de las controversias que se hayan resuelto amistosamente entre las partes. La Delegaci�n observ� que los Estados deb�an participar plenamente en el establecimiento de normas en esta esfera, al mismo tiempo que reconoc�a que el sector privado deb�a participar en la soluci�n de estas cuestiones. La Delegaci�n tambi�n reconoci� que era dif�cil concertar tratados y otros instrumentos de esa �ndole con el fin de resolver los problemas que surg�an en esta esfera ya que se trataba de un tema que evolucionaba r�pidamente. Tras destacar el papel que deb�an desempe�ar los Estados, la Delegaci�n propuso que las recomendaciones presentadas por la Oficina Internacional en el Informe final del proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet fuera aprobado por los Estados miembros.

10. La Delegaci�n del Canad� felicit� a la Oficina Internacional por la calidad de su trabajo en el Informe final del proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet y expres� el deseo de que la Oficina Internacional contin�e sus trabajos en este sector.

11. La Delegaci�n de Australia felicit� a la Oficina Internacional por su trabajo en el proceso relativo a los nombres de dominio de Internet y, en particular, por la velocidad con que se hab�a realizado, demostrando la capacidad de la Organizaci�n de responder a estas cuestiones tan importantes en forma oportuna.

12. El Presidente tom� nota del apoyo expresado por las delegaciones al proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet y, en particular, al enfoque tan expeditivo que hab�a sido adoptado, as� como del deseo de las delegaciones de que la Oficina Internacional contin�e el trabajo en esta materia.

      13. La Asamblea General tom� nota con satisfacci�n del contenido de los documentos WO/GA/24/1 y WO/GA/24/10.

TEMA 16 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:

COMERCIO ELECTR�NICO

14. Los debates se basaron en los documentos WO/GA/24/2 y WO/GA/24/11 Rev.

15. La Delegaci�n de Indonesia, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Asi�tico, expres� su aprobaci�n por el contenido de los documentos preparados para este tema del Orden del d�a y propuso que en el Programa Digital de la OMPI, anexo al documento WO/GA/24/11 Rev. se a�adiera un p�rrafo adicional -8bis:

    Estudiar cualquier cuesti�n nueva en materia de propiedad intelectual relacionada con el comercio electr�nico y, cuando convenga, desarrollar las normas relativas a la misma.

La Delegaci�n explic� que el objetivo de su propuesta era garantizar que la OMPI tuviera el mandato de estudiar cualquier nuevo tema en materia de comercio electr�nico.

16. La Delegaci�n de Cuba expres� su reconocimiento a la Oficina Internacional por la calidad del trabajo realizado en materia de comercio electr�nico. La Delegaci�n expres� en particular sus felicitaciones por el �xito que hab�a tenido la Conferencia Internacional sobre Comercio Electr�nico y Propiedad Intelectual, celebrada en Ginebra del 14 al 16 de septiembre de 1999 (la "Conferencia Internacional"), y por el alto nivel de participaci�n en esa Conferencia. La Delegaci�n tambi�n indic� su apoyo al programa de trabajo presentado en el Programa Digital de la OMPI contenido en el documento WO/GA/24/11 Rev.

17. La Delegaci�n del Jap�n acogi� con satisfacci�n la iniciativa de la Oficina Internacional en materia de comercio electr�nico y expres� la esperanza de que estos esfuerzos contin�en para poder tratar r�pida y adecuadamente las cuestiones pertinentes. La Delegaci�n expres� el deseo de que la Oficina Internacional ofreciera puntos de debate claros para cada uno de los elementos del Programa de la OMPI, as� como un foro adecuado para su examen y propuso un calendario espec�fico dentro del cual se desarrollar�an cada una de las iniciativas. La Delegaci�n indic� que de conformidad con iniciativas adoptadas en el marco nacional, continuar�a su contribuci�n y apoyo al Programa Digital de la OMPI tal como est� contenido en los documentos preparados para este tema del Orden del d�a.

18. La Delegaci�n de Egipto expres� su satisfacci�n por los documentos tan instructivos y bien preparados de la Oficina Internacional y tom� nota de las propuestas contenidas que requieren un examen cuidadoso. La Delegaci�n felicit� a la Oficina Internacional por el �xito de la Conferencia Internacional y expres� su apoyo a la continua funci�n de ayudar a los pa�ses en desarrollo a mantenerse a la par de los desarrollos en materia de comercio electr�nico. La Delegaci�n plante� una preocupaci�n en el sentido de que los pa�ses en desarrollo requieren tiempo para comprender la naturaleza de los cambios que se est�n realizando y en este sentido, indic� varios puntos de preocupaci�n particular. La Delegaci�n indic� que el tema del comercio electr�nico se ha convertido en un tema importante como lo demuestra la Declaraci�n sobre Comercio Electr�nico Mundial adoptada por los Ministros durante la segunda sesi�n de la Conferencia Ministerial de la Organizaci�n Mundial del Comercio (OMC) en 1998. La Delegaci�n indic� tambi�n que este tema del comercio electr�nico no se limitaba a actividades comerciales sino que se refer�a tambi�n a otras cuestiones no comerciales, y que por lo tanto la OMPI deber�a cooperar con otras organizaciones como la Comisi�n de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la Uni�n Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la OMC y tambi�n beneficiarse de las contribuciones de las mismas. La Delegaci�n explic� que el comercio electr�nico es un tema que tiene muchas dimensiones y destac� que exist�a la necesidad continua de evaluar el impacto del comercio electr�nico sobre el desarrollo econ�mico y de garantizar que todos los pa�ses, en particular los pa�ses en desarrollo, pudieran beneficiarse del comercio electr�nico. La Delegaci�n indic� que acoger�a con satisfacci�n un estudio sobre el impacto del comercio electr�nico en la propiedad intelectual en los pa�ses en desarrollo y en la manera de hacer frente a estos desaf�os. La Delegaci�n destac� que necesario destacar los derechos de los pa�ses en desarrollo para que puedan mantenerse a la par con el desarrollo de este comercio electr�nico, tomando nota de la necesidad de modernizar la infraestructura de telecomunicaciones y de que aproximadamente dos mil millones de personas en el mundo nunca hab�an utilizado un tel�fono. En ese sentido, la Delegaci�n calculaba, sobre la base de estudios estad�sticos, que ser�a necesario contar con 50 mil millones de d�lares estadounidenses para mejorar las redes de telecomunicaciones del continente africano a un nivel equivalente al de otras partes del mundo. La Delegaci�n hizo un llamamiento a los pa�ses desarrollados, los mayores beneficiarios del comercio electr�nico, para que reconozcan las necesidades de los pa�ses en desarrollo en la materia y proporcionen asistencia t�cnica que permita colmar la brecha del desarrollo tecnol�gico. La Delegaci�n tambi�n se�al� los recientes avances a nivel nacional que incluyen el establecimiento, por el Presidente de Egipto, de una comisi�n y de un foro para estudiar todos los aspectos de este tema. Finalmente, la Delegaci�n acogi� con satisfacci�n los esfuerzos de la OMPI en materia de nombres de dominio de Internet y expres� su apoyo al Centro de Arbitraje y Mediaci�n de la OMPI en su desarrollo de un sistema en l�nea para la soluci�n de controversias mediante la utilizaci�n de Internet.

19. La Delegaci�n de la Argentina expres� su satisfacci�n por el trabajo de la OMPI en materia de comercio electr�nico y tambi�n por las consultas regionales organizadas por la Oficina Internacional en Buenos Aires en agosto de 1999 y que hab�an generado un inter�s y una conciencia considerables sobre el tema en Argentina y en la regi�n. La Delegaci�n se�al� que el comercio electr�nico era un campo din�mico que hac�a necesaria una continua labor de la OMPI en las �reas de difusi�n, capacitaci�n e investigaci�n, particularmente en los pa�ses en desarrollo. Tambi�n describi� el marco de sus actividades nacionales en la materia se�alando que el Congreso hab�a aprobado recientemente, por Ley 25.140 el Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor (WCT) y del Tratado de la OMPI sobre Interpretaci�n o Ejecuci�n y Fonogramas (WPPT) e indic� que en breve se ratificar�an estos Tratados. La Delegaci�n destac� que esos Tratados eran de importancia capital para lograr avances en el comercio electr�nico, ya que �nicamente una acci�n multilateral general como se reflejaba en el WCT y el WPPT, podr�a establecer eficazmente un marco jur�dico s�lido para la promoci�n del comercio electr�nico. La Delegaci�n tambi�n se�al� el establecimiento de un grupo de trabajo interorganismos, a nivel nacional, que hab�a elaborado recomendaciones que deber�n ser instrumentadas por las diversas �reas de la Administraci�n nacional a fin de potenciar y desarrollar el comercio electr�nico. Igualmente, felicit� a la Oficina Internacional por la organizaci�n de la Conferencia Internacional y consider� que esta Conferencia deber�a haber reflejado m�s acentuadamente el enfoque de los pa�ses en desarrollo. Finalmente, la Delegaci�n expres� su reconocimiento y apoyo al Programa Digital de la OMPI, documento WO/GA/24/11 Rev. que ser�a de gran inter�s para las autoridades nacionales argentinas.

20. La Delegaci�n de Bulgaria felicit� a la Oficina Internacional por haber convocado la Conferencia Internacional y expres� su apoyo al Programa Digital de la OMPI propuesto por el Director General. La Delegaci�n indic� que este documento demostraba que la OMPI estaba dispuesta a tener una importante funci�n en materia de comercio electr�nico y a hacer frente a las necesidades de la sociedad internacional.

21. La Delegaci�n del Canad� expres� su apoyo al programa de la OMPI sobre comercio electr�nico para el bienio venidero y su deseo de que se reconociera la importancia de contar con normas de propiedad intelectual claras y justas que garantizaran un desarrollo viable del comercio electr�nico. La Delegaci�n alent� a la Oficina Internacional a considerar las implicaciones del comercio electr�nico global sobre cuestiones de jurisdicci�n y elecci�n del fuero en colaboraci�n con otras organizaciones internacionales como la OMC.

22. La Delegaci�n de la India deseaba que quedar� asentado en actas su apoyo al Programa Digital de la OMPI y, en particular, al objetivo de ampliar la participaci�n de los pa�ses en desarrollo en el establecimiento de pol�ticas relativas al comercio electr�nico. La Delegaci�n indic� que en el �mbito nacional, se estaban examinando mediante procesos consultivos los ajustes que ser�an necesarios para adoptar el WCP y el WPPT. En lo relativo a ampliar la protecci�n del WPPT a las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales, la Delegaci�n indic� que la India hab�a avanzado al formular un proyecto de lenguaje de tratado, en mayo de 1999, que trataba de equilibrar los derechos correspondientes a los productores y a los artistas int�rpretes o ejecutantes. En lo relativo a los derechos de los organismos de radiodifusi�n y la protecci�n de las bases de datos, la Delegaci�n explic� que era necesario realizar consultas nacionales y regionales con m�s tiempo y acogi� la participaci�n de la OMPI en esta tarea.

23. La Delegaci�n de Chile expres� su apoyo y confianza a la OMPI por la calidad del trabajo realizado por en materia de comercio electr�nico, destacando que la Organizaci�n se hab�a convertido en un l�der en este sector. La Delegaci�n agradeci� a la Oficina Internacional la informaci�n transmitida en los dos documentos preparados para este tema del Orden del d�a, indicando que recibir�an gran atenci�n y ser�an instrumentos muy �tiles para el an�lisis de las cuestiones. La Delegaci�n apoyaba totalmente los documentos, en particular el del Programa Digital de la OMPI.

24. La Delegaci�n de los Estados Unidos de Am�rica felicit� al Director General y a la Oficina Internacional por el �xito de la Conferencia Internacional y expres� su apoyo a las contribuciones de la Oficina Internacional en el examen de este tema, como lo hab�a testimoniado la participaci�n del Secretario de Comercio de los Estados Unidos de Am�rica, Sr. William M. Daley, durante la Conferencia Internacional. La Delegaci�n indic� que aceptar�a la invitaci�n, expresada en el documento WO/GA/24/11 Rev., de tomar nota y formular comentarios sobre el contenido del Programa Digital de la OMPI e indic� que este documento servir�a de base para los debates en el �mbito nacional entre los sectores p�blicos y privado. La Delegaci�n tambi�n felicit� a la Oficina Internacional por el gran esfuerzo desplegado a fin de realizar un trabajo r�pido en lo relativo al proceso de nombres de dominio de Internet y la organizaci�n de l Conferencia Internacional.

25. La Delegaci�n de Italia felicit� a la Oficina Internacional por el Programa Digital de la OMPI y por la iniciativa de convocar la Conferencia Internacional, se�alando que esto constitu�a una piedra angular muy importante en el examen de las cuestiones relativas al comercio electr�nico y la propiedad intelectual. La Delegaci�n expres� su apoyo a las actividades de la OMPI en esta materia y se�al� que informar�a a la Oficina Internacional sobre los resultados de una reuni�n de coordinaci�n sobre la materia que tendr�a lugar en breve en Roma.

26. La Delegaci�n de Uganda, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, felicit� a la Oficina Internacional por la excelente calidad de los documentos presentados en apoyo al tema 16 del Orden del d�a. La Delegaci�n reiter� sus comentarios ya expresados sobre el tema 6 del Orden del d�a en cuanto a la importancia de la tecnolog�a de la informaci�n y el comercio electr�nico para la mundializaci�n y para la capacidad que debe tener Internet de acercar a quienes geogr�ficamente est�n distantes dentro de un mercado electr�nico mundial y a la vez facilitar el intercambio de informaci�n con un impacto ben�fico potencial de gran duraci�n, tanto para las econom�as en desarrollo como para las industrializadas. La Delegaci�n se�al� que los pa�ses en desarrollo y los menos adelantados deseaban participar activamente en la red electr�nica mundial pero que carec�an de la infraestructura y de los recursos humanos capacitados que se lo permitieran. Para poder beneficiarse de las nuevas tecnolog�as, estos pa�ses necesitaban comprender, evaluar y asimilar la utilizaci�n de nuevas tecnolog�as en su propio beneficio, al mismo tiempo que proteg�an sus intereses. La Delegaci�n felicit� a la Oficina Internacional por la Conferencia Internacional por considerarla una iniciativa oportuna, �til y educativa al mismo tiempo que se�al� que hab�a habido una falta de participaci�n de pa�ses en desarrollo y menos adelantados, lo que era lamentable. La Delegaci�n inst� a la Oficina Internacional a tomar las medidas necesarias para facilitar esta participaci�n en el futuro. La Delegaci�n felicit� al Director General por el Programa Digital de la OMPI indicando que esta iniciativa ilustraba claramente la visi�n del Director General sobre la importante funci�n que tendr�a la OMPI en esta materia. La Delegaci�n indic� que el crecimiento del comercio electr�nico estaba vinculado directamente con la creciente importancia de la propiedad intelectual y que el Director General, en forma concisa, transparente y pr�ctica hab�a ilustrado el camino a seguir. El Grupo Africano expres� su apoyo al Programa y Presupuesto para el pr�ximo bienio y la esperanza de que los programas, en particular en lo relativo a las Partidas Principales 10 (Desarrollo del derecho de autor y los derechos conexos) y 12 (Tecnolog�as de la informaci�n y Servicios de Informaci�n en materia de Propiedad Intelectual), pudieran ayudar a los pa�ses en desarrollo a ser m�s activos en la era digital y hacer frente a los desaf�os del futuro. La Delegaci�n se�al� que la OMPI debe continuar su funci�n de promoci�n de la participaci�n de todos los pa�ses en el comercio electr�nico y en ese sentido alent� la cooperaci�n con otras organizaciones internacionales como la UIT, la UNCTAD, el PNUD y la OMC. Finalmente, la Delegaci�n reiter� su apoyo al Programa y Presupuesto y al Programa Digital de la OMPI, en particular por la positiva contribuci�n que estos hac�an a incrementar la participaci�n de los pa�ses en desarrollo y los pa�ses menos adelantados en la era electr�nica.

27. La Delegaci�n de T�nez expres� su apoyo a la declaraci�n de la Delegaci�n de Uganda y en particular hizo menci�n a las actividades de la Oficina Internacional en la promoci�n de la conciencia sobre los efectos que tiene el comercio electr�nico en la propiedad intelectual y la capacidad de ofrecer a los pa�ses en desarrollo el acceso a todos los beneficios. La Delegaci�n expres� su apoyo a los dos documentos de base para el tema 16 del Orden del d�a.

28. La Delegaci�n de Bangladesh felicit� a la Oficina Internacional por los dos documentos en apoyo al tema 16 del Orden del d�a y tambi�n dio su apoyo al nuevo Art�culo 8bis del Programa Digital de la OMPI propuesto por la Delegaci�n de Indonesia en nombre del Grupo Asi�tico. La Delegaci�n se�al� que el comercio electr�nico hab�a cambiado radicalmente el comercio mundial, por ejemplo, reduciendo los costos de las transacciones y tambi�n se�al� que su desarrollo en el futuro podr�a ir m�s all� de la econom�a industrial tradicional. La Delegaci�n se�al� que la distribuci�n de la riqueza se ve�a afectada por el desarrollo del comercio electr�nico sobre la base del conocimiento y tambi�n expres� su apoyo a la investigaci�n realizada por la Oficina Internacional en la materia. La Delegaci�n expres� su preocupaci�n en el sentido de que los pa�ses en desarrollo tuvieran acceso limitado a la tecnolog�a de la informaci�n, infraestructuras de telecomunicaciones y sistemas jur�dicos subdesarrollados y carecieran del desarrollo de recursos humanos, lo que representaba impedimentos que de no resolverse podr�an llevar a la marginalizaci�n. La Delegaci�n tom� nota de los temas importantes como el derecho a la comunicaci�n y el derecho de adaptaci�n, as� como la diferente funci�n que tienen ahora los intermediarios en el comercio electr�nico a la vez que indic� que la OMPI era el foro adecuado para examinar estos temas. La Delegaci�n acog�a con satisfacci�n el trabajo de la Oficina Internacional en cuanto al establecimiento de normas en materia de comercio electr�nico y la felicit� por las iniciativas ya presentadas en el Programa y Presupuesto para el pr�ximo bienio. La Delegaci�n expres� su apoyo al sistema de consultas regionales continuas para generar conocimiento y establecer capacidades en materia de comercio electr�nico, en particular en los pa�ses menos adelantados. La Delegaci�n felicit� a la Oficina Internacional por la organizaci�n de la Conferencia Internacional y expres� el deseo de que pudieran organizarse conferencias similares para examinar las necesidades particulares de pa�ses en desarrollo y menos adelantados. La Delegaci�n se�al� que el Programa Digital de la OMPI podr�a ser �til para examinar las cuestiones que resultaran tangenciales a la propiedad intelectual como ser�an la reducci�n de costos en los servicios para usuarios despose�dos y otras medidas que incrementaran el acceso y la capacidad de los pa�ses menos adelantados, indicando que estas iniciativas tendr�an lugar en colaboraci�n con otras organizaciones internacionales. Para concluir, la Delegaci�n expres� su apoyo total al Programa Digital de la OMPI y felicit� al Director General por incluir como primer tema de dicho programa la ampliaci�n de la participaci�n de los pa�ses en desarrollo en el comercio electr�nico.

29. La Delegaci�n de Suecia expres� su reconocimiento a la Oficina Internacional por convocar la Conferencia Internacional y por la forma tan eficaz en la que hab�a sido organizada. La Delegaci�n tambi�n expres� su satisfacci�n con los dos documentos que apoyaban el tema 16 del Orden del d�a se�alando que el comercio electr�nico cada vez era un factor m�s predominante en el comercio mundial y que, conforme aumentaba el componente de propiedad intelectual en esas transacciones, la Oficina Internacional deber�a centrar sus programas en la materia. La Delegaci�n en general apoy� el Programa Digital de la OMPI se�alando que la ampliaci�n de la participaci�n de pa�ses en desarrollo que se presentaba en el tema 1 del Programa Digital era una cuesti�n importante que deb�a examinarse con atenci�n. La Delegaci�n apoyaba el desarrollo de un marco jur�dico, contenido en el tema 3 del Programa Digital e indic� que la Oficina Internacional deber�a actuar como observador para cuestiones sobre este tema. La Delegaci�n tambi�n destac� la promoci�n de un marco institucional para el desarrollo del comercio electr�nico, contenido en el tema 6 del Programa Digital y expres� su inter�s en la posible utilizaci�n de WIPONET a fines del comercio electr�nico, en particular porque se propon�a que dicha utilizaci�n fuera posible �nicamente cuando los usuarios de dichos sistemas lo desearan.

30. La Delegaci�n de Irlanda expres� su satisfacci�n por los trabajos de la OMPI en materia de comercio electr�nico y su apoyo al continuo impulso que se da a la investigaci�n y a las consultas, en particular como lo testimoniaron la Conferencia Internacional y el Proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet. La Delegaci�n felicit�a la Oficina Internacional por la claridad y la calidad de los documentos de apoyo al tema 16 del Orden del d�a y secund� su continuo trabajo en materia de comercio electr�nico. La Delegaci�n hizo comentarios sobre la propuesta de la Delegaci�n de Indonesia de a�adir un Art�culo 8bis indicando que el estudio de las nuevas cuestiones de comercio electr�nico ya estaba previsto en el Programa y Presupuesto, por ejemplo, en los trabajos del Comit� Permanente sobre Marcas sobre la utilizaci�n de las marcas en Internet.

31. La Delegaci�n de Jamaica expres� su apoyo entusiasta al trabajo de la OMPI en materia de comercio electr�nico y ofreci� su reconocimiento por los logros en la materia desde que se inici� el programa de trabajo de los Estados miembros en las Asambleas de septiembre de 1998. La Delegaci�n indic� que si bien no apoyaba el exceso de reglamentaci�n del comercio electr�nico, era conveniente considerar el aspecto de la propiedad intelectual y elaborar normas claras que promuevan el comercio electr�nico en Internet. La Delegaci�n felicit� a la Oficina Internacional por las consultas regionales realizadas en junio de 1999 en Jamaica, as� como por la organizaci�n de la Conferencia Internacional en la que hab�an participado plenamente varios pa�ses del Caribe. La Delegaci�n indic� que apoyaba totalmente el Programa Digital de la OMPI y, en particular, la funci�n de WIPONET para garantizar un seguimiento adecuado indicando que esto demostraba el compromiso de la OMPI de seguir adelante. Destacando que el comercio electr�nico ofrece un gran potencial y grandes oportunidades a las peque�as islas Estado para participar en la comercializaci�n y ventas de productos y servicios, la Delegaci�n concluy� reiterando su apoyo al propuesto programa de la OMPI sobre comercio electr�nico.

32. La Delegaci�n de Suiza felicit� a la OMPI por su trabajo en materia de comercio electr�nico y nombres de dominio de Internet. La Delegaci�n expres� su total apoyo y su intenci�n de participar activamente en las actividades de la Oficina Internacional en esta materia. La Delegaci�n tambi�n transmiti� el apoyo del Instituto Federal Suizo de la Propiedad Intelectual a la funci�n pionera de la OMPI y se�al� que el Instituto, meses atr�s, hab�a inaugurado la transmisi�n en l�nea de solicitudes bajo el sistema de Madrid.

33. La Delegaci�n de Panam� felicit� al Director General por las �tiles propuestas contenidas en el Programa Digital de la OMPI para el pr�ximo bienio. La Delegaci�n tambi�n agradeci� a la OMPI la celebraci�n de consultas regionales sobre comercio electr�nico y propiedad intelectual e indic� adem�s que la Conferencia Internacional hab�a servido para destacar los desaf�os a que hacen frente los Estados miembros en este campo. La Delegaci�n indic� que la OMPI ten�a una funci�n clave en lo relativo a estos temas y que su contribuci�n ser�a vital para garantizar que los pa�ses en desarrollo no quedaran marginalizados por estos acontecimientos y que no se produjeran desequilibrios econ�micos. La Delegaci�n tambi�n se�al� que en marzo del presente a�o Panam� hab�a ratificado el WCT y el WPPT.

34. La Delegaci�n del Brasil indic� su satisfacci�n por las recientes iniciativas de la OMPI en materia de comercio electr�nico. La Delegaci�n tambi�n expres� su satisfacci�n por las recientes consultas regionales que tuvieron lugar en Buenos Aires y, en particular, por la Conferencia Diplom�tica a la que asistieron diversos representantes gubernamentales y del sector privado de pa�ses desarrollados y en desarrollo, lo cual demostraba la importancia del tema. La Delegaci�n se�al� la funci�n clave de la OMPI para favorecer la comprensi�n de cuestiones de comercio electr�nico y su efecto sobre la propiedad intelectual y destac� que este examen era de particular importancia para los pa�ses en desarrollo. La Delegaci�n expres� su total apoyo a las continuas actividades de la OMPI en esta materia.

35. La Delegaci�n de la Rep�blica de Moldova apoy� los dos documentos de base para el tema 16 del Orden del d�a y su satisfacci�n por las medidas tomadas por la OMPI en materia de comercio electr�nico. La Delegaci�n tambi�n se�al� la importancia de mantenerse a la par de los acontecimientos y en este sentido sugiri� que el plan de acci�n futuro se centre en tres �reas, en particular, ofrecer asistencia a los pa�ses en desarrollo para facilitarles, con la reducci�n de las barreras tecnol�gicas, su participaci�n en la materia; la previsi�n de los avances tecnol�gicos en lo que concierne a la propiedad intelectual; y la continua supervisi�n del proceso de desarrollo de manera que se reduzcan al m�nimo los efectos negativos.

36. La Delegaci�n de Kenya expres� su apoyo a los comentarios de la Delegaci�n de Uganda en nombre del Grupo Africano y a las opiniones de la Delegaci�n de Egipto en lo relativo a las necesidades de los pa�ses en desarrollo en materia de comercio electr�nico. La Delegaci�n de Kenya dijo que el comercio electr�nico es un nuevo sector para los pa�ses en desarrollo y expres� su reconocimiento por los esfuerzos desplegados por la OMPI de ofrecer asistencia en la comprensi�n del potencial y de los desaf�os de este tema. La Delegaci�n indic� que las reuniones regionales de consulta sobre comercio electr�nico auspiciadas por la OMPI que hab�an tenido lugar en Mombasa en julio de 1999 hab�an tenido gran �xito y hab�an contado con la asistencia de representantes de 21 pa�ses africanos. La Delegaci�n se�al� que el Programa Digital de la OMPI y el presupuesto bienal deber�an reflejar la necesidad de incrementar la capacidad de los pa�ses en desarrollo para facilitar su participaci�n en comercio electr�nico, incluyendo la modernizaci�n de su infraestructura de telecomunicaciones y el desarrollo de los recursos humanos. La Delegaci�n felicit� a la OMPI por su previsi�n e iniciativa en lo relativo a temas de comercio electr�nico y dio su apoyo a la funci�n de dar forma al futuro mundial del comercio electr�nico.

37. La Delegaci�n de Lituania haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo de pa�ses de Europa Central y el B�ltico expres� su satisfacci�n por el trabajo de la OMPI en materia de comercio electr�nico. La Delegaci�n felicit� en particular la creaci�n del sitio Web de comercio electr�nico (http://ecommerce.wipo.int/index-es.html), que ya hab�a demostrado ser un instrumento de informaci�n muy valioso para las partes interesadas. La Delegaci�n tambi�n reconoci� la importancia y la productividad de la Conferencia Internacional.

38. La Delegaci�n de El Salvador felicit� a la Oficina Internacional por los esfuerzos desplegados en materia de comercio electr�nico, en particular al convocar la Conferencia Internacional. La Delegaci�n se�al� que el comercio electr�nico era un nuevo sector que requer�a la participaci�n de la OMPI para garantizar que los pa�ses en desarrollo participaran y no quedaran marginalizados por los acontecimientos. La Delegaci�n expres� su apoyo al Programa Digital de la OMPI y alent� a que se continuara las actividades en esta materia.

39. La Delegaci�n de Francia expres� su apoyo al plan de acci�n de nueve puntos presentado en el Programa Digital de la OMPI. La Delegaci�n indic� que la Ministra de la Cultura y la Comunicaci�n de Francia, Sra. Catherine Trautmann, hab�a participado en la Conferencia Internacional y hab�a destacado que la OMPI hab�a demostrado su eficacia a nivel internacional en materia de comercio electr�nico, por ejemplo, mediante su capacidad de liderazgo en el trabajo de establecimiento de normas del WCT y del WPPT. La Delegaci�n opin� que las cuestiones de propiedad intelectual deben ser examinadas en la OMC �nicamente en la medida en que se refieran a aspectos comerciales y que por otra parte la OMPI debe participar en los trabajos de la OMC y de otros �rganos pertinentes que examinen temas de propiedad intelectual. En lo relativo al Programa Digital de la OMPI, la Delegaci�n se�al� que en Francia y en Europa se estaba examinando con cuidado este tema, en particular en el contexto del plan franc�s para una sociedad digital y la propuesta legislaci�n Internet, as� como la propuesta Directiva sobre comercio electr�nico de la Uni�n Europea. La Delegaci�n destac� su inter�s por que se contin�en negociando en el seno de la OMPI los aspectos sobre la protecci�n de las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales y los derechos de los organismos de radiodifusi�n e indic� que la OMPI tambi�n deber�a estudiar en detalle el sistema de protecci�n sui generis concedido a las bases de datos a trav�s de la Directiva de la Uni�n Europea. La Delegaci�n acogi� los trabajos realizados por la Oficina Internacional en materia de nombres de dominio de Internet e indic� que la OMPI deber�a continuar participando en la aplicaci�n y ejecuci�n de las recomendaciones del proceso de la OMPI relativo a los nombres de dominio de Internet. La Delegaci�n se�al� estar preocupada de que el trabajo sobre comercio electr�nico no se centrara �nicamente en aspectos comerciales y examinara tambi�n la divulgaci�n de informaci�n y cuestiones de acceso por parte de los pa�ses en desarrollo. La Delegaci�n sugiri� que se examinara la opci�n de un posible tratado futuro relativo a la responsabilidad de los proveedores de servicio en l�nea y se�al� que en su opini�n, la OMPI deber�a entablar consultas con otras organizaciones interesadas en cuestiones de jurisdicci�n y fuero, para poder luchar mejor contra la pirater�a de la propiedad intelectual. La Delegaci�n tambi�n indic� que apoyar�a a una iniciativa relativa a la certificaci�n de los sitios de Internet. La Delegaci�n alent� a la Oficina Internacional a realizar esfuerzos considerables tendentes a promover la participaci�n y el consenso entre las partes interesadas, que incluyen empresas y titulares de derecho de autor y derechos conexos, as� como pa�ses en desarrollo. Tomando nota de la importancia de dicho consenso en materia de protecci�n de bases de datos, la Delegaci�n indic� que esperaba que hubiera transparencia en el proceso de licitaci�n competitiva para las bases de datos de propiedad intelectual con el fin de evitar el establecimiento de normas efectivas.

40. La Delegaci�n del Reino Unido expres� su satisfacci�n por el Programa Digital de la OMPI y felicit� a la Oficina Internacional por el resumen conciso y significativo de su actual programa sobre comercio electr�nico. La Delegaci�n tambi�n felicit� a la Oficina Internacional por la realizaci�n de la Conferencia Internacional, indicando que fue un acontecimiento importante para reunir a diferentes partes interesadas en el examen de la compleja relaci�n entre el comercio electr�nico y la propiedad intelectual, las oportunidades que ofrece el comercio electr�nico a los titulares de propiedad intelectual, as� como los peligros que puede representar. Adem�s, la Conferencia Internacional hab�a ilustrado la medida en que la Oficina Internacional reconoc�a y desempa�aba una funci�n de gu�a en materia de comercio electr�nico. En lo relativo al Programa Digital de la OMPI, la Delegaci�n sugiri� que se modificara una parte de su texto del apartado tres del p�rrafo tres ("- la revisi�n de la necesidad de concertar un instrumento internacional sobre la protecci�n de las bases de datos") para lograr la armonizaci�n del texto con el de la Subpartida 10.2 y propuso que este apartado tuviera el siguiente texto:

    "- avanzar hacia un posible instrumento internacional sobre la protecci�n de las bases de datos."

41. La Delegaci�n de Portugal expres� su reconocimiento a la Oficina Internacional por el trabajo realizado para garantizar la protecci�n de la propiedad intelectual en el contexto del comercio electr�nico. La Delegaci�n ofreci� su apoyo a los diversos componentes del Programa Digital de la OMPI y felicit� al Director General y a la Oficina Internacional por la Conferencia Internacional y sus resultados. La Delegaci�n indic� su preocupaci�n respecto de las diferencias en la velocidad de desarrollo entre las comunicaciones y el comercio electr�nico y destac� la urgente necesidad de encontrar soluciones a los desaf�os planteados por las actividades de comercio electr�nico. La Delegaci�n pregunt� si el Programa y Presupuesto propuesto para el pr�ximo bienio hab�a asignado recursos suficientes para el examen de estas cuestiones. En lo relativo al Programa Digital de la OMPI, la Delegaci�n sugiri� que se preparara un calendario para ciertas actividades, aun cuando ser�a dif�cil de mantener.

42. La Delegaci�n de Sri Lanka expres� su reconocimiento por el trabajo del Director General y de la OMPI sobre el importante tema del comercio electr�nico. La Delegaci�n expres� su preocupaci�n por las implicaciones que tiene el comercio electr�nico para los pa�ses en desarrollo, en particular al identificar un marco jur�dico y establecer una infraestructura, destacando la necesidad de que todas las organizaciones internacionales interesadas examinen esta cuesti�n. La Delegaci�n se�al� que en el �mbito nacional, se realizar�a un seminario regional de tres d�as sobre comercio electr�nico para los pa�ses de la regi�n de Asia organizado por la UNCTAD en Colombo. La Delegaci�n hizo menci�n de dos sitios de Internet que hab�an sido establecidos con gran �xito denominados cybertrader y tradenet. Finalmente, la Delegaci�n dio su apoyo al programa de trabajo la OMPI en materia de comercio electr�nico.

43. La Delegaci�n de Rumania felicit� a la OMPI por el �xito de la Conferencia Internacional y expres� su apoyo total al plan de acci�n delineado en el Programa Digital de la OMPI. La Delegaci�n expres� su satisfacci�n por el hecho de que la Organizaci�n est� examinando ahora los desaf�os a los que se hace frente en la econom�a digital y expres� la esperanza de que la OMPI se convierta en el l�der en la materia. La Delegaci�n indic� que hab�a estudiado los dos documentos preparados para el tema 16 del Orden del d�a y estaba totalmente de acuerdo con su contenido.

44. La Delegaci�n del Paraguay, haciendo uso de la palabra en nombre del GRULAC, felicit� el Director General y a la Oficina Internacional por el trabajo realizado en materia de comercio electr�nico y el propuesto Programa Digital de la OMPI. La Delegaci�n destac� que este grupo consideraba ese tema de gran importancia, como se hab�a visto reflejado por su activa participaci�n en las conferencias regionales organizadas por la Oficina Internacional en Montego Bay, en junio de 1999 y en Buenos Aires, en agosto de 1999. La Delegaci�n alent� a la Oficina Internacional a continuar realizando estas reuniones regionales para incrementar la concienciaci�n sobre esas cuestiones y para examinar las realidades del comercio electr�nico en la regi�n. La Delegaci�n acog�a con satisfacci�n la inclusi�n del comercio electr�nico en el programa de la Comisi�n Asesora de la Industria y expres� su reconocimiento por la realizaci�n de la Conferencia Internacional y las conclusiones que se obtuvieron de la misma. La Delegaci�n felicit� a la Oficina Internacional por la el sitio Internet sobre comercio electr�nico que hab�a demostrado su utilidad proporcionando informaci�n actualizada. La Delegaci�n tambi�n expres� su gran inter�s en los debates sobre nombres de dominio de Internet y plante� la necesidad de que haya expertos de la regi�n que participen en el debate. Finalmente, la Delegaci�n apoy� la propuesta inclusi�n del nuevo Art�culo 8bis en el Programa Digital de la OMPI.

45. La Delegaci�n de la Rep�blica Isl�mica del Ir�n apoy� plenamente el Programa Digital de la OMPI. La Delegaci�n dijo que el tema del establecimiento de normas en materia de propiedad intelectual en cuanto a comercio electr�nico representaba un dilema para la comunidad internacional, ya que la velocidad de los acontecimientos tecnol�gicos evidentemente estaba en agudo contraste con el trabajo jur�dico en la materia, que requer�a un desarrollo y examen cuidadosos por parte de la comunidad internacional. La Delegaci�n apoyaba la opini�n de la Delegaci�n de Francia en el sentido de que en las consultas se incluyeran a todas las partes directamente involucradas, as� como a otras partes que estuvieran interesadas, especialmente de pa�ses en desarrollo.

46. El Presidente tom� nota del extraordinario apoyo dado a las actividades y programas de la OMPI en materia de comercio electr�nico, indicando que era raro que un tema provocar� el nivel de inter�s que hab�a sido expresado por los Estados miembros en lo relativo al comercio electr�nico. El Presidente felicit� al Director General por haber tenido la visi�n de iniciar los an�lisis sobre comercio electr�nico en un momento tan oportuno y consider� que las futuras actividades de la Organizaci�n, presentadas en su Programa Digital, gozar�an del pleno apoyo y continuo inter�s de los Estados miembros. El Presidente se�al� que varias delegaciones hab�an planteado su preocupaci�n sobre la manera de lograr una mayor participaci�n de los pa�ses en el desarrollo del comercio electr�nico e indic� que la Oficina Internacional hab�a tomado nota de estas preocupaciones que tambi�n se reflejaban en el punto 1 del Programa Digital de la OMPI. El Presidente dijo que la adici�n del Art�culo 8bis, como lo hab�a propuesto la Delegaci�n de Indonesia en nombre del Grupo Asi�tico y con el apoyo del GRULAC, hab�a logrado el apoyo de los delegados y que ser�a adoptada por la Asamblea. En lo relativo a la modificaci�n de redacci�n del tema 3 (apartado tres) del Programa Digital de la OMPI, tal como hab�a sido propuesta por la Delegaci�n del Reino Unido, la Presidencia indic� que consideraba que esta modificaci�n resultaba aceptable. La Presidencia concluy� que la Asamblea hab�a tomado nota de los documentos WO/GA/24/2 y WO/GA/24/11 Rev., aprobado su contenido y, con las dos modificaciones indicadas, apoyado el Programa Digital de la OMPI.

    47. La Asamblea General tom� nota del contenido de los documentos WO/GA/24/2 y WO/GA/24/11 Rev. y aprob� el Programa Digital de la OMPI con las dos modificaciones indicadas en el p�rrafo precedente. La Delegaci�n de los Estados Unidos de Am�rica declar� que era preciso que las delegaciones tomaran nota del contenido de los documentos y formularan comentarios al respecto.

TEMA 17 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:

COMISI�N ASESORA EN MATERIA DE POL�TICAS Y COMISI�N ASESORA DE LA INDUSTRIA

48. Los debates se basaron en el documento WO/GA/24/6.

49. El Presidente record� que el Director General hab�a instaurado dos �rganos asesores, la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas (PAC) y la Comisi�n Asesora de la Industria (IAC). Ambas Comisiones fueron creadas con capacidad estrictamente asesora, y son �rganos no constitucionales. Record� asimismo que la PAC se reuni� en una ocasi�n bajo la Presidencia de Su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, y que la IAC se hab�a reunido en dos ocasiones desde su creaci�n. El Director General invit� a Su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, y al Sr. Heinz Bardehle a presentar los informes de sus respectivas Comisiones ante la Asamblea.

Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas (PAC)

50. Su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, Presidente de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, dijo que la reuni�n inaugural de la Comisi�n, el 15 de abril de 1999, y el Grupo Especial de Seguimiento que se reuni� en Amm�n el 20 de julio de 1999 brindaron oportunidades para tratar, inter alia, los desaf�os que planteaban la mundializaci�n, el mundo digitalizado y el comercio electr�nico. Su Alteza Real destac� la importancia de las oportunidades que brindaba la creaci�n de la Comisi�n y afirm� estar convencido de la pertinencia de la iniciativa tomada. El r�gimen mundial de propiedad intelectual ten�a que establecer el equilibrio entre los derechos del titular de la propiedad y los derechos de otros beneficiarios. Las normas nacionales e internacionales deber�an aplicarse firmemente para impedir pr�cticas de monopolio que restrinjan la libertad de comercio y contradigan el objetivo p�blico del r�gimen de la propiedad intelectual. Los m�todos para preservar la noci�n de iniciativa individual deber�an corresponder a las necesidades de crecimiento econ�mico y desarrollo social. Los esfuerzos encaminados actualmente a lograr la libertad de comercio en el contexto de la mundializaci�n fracasar�an sin normas precisas acerca de la transferencia de tecnolog�a. Observ� que los esfuerzos de la OMPI por crear nuevos �mbitos de protecci�n de la propiedad intelectual estaban siendo bien recibidos, as� como los esfuerzos de la Organizaci�n por explorar el modo en que los derechos nacionales, por ejemplo, la bot�nica y el folclore de las poblaciones ind�genas deb�an ser protegidos y preservados. A este respecto, resultaba importante la participaci�n cultural, as� como la necesidad de explorar m�todos de protecci�n sui generis de la propiedad intelectual a fin de superar los obst�culos jur�dicos de los reg�menes tradicionales de propiedad intelectual, preservando al mismo tiempo los derechos de los titulares de la propiedad y alentando el crecimiento econ�mico. La tarea de la Comisi�n consist�a en garantizar que los formuladores de pol�ticas internacionales fueran conscientes de que la protecci�n de la propiedad intelectual, en el contexto del libre comercio internacional, debe tener una dimensi�n humana. Su Alteza Real opin� que deb�a existir un equilibrio entre la conducta y los derechos por un lado y las obligaciones, por otro. Los derechos no resultaban eficaces sin responsabilidades. En lo tocante a la cuesti�n del Programa Digital, Su Alteza Real acogi� con benepl�cito el concepto de que WIPONET beneficiaba a los pa�ses en desarrollo y formul� la esperanza de que la OMPI imponga su presencia asimismo en t�rminos de soluci�n de controversias para combatir la ocupaci�n ilegal del espacio cibern�tico. Record� asimismo los comentarios del Ministro de Comercio de los Estados Unidos de Am�rica en los que �ste hizo referencia a la participaci�n cultural y observ� que los cantantes africanos podr�an beneficiarse m�s que Madonna de los derechos de propiedad intelectual en Internet, ya que les proporcionar�a una audiencia mundial, con las correspondientes regal�as. Haci�ndose eco de las referencias a la era de la transformaci�n, la era de la informaci�n y la era de la incertidumbre, Su Alteza Real expres� la esperanza de que en el pr�ximo milenio se hablase de la era del entendimiento. En este contexto, se refiri� a la importancia de la Declaraci�n Mundial de la Propiedad Intelectual que estaba elaborando la Comisi�n. Sugiri� que una serie de estudios y grupos de trabajo especializados en el seno de la Comisi�n facilitar�an el paso de lo enciclop�dico a lo tem�tico. Su Alteza Real agradeci� al Director General haberle brindado la oportunidad de participar y reiter� que la Comisi�n encarnaba las esperanzas de numerosas personas de la comunidad internacional. Declar� que se hab�a visto alentado por el car�cter participativo de los acontecimientos acaecidos hasta la fecha, y felicit� a la Asamblea por su contribuci�n constante al entendimiento y al conocimiento en el nuevo milenio.

51. El Presidente dio las gracias a Su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, por su informe y cedi� la palabra al Sr. Bruce Lehman, Presidente del Instituto Internacional de Propiedad Intelectual y miembro de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas.

52. El Sr. Lehman se refiri� a la "corriente de aire fresco" que circulaba en la OMPI, debido en parte a que el Director General hab�a abierto la Organizaci�n al solicitar pericia externa por medio de las dos comisiones, lo que acercaba la Organizaci�n a sus elementos constituyentes. El Sr. Lehman se refiri� a numerosos miembros eminentes de la Comisi�n, hombres y mujeres que gozaban de reconocimiento internacional por su sabidur�a y que estaban perfectamente calificados para asesorar al Director General acerca del modo de tratar con los elementos constituyentes de la Organizaci�n. Estos elementos constaban de dos grupos: los creadores mundiales y los consumidores de creaciones. Hist�ricamente, el sistema de propiedad intelectual hab�a sido considerado como un sistema que beneficiaba al mundo desarrollado y en los decenios de 1960 y 1970 eran numerosas las personas que no cre�an en el valor de los derechos de la propiedad intelectual. No obstante, actualmente pod�a afirmarse que los principios representados por la OMPI promov�an el bienestar de todas las personas, tanto creadores como consumidores. El Sr. Lehman opin� que un rasgo principal del futuro programa de trabajo de la OMPI ser�a el modo en que el mundo desarrollado podr�a aprender a utilizar los derechos de propiedad intelectual como instrumento de crecimiento y desarrollo. Record� que cuando los Estados Unidos de Am�rica fundaron su sistema de propiedad intelectual, se trataba a�n de un pa�s pr�cticamente en desarrollo y que el sistema constituy� un mecanismo vital para promover la creatividad lo que, a su vez, promovi� el bienestar de la sociedad. La constituci�n de los Estados Unidos de Am�rica reflejaba el elemento social de la creatividad individual, garantizando que los derechos exclusivos de un creador expirasen tras un cierto plazo, permitiendo a la propiedad intelectual pasar a ser de dominio p�blico. La propiedad intelectual era el �nico �mbito de la propiedad en el que as� suced�a. As� pues, este �mbito era bastante moderno, en el sentido de que se basaba en la noci�n de equidad y beneficio social. Para concluir, destac� que el Director General hab�a creado las comisiones intentando acercarse a sus elementos constituyentes, a fin de que contribuyesen a guiar a la Organizaci�n. Esta iniciativa entra�ar� numerosos beneficios y, en su opini�n, la OMPI estaba camino de convertirse en uno de los l�deres de la comunidad de las Naciones Unidas en el siglo XXI.

53. El Director General dio las gracias a Su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, y al Sr. Bruce Lehman por sus amplias y esclarecedoras reflexiones, as� como a todos los distinguidos miembros de la Comisi�n por su excelente labor. Agradeci� asimismo a los Estados miembros, en tanto que titulares de la Organizaci�n, haber aprobado el establecimiento de las comisiones. Record� que las comisiones no ten�an potestad constitucional o legislativa, pero que desempe�aban una funci�n asesora ante el Director General, y por su mediaci�n, ante los miembros de la Organizaci�n. Las comisiones planteaban cuestiones cr�ticas, oportunidades y desaf�os que los Estados miembros pod�an desear estudiar en profundidad, como la desmitificaci�n de la propiedad intelectual, y la creaci�n de riqueza y la propiedad intelectual. El Director General se mostr� convencido de que en el pr�ximo siglo, el sistema de la propiedad intelectual ser� considerado beneficioso para todas las comunidades y naciones. Destac� que la propiedad intelectual no era extranjera a ninguna cultura sino nativa de todas las naciones.

54. El Presidente, tomando la palabra en su calidad de miembro de la Delegaci�n de Chile, afirm� que hab�a sido un honor y un privilegio formar parte de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas. Consider� que la iniciativa del Director General de reunir al presente grupo de eminentes personalidades para que pusieran sus mentes al servicio de ideas existentes o nuevas relacionadas con los programas de la Organizaci�n era crucial. Contar con un grupo de expertos sin rango constitucional que pudieran explorar cuestiones sin restricciones, y sin tener que rendir cuentas a sus gobiernos o someterse a restricciones presupuestarias resultaba extremadamente �til. Las reuniones de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas y de la Comisi�n Asesora de la Industria hab�an demostrado que se trataba de una excelente idea, y el Presidente felicit� al Director General por la iniciativa de proponer ambas comisiones, que le permitir�a entrar en el nuevo milenio con un programa bien estructurado y din�mico, siendo el dinamismo actualmente el signo distintivo de la Organizaci�n. Esto beneficiar�a a los gobiernos y a los pueblos del mundo en lo tocante a las cuestiones de propiedad intelectual.

55. La Delegaci�n del Brasil, miembro asimismo de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, agradeci� a Su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, el modo en que condujo la reuni�n inaugural de la Comisi�n. Afirm� su creencia en la importancia de las dos comisiones y subray� dos puntos: en primer lugar, que las comisiones no ten�an potestad institucional y, en segundo lugar, que los miembros eran expertos que podr�an ayudar al Director General a encontrar el mejor camino para la Organizaci�n y para el sistema de la propiedad intelectual en general. Formul� la esperanza de que la iniciativa fuera emulada por otras organizaciones con sede en Ginebra.

56. La Delegaci�n de Trinidad y Tabago, miembro asimismo de las Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, expres� la opini�n de que una Organizaci�n sin visi�n de futuro estaba irremisiblemente condenada a perecer. El Director General mostr� visi�n de futuro al introducir el concepto de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, y los Estados miembros le dieron cuerpo al garantizar que la Comisi�n ser�a capaz de reunirse y tratar cuestiones importantes. La Comisi�n contribuir�a y participar�a en los esfuerzos destinados a garantizar lo que el Director General llam� mundializaci�n sin marginalizaci�n. Podr�a contribuir asimismo al di�logo entre el Norte y el Sur. Refiri�ndose a la met�fora de "el viento del Norte y el sol del Sur", la Delegaci�n consider� que el encuentro entre el Norte y el Sur hab�a sido fruct�fero y que la Organizaci�n estaba entrando en el futuro sentada a horcajadas en ambos. La Delegaci�n invit� a los Estados miembros a entrar juntos, tomados de la mano, en el pr�ximo siglo, eliminando cualquier barrera que pudiera subsistir entre el Norte y el Sur.

57. La Delegaci�n de Suecia, miembro asimismo de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, dijo que, en calidad de miembro de la Comisi�n, pod�a afirmar que los debates y deliberaciones de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas fueron sustantivos y constructivos y otorgaron una nueva dimensi�n a la funci�n de la propiedad intelectual fuera de la esfera de los especialistas del medio. La propiedad intelectual deb�a ser considerada en un contexto econ�mico y cultural amplio y los debates de la Comisi�n apuntaron en esa direcci�n. Alab� la inspirada direcci�n de su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal. Tomando la palabra como Delegaci�n, la Delegaci�n de Suecia afirm� que las actividades de la Comisi�n eran sumamente apreciadas y podr�an servir para desmitificar la propiedad intelectual, as� como para vincularla m�s estrechamente a la sociedad civil y pol�tica, tanto en el plano nacional como internacional. La Comisi�n podr�a servir asimismo para aumentar y reforzar la representabilidad de la Organizaci�n y la propiedad intelectual en general.

58. La Delegaci�n de Eslovenia, miembro asimismo de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, record� que la Delegaci�n hab�a apoyado la iniciativa de crear ambas Comisiones consciente del car�cter plurifac�tico de la OMPI, que era al mismo tiempo una organizaci�n intergubernamental y un proveedor de servicios al consumidor. La labor y los resultados de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas hab�an sido considerados sumamente fruct�feros gracias el liderazgo instrumental de su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal. En el desempe�o de sus funciones, la Comisi�n no perd�a de vista su car�cter asesor y resultaba evidente que la Comisi�n nunca se apropiar�a de ninguna de las facultades que compet�an �nica y exclusivamente a las Asambleas de la OMPI, pero beneficiar�a sumamente a dichos �rganos. A este respecto, la Delegaci�n hizo suyas las observaciones del Director General.

59. La Delegaci�n de M�xico, miembro asimismo de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, observ� que no exist�a una l�nea divisoria intelectual entre la calidad de miembro de la Comisi�n y de Jefe de su Delegaci�n, y que interven�a en calidad de ambos cargos simult�neamente ya que sus opiniones sobre la Comisi�n eran id�nticas desde ambas perspectivas. Tomando nota de la visi�n de futuro del Director General al establecer las dos comisiones asesoras, la Delegaci�n reconoci� los nuevos desaf�os a que se enfrentaba la disciplina de la propiedad intelectual, a saber, los nombres de dominio, Internet, el comercio electr�nico, la biotecnolog�a, la bioseguridad, la bio�tica y el folclore. Manifest� su creencia de que la propiedad intelectual deber�a considerarse como un instrumento para proteger los derechos exclusivos de los creadores e inventores, contribuyendo al mismo tiempo al desarrollo econ�mico, social y cultural en todos los pa�ses y que la Comisi�n, bajo la Presidencia de su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, podr�a realizar una contribuci�n capital a este respecto en el pr�ximo milenio.

60. La Delegaci�n de Egipto felicit� al Director General por su excelente iniciativa en relaci�n con las comisiones. Afirm� que constitu�a un gran honor para el mundo �rabe la representaci�n de su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, ante las Asambleas y que su presentaci�n demostraba el conocimiento que pose�a sobre intrincados detalles de aspectos y cuestiones relacionados con la propiedad intelectual. La Comisi�n contaba con un gran n�mero de personas destacadas y, por consiguiente, contribuir�a sobremanera a la prosperidad y al desarrollo.

61. La Delegaci�n de la India observ� que la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas constitu�a una innovaci�n administrativa sin par en el seno del sistema de las Naciones Unidas. Resultaba apropiado que la OMPI, responsable de las innovaciones intelectuales de toda la humanidad, hubiera tomado dicha iniciativa. La Comisi�n constitu�a un foro que proporcionaba una atm�sfera apol�tica y no partidista para que los formuladores de pol�ticas y los pensadores proporcionasen asesoramiento objetivo al Director General y, por medio de �l, a toda la Organizaci�n. Indic� que dos ideas planteadas por la Comisi�n, a saber, que se redactase la Declaraci�n Mundial de la Propiedad Intelectual y que la OMPI no deber�a proteger �nicamente la innovaci�n y creatividad sino asimismo promoverlas, eran indicadores poderosos del modo en que la OMPI deber�a considerar su programa de trabajo para el pr�ximo milenio.

62. La Delegaci�n de Nigeria opin� que la labor de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas se hab�a hecho eco de las esperanzas y aspiraciones de los pa�ses en desarrollo. El informe de la Comisi�n demostraba que �sta estaba tomando en cuenta las preocupaciones de los pa�ses en desarrollo cuya riqueza cultural como el folclore y los conocimientos tradicionales representaba una de sus principales ventajas. Felicit� al Director General por su iniciativa al establecer la Comisi�n y seleccionar miembros motivados por fomentar el progreso de la humanidad. La Delegaci�n agradeci� a los miembros de la Comisi�n que hubieran consentido en poner a disposici�n su pericia y conocimiento y alab� las recomendaciones que hab�an formulado.

63. La Delegaci�n de T�nez manifest� cu�nto le complac�a el establecimiento de la Comisi�n Asesora en materia de Pol�ticas, ya que servir�a para dinamizar el di�logo entre los distintos interlocutores de la OMPI. La Delegaci�n dio las gracias a su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal, por su informe y felicit� al Director General por tomar la iniciativa de proponer la Comisi�n. La Delegaci�n afirm� que la OMPI era una instituci�n para el futuro con multitud de ideas y una amplia visi�n de futuro. Las ideas frescas y sugerencias que provinieran de la Comisi�n seguir�an generando diversidad y riqueza en un mundo en el que la variedad cultural constitu�a una gran ventaja para todo el mundo.

64. El Presidente reiter� el agradecimiento de la Asamblea a su Alteza Real, el Pr�ncipe El-Hassan Bin Talal.

Comisi�n Asesora de la Industria (IAC)

65. El Sr. Bardehle agradeci� al Director General y a los delegados la oportunidad de presentar un informe sobre las actividades de la IAC. Indic� que la IAC se reuni� en dos ocasiones, los d�as 4 y 5 de febrero de 1999 y el 13 de septiembre de 1999 y se�al� a la atenci�n de los presentes el documento WO/GA/24/6, que conten�a un informe sobre los debates celebrados en la primera reuni�n. Hizo hincapi� especialmente en el p�rrafo 14 de dicho documento en el que se informaba de que la IAC ped�a la desmitificaci�n de la propiedad intelectual. A este respecto, la IAC solicitaba que se realizasen estudios de casos que demostrasen las ventajas de la protecci�n de la propiedad intelectual en el plano individual, empresarial, industrial y nacional. El Sr. Bardehle calific� los m�todos de trabajo de la IAC de abiertos y francos -actos espont�neos, en lugar de posiciones decididas de antemano. Afirm� que este mismo esp�ritu le animaba al informar de que el objetivo de los mencionados estudios consistir�a en inducir la valorizaci�n de la propiedad intelectual en todos los niveles de la sociedad -incluidos los niveles pol�ticos superiores. Los debates de la IAC se basaron en la necesidad de sensibilizar al p�blico, incluso mediante personalidades relevantes, acerca de la necesidad de proteger la propiedad intelectual para alcanzar el desarrollo econ�mico y satisfacer las necesidades de los creadores. En cuanto a la necesidad de sensibilizar al p�blico, el Sr. Bardehle destac� que era necesario desviarse de la tendencia que identificaba los derechos de propiedad intelectual con la creaci�n de un "monopolio". Destac� asimismo la necesidad de referirse a las patentes como una fuente de informaci�n t�cnica, funci�n que estaba siendo reconocida cada vez m�s en el plano internacional, incluso por los funcionarios de los pa�ses en desarrollo. Destac� el car�cter asesor de la IAC, que transmit�a los resultados de sus debates a los Estados miembros de la OMPI. A este respecto, el Sr. Bardehle se�al� que el Comit� Asesor Permanente de la Oficina Europea de Patentes constitu�a otro ejemplo de un �rgano representativo eficaz de usuarios del sistema de la propiedad intelectual. Afirm� que dicho Comit� presentaba informes al Consejo Administrativo de la Organizaci�n Europea de Patentes, del mismo modo en que la IAC presentaba informes a las Asambleas de los Estados miembros de la OMPI. El Sr. Bardehle se�al� que los debates de la segunda reuni�n de la IAC se hab�an centrado en la propiedad intelectual y el comercio electr�nico, cuesti�n retomada por la Conferencia Internacional sobre Propiedad Intelectual y Comercio Electr�nico, inmediatamente posterior a la segunda reuni�n de la IAC. Se�al� asimismo que los debates de la IAC se hab�an centrado en el car�cter mundial del comercio electr�nico y en la dificultad de conciliar este car�cter mundial con el car�cter en buena parte territorial de los derechos de propiedad intelectual. Expres� su confianza en la OMPI a este respecto como �rgano mundial perfectamente capacitado para tratar las crecientes necesidades mundiales del sistema de propiedad intelectual. El Sr. Bardehle agradeci� a las Asambleas de los Estados miembros de la OMPI su atenci�n y record� que la IAC y los miembros de las Asambleas trabajaban en pos del mismo objetivo -promover los intereses de los creadores de propiedad intelectual. Indic� que la pr�xima reuni�n de la IAC se celebrar�a en la primavera del a�o pr�ximo.

66. El Director General agradeci� al Sr. Bardehle su amplio y esclarecedor informe sobre la labor de la IAC. El Director General agradeci� asimismo a los miembros de las Asambleas de los Estados miembros haber aprobado la creaci�n de la IAC. Record� que la IAC, al igual que la PAC, no gozaba de facultades legislativas o constitucionales. Record� asimismo que la OMPI, al igual que los Estados miembros, contaba con dos elementos constituyentes: el sector p�blico y el sector privado. Afirm� que la IAC ofrec�a un mecanismo necesario para recabar los comentarios de los usuarios del sector privado de la Organizaci�n y sus servicios. Afirm� que era la primera vez que la OMPI contaba con un foro como la IAC para asesorar a la OMPI acerca del mejor modo de colaborar con los usuarios de los servicios de la Organizaci�n, a fin de aplicar de la mejor de las maneras su programa de actividades. Inst� a los Estados miembros a analizar los resultados de los debates de la IAC, debido a las importantes repercusiones que ten�an no solamente en las cuestiones tradicionales que se debat�an en el seno de la Organizaci�n sino asimismo en nuevos acontecimientos importantes como, por ejemplo, el Programa Digital de la OMPI. A este respecto, el Director General afirm� que la segunda reuni�n de la IAC hab�a tenido consecuencias directas sobre el �xito de la Conferencia Internacional sobre Propiedad Intelectual y Comercio Electr�nico. Afirm� que la existencia de este �rgano creaba una importante sinergia entre lo que los Estados miembros solicitaban a la OMPI que hiciese por medio del Programa y Presupuesto y lo que los intereses del sector privado deseaban que la OMPI hiciese. Manifest� su convicci�n de que el �nico modo en que el programa de actividades de la OMPI podr�a tener pleno �xito se basaba en la comprensi�n de las solicitudes realistas y deseos de los principales elementos constituyentes de la OMPI.

67. La Delegaci�n de Sud�frica afirm� que la IAC constitu�a una buena oportunidad para que los Estados miembros de la OMPI tomasen conocimiento de las opiniones del sector privado. Propuso que la industria adoptase el modelo de la IAC, as� como los Estados miembros a nivel local. Afirm� que, en el plano nacional, las opiniones relativas a la propiedad intelectual no siempre eran positivas. Afirm� asimismo que el t�rmino propiedad intelectual era sin�nimo del t�rmino "monopolio" y que el pueblo precisaba atenci�n m�dica gratuita y medicamentos m�s econ�micos. Pidi� que se estableciese un equilibrio entre el comercio y los intereses de las personas a nivel local. Afirm� que los Estados miembros deber�an inspirarse de la labor del Director General de la OMPI al establecer la IAC, que merec�a un gran apoyo.

68. La Delegaci�n de Chile dio las gracias al Sr. Bardehle por el amplio informe y el memor�ndum del Director General sobre la labor de la IAC. Observ� que, hasta la fecha, la IAC se hab�a centrado en cinco cuestiones principales: el comercio electr�nico y la propiedad intelectual, la propiedad intelectual y la creaci�n de riqueza, el costo de la protecci�n por patentes, los cambios y la evoluci�n de las pol�ticas en el plano internacional, y los m�todos de trabajo de la IAC. En relaci�n con la propiedad intelectual y el comercio electr�nico, la IAC hab�a recomendado a la OMPI que estudiase las repercusiones del comercio electr�nico en la propiedad intelectual. La Delegaci�n sugiri� que la OMPI crease un sitio Web para la IAC, de modo que las partes interesadas pudieran expresar sus preocupaciones al respecto. La Delegaci�n destac� la recomendaci�n de realizar estudios pr�cticos sobre los efectos de la protecci�n de la propiedad intelectual. Consider� que dichos estudios entrar�an dentro del mandato de la OMPI y que la labor relativa a los costos de la protecci�n de la propiedad intelectual deber�a abarcar no s�lo a las patentes sino asimismo a otras esferas de la propiedad intelectual. Consider� asimismo que la IAC deber�a conceder en sus debates la m�xima prioridad a los cambios y la evoluci�n de las pol�ticas en el plano internacional y, en particular, inst� a que en los debates se tomasen en consideraci�n todos los acontecimientos que tendr�n repercusiones en la propiedad intelectual en el pr�ximo a�o. Consider� que la IAC ten�a una funci�n que desempe�ar para hacer progresar la visi�n estrat�gica de la OMPI y que merec�a todo el apoyo de los Estados miembros de la OMPI.

69. La Delegaci�n de Kenya expres� la estima que le merec�a la labor de la IAC. La Delegaci�n afirm� que la sensibilizaci�n del p�blico sobre la necesidad de la propiedad intelectual fue un elemento primario para su aprobaci�n. Afirm� que Kenya, al igual que numerosos pa�ses en desarrollo, a�n ten�a un largo camino que recorrer para aceptar plenamente la utilidad de la propiedad intelectual. A este respecto, expres� su deseo de que la IAC se centrase en los pa�ses en desarrollo a la hora de sensibilizar al p�blico en relaci�n con la utilidad o la importancia de la propiedad intelectual. Record� que en Kenya se aplicaron programas de divulgaci�n destinados a los usuarios potenciales del sistema de la propiedad intelectual y para sensibilizar a las instituciones del pa�s en relaci�n con la necesidad de proteger la propiedad intelectual. El establecimiento y mantenimiento de dichos programas fue dif�cil y costoso, pero los programas eran cruciales a causa de la mundializaci�n del comercio y la industria. Por consiguiente, la Delegaci�n solicit� tiempo, materiales y apoyo financiero para establecer y apoyar programas de esta �ndole en los pa�ses en desarrollo.

70. El Sr. Bardehle afirm� que la situaci�n de los pa�ses en desarrollo, especialmente en relaci�n con el sistema de patentes, ocupaba un importante lugar en los debates de la IAC. Todos los miembros IAC eran conscientes de que a�n quedaba mucho por hacer y se preocupaban por mejorar la situaci�n de los pa�ses en desarrollo. El Sr. Bardehle relat� su experiencia personal en la sensibilizaci�n y formaci�n del p�blico en los pa�ses en desarrollo sobre la necesidad de la propiedad intelectual y especialmente sobre la creaci�n de riqueza. Se�al� asimismo que numerosos miembros de la IAC eran nacionales de pa�ses en desarrollo. Indic� que la IAC colaborar�a con la OMPI apoyando sus campa�as de sensibilizaci�n. En cuanto a los costos de la protecci�n de la propiedad intelectual, el Sr. Bardehle indic� que los costos de las patentes eran superiores que los derivados del derecho de autor, debido a la existencia de los procedimientos de registro y examen para las patentes. Indic� que se estaba inventando reducir dichos costos, inclusive mediante la mejora en el sistema establecido en virtud del Tratado de Cooperaci�n en materia de Patentes (PCT).

71. La Delegaci�n de T�nez llam� la atenci�n sobre la labor de la OMPI encarnada en los seminarios regionales, que establec�an v�nculos entre la protecci�n de la propiedad intelectual y la inversi�n en los pa�ses en desarrollo. No obstante, afirm� que exist�a una contradicci�n cuando las empresas invert�an en pa�ses en los que se infring�an los derechos de propiedad intelectual. La Delegaci�n inform� que la rentabilidad de la inversi�n extranjera se basaba exclusiva o esencialmente en el costo de la mano de obra y otros factores que inclu�an el valor de los bienes producidos. Sugiri� que deber�a seguirse estudiando la funci�n que desempe�aba la protecci�n de la propiedad intelectual en la inversi�n extranjera para los pa�ses en desarrollo. Adhiri� a todos los puntos del informe de la IAC y consider� especialmente importante la necesidad de sensibilizar al p�blico en relaci�n con la propiedad intelectual, particularmente mencionando ejemplos espec�ficos que demostrasen que la protecci�n de la propiedad intelectual entra�aba beneficios espec�ficos y concretos.

72. La Delegaci�n de Sri Lanka felicit� al Director General por su visi�n de futuro al establecer la PAC y la IAC e hizo suyas las opiniones expresadas por la Delegaci�n de Kenya en relaci�n con la funci�n de la propiedad intelectual en el proceso de desarrollo. La Delegaci�n expres� su plena confianza en la IAC.

73. La Delegaci�n de la Rep�blica Unida de Tanzan�a reconoci� la acertada decisi�n del Director General de la OMPI al evaluar las necesidades de los usuarios de la propiedad intelectual y utilizarlas como elementos para mejorar los servicios de la Organizaci�n. Este m�todo, en opini�n de la Delegaci�n, proporcionaba soluciones m�s atinadas a los problemas con que se enfrentaban los usuarios. La Delegaci�n se asoci� a las opiniones expresadas por las Delegaciones de Kenya y Sud�frica en el sentido de que el concepto de la IAC deber�a adoptarse asimismo en los planos nacional y regional.

74. La Delegaci�n del Pakist�n se sum� a los oradores anteriores para felicitar al Director General de la OMPI por su iniciativa de establecer la PAC y la IAC, que estaban demostrando ser sumamente �tiles. Observ� que exist�a un inter�s por que la IAC desmitificase la propiedad intelectual y reforzase el apoyo a la propiedad intelectual mundialmente por medio de estudios de casos, obteniendo el apoyo de los titulares de propiedad intelectual, as� como por medio de ciertas actividades que se recomendaban a la OMPI. A este respecto, la Delegaci�n sugiri� que deber�a hacerse hincapi� en el estudio de cuestiones que se planteaban al considerar la relaci�n que exist�a entre el acceso a la tecnolog�a y los reg�menes de propiedad intelectual. Estas cuestiones inclu�an los mecanismos por los que la propiedad intelectual facilitaba el acceso a la tecnolog�a, los obst�culos que se presentaban y la necesidad de alcanzar un equilibrio en las transacciones de transferencia de tecnolog�a. Expres� su preocupaci�n por la aplicaci�n del alto nivel de protecci�n por patentes que se estipula en el Acuerdo sobre los ADPIC, especialmente en relaci�n con los precios de los productos farmac�uticos. A este respecto, la Delegaci�n expres� su satisfacci�n porque un caso en el �frica septentrional se hubiera resuelto de manera satisfactoria para ambas partes. Adem�s, afirm� que la OMS hab�a realizado algunos estudios que eran refutados en algunos aspectos por el sector privado. La Delegaci�n sugiri� que la IAC llevase a cabo estudios concretos y formulase recomendaciones en �mbitos en los que la OMPI podr�a seguir trabajando. La Delegaci�n pregunt� asimismo qu� relaci�n exist�a entre la PAC y la IAC, especialmente a la luz de las superposiciones que parec�an existir en el programa de trabajo de ambas Comisiones. Asimismo, la Delegaci�n tom� nota con gran inter�s de la sugerencia que figuraba en el informe de la IAC en el sentido de que se invitase a tomar la palabra en la IAC a representantes de organizaciones o grupos que se opusiesen a la propiedad intelectual o, al menos, defendiesen ideas contrarias. A este respecto, la Delegaci�n se refiri� al Informe sobre el Desarrollo Humano de 1999 del PNUD y a las reservas que conten�a en el sentido de que la propiedad intelectual podr�a colmar la brecha que exist�a entre los pa�ses en desarrollo y desarrollados en relaci�n con el conocimiento y la tecnolog�a.

75. El Director General afirm� que se hab�a tomado nota de todas las cuestiones planteadas. Afirm� asimismo que el Sr. Bardehle hab�a tomado nota de todas las opiniones expresadas, que resultaban de gran utilidad, y confiaba en que la IAC las integrar�a en su labor futura. En relaci�n con la cuesti�n de la superposici�n en los objetivos y labor de la PAC e IAC, afirm� que exist�a una gran sinergia y complementariedad entre las dos Comisiones. Inst� a ambos organismos a que estudiasen la desmitificaci�n de la propiedad intelectual, la IAC desde la perspectiva del sector privado y la PAC desde su propia perspectiva. Consider� que ambos puntos de vista ser�an completamente complementarios y se apoyar�an mutuamente. Afirm� que la desmitificaci�n no ten�a nada en com�n con la sensibilizaci�n. La desmitificaci�n se dirig�a no s�lo al nivel local y a los usuarios -como en el caso de la sensibilizaci�n- sino tambi�n a los formuladores de pol�ticas, a los asesores en materia de pol�ticas y a quienes toman decisiones en nombre de las naciones. El Director General afirm� que el proceso de desmitificaci�n seguir�a siendo un componente principal de los proyectos de la OMPI, no s�lo en los pa�ses en desarrollo, sino asimismo en pa�ses desarrollados con econom�as de mercado. Como ejemplo, mencion� iniciativas tomadas con los Estados miembros a fin de simplificar, racionalizar y reformar la cooperaci�n en materia de patentes.

76. El Presidente expres� el agradecimiento de la Asamblea General al Sr. Bardehle por su informe.

      77. La Asamblea General tom� nota con satisfacci�n del contenido del documento WO/GA/24/6 y de los informes que figuran en el anexo de ese documento.

TEMA 19 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:

RESOLUCIONES Y DECISIONES DE LAS NACIONES UNIDAS,
DEL COMIT� ADMINISTRATIVO DE COORDINACI�N Y DE
LA DEPENDENCIA COM�N DE INSPECCI�N

78. Los debates se basaron en los documentos WO/GA/24/3 y WO/GA/24/3 Add.

79. El Presidente record� a las delegaciones que la OMPI hab�a adoptado un acuerdo con las Naciones Unidas que le otorgaba a la primera la condici�n de organismo especializado de las Naciones Unidas. En virtud de dicho acuerdo, la Organizaci�n debe informar a sus Estados miembros sobre toda decisi�n tomada por las Naciones Unidas que tenga incidencia en el sistema de las Naciones Unidas en su conjunto.

80. La Delegaci�n de la Argentina observ� la importancia de las actividades emprendidas por la OMPI en el contexto del Convenio sobre la Diversidad Biol�gica. Haciendo referencia al p�rrafo 23 del documento WO/GA/24/3, la Delegaci�n de la Argentina solicit� confirmaci�n de que la Secretar�a ya hab�a emprendido las actividades descritas en ese p�rrafo, en particular la organizaci�n de seminarios regionales de concienciaci�n sobre el patentamiento en materia de biotecnolog�a y la participaci�n en reuniones de diversos Grupos de Trabajo.

81. La Secretar�a confirm� que miembros de la Secretar�a de la OMPI hab�an participado en Grupos de Trabajo organizados por otras organizaciones sobre cuestiones relativas a los conocimientos ind�genas en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biol�gica. La convocaci�n de un Grupo de Trabajo para estudiar los aspectos de propiedad intelectual de la biotecnolog�a y la aplicaci�n del Convenio sobre la Diversidad Biol�gica, tal como se describe en el p�rrafo 23 del documento WO/GA/24/3, constitu�a una actividad que deber�a tener lugar en noviembre de 1999.

82. La Delegaci�n de la Federaci�n de Rusia declar� que conced�a gran importancia a las actividades de la Dependencia Com�n de Inspecci�n (DCI), un �rgano de supervisi�n importante dentro del sistema de las Naciones Unidas. Los Estados miembros de la OMPI contribu�an al funcionamiento financiero de la DCI mediante el presupuesto de la OMPI, y tambi�n mediante los presupuestos de otros organismos de las Naciones Unidas. En opini�n de la Delegaci�n, una forma de asegurarse que los Estados miembros recib�an un buen rendimiento de sus inversiones era el debate de fondo sobre las recomendaciones formuladas por los �rganos adecuados del sistema de las Naciones Unidas, y acoger�a con agrado la creaci�n en la OMPI de las condiciones que permitan ese tipo de debate. La Delegaci�n de la Federaci�n de Rusia propuso que, a partir del a�o 2000, el Director General deber�a: i) asegurarse que los informes de la DCI que guarden una pertinencia directa con las actividades de la OMPI sean distribuidos a los Estados miembros antes de las reuniones de las Asambleas, e incluir en el Orden del d�a de las Asambleas de los Estados miembros y de otros organismos el debate de los informes de la DCI relativos al Comit� Administrativo de Coordinaci�n (CAC) los servicios comunes en Ginebra, as� como a la utilizaci�n de consultores y expertos; ii) proporcionar a los Estados miembros informaci�n sobre las recomendaciones adoptadas por la DCI que, en el mismo a�o, sean aplicadas por la Secretar�a de la OMPI. Tambi�n apreciar�a recibir propuestas del Director General sobre las medidas que deber�an adoptar los Estados miembros de la OMPI; y iii) poner a disposici�n de los Estados miembros las propuestas que �l mismo presente al CAC relativas a la reforma de ese organismo, as� como las reacciones a esas propuestas de los jefes ejecutivos de otros organismos de las Naciones Unidas.

83. La Secretar�a explic� que los informes de las DCI eran distribuidos sistem�ticamente por esa Dependencia a los Estados miembros de las Naciones Unidas. En el pasado, la Secretar�a hab�a considerado que ello constitu�a una distribuci�n suficiente en lo relativo a los Estados miembros de la OMPI. Sin embargo, la Secretar�a continuar�a se�alando a la atenci�n de los Estados miembros de la OMPI cualquier informe de la DCI que guardase relaci�n con las actividades de la OMPI. En lo relativo a las propuestas del Director General sobre la reforma del CAC, la Secretar�a transmitir�a al Director General el inter�s de la Delegaci�n de la Federaci�n de Rusia por recibir m�s informaci�n detallada sobre las propuestas.

      84. La Asamblea General de la OMPI tom� nota de la informaci�n contenida en los documentos WO/GA/24/3 y WO/GA/24/3 Add. y aprob� las medidas adoptadas o propuestas para su adopci�n, seg�n constan en esos documentos.

TEMA 20 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:

PROPUESTA RELATIVA A UN D�A MUNDIAL DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

85. Los debates se basaron en los documentos WO/GA/24/7 y WO/GA/24/8.

86. La Delegaci�n de Argelia, reiterando la declaraci�n que formulara en septiembre de 1998 durante las Asambleas de los Estados miembros de la OMPI en relaci�n con su propuesta para establecer un D�a Mundial de la Propiedad Intelectual a celebrarse todos los a�os, declar� que la celebraci�n de dicho d�a fomentar�a una mayor concienciaci�n en torno a la importancia de la propiedad intelectual. La Delegaci�n estim� que dicho acontecimiento constituir�a un adelanto en el campo de la propiedad intelectual, en particular en los albores del tercer milenio. Hab�a observado varios puntos en el pr�ximo bienio de la OMPI que indicaban que la propiedad intelectual evolucionar�a en el futuro no como una entidad separada, sino como un instrumento que podr�a utilizarse para fomentar toda una gama de intereses sociales, econ�micos, t�cnicos y pol�ticos. La propiedad intelectual ya no estaba confinada a un �rea t�cnica determinada, sino que formaba parte de toda una gama de usuarios de diferentes sectores interesados en los aspectos de la propiedad intelectual asociados con el comercio, la biodiversidad, la biotecnolog�a, el comercio electr�nico, la novedad, el derecho de autor, los derechos conexos, el folclore, y sobre todo, las cuestiones relacionadas con Internet. La Delegaci�n de Argelia opin� que la OMPI constitu�a el foro adecuado para la organizaci�n de una iniciativa de esa �ndole sobre la base de lo dispuesto en el Art�culo 3.i) del Convenio que establece la Organizaci�n Mundial de la Propiedad Intelectual (el Convenio de la OMPI). En lo que respecta a la fecha exacta, la Delegaci�n declar� que dicho d�a deber�a coincidir con un acontecimiento importante en el campo de la propiedad intelectual. Por ejemplo, el 23 de abril hab�a sido declarado D�a Mundial del Libro y del Derecho de Autor para conmemorar la memoria de escritores y poetas famosos; el 14 de octubre era el D�a Mundial de la Normalizaci�n, que tambi�n era el d�a en que se estableci� la Organizaci�n Internacional de Normalizaci�n (ISO). El continente africano hab�a declarado el 13 de septiembre D�a Africano de la Propiedad Intelectual y las Naciones Unidas tambi�n hab�an declarado el 14 de septiembre D�a Mundial de la Paz. La Delegaci�n propuso que se declarase el 26 de abril D�a Mundial de la Propiedad Intelectual, y que se examinasen los medios para dar aplicaci�n a esa propuesta en el marco de un grupo de trabajo especial encargado de determinar la fecha exacta y la mejor forma de celebrar dicho d�a. Por �ltimo, la Delegaci�n acogi� con agrado la propuesta de la Delegaci�n de China sobre el mismo tema, y present� una propuesta conjunta de las Delegaciones de Argelia y China relativas al establecimiento del 26 de abril como el D�a Mundial de la Propiedad Intelectual.

87. La Delegaci�n de China declar� que el objetivo de establecer un D�a Mundial de la Propiedad Intelectual era reforzar la importancia de la protecci�n por propiedad intelectual. Habida cuenta de que en el pr�ximo siglo prevalecer�a la econom�a basada en los conocimientos y las tecnolog�as de la informaci�n, en los que la propiedad intelectual constituir� uno de los principales factores que impulsar�an el desarrollo social y econ�mico, el establecimiento y mejora de sistemas de propiedad intelectual eran de suma importancia para los pa�ses desarrollados y en desarrollo. La Delegaci�n estim� que la celebraci�n de un D�a Mundial de la Propiedad Intelectual contribuir�a a que la gente entendiese la importancia de la propiedad intelectual. Se hab�an celebrado consultas con la Delegaci�n de Argelia que resultaron en una propuesta conjunta relativa a la declaraci�n del 26 de abril como d�a Mundial de la Propiedad Intelectual a partir del a�o pr�ximo. La Delegaci�n indic� que dicho d�a tambi�n marcar�a el trig�simo aniversario de la OMPI y ello reforzar�a la situaci�n de la OMPI y fomentar�a su cooperaci�n con los Estados miembros. China dispondr�a de un programa nacional propio para la celebraci�n de dicho d�a. La Delegaci�n propuso adem�s que la Secretar�a estudiara las sugerencias formuladas en relaci�n con la declaraci�n de un D�a Mundial de la Propiedad Intelectual con miras a establecer un plan de aplicaci�n.

88. La Delegaci�n de Tailandia solicit� a las Delegaciones de Argelia y China aclaraci�n respecto del prop�sito del D�a Mundial de la Propiedad Intelectual propuesto. La Delegaci�n pregunt� si las celebraciones de ese d�a se limitar�an al fomento de la creatividad y de los derechos de propiedad intelectual, o si tambi�n se har�a hincapi� en la necesidad de combatir la pirater�a y la falsificaci�n.

89. La Delegaci�n del Jap�n, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, declar� que la propuesta era en principio una buena idea. La celebraci�n de dicho d�a contribuir�a a aumentar la importancia de la propiedad intelectual en todo el mundo. Sin embargo, la Delegaci�n solicit� m�s informaci�n sobre el programa de aplicaci�n de dicha propuesta y sobre los fondos para la financiaci�n de dicho programa.

90. La Delegaci�n de Finlandia hizo suya la declaraci�n de la Delegaci�n del Jap�n y declar� que Finlandia hab�a establecido un d�a nacional para la celebraci�n de las innovaciones. La Delegaci�n indic� que la determinaci�n de un d�a exacto, como el propuesto por la Delegaci�n de China, ser�a objeto de otros debates en el marco de un grupo de trabajo que se establecer�a a tal fin.

91. La Delegaci�n de Cuba expres� su apoyo a la propuesta conjunta e indic� que la celebraci�n de dicho d�a fomentar�a la sensibilizaci�n en torno a la importancia de la propiedad intelectual como instrumento de desarrollo social, cultural y cient�fico en muchos pa�ses. La Delegaci�n a�adi� que Cuba conced�a un galard�n a las personalidades nacionales y extranjeras que hubiesen aportado una gran contribuci�n al desarrollo del pa�s mediante actividades en el campo de la propiedad intelectual.

92. La Delegaci�n de Uganda, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, hizo suyas las propuestas presentadas por las Delegaciones de Argelia y China, y declar� que dicho d�a har�a notar la importancia de la propiedad intelectual como catalizador de todos los aspectos del desarrollo. La Delegaci�n record� que la Organizaci�n de la Unidad Africana hab�a declarado el 13 de septiembre D�a de la Tecnolog�a y la Propiedad Intelectual en todos los pa�ses africanos. La Delegaci�n propuso que, de adoptarse la propuesta para el establecimiento de un D�a Mundial de la Propiedad Intelectual, la Asamblea General de la OMPI pudiese tambi�n autorizar al Director General a solicitar a la Asamblea General de las Naciones Unidas la proclamaci�n de un a�o internacional de la propiedad intelectual que permitiese que la OMPI, la UNESCO, la OMC y otras organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales interesadas organizasen programas espec�ficos durante ese a�o para contribuir a ampliar el conocimiento del sistema de la propiedad intelectual.

93. La Delegaci�n de la India record� que la UNESCO hab�a declarado el 23 de abril D�a Mundial del Libro y del Derecho de Autor y que, puesto que el derecho de autor es una rama de la propiedad intelectual, deber�a tomarse en debida consideraci�n dicho d�a a la hora de decidir la fecha del propuesto D�a Mundial de la Propiedad intelectual.

94. La Delegaci�n de Ucrania expres� su apoyo a la propuesta y declar� que dicho d�a reconocer�a el hecho de que deber�a triunfar el intelecto sobre cualquier posible adversidad resultante de la utilizaci�n de nuevas tecnolog�as. La Delegaci�n declar� adem�s que el d�a en que ocurri� el desastre de Chernobyl, el mayor desastre tecnol�gico del mundo en los �ltimos a�os, ten�a que ser tomado en consideraci�n a la hora de decidir la fecha exacta del D�a Mundial de la Propiedad Intelectual.

95. La Delegaci�n de Azerbaiy�n expres� su apoyo a la propuesta y declar� que dicho d�a fomentar�a la sensibilizaci�n en torno al papel que desempe�aba la propiedad intelectual en el desarrollo econ�mico de las sociedades. La Delegaci�n hizo hincapi� en la necesidad de utilizar los medios de comunicaci�n de masas para dar a conocer las cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual. La celebraci�n de un d�a de esa �ndole alentar�a el fortalecimiento de la legislaci�n nacional y contribuir�a a reforzar la creatividad. La Delegaci�n a�adi� que ese d�a tambi�n podr�a ser utilizado para dar a conocer la importante funci�n de la OMPI y de las oficinas nacionales de propiedad intelectual, y solicit� que se celebrasen unas consultas sobre la propuesta con el fin de alcanzar un consenso sobre sus diferentes aspectos.

96. La Delegaci�n de Indonesia, al expresar su apoyo a las propuestas presentadas por las Delegaciones de Argelia y China, declar� que dicho d�a contribuir�a a reconocer la importancia de la propiedad intelectual en el desarrollo de un pa�s. Asimismo, la Delegaci�n expres� su apoyo a la propuesta de la Delegaci�n de Finlandia para que la Secretar�a examinase nuevamente la determinaci�n de una fecha a tales fines.

97. La Delegaci�n de Noruega hizo suya la propuesta de las Delegaciones de Argelia y China, y declar� que el establecimiento de un d�a conmemorativo de esa �ndole aumentar�a la sensibilizaci�n en torno a los derechos de propiedad intelectual, los cuales constitu�an un desaf�o para la mayor�a de los Estados miembros, y estimular�a y fomentar�a la protecci�n de los derechos de propiedad intelectual en todo el mundo.

98. El Presidente declar� que i) se hab�a alcanzado un consenso sobre la necesidad de establecer un D�a Mundial de la Propiedad Intelectual; ii) no era claro el programa que se emprender�a en ese d�a y que era necesario que el Director General iniciase otras consultas para determinar dicho programa; iii) el Director General deber�a determinar la fecha y los medios para declarar la jornada en cuesti�n, en consulta con las Naciones Unidas y los Estados miembros interesados.

      99. La Asamblea General aprob� la idea de declarar un d�a en particular como D�a Mundial de la Propiedad Intelectual, y solicit� al Director General que iniciase las consultas sobre el contenido de ese d�a, as� como las actividades para tal d�a, y sobre la determinaci�n de una fecha espec�fica, as� como las modalidades y las implicaciones presupuestarias para declarar un D�a Mundial de la Propiedad Intelectual.

TEMA 21 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:

UTILIZACI�N DEL PORTUGU�S COMO IDIOMA DE TRABAJO DE LA OMPI

100. Los debates se basaron en los documentos WO/GA/24/4 Rev. y WO/GA/24/9.

101. La Delegaci�n de Portugal agradeci� al Director General que inscribiese esta cuesti�n en el Orden del d�a. No obstante, estim� que el documento WO/GA/24/4 Rev. preparado por la Oficina Internacional no era neutro y podr�a conducir a que las delegaciones interpretasen err�neamente el fondo de la cuesti�n. Por consiguiente, agradeci� a la Oficina Internacional haber distribuido asimismo el documento WO/GA/24/9, que retoma sus observaciones sobre el primer documento. La Delegaci�n se�al� que la cuesti�n de la utilizaci�n del portugu�s como idioma de trabajo de la OMPI no era reciente, ya que en 1979 los �rganos Rectores decidieron ampliar, en ciertas condiciones, la utilizaci�n del �rabe, el espa�ol, el portugu�s y el ruso como idiomas de trabajo de la Organizaci�n. No obstante, 20 a�os despu�s, hab�a llegado el momento de reforzar la utilizaci�n del portugu�s ya que nuevos Estados de lengua oficial portuguesa hab�an pasado a formar parte de la Organizaci�n. Esta era la raz�n que indujo a la Delegaci�n a presentar algunos argumentos y definir un criterio de elecci�n de los idiomas de trabajo en la OMPI: en primer lugar, cabe se�alar que m�s de 201 millones de personas hablan portugu�s, lo que lo convierte en el sexto idioma m�s hablado en el mundo. En segundo lugar, siete Estados cuyo idioma oficial es el portugu�s son miembros de la OMPI y cabe pensar que Timor Oriental, tras acceder a la independencia, conservar� el portugu�s como idioma oficial. La superficie que abarcan los pa�ses de habla portuguesa es uno de los espacios territoriales m�s amplios, incluso mayor que Europa desde el Atl�ntico a los Urales. Para finalizar, cabe observar que en �frica se hablan cuatro idiomas (�rabe, franc�s, ingl�s y portugu�s) de los que solamente el portugu�s no es idioma de trabajo de la OMPI y que en Am�rica se hablan cuatro idiomas (franc�s, ingl�s, espa�ol y portugu�s), de los que solamente el portugu�s no es idioma de trabajo de la OMPI. As� pues, al pedir que se refuerce la utilizaci�n del portugu�s, los Estados de lengua oficial portuguesa no solicitaban un favor sino �nicamente que se ponga fin a la discriminaci�n de un idioma ampliamente utilizado en el mundo. Por otra parte, el documento de la Oficina Internacional de la OMPI menciona los costos que entra�ar�a una mayor utilizaci�n del portugu�s. No obstante, estos costos no constituir�an un gasto en el sentido tradicional del t�rmino sino m�s bien una inversi�n de la OMPI en los pa�ses en desarrollo ya que, si los pa�ses interesados recibieran los documentos de la OMPI en su idioma nacional esto promover�a los objetivos de la OMPI a escala mundial. Ser�a conveniente, pues, reforzar la posici�n del portugu�s hasta situarlo, por ejemplo, al mismo nivel que el �rabe, el chino y el ruso. La Delegaci�n destac� asimismo que el sistema ling��stico aplicado por la OMPI no ten�a por qu� ser id�ntico al que se aplica en el sistema de las Naciones Unidas. La Delegaci�n estim� que la Organizaci�n deber�a utilizar sus excedentes presupuestarios para promover el desarrollo por medio de una mayor utilizaci�n de los idiomas. Para concluir, formul� su esperanza de que los pa�ses, principalmente europeos, con v�nculos tradicionales en �frica y en Am�rica Latina y que hasta ahora han defendido el reforzamiento de los lazos culturales de los cuales el idioma es un elemento primordial, apoyen la leg�tima aspiraci�n de los Estados lus�fonos de obtener una mayor utilizaci�n de su idioma.

102. La Delegaci�n del Brasil celebr� la inscripci�n de este tema en el Orden del d�a y observ� que la petici�n de ampliar la utilizaci�n del portugu�s como idioma de trabajo de la OMPI fue presentada por Portugal en nombre de los siete Estados lus�fonos miembros de la OMPI, la mayor�a de los cuales son pa�ses en desarrollo con medios limitados. El Brasil, cuya poblaci�n se eleva a 160 millones de habitantes de lengua portuguesa, apoya sin reservas esta petici�n. La Delegaci�n destac� que el hecho de a�adir el portugu�s a los idiomas de trabajo de la OMPI desempe�ar�a una notable funci�n en el �mbito de la cooperaci�n para los pa�ses lus�fonos y de su comprensi�n del derecho internacional de la propiedad intelectual, especialmente en lo tocante a los tratados de la OMPI y el Acuerdo sobre los ADPIC. La Delegaci�n se mostr� plenamente de acuerdo con las observaciones de la Delegaci�n de Portugal y observ� que la solicitud de los pa�ses lus�fonos de que se utilice m�s su idioma no debe considerarse una muestra de orgullo sino que pretende �nicamente facilitar a sus autoridades la posibilidad de participar plenamente en la consolidaci�n del sistema de la propiedad intelectual. Uno de los resultados de la labor de la OMPI consiste precisamente en ampliar la participaci�n de los pa�ses lus�fonos, pa�ses que merecen que se les conceda mayor atenci�n. En el futuro, numerosos trabajos t�cnicos que se llevan a cabo en la OMPI exigir�n que las cuestiones tratadas sean f�cilmente accesibles no solamente a los diplom�ticos, que por lo general hablan franc�s o ingl�s, sino tambi�n a los t�cnicos que, con frecuencia, no hablan estos idiomas. As� pues, el Brasil no pide que el portugu�s se utilice en todas las reuniones pero s� que, al menos, se utilice en aquellas reuniones en las que se aborden cuestiones t�cnicas y la Delegaci�n estima que debe encontrarse una soluci�n lo antes posible. Su pa�s desea asimismo participar activamente en la b�squeda de dicha soluci�n.

103. La Delegaci�n de Angola constat� que su pa�s ha atravesado durante los �ltimos a�os una situaci�n dif�cil bajo todos los aspectos y que la guerra no resulta favorable al desarrollo. Ahora bien, la Delegaci�n opina que la asistencia para el desarrollo de que beneficia su pa�s no corresponde a�n plenamente a las necesidades y debe reforzarse. Por otra parte, Angola est� considerando la posibilidad de ratificar el Convenio de Par�s y el PCT. Concede asimismo gran importancia a la integraci�n subregional y apoya, por consiguiente, la solicitud presentada a favor del portugu�s ya que su aceptaci�n har�a posible una participaci�n m�s equitativa de los pa�ses lus�fonos en los trabajos de la OMPI. Por otra parte, conviene destacar que los pa�ses lus�fonos de �frica son los �nicos pa�ses africanos cuyo idioma no es idioma de trabajo de la OMPI. Por consiguiente, la ampliaci�n de la utilizaci�n del portugu�s debe considerarse �nicamente como una inversi�n a favor de los pa�ses concernidos.

104. La Delegaci�n de Mozambique se�al� que el principal aspecto de la participaci�n de los pa�ses en desarrollo pasaba por la utilizaci�n de un idioma que dominan. Ahora bien, muy pocas personas en su pa�s pueden leer o escribir en franc�s o ingl�s. Por consiguiente, la Delegaci�n apoy� la adopci�n del portugu�s como idioma de trabajo y estim� que los costos de dicha operaci�n deben considerarse como una inversi�n fruct�fera de la OMPI, que contribuir� sobremanera a promover la propiedad intelectual.

105. El Director General declar� que, tras consultas informales con varias delegaciones, pod�a proponer un compromiso con tres componentes:

i) en todas las actividades de formaci�n de la OMPI en que participen pa�ses lus�fonos se utilizar� el portugu�s como idioma de trabajo;

ii) a Oficina Internacional realizar� un estudio sobre los distintos aspectos de la ampliaci�n de la utilizaci�n del portugu�s en la OMPI;

iii) esta cuesti�n se incluir� en el Orden del d�a de la reuni�n de 2000 de la Asamblea General.

El Director General felicit� a todas delegaciones que intervinieron para lograr esta soluci�n de compromiso.

106. Las Delegaciones del Brasil, Angola y Portugal declararon aceptar el compromiso propuesto por el Director General y Angola dese� asimismo que se le tuviera al corriente de los estudios que se realicen, mientras que Portugal dese� tomar parte en los mismos.

107. Las Delegaciones de Nigeria, Kenya, Uganda (en nombre del Grupo Africano), Dominica y Rumania hubieran deseado una mayor utilizaci�n del portugu�s pero aceptaron la soluci�n y agradecieron al Director General que se mostrara concernido por la cuesti�n y consiguiera alcanzar un compromiso razonable.

108. La Delegaci�n de Italia agradeci� al Director General sus esfuerzos y acept� el compromiso propuesto pero observ� con pesar que la cuesti�n de la utilizaci�n de los idiomas es una cuesti�n pol�tica que tiene amplias repercusiones y que deber�a ser objeto de estudio en el marco de las Naciones Unidas con lo que, eventualmente, se alcanzar�an otros resultados.

109. Las Delegaciones de Francia y los Pa�ses Bajos se asociaron a la postura de la Delegaci�n de Italia y los Pa�ses Bajos destacaron que no pod�an apoyar la adopci�n de un nuevo idioma de trabajo antes de que se tomase una decisi�n en el marco de las Naciones Unidas pero que pod�an adherirse al compromiso propuesto por el Director General, que propugna una soluci�n pr�ctica y racional.

110. La Delegaci�n del Paraguay, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo de Pa�ses de Am�rica Latina y el Caribe, apoy� la propuesta del Director General y agradeci� la consideraci�n que supone para los pa�ses lus�fonos miembros de la OMPI.

111. El Presidente observ� que el compromiso propuesto habr�a recibido un gran apoyo y agradeci� a todas las delegaciones su esp�ritu de cooperaci�n.

      112. La Asamblea General de la OMPI adopt� la soluci�n que figura en el p�rrafo 105.

TEMA 25 DEL ORDEN DEL D�A CONSOLIDADO:

COOPERACI�N CON LA ORGANIZACI�N MUNDIAL DEL COMERCIO

113. Los debates se basaron en el documento WO/GA/24/5 Rev.

114. La Delegaci�n de los Estados Unidos de Am�rica felicit� a la Oficina Internacional por la cooperaci�n establecida con la Organizaci�n Mundial del Comercio (OMC) para asistir a los pa�ses en desarrollo a dar cumplimiento a sus obligaciones pendientes en el marco del Acuerdo sobre los ADPIC. Estim� que la incitativa conjunta y la informaci�n contenida en el documento eran de particular utilidad. La Delegaci�n acogi� con aprecio que la OMPI haya hecho frente a los desaf�os que planteaba la asistencia a un grupo diverso de pa�ses con diferentes sistemas jur�dicos y niveles de protecci�n de propiedad intelectual. Sugiri� que la Oficina Internacional proporcionase a los Estados miembros informes sobre el avance de la situaci�n y pregunt� si hab�a alg�n plan para utilizar los recursos existentes en la prestaci�n de asistencia para la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC.

115. La Delegaci�n de Australia declar� que se sent�a muy alentada por el documento y por la s�lida cooperaci�n establecida entre la OMPI y la OMC, reflejada en el documento. La Delegaci�n estim� que una relaci�n tan estrecha de cooperaci�n era particularmente valiosa en lo relativo a la iniciativa conjunta para proporcionar asistencia t�cnica a los pa�ses en desarrollo con el fin de ayudar en la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC, y a�adi� que su Gobierno participaba en la prestaci�n de asistencia t�cnica en la medida en que le permit�an sus recursos, en particular en su regi�n. La Delegaci�n dijo al pasar que podr�a ser �til incluir la menci�n expl�cita de la cooperaci�n con la OMC en el tema sobre el Programa Digital de la OMPI.

116. La Delegaci�n del Canad� apoy� firmemente los esfuerzos desplegados por la OMPI y la OMC en la prestaci�n de asistencia a los pa�ses en desarrollo para que den cumplimiento a sus obligaciones dimanantes del Acuerdo sobre los ADPIC, y alent� a ambas Organizaciones a continuar los esfuerzos.

117. La Delegaci�n de Nigeria aplaudi� los esfuerzos desplegados por la OMPI para asistir a los pa�ses en desarrollo a dar cumplimiento a sus obligaciones dimanantes del Acuerdo sobre los ADPIC. Reconoci� que dichas actividades exig�an muchos recursos y alent� decididamente a la Oficina Internacional a continuar prestando los recursos necesarios. La Delegaci�n lament� que no se haya podido obtener la asistencia de los pa�ses desarrollados mediante acuerdos bilaterales, tal como estaba previsto en el Acuerdo sobre los ADPIC, y estim� que toda la carga reca�a en la OMPI. Intercedi� ante los pa�ses desarrollados para que asistiesen a los pa�ses en desarrollo en este campo.

118. La Delegaci�n de Sud�frica se uni� a las dem�s para expresar su aprecio por la asistencia proporcionada por la OMPI desde 1996 en la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC.

119. En respuesta, el Director General mencion� cuatro puntos. En primer lugar, dijo que el marco de cooperaci�n OMPI-OMC se basaba en tres amplios factores: a) el Acuerdo de Cooperaci�n de 1995, b) la iniciativa conjunta de los dos Directores Generales lanzada en julio de 1998, y c) los arreglos de buena voluntad instaurados entre ambas Secretar�as. A�adi� que, en su opini�n, la cooperaci�n entre la OMPI y la OMC hab�a adoptado la buena direcci�n. En segundo lugar, en lo referente a los recursos financieros para asistir a los pa�es en desarrollo en la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC, el Programa y Presupuesto para el bienio 2000-2001 aprobado anteriormente por las Asambleas abarcaba este tema. En tercer lugar, declar� que la Oficina Internacional estaba totalmente de acuerdo con la sugerencia de actualizar la informaci�n y que esto ser�a hecho peri�dicamente. En �ltimo lugar, la coordinaci�n con la OMC ya figuraba en el Programa Digital de la OMPI como tema 9.

120. La Delegaci�n de Guatemala declar� que hab�a solicitado espec�ficamente asistencia en el marco de la iniciativa conjunta de ambas Organizaciones y que estaba agradecida a ambas por la asistencia recibida. La Delegaci�n a�adi� que estaba particularmente agradecida por la asistencia t�cnica y jur�dica de la OMPI.

121. La Delegaci�n de Ghana dijo que ya hab�a expresado su aprecio, durante los debates sobre temas anteriores del Orden del d�a, por la asistencia que brindaba la OMPI para la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC. Sin embargo, sugiri� que se efectuase, de ser posible, una evaluaci�n com�n de la iniciativa conjunta.

122. La Delegaci�n de Kirguist�n acogi� con agrado la cooperaci�n descrita en el documento y la labor de la OMPI. Estim� que la asistencia prestada por la OMPI en materia de desarrollo de recursos humanos, descrita en el p�rrafo 33 del documento, era extremadamente importante y solicit� que se incluyese a Kirguist�n en los futuros programas de asistencia en el marco de la cooperaci�n con la OMC, en particular en el �mbito del ejercicio de los derechos.

123. La Delegaci�n de la Argentina agradeci� a la OMPI el documento y solicit� que la OMPI continuase sus actividades de cooperaci�n con la OMC para la prestaci�n de asistencia jur�dica y t�cnica a pa�ses en desarrollo en la forma m�s amplia posible, incluso despu�s del a�o 2000.

124. La Delegaci�n del Paraguay declar� que su Gobierno reconoc�a la importancia de la cooperaci�n entre la OMPI y la OMC, particularmente en el �mbito del Acuerdo sobre los ADPIC. Estim� que se hab�a logrado una buena medida de cooperaci�n en virtud del Acuerdo de Cooperaci�n proporcionando asistencia a los pa�ses en desarrollo, y expres� su deseo de que continuase dicha cooperaci�n. Declar� que la amplitud de los campos de la propiedad intelectual pod�a aumentar en el futuro y que deber�an tomarse en consideraci�n las actividades de cooperaci�n en el �mbito de esas nuevas �reas. La Delegaci�n agradeci� al Director General y a la Oficina Internacional toda la asistencia que ya hab�an proporcionado.

125. La Delegaci�n de Tailandia observ� que la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC en lo que se refiere a la redacci�n de leyes y reglamentos era una tarea f�cil, pero que era m�s dif�cil crear un entorno propicio en el que estuviesen equilibrados los intereses de los titulares de derecho y la sociedad en su conjunto. Para lograr dicho equilibrio, estim� que era fundamental asociar el sentimiento del p�blico. Declar� que el ejercicio de los derechos de propiedad intelectual era un problema internacional y que era preciso abordar el problema en su propia ra�z, haciendo que la gente fuese m�s consciente de los beneficios que se derivan del ejercicio eficaz de esos derechos. A tal fin, estim� que era necesario contar con todo el apoyo de los pa�ses desarrollados para asistir a los pa�ses en desarrollo, no solamente en el desarrollo de los recursos humanos, sino tambi�n en la divulgaci�n de conocimientos t�cnicos y de la forma de llevar a t�rmino actividades comerciales con el fin de abarcar al mayor n�mero de consumidores al menor precio posible, particularmente en el campo de los programas inform�ticos. En relaci�n con el comercio electr�nico, la Delegaci�n opin� que los titulares de derecho deber�an modificar sus arreglos comerciales, y no solamente desde el punto de vista del derecho de la propiedad intelectual.

126. La Delegaci�n de Alemania estim� que este tema era muy importante y dijo que estaba muy complacida con la cooperaci�n alcanzada entre la OMPI y la OMC. La Delegaci�n estim� que se hab�a encontrado una divisi�n de tareas entre ambas Organizaciones y que una de las tareas m�s importantes de la OMPI era asistir a los pa�ses en desarrollo a dar satisfacci�n a sus obligaciones. Asimismo, se mostr� complacida por el hecho de que el presupuesto aprobado cubr�a esas actividades. La Delegaci�n declar� que las nuevas negociaciones de la OMC pod�an incluir las cuestiones relacionadas con el Acuerdo sobre los ADPIC, y que la OMPI deber�a seguir atentamente los debates. A�adi� expl�citamente que estaba convencida de la competencia de la OMPI para hacerlo.

127. La Delegaci�n de El Salvador reconoci� y agradeci� a la OMPI la valiosa labor realizada en este sector y le pidi� que prosiguiera esta labor despu�s del a�o 2000, especialmente en el sector de la observancia de los derechos.

128. La Delegaci�n de Portugal felicit� al Director General y a la Oficina Internacional por haber establecido relaciones muy positivas de cooperaci�n con la OMC y por la labor ya realizada en este contexto. Puso de relieve la utilidad de los estudios y publicaciones sobre los efectos del Acuerdo sobre los ADPIC y alent� a la OMPI a que prosiguiera esa labor. En este sentido, propuso que la OMPI publicara un estudio sobre la interpretaci�n jur�dica de las disposiciones de los ADPIC, eventualmente en cooperaci�n con la OMC. La Delegaci�n declar� que era posible que el Acuerdo sobre los ADPIC se revisara en la pr�xima Conferencia Ministerial de la OMC a celebrarse en Seattle y pregunt� si ambas Organizaciones hab�an cooperado en los preparativos.

129. La Delegaci�n del Sud�n acogi� con benepl�cito las actividades de cooperaci�n y el contenido del documento. Declar� que la OMPI era el organismo por excelencia de las cuestiones de propiedad intelectual y que, por lo tanto, asum�a la responsabilidad de garantizar los intereses de sus Estados miembros en esta esfera, especialmente los de los pa�ses en desarrollo y los pa�ses menos adelantados. La Delegaci�n estimaba que, puesto que el Acuerdo sobre los ADPIC formaba parte del marco de la OMC, la carga que supon�a la asistencia a los pa�ses en desarrollo y menos adelantados no ten�a que recaer �nicamente en la OMPI, sino tambi�n en la OMC en forma activa. Declar� que era necesaria una mayor clarificaci�n en esta esfera por parte de ambas Organizaciones.

130. El Director General respondi� expresando su agradecimiento a las delegaciones por las declaraciones alentadoras. En lo relativo a la petici�n de un estudio sobre la interpretaci�n de las disposiciones de los ADPIC, declar� que la OMPI seguir�a explicando, clarificando y educando, pero el dar una interpretaci�n de cada disposici�n como tal constituir�a una situaci�n ultra vires. Asimismo declar� que la Secretar�a de la OMPI no era parte en las negociaciones sobre los ADPIC y explic� que la Oficina Internacional no ten�a competencia ni siquiera para interpretar el Convenio de Par�s o el Convenio de Berna y que dicha competencia incumb�a a los Estados miembros. Respecto de las dimensiones culturales planteadas, el Director General declar� que �ste podr�a ser el tema de un simposio. El Director General confirm� la participaci�n de la OMPI en la Conferencia Ministerial de Seattle pero declar� que no se sab�a a�n en qu� medida la OMPI participar�a en ella. Esta cuesti�n la deb�an decidir los Estados miembros de la OMC, la mayor�a de los cuales tambi�n eran Estados miembros de la OMPI. El Director General a�adi� que la OMPI estar�a presente para asistir en lo que fuera posible a los participantes de la Conferencia Ministerial de Seattle.

131. El Representante de la OMC declar� que estaba muy agradecido por la oportunidad que se le daba de participar en las discusiones sobre este tema, que la OMC consideraba extremadamente importante. Recalc� que la OMC apreciaba altamente la colaboraci�n con la OMPI que abarcaba varios sectores. Declar� que gran parte de esa cooperaci�n se realizaba de manera informal de conformidad con el Acuerdo de Cooperaci�n que supon�a contactos informales cotidianos entre miembros del personal de ambas Organizaciones bien a nivel de funcionarios de los distintos sectores, bien a nivel de ejecutivos de ambas Organizaciones. A�adi� que el recientemente nombrado Director General de la OMC, Sr. Mike Moore, atribu�a gran importancia a la cooperaci�n con la OMPI y lo demostr� con su visita al Dr. Idris el tercer d�a despu�s de haber entrado en funciones. En cuanto a la cooperaci�n oficial, destac� los tres componentes del Acuerdo de Cooperaci�n: 1) la notificaci�n y traducci�n de la legislaci�n y el acceso a la misma; 2) la administraci�n por la OMPI de la notificaci�n y comunicaci�n de emblemas nacionales, de conformidad con las disposiciones del Art�culo 6ter del Convenio de Par�s; y 3) la asistencia jur�dica y t�cnica y la cooperaci�n t�cnica. Respecto del primer sector, coment� que la Secretar�a de la OMC se encargaba principalmente de la distribuci�n de los textos de leyes a los gobiernos miembros y de la transparencia a nivel de los gobiernos, y que la OMPI, adem�s de ocuparse de estos asuntos, tambi�n deb�a garantizar la transparencia con respecto al p�blico en general y a la comunidad de usuarios. En este contexto, le complac�a mucho a la OMC ver que el sistema CLEA de la OMPI hab�a sido puesto en l�nea. Declar� que la OMC consideraba el tercer sector como el m�s importante y que la OMC y sus Estados Miembros apreciaban altamente la asistencia que la OMPI prestaba a los pa�ses en desarrollo y a los pa�ses menos adelantados, as� como a las econom�as en transici�n en la aplicaci�n de las disposiciones del Acuerdo sobre los ADPIC, especialmente en vista de que la OMC ten�a un presupuesto limitado que era de alrededor de diez millones de francos suizos anuales para todos los acuerdos administrados por la OMC, que eran m�s de 25. Asimismo dio cuenta de ciertas dificultades que, debido a la gran dependencia de los fondos en fideicomiso, se planteaban en materia de planificaci�n y administraci�n de los programas de cooperaci�n t�cnica de la OMC. No obstante estaba seguro de que esta cuesti�n ser�a examinada a fondo por los miembros de la OMC antes de la Conferencia Ministerial de Seattle. Adem�s de los recursos financieros limitados, la OMC s�lo contaba con cuatro profesionales para desempe�ar todas las funciones relacionadas con los servicios prestados en el marco del Acuerdo sobre los ADPIC. En ellos se inclu�an los sectores de la soluci�n de controversias y la cooperaci�n t�cnica. Declar� que la cooperaci�n t�cnica era definitivamente una de las prioridades de la OMC y que gran parte de las actividades de cooperaci�n t�cnica de la OMC se hab�an realizado conjuntamente con la OMPI. Estimaba que estos esfuerzos conjuntos hab�an sido estimulados adem�s por la iniciativa conjunta tomada por los Directores Generales de ambas Organizaciones. Como ejemplos de ello, la Secretar�a de la OMC hab�a destacado especialistas a 12 seminarios u otros eventos de la OMPI que tuvieron lugar en 1998 y a otros siete en lo que va del a�o. A�adi� que la OMPI tambi�n hab�a destacado especialistas a los eventos de la OMC. Adem�s, se hab�an celebrado varios eventos conjuntos este a�o, tales como cuatro seminarios o talleres internacionales o regionales, algunos de los cuales se hab�an organizado conjuntamente con la UPOV, y dos seminarios conjuntos nacionales, y se hab�an planificado otros dos eventos adicionales que tendr�an lugar en los pr�ximos meses del presente a�o. Asimismo dijo que la OMC hab�a organizado 25 actividades de cooperaci�n t�nica fuera de Ginebra, en las que la OMPI no estaba involucrada. Explic� que gran parte de la labor de la OMC consist�a en proporcionar informaci�n o asesoramiento verbalmente o por escrito a las delegaciones y visitantes de las distintas capitales, as� como en comentar proyectos de leyes. Tambi�n se organizaban cursos de formaci�n, cuyos participantes dedicaban medio d�a para visitar la OMPI. A�adi� que miembros del personal de la OMC presentaban regularmente ponencias en las sesiones de la Academia de la OMPI. Declar� que la OMC estaba muy interesada en la ense�anza a distancia y hab�a creado un m�dulo CD-ROM y que esperaba fomentar la cooperaci�n en este sector con la OMPI. Otro sector en el que se esperaba estrechar los lazos de cooperaci�n eran las redes electr�nicas para el comercio y las oficinas de propiedad intelectual de los pa�ses en desarrollo. Respecto del Art�culo 67 del Acuerdo sobre los ADPIC, record� que la disposici�n impon�a a los pa�ses miembros desarrollados la obligaci�n de prestar asistencia t�cnica a los pa�ses en desarrollo y pa�ses menos adelantados miembros de la OMC. Dijo que una de las funciones importantes del Consejo de los ADPIC era supervisar la aplicaci�n de esa disposici�n e intercambiar informaci�n para garantizar que las posibilidades de cooperaci�n t�cnica fuesen transparentes, y ello se hac�a principalmente imponiendo a los gobiernos miembros de pa�ses en desarrollo la presentaci�n de informes anuales al Consejo de los ADPIC sobre sus actividades de cooperaci�n t�cnica. Esta ocasi�n tambi�n constitu�a una oportunidad para los miembros de pa�ses en desarrollo de definir los sectores en los que estimasen que la cooperaci�n t�cnica disponible no era adecuada desde su punto de vista. Declar� que, en la reuni�n del Consejo de los ADPIC que tendr�a lugar en octubre del presente a�o, se examinar�an dichos informes anuales.

132. La Delegaci�n de Egipto felicit� a la OMPI y a la OMC por su cooperaci�n, particularmente por la iniciativa conjunta, y declar� que esa cooperaci�n deber�a reforzarse. La Delegaci�n formul� varias preguntas al Representante de la OMC respecto de los Art�culos 7 y 67 del Acuerdo sobre los ADPIC y del comercio electr�nico. Pregunt� si la OMC hab�a tomado alguna iniciativa para ayudar a los pa�ses en desarrollo y a los pa�ses menos adelantados y para explicar la labor realizada por la OMC; asimismo pregunt� cu�l era su futuro plan de acci�n en el sector del comercio electr�nico y cu�l era la opini�n de la OMC sobre el comercio electr�nico en relaci�n con los pa�ses en desarrollo.

133. La Delegaci�n de Angola declar� que la mayor�a de los pa�ses africanos eran pa�ses en desarrollo o pa�ses menos adelantados y que se enfrentaban con dificultades en la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC. La Delegaci�n declar� que Angola no recib�a ninguna asistencia directa de la OMC a este respecto. Puesto que el Acuerdo sobre los ADPIC depend�a de la OMC, estimaba que la OMC ten�a que prestar asistencia a los pa�ses en desarrollo en su aplicaci�n del mismo. La Delegaci�n pregunt� si se dispon�a de fondos presupuestarios de la OMC a tal fin.

134. La Delegaci�n de Uganda se solidariz� con la declaraci�n que hab�a formulado la Delegaci�n de Nigeria. A�adi� que las dificultades con que los pa�ses en desarrollo se enfrentaban en la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC se multiplicaban doblemente en los casos de los pa�ses menos adelantados que deben haber cumplido con los requisitos de ese Acuerdo en 2006. Le parec�a que eran muchos los pa�ses menos adelantados que estaban dispuestos a cumplir con esos requisitos, pero que se encontraba fuertemente castigados por las deudas contra�das y golpeados por la pobreza. La Delegaci�n ilustr� su declaraci�n citando un documento de una conferencia reciente celebrada por la OMC y el Banco Mundial: "M�xico gast� m�s de 30 millones de d�lares EE.UU. para actualizar sus leyes de propiedad intelectual y el ejercicio de las mismas empez� a un nivel muy superior al vigente en la mayor�a de los pa�ses menos adelantados". Explic�, que en ese documento, se especificaba que para aplicar tres de los seis Acuerdos de la Ronda Uruguay en M�xico, ser�a necesario contar con unos 130 millones de d�lares EE.UU. La Delegaci�n dijo que esa cifra representaba m�s del presupuesto anual de desarrollo de siete pa�ses menos adelantados juntos. Encomi� la visi�n que hab�a tenido el Director General al crear la Unidad de Pa�ses Menos Adelantados en la OMPI y declar� que ambas organizaciones deber�an proseguir sus actividades de cooperaci�n.

135. La Delegaci�n de Nigeria expres� su preocupaci�n ante las dificultades que supon�a la aplicaci�n del Acuerdo sobre los ADPIC, especialmente las disposiciones de observancia. Nigeria solicit� ayuda material para los funcionarios de la polic�a, las aduanas y la judicatura a fin de que puedan asumir sus responsabilidades en cuestiones relacionadas con el cumplimiento de las leyes. Estimaba que ser�a necesario disponer de un sistema integrado en su regi�n para lograr una observancia eficaz. La Delegaci�n solicit� informaci�n sobre la asistencia disponible por parte de pa�ses desarrollados Miembros de la OMC.

136. El Representante de la OMC respondi� que hab�a tomado debida nota de todas las declaraciones y que �stas eran extremadamente �tiles para la OMC. Declar� que, en relaci�n la cuesti�n del Art�culo 67 del Acuerdo sobre los ADPIC, los puntos importantes eran los siguientes: en primer lugar, dicha disposici�n era una obligaci�n para los Estados Miembros de la OMC; en segundo lugar, este tema formaba para del Orden del d�a del Consejo de los ADPIC en cada reuni�n; en tercer lugar, los pa�ses desarrollados presentaban anualmente informes sobre su cooperaci�n t�cnica y financiera en cumplimiento de esa disposici�n. Declar� que la finalidad de esos informes no era �nicamente supervisar la aplicaci�n, sino tambi�n compartir esa informaci�n de manera que los pa�ses en desarrollo supiesen qu� era lo que estaba disponible y d�nde deb�an ir. Tambi�n mencion� que la notificaci�n de los puntos de contacto, que consiste en que los pa�ses desarrollados deben definir los puntos de contacto disponibles en sus respectivas administraciones, era otro mecanismo destinado a garantizar que los pa�ses en desarrollo y los pa�ses menos adelantados se mantuviesen informados de la cooperaci�n t�cnica disponible en virtud del Art�culo 67. Los informes y la notificaci�n de los puntos de contacto se distribu�an a todos los Miembros de la OMC y tambi�n estaban disponibles en el sitio Web de la OMC. Comprend�a perfectamente las preocupaciones expresadas en esta Asamblea General pero dijo que �stas no se hab�an planteado con el Consejo de los ADPIC. La Secretar�a de la OMC hab�a examinado recientemente las actas de los debates anteriores que hab�an tenido lugar en el Consejo de los ADPIC en relaci�n con la cooperaci�n t�cnica para tratar de encontrar sectores de insatisfacci�n, pero no se hab�an detectado tales preocupaciones en las actas. Pidi� que esas preocupaciones se planteasen en el Consejo de los ADPIC, cuya pr�xima reuni�n estaba prevista del 20 al 22 de octubre de 1999 y en la que se examinar�an los informes anuales sobre la cooperaci�n t�cnica. Explic� que el mecanismo de utilizaci�n del Art�culo 67 con miras a conseguir asistencia t�cnica de los pa�ses desarrollados se basaba en peticiones y que la Secretar�a de la OMC estaba dispuesta a brindar asesoramiento sobre la mejor manera de conseguir asistencia a este respecto. A�adi� que la cooperaci�n t�cnica de la OMC generalmente se basaba en peticiones, lo cual exig�a que los pa�ses que desearan contar con esa asistencia deb�an solicitarla. Dijo que la OMC generalmente estaba en condiciones de responder a esas solicitudes, pero que no pod�a garantizar su asistencia debido a los recursos limitados de la OMC. El Representante dijo que la OMC conced�a alta prioridad a la situaci�n de los pa�ses en desarrollo, incluidos los pa�ses del �frica Subsahariana, cuya situaci�n en relaci�n con las cuestiones de propiedad intelectual no era muy diferente. Como ejemplo de las actividades, declar� que la OMC organizaba dos talleres de sesiones de una semana, en Ginebra, uno en ingl�s y otro en franc�s, para pa�ses menos adelantados, incluidos los pa�ses del �frica Subsahariana. A�adi� que la OMC invitaba a los gobiernos y �stos designaban a los participantes. Asimismo se hab�an celebrado talleres regionales en �frica: un taller conjunto OMPI-OMC hab�a tenido lugar en Bangui para pa�ses de habla francesa, a comienzos del presente a�o y se hab�a celebrado un simposio similar en ingl�s, en Victoria Falls (Zimbabwe). �ste �ltimo, sin embargo, no hab�a sido un evento conjunto pues desafortunadamente la OMC no contaba con los fondos apropiados, pero s� hab�a destacado un orador para ese simposio de la OMPI. Adem�s, la OMC participaba en varias otras actividades regionales, subregionales y nacionales en el �frica. En lo relativo al comercio electr�nico, declar� que se hab�a establecido una cooperaci�n entre la OMPI y la OMC a trav�s de varios mecanismos y que cada Organizaci�n segu�a muy de cerca la labor de la otra e informaba a los �rganos de la otra Organizaci�n sobre su labor. Dijo que hab�a tenido la oportunidad de informar acerca de la labor de la OMC en esta esfera en la "Conferencia Internacional sobre Comercio Electr�nico y Propiedad Intelectual" de la OMPI, celebrada la semana anterior y que la OMPI rend�a informe a los Miembros de la OMC en las reuniones del Consejo de los ADPIC. A�adi� que la Secretar�a de la OMC se aseguraba de que sus Miembros estuviesen plenamente informados sobre la labor de la OMPI en esta esfera. La situaci�n actual del comercio electr�nico en la OMC desde el punto de vista de la propiedad intelectual era que los Miembros de la OMC examinaban este tema en el Consejo de los ADPIC y lo consideraban como un tema complicado. Su deseo era seguir estudi�ndolo a la luz de la labor de la OMPI y el Consejo de los ADPIC hab�a informado de ello al Consejo General. El Consejo General tambi�n hab�a recibido informe de otros �rganos pertinentes de la OMC, a saber, los consejos relacionados con los productos y servicios y el Comit� sobre Comercio y Desarrollo. Declar� que el Consejo General deb�a examinar estos informes dentro de dos semanas para decidir cu�l ser�a la pr�xima medida adoptada en el marco del programa de trabajo de la OMC sobre el comercio electr�nico.

      137. La Asamblea General tom� nota del contenido del documento WO/GA/24/5 Rev.

[Fin del documento]

Top Of Page

 

Explore WIPO