El algodón de la tierra de los faraones

Antecedentes


El algodón egipcio es mundialmente famoso por su alta calidad (Foto: Brian Hathcock).

El clima moderado de que goza Egipto durante todo el año es ideal para el cultivo del algodón de calidad superior. Entre los tipos de algodón que se cultivan en Egipto, el algodón barbadense es el de mayor calidad y es famoso por su larga fibra y su hilo delgado. La fibra larga aumenta la calidad del hilo, y el hilo delgado permite una mayor densidad del tejido. Otro factor que contribuye a que el algodón egipcio sea de calidad excepcional es que se recolecta a mano, lo que reduce la presión sobre la fibra y la protege mejor que si se recolectase a máquina. Por este motivo, las sábanas de algodón egipcio son suaves, resistentes y duraderas.

El algodón comenzó a cultivarse comercialmente en Egipto en el siglo XVIII, durante el reinado de Mohamed Ali Pasha, e inicialmente se exportó a Francia, a un precio elevado. La calidad del algodón pronto atrajo la atención internacional, y Muhamed Ali puso en funcionamiento plantaciones de algodón destinadas al cultivo comercial. Con los años, las sábanas elaboradas con algodón egipcio se hicieron famosas y populares en todo el mundo.

Aunque desde el principio se reconocieron la singularidad y el valor del algodón egipcio, hasta comienzos del siglo XX, no se establecieron normas oficiales de control de la calidad de este producto. En 1926, el Gobierno egipcio comenzó a aplicar medidas para mantener la calidad del algodón e impuso un control estricto sobre las semillas para velar por que no se mezclaran con otras de calidad inferior. La industria del algodón comenzó a organizarse mejor mediante iniciativas privadas, cuando, en 1932, las partes interesadas en este producto establecieron la Asociación de Exportadores de Algodón de Alejandría (ALCOTEXA, por sus siglas en inglés). ALCOTEXA funciona como una organización sin fines de lucro cuyo objetivo es fomentar el comercio del algodón, y constituye un foro para los exportadores, los importadores, los hilanderos y otras entidades relacionadas con el algodón procedente de Egipto. Esta asociación mantiene una estrecha cooperación con el Gobierno egipcio y tiene el mandato de registrar todos los acuerdos en materia de exportación de algodón egipcio.

La marca y el desarrollo de marcas


El logotipo del algodón egipcio está protegido internacionalmente (Registro Nº 756059 en virtud del Sistema de Madrid).

En 2001, el Ministerio egipcio de Economía y Comercio Exterior y ALCOTEXA crearon un logotipo compuesto por elementos figurativos (el dibujo de una flor de la planta de algodón) y las palabras “algodón egipcio”, con el objetivo de fomentar las exportaciones de productos elaborados con algodón egipcio. Esas dos entidades registraron de forma conjunta el logotipo “Egyptian CottonTM” como una marca de alcance internacional en virtud del Sistema de Madrid.

El logotipo también está protegido en determinadas jurisdicciones nacionales. En 2001, ALCOTEXA y el Ministerio de Economía y Comercio Exterior registraron el logotipo como marca de certificación en los Estados Unidos de América. Esa marca de certificación se aplica a los productos elaborados total o parcialmente con algodón egipcio, por ejemplo, la ropa de cama, las sábanas, las colchas o los edredones. Conforme al certificado de registro, solo personas autorizadas pueden utilizar esta marca, que “tiene por finalidad certificar que los productos contienen un 100% de algodón egipcio barbadense”. El logotipo también es una marca protegida en varios países europeos, por ejemplo en Dinamarca. En el Reino Unido, el logotipo está registrado como marca y puede utilizarse solo para algodón puro de origen egipcio.

La utilización y la protección del logotipo, junto con las actividades de promoción del producto, son parte de la estrategia de desarrollo de marcas utilizada para que cada vez más consumidores identifiquen la alta calidad y las propiedades específicas del algodón egipcio, que lo diferencian de otros tipos de algodón producidos en otros países y justifican su precio superior. Se prevé que esta estrategia permita duplicar en un plazo de cinco años las exportaciones de algodón y de productos elaborados con algodón de Egipto.

Investigación y desarrollo

El Gobierno egipcio, teniendo que hacer frente a los desafíos de los productores de algodón de los Estados Unidos de América, China, la India, y de otros países, ha hecho hincapié en la necesidad de desarrollar nuevas variedades de algodón de mejor calidad y mayor rendimiento, para mantener la ventaja competitiva del algodón egipcio en el mercado mundial. La Organización General de Arbitraje y Evaluación del Algodón (CATGO, por sus siglas en inglés), que depende del Ministerio de Comercio e Industria de Egipto, es el principal instituto de investigación sobre el algodón en este país. Una tarea importante de la CATGO es velar por la preservación del algodón egipcio frente a la contaminación, mediante la supervisión y evaluación técnicas, y la concesión de certificados de aprobación. La CATGO también se ocupa de investigar las necesidades de los hilanderos locales; a raíz de algunas sugerencias sobre determinadas necesidades a escala nacional, la CATGO se ha dedicado al desarrollo de variedades de algodón de bajo costo, de calidad cuestionable, pero de elevada productividad.

Alianzas y concesión de licencias

El Gobierno egipcio mantiene un régimen de concesión de licencias para la comercialización y la promoción del algodón egipcio. Ese régimen permite el uso del nombre y logotipo del algodón egipcio solo mediante un acuerdo de concesión de licencia, que garantiza la calidad y la superioridad de los productos elaborados al 100% con algodón egipcio barbadense. Más o menos al mismo tiempo que Egipto tomaba la iniciativa de proteger el nombre y el logotipo del algodón egipcio, el Ministerio de Economía y Comercio Exterior y ALCOTEXA suscribieron un acuerdo con dos importantes empresas textiles de los Estados Unidos de América, facultándolas a utilizar el logotipo egipcio en sus productos, fabricados en los Estados Unidos de América y el Canadá, pero elaborados con algodón egipcio.

Resultados empresariales

En Egipto, el cultivo de una hectárea de tierra puede producir hasta 400 kilogramos de algodón y otros productos derivados, como forraje. Por otra parte, puesto que el cultivo del algodón en Egipto requiere un uso intensivo de mano de obra, sus implicaciones sociales son importantes en la situación laboral del país.

Dado que el cultivo comercial del algodón es uno de los más importantes del país, las exportaciones de este producto suponen una fuente considerable de ingresos para Egipto; sin embargo, han estado expuestas a situaciones difíciles en el mercado mundial, a causa de la competencia de productores de algodón de otros países, de las subvenciones al algodón en determinados países y de la crisis financiera mundial. A pesar de todas estas dificultades, el algodón egipcio sigue manteniendo un lugar privilegiado en el mercado mundial gracias a su exclusiva calidad superior, que los clientes reconocen e identifican fácilmente por el nombre y el logotipo, ambos protegidos. El éxito del desarrollo de la marca del algodón egipcio se refleja en las más de 80.000 toneladas de algodón exportadas durante el ejercicio fiscal 2008-2009, un resultado muy positivo que supera los objetivos fijados por ALCOTEXA.

Una política estratégica para el algodón egipcio

La protección del nombre y del logotipo del algodón egipcio, así como el régimen complementario de obtención de licencias establecido por el Gobierno egipcio, han sentado la base de un futuro propicio para el algodón egipcio.