World Intellectual Property Organization

Comercio electrónico y propiedad intelectual

A medida que Internet prosigue su notable expansión, su capacidad de difundir información y conocimientos ha colocado al sistema de la propiedad intelectual en el centro de los debates sobre la forma que adoptará en el futuro el mundo accesible en línea. En este nuevo entorno de rápida evolución, las informaciones y los conocimientos son cada vez más valiosos; de ahí que el sistema de la propiedad intelectual -el cuerpo de leyes que protege las creaciones del intelecto- sea determinante en el mantenimiento de una base estable y equitativa para el desarrollo de la sociedad digital.

En vista de que el sistema de la propiedad intelectual desempeñará un papel vital en la configuración del mundo digital, Internet tendrá una repercusión profunda en el sistema propiamente dicho. Las influencias a largo plazo no están aún del todo claras. No obstante, lo que se ve inmediatamente es que este nuevo medio ofrece oportunidades y plantea desafíos complejos para la comunidad de la propiedad intelectual.

En su calidad de organización internacional encargada de la propiedad intelectual, la OMPI ha lanzado un programa de actividades de gran alcance -el Programa Digital de la OMPI- que refleja y responde a la influencia de Internet y de las tecnologías digitales en el sistema de la propiedad intelectual y viceversa en los años venideros. La Organización se ha comprometido a formular respuestas apropiadas con objeto de fomentar la difusión y explotación de obras creativas y conocimientos en Internet, así como de proteger los derechos de sus creadores. En un entorno digital en constante evolución, esto representa realmente un desafío único.

Entre las cuestiones abarcadas por el Programa Digital, cuyo texto completo figura [al dorso del] presente folleto, están el desafío que plantean las dificultades creadas por la "brecha digital", la aplicación del derecho de propiedad intelectual en las transacciones por Internet, el impacto de Internet y las tecnologías digitales en las esferas del derecho de autor y los derechos conexos, las marcas y los nombres de dominio, y las patentes, así como la solución de controversias.

El Programa Digital de la OMPI fue lanzado por el Director General de la OMPI durante la Conferencia Internacional de la OMPI sobre Comercio Electrónico y Propiedad Intelectual, celebrada en septiembre de 1999. Éste fue aprobado algo más tarde en ese mes por la Asamblea General de los Estados miembros de la OMPI.

Para mantener al público plenamente informado sobre las actividades emprendidas en el marco del Programa Digital, la OMPI ha creado un sitio Web dedicado a las cuestiones relativas al comercio electrónico. Este sitio Web, que se mantiene en español, francés e inglés, facilita una información extensa sobre los programas de la OMPI en las esferas en cuestión, documentos básicos sobre cuestiones sustantivas y un calendario completo de las reuniones. Asimismo se envía trimestralmente a las partes interesadas actualizaciones de información relativa a las actividades y reuniones organizadas por la OMPI en materia de comercio electrónico.

Programa Digital de la OMPI

1. Ampliar la participación de los países en desarrollo mediante la utilización de WIPONET y otros medios, para:

  • tener acceso a la información en materia de propiedad intelectual;
  • participar en la formulación de la política mundial;
  • aprovechar las oportunidades de utilizar los activos de propiedad intelectual en el comercio electrónico.

2. La entrada en vigor del Tratado de la OMPI sobre Derecho de Autor (WCT) y del Tratado de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas (WPPT) antes de diciembre de 2001.

3. Promover el ajuste del marco jurídico internacional para facilitar el comercio electrónico mediante:

  • la extensión de los principios del WPPT a las interpretaciones o ejecuciones audiovisuales;
  • la adaptación de los derechos de los organismos de radiodifusión a la era digital;
  • el avance hacia la concertación de un posible instrumento internacional sobre la protección de las bases de datos.

4. La ejecución de las recomendaciones del Informe de la OMPI sobre el proceso de nombres de dominio y la continuación del establecimiento de compatibilidad entre los identificadores en los mundos real y virtual mediante el establecimiento de normas de respeto mutuo y la supresión de contradicciones entre el sistema de nombres de dominio y los derechos de propiedad intelectual.

5. Desarrollar los principios adecuados con el fin de establecer, en el momento oportuno y a nivel internacional, normas para determinar las circunstancias de responsabilidad de propiedad intelectual de los proveedores de servicios en línea que resulten compatibles y factibles dentro de un marco de normas generales de responsabilidad para los proveedores de servicios en línea.

6. Promover el ajuste del marco institucional para facilitar la explotación de la propiedad intelectual en interés del público, dentro de una economía mundial y de un medio global a través de la coordinación administrativa y, cuando lo deseen los usuarios, la aplicación de sistemas relativos a:

  • la interoperabilidad e interconexión de los sistemas electrónicos de gestión del derecho de autor y los metadatos de tales sistemas;
  • las concesiones de licencias en línea para la expresión digital del patrimonio cultural;
  • la administración en línea de controversias relativas a propiedad intelectual.

7. Introducir y desarrollar procedimientos en línea para la presentación y administración de solicitudes internacionales para el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), el sistema de Madrid y el Arreglo de La Haya, lo antes posible.

8. Estudiar y, según convenga, responder en forma eficaz y oportuna a la necesidad de medidas prácticas destinadas a mejorar la administración de activos digitales culturales y de otros tipos, en el ámbito internacional, mediante, por ejemplo, la investigación de la conveniencia y eficacia:

  • de procedimientos y formularios tipo para la concesión mundial de licencias de activos digitales;
  • de la notarización de documentos electrónicos;
  • la introducción de un procedimiento para la certificación de sitios Web que cumplan con las normas y procedimientos adecuados de propiedad intelectual.

9. Estudiar cualesquiera otras cuestiones incipientes de propiedad intelectual relacionadas con el comercio electrónico y, cuando proceda, establecer normas en relación con dichas cuestiones.

10. Coordinar con otras organizaciones internacionales la formulación de las posturas internacionales convenientes sobre cuestiones horizontales que afectan a la propiedad intelectual, en particular:

  • la validez de los contratos electrónicos;
  • la jurisdicción.

La OMPI en Internet